Portal informativo de análisis político y social

MONTE ALEJANDRO RUBIDO GARCÍA: NUEVO TITULAR DE LA CNS

MONTE ALEJANDRO RUBIDO GARCÍA: NUEVO TITULAR DE LA CNS

Mar 22, 2014

Por José María Pulido —-
Quizás el nombre de Monte Rubido carezca de significado etimológico y no aparezca en los registros de la heráldica, pero para la nueva administración significa seguridad o al menos la llave de esa puerta que necesita el país para revertir la tendencia de los últimos años.
Y es que cuando el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari creó el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), hace 23 años, Monte Alejandro Rubido García tenía 32 de edad y era jefe de analistas de la Dirección de Investigaciones Políticas de la Secretaría de Gobernación.
Fue, debido a ello, uno de los fundadores como secretario ejecutivo, del nuevo organismo de seguridad nacional que luego desaparecería Vicente Fox y extrañaría Felipe Calderón en su guerra contra el narcotráfico.
Con ese expertisse, y otro poquito acumulado en entrenamientos con agencias como la CIA (Estados Unidos), Mossad (Israel) y M16 (Gran Bretaña), Rubido García es ahora el nuevo titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), en sustitución de Manuel Mondragón y Kalb.
Hay quien lo señala como “uno de los forjadores de la inteligencia civil en nuestro país”.
Sus cartas académicas, además, dicen que es abogado por la UNAM y cuenta con un posgrado en la Sorbona de París, en Francia.
Dicen los conocedores que es apasionado a la fiesta brava, en el beisbol su equipo favorito son los Medías Rojas de Boston y en el fútbol americano le va al equipo de los malosos Raiders de Oakland.
En lo que se denomina fútbol mexicano le va a las Chivas, con todo y su mal paso en los últimos torneos.
Desde que el Cisen se instaló, Rubido ha estado ahí, incluso desde antes de Gobernación en lo que fue su crecimiento embrionario. Ahí pasó como analista, luego director de Análisis Estratégico, en la época cuando Jorge Carrillo Olea era el titular y también director de Investigación de la dependencia.
Desde su ingreso a Gobernación, en los primeros años de la década de los 80, a Rubido se le ha mencionado como parte de la estructura política de grupos mexiquenses, principalmente ligado a Emilio Chuayffet, con quien trabajó tanto en el Estado de México, cuando fue gobernador, y en el Cisen, en su paso como secretario de Gobernación.
Cuando el secretario de Gobernación era el chiapaneco Patrocinio González Garrido, Rubido García realizó una restructuración profunda en el área de análisis y entregaba sus informes con toda la información relacionada con el Ejército zapatista a Alejandro Pontones Chico, quien no lo dejaba operar libremente por diferencias políticas, a decir de Excélsior.
En el 2007, Felipe Calderón lo sacó de la discreción de la inteligencia civil, al nombrarlo subsecretario de Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF), que luego se convirtió en Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana.
Durante estos cuatro años, en los que compartió su trabajo también como secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), su participación en medios fue la mínima indispensable, además de que siempre se mantuvo alejado de cualquier escándalo, dijo el periódico Excélsior, tras su nombramiento.

COLOSIO
Al asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a la presidencia de la República el 23 de marzo de 1994, Rubido García se sumó al equipo del entonces gobernador del Estado de México, Emilio Chuayffet, a quien le entregó toda su experiencia para darle forma a un equipo de investigadores, analistas y crear algo parecido al Cisen, con sede en Toluca, pero con vasos comunicantes directo al corazón del Cisen.
El mismo Chuayffet, ya nombrado como el secretario de Gobernación por Ernesto Zedillo, en sustitución de Esteban Moctezuma, lo regresó al Cisen en marzo de 1995, aunque como secretario General adjunto, cargo que no existía en el organigrama y no como director.
Ya en tiempos de Vicente Fox como presidente, en noviembre de 2003, Rubido rechazó que él no había sido el encargado de espiar a la maestra Elba Esther Gordillo, entonces líder de los diputados del PRI en San Lázaro, como había sido denunciado por distintos dirigentes partidistas, y a pesar de que sostuvo fuertes discusiones con Emilio Chuayffet, también diputado.
“El funcionario del Cisen aseguró entonces que el documento que lo señalaba como el autor de las escuchas en contra la maestra eran parte de una campaña en su contra, debido a que entonces estaba próxima la elección del secretario general del organismo, y que no era la primera vez que trataban de involucrarlo en un escándalo para intentar desacreditar su carrera en la investigación civil de México, cosa que, desde luego, no prosperó, pues en la investigación que realizó sobre el caso la Procuraduría General de la República (PGR), Rubido García salió sin ninguna responsabilidad”, cita el mismo periódico.
Con el material mencionado se había escrito un texto titulado “Elba de Troya o Lady Macbeth Gordillo”, que era un folleto con la transcripción de 45 conversaciones telefónicas de Gordillo con distintos aliados políticos, como el ex canciller Jorge G. Castañeda y el dirigente magisterial Rafael Ochoa Guzmán.
Desde marzo de 2013, Rubido García se desempeñaba como secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).
Desde hace una semana, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, lo nombró Comisionado Nacional de Seguridad, en sustitución de Manuel Mondragón y Kalb.
Su objetivo es “recuperar la tranquilidad de todos los mexicanos”, escribió Raymundo Rivapalacio en su columna “Estrictamente personal”, donde hace hincapié en que “la inseguridad de los últimos ocho años y el combate a los cárteles de las drogas generó una imagen muy negativa de México en el mundo, peor aún que la de los años 80’s, cuando el fenómeno del narcotráfico tomó carta de identidad en este país.
“Los miles de muertos en este prolongado conflicto son contabilizados y comparados con otras guerras convencionales en el Medio Oriente y en Asia, lo que ha generado alertas permanentes de varios gobiernos a sus ciudadanos para que no viajen a México”.
El tamaño del reto es revertir esa tendencia de los últimos años, y si bien “la paz mexicana pasa por avenidas más amplias que combatir y neutralizar la criminalidad”, subraya Rivapalacio, “la seguridad es la puerta de entrada a la estabilidad y el desarrollo. Hay que estar conscientes que la tranquilidad del país no depende únicamente de Rubido, pero indudablemente, la llave de la puerta de entrada sí está en su bolsillo”.