Portal informativo de análisis político y social

NUNCAMENTE: ALBERTO CÁRDENAS JIMÉNEZ

NUNCAMENTE: ALBERTO CÁRDENAS JIMÉNEZ

Feb 19, 2012

De la boca de Alberto Cárdenas Jiménez han salido palabras como “nuncamente”, “bien muchos” o “grados Richard” así como las intenciones de construir un “paderón” en la barranca de Huentitán para juntar el agua y luego mandarla a Chapala, en hechos que lo han colocado como una figura popular, que lo llevaron a escalar peldaños en sus primeros pasos en la política. A sus primeros errores como gobernador de Jalisco, el entonces diputado Gildardo Gómez Verónica, también del PAN, los calificó como novatadas, que más que una crítica se convirtió en la justificación de su ejercicio de gobierno.

 

En abril de 1992, Alberto Cárdenas Jiménez despachaba, tranquilo, en el Ayuntamiento de Ciudad Guzmán. A finales de ese año comenzó a mencionarse su nombre porque tenía como golpe administrativo ahorrar dinero en el cambio de adoquín alrededor de la Plaza principal: en lugar de comprar un nuevo lo volvió a colocar pero al revés.

 

Dos años después, en 1994, algunos panistas identificados entonces como “Grupo Zapopan”, y encabezados por Raúl Octavio Espinoza Martínez, Fernando Garza Martínez y José Luis López Brera, pensó en él para competir en una contienda interna frente a Gabriel Jiménez Remus, entonces un gigante al interior del blanquiazul.

 

Pertenecía entonces a un grupo políticamente fuerte al interior del panismo en Ciudad Guzmán encabezado por Guadalupe Novoa, que lo mismo ponía candidatos a diputados por el distrito 19 que a la alcaldía. Para sorpresa de muchos ganó las elecciones internas y posteriormente las constitucionales que por única ocasión se realizaron un 12 defebrero, en 1995. Ganó entonces a Eugenio Ruiz Orozco, que también se consideraba invencible. Ahí comenzó una carrera que no ha dejado y suma ya 16 años en cargo público alguno, junto con su esposa Joann Novoa, que de su mano ha pasado de regidora a diputada.

 

Nació el 4 de abril de 1958, en Ciudad Guzmán, y tiene tres hijos, Andrea, Alberto y Álvaro. Desde entonces, Alberto Cárdenas ha estado en el gobierno de Jalisco como primer mandatario panista, como secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2001); como secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, en 2006. Ingeniero electricista, egresado del Instituto Tecnológico de Ciudad Guzmán y con maestría y doctorado en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid, actualmente es senador, cargo al que no renunció para buscar la candidatura a la alcaldía de Guadalajara.

 

Buscó la postulación como candidato a la Presidencia de la República en julio del 2005, apoyado por sus amigos Daniel y Lorenzo Servitje, miembros del Opus Dei y dueños de Grupo Bimbo, quienes manejaron una campaña que nunca permeó como el caballo negro. Y es que el caballo negro nunca pudo alcanzar a Santiago Creel ni a Felipe Calderón, quien finalmente ganó la interna y alcanzó la Presidencia de la República.

 

Su premio de consolación fue la senaduría, que tampoco dejó para competir por la candidatura a la alcaldía de Guadalajara, misma que ganó este domingo ante César Madrigal y Miguel Zárate, uno panista y otro como precandidato ciudadano. Con dos chambas, puede decirse que ganó con la mano en la cintura y su popularidad derrotó a la estructura partidista y los acuerdos de grupos que jugaban con el Comité Estatal. Entre sus claroscuros se le criticó por permitir la deforestación en Ciudad Guzmán y Greepeace envió comunicados de protesta porque “desmanteló la Semarnat durante su gestión como secretario de Medio Ambiente”.

 

Decía en el 2003 que “sacó a todos los cuadros con conocimiento técnico y ambiental y se dedicó a colocar a panistas desempleados totalmente ajenos al tema ambiental y en los hechos, fungió más como promotor de inversiones que como responsable de la protección del medio ambiente y en la Sagarpa, lejos de resolver la crisis del campo mexicano, mantuvo los esquemas de subsidios perversos y violó la ley para alentar la siembra de transgénicos”.

 

La campaña de Alberto Cárdenas en busca de la gubernatura de Jalisco en el 94-95 se fue acomodando: era gris en sus inicios, buscaba debates ante quien le llevaba ventaja para lograr, por lo menos, posicionar su nombre. Pero llegó diciembre y la crisis, que se sumó a hechos socialmente impactantes como las explosiones de diciembre del 92 y el asesinato del cardenal Posadas Ocampo en el 94, le allanó el camino. Literalmente, lo pusieron a medir los pasos que iban desde la banqueta hasta la entrada a Palacio de Gobierno en una mañana que citó a la prensa para ello en el mes de enero del 2005.

 

PANTALONES CORTOS

Ya como gobernador, Alberto Cárdenas Jiménez no desperdiciaba oportunidades para regresar a su tierra. En una ocasión, en el mes de diciembre del 2006, Televisa necesitaba grabar mensajes navideños a sus televidentes y envío reportero y camarógrafo que sin mucha dificultad lo encontraron en las tostadas raspadas, famosísimas “y muy ricas”, dijo. Pidió que lo grabaran con el quiosco atrás para desearles feliz Navidad a los jaliscienses. En otras ocasiones le era imposible por cuestiones de trabajo, como en un viaje al Medio Oriente en el que se perdieron sus maletas. Iba en compañía de Sergio García de Alba, secretario de Promoción Económica.

 

Del aeropuerto, “Bebeto” como es conocido tenía una reunión con empresarios, pero traía pants que utilizó para comodidad durante el viaje que dura casi 20 horas y le pidió a Sergio que le prestara ropa más adecuada para asistir. El traje “le quedaba bien de arriba, recuerdan, pero de abajo la bastilla apenas le cubría las espinillas, y así cruzó todo el aeropuerto y se fue a la reunión”. Fue una ocasión en que la realidad se asemejó mucho a las caricaturas de Falcón con los trajes de marinerito y que alguna ocasión Alberto le pidió que le pusiera los pantalones largos. “Póngaselos usted primero”, le contestó Falcón. Este domingo, Alberto Cárdenas mandó otra mala noticia para el PRI pero también a los militantes panistas, principalmente a aquellos a quienes rechazó en la conformación de su planilla a la alcaldía de Guadalajara porque las consideró candidaturas cuestionables.