Portal informativo de análisis político y social

Periodismo trascendente: Salvador Borrego Escalante, el escritor anticomunista y antisionista

Periodismo trascendente: Salvador Borrego Escalante, el escritor anticomunista y antisionista

Ene 15, 2018

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Si ha habido un periodista trascendente en México y políticamente incorrecto ese fue Salvador Borrego Escalante y quien mejor reflejó en su obra periodística la llamada guerra de las ideologías. Comunismo y anticomunismo. ¡Patria sí, Comunismo no!

Al igual que otros personajes en la historia de México identificados con el catolicismo, Borrego fue un escritor satanizado por la propaganda oficial y de izquierda. Incluso en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, sus obras fueron prohibidas, por considerarlo escritor antisemita, lo cual él siempre negó y se decía que era “anticomunista y antisionista”, el poder –afirmaba- que mueve al mundo desde Nueva York con el control financiero que mantiene.

Borrego, es de los escritores mexicanos más prolíficos del siglo XX. Sus obras polémicas, valientes y políticamente incorrectas, marcaron una época de un mundo bipolar. Fueron cerca de medio centenar de libros (58) los que llegó a crear en sus 103 años de vida.

Su tesis anticomunista fue validada por la realidad al desmoronarse el régimen comunista con la caída del llamado “muro de la ignominia”, el muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989 y que terminó con la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y la reunificación de las dos Alemanias (la Occidental y Oriental) que había dejado la victoria de los Aliados (Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Rusia) que derrotaron a las potencias del Eje, formadas por Alemania, Italia y Japón.

PERIODISTA, ESCRITOR E IDEÓLOGO

Los militantes y simpatizantes del Yunque y Tecos, identificados con la derecha, nutrieron su ideología y cosmovisión del mundo a través de los libros de Salvador Borrego, que se convirtieron en sus libros de cabecera como “Derrota Mundial”, “México futuro”, “América Peligra “ e “Infiltración Mundial”.

Borrego, convencido de que el mundo tiene dueño, siempre sostuvo la tesis de que existe “La conspiración judío-masónica” cuyos hilos son movidos desde el imperio de Estados Unidos y que quedó de manifiesto en el derrotero que tomó la Segunda Guerra Mundial, parteaguas del siglo XX para el establecimiento del Nuevo Orden Mundial a finales de la década de los 40 y a partir de la segunda mitad del siglo XX cuando Estados Unidos y Rusia se repartieron Europa.

En el prólogo que hizo de Derrota Mundial en 1955 –en su segunda edición, la primera fue en 1953- el educador e intelectual mexicano del siglo XX, José Vasconcelos, consideró que en esta obra de Borrego, penetrante y analítica, se revelan los pormenores de la conjura judío-masónica.

El libro Derrota Mundial es una de las obras más importantes que se hayan publicado en América, subrayó Vasconcelos. “Colocados nosotros al lado de enemigos del poder alemán es natural que todas nuestras ideas se encuentren teñidas con la propaganda aliada. Las guerras modernas se desarrollan tanto en el frente de combate como en las páginas de la imprenta. La propaganda es una arma poderosa, a veces decisiva para engañar a la opinión pública”.

De la misma forma hizo referencia Vasconcelos a la reconfiguración que registró el mundo después de las II Guerra Mundial al dividir Estados Unidos y la URSS Europa en dos. “Media docena de naciones europeas que fueron tantos florones de la cultura cristiano-occidental se encuentran aplastadas por la bota soviética, se hallan en estado de desintegración definitivo”.

FUNCION INMANENTE Y TRASCENDENTE DEL PERIODISMO

Es su obra Periodismo Trascendente con la que Salvador Borrego alcanzó celebridad, libro que se convirtió en texto de la mayor parte de escuelas de periodismo de la época desglosa Borrego la tesis que fundamental de Periodismo Trascendente al precisar que la concepción periodística, distingue dos fundamentales funciones del periodismo: una inmanente y otra trascendente. Expresar qué cambios e incidentes diarios le ocurren a la sociedad –usando este término en su acepción sociológica- es una visión inmanente; explicar más profundamente como existe y se desenvuelve esa sociedad e introducirle cómo debe desenvolverse en lo material y en lo moral, es la misión trascendente.

La función inmanente, que es la inmediata, se desarrolla por medio de la noticia. Requiere más objetividad que subjetividad. En cambio, la función trascendente que es la mediata, se realiza por medio del carácter y la doctrina. En consecuencia es más subjetiva que objetiva. Sin carácter y sin trascendencia, la publicación periodística es simple vehículo de las más heterogéneas y contradictorias noticias, amorfo e inconsciente intermediario entre hechos ininteligibles y lectores desorientados.

BRILLANTE PERIODISTA

Lo fuerte de Borrego en el ámbito del periódico fue la redacción. Enrique Gómez Ramírez, quien fuera el primer director del desaparecido Diario Ocho Columnas en Guadalajara, escribió en su muro de Facebook que don Salvador Borrego Escalante “controvertido escritor político y uno de los más brillantes periodistas de México de 1940 a 1980. El y su hermano Enrique levantaron la circulación de Excelsior y Últimas Noticias. Después el coronel José García Valseca se lo llevó a sus periódicos para que le ayudara a crear la famosa cadena García Valseca. Fue el responsable de la creación y expansión de 38 diarios de dicha cadena”.

El autor de Periodismo Trascendente trabajó de 1936 a 1965 como reportero, secretario de redacción y redactor jefe en los diarios Excélsior y Últimas Noticias. Fue asesor, fundador de El Sol de Guadalajara, El Sol de México, El Sol de San Luis Potosí, El Sol de Durango, El Sol de Aguascalientes; reorganizador de varias publicaciones y, jefe de la redacción central (1965-1974) de la Cadena “García Valseca” (37 periódicos) propiedad del empresario José García Valseca.

Fundador (1949) y director (1949-1955) de la Academia Teórico-Práctica de Periodismo “García Valseca”. Además, fue profesor de Periodismo en la Universidad Femenina de México, presidente honorario de Mexicanos Defraudados, A.C. y escribió artículos mensuales en “La Hoja de Combate” durante 32 años.

EL SOLDADO DE LOS CATÓLICOS

Sus últimos 50 años, desde 1953 que escribió Derrota Mundial, nació el escritor Salvador Borrego, convirtiéndose –como lo llamaba sus seguidores- en “el soldado defensor de la civilización occidental cristiana”, como lo recordó su amigo periodista y escritor Luis Reed, durante el homenaje que su familia y amigos le rindieron en el velatorio del panteón, donde fue sepultado la tarde del martes 9 de enero (murió un día antes), cuatro meses antes que cumpliera sus 103 años de vida.

Reed resaltó que Borrego Escalante fue un mexicano que vivió siempre con dignidad, se mantuvo toda su vida periodística y literaria como un hombre recto que no fue seducido por el poder o el dinero y mantuvo una vida respetable, modesta, austera, sin buscar notoriedad o protagonismo.

Esa austeridad que lindaba en la humildad, fue permanente. Vivió en su departamento en que abandonó esta vida durante 50 años y que compartió con su esposa y sus tres hijos, Salvador, Federico y Jesús Borrego Badillo, este último fallecido a principios de los 70, y que utilizó como su oficina y bodega para guardar sus libros y periódicos de consulta.

SU LIBRO PÓSTUMO

En sus últimos 64 años –su vida de escritor- el maestro Borrego publicó 58 libros, pero dejó escrito uno más, conforme reveló su hijo Salvador Borrego Badillo. Su obra póstuma que saldrá a fines de este mes de enero hace referencia a Jehová y Jesucristo y que los presenta como dioses contradictorios, porque el de los judíos habla de la venganza “ojo por ojo, diente por diente”, y el de los cristianos es el del perdón y el que ofrece la otra mejilla cuando se sufre una agresión.

La partida de Salvador Borrego cierra un ciclo, expresión de una era de pensadores de un catolicismo tradicional que algunos llegan a catalogar como de extrema derecha.

¡Descanse en paz!