Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES | Alfonso Javier Márquez

PERSONALIDADES | Alfonso Javier Márquez

Jul 16, 2016

Es un tapatío, oriundo de la colonia Independencia, chiva de corazón, y un ciudadano que, como todos, cae en los mismos baches y vive las mismas problemáticas de inseguridad. Sin embargo, Alfonso Javier Márquez considera que tiene un plus: utilizar un micrófono para manifestarse como parte de la responsabilidad social que tiene al formar parte de la comunidad.

Dice la gente que es líder de opinión, señala, pero lo único que él se siente es «un tapatío normal, pero con un poco más de responsabilidad, porque sí tienes que ejercer esa posibilidad que tienes de llegar a más gente e influir en su manera de pensar. Yo tengo mi blog, mi facebook y twitter, soy un ente comunicativo, todo el día lo hago, cuando no estoy en la radio estoy en redes sociales, o los lunes en televisión en Televisa».

 

La opinión en punto…

Funge como director de Noticias de Grupo Radiorama, por lo que su voz es escuchada cada cierto tiempo con una opinión sobre temas que acontecen en la actualidad, la gente lo reconoce. Alfonso Javier Márquez sabe la importancia de ser esa voz institucional, que lamenta se vaya perdiendo en los medios convencionales.

«Soy un vocero de la empresa. Los editoriales es algo que se está perdiendo en los medios electrónicos, casi ya no hay medios que hagan editorial. Nosotros tomamos la apuesta de hacerlo, de fijar posturas de los problemas de la ciudad, el Estado y el país, porque entendemos nuestra responsabilidad social como medio de comunicación. La mayoría de los medios han evitado fijar posturas por la crisis económica que vivimos, si tienes una postura a favor del aborto toda la gente que está en contra no te escuchará, o si fijas una postura a favor de los maestros de la CNTE los que están en contra no te van a escuchar, entonces le han zacateado y no fijan posturas en temas en concreto».

«Nosotros aunque sí cuidamos los temas de fondo que puedan ser sensibles para la sociedad lo hacemos, como gente que vivimos en el mismo entorno opinamos como empresa de las cosas que están pasando. Yo soy un tapatío como todos, caigo en los mismos baches, vivo las mismas broncas de inseguridad y usamos el micrófono para manifestarnos como parte de esta responsabilidad social que tenemos porque somos parte de la comunidad, nos interesa y nos duele lo mismo que a los demás».

 

Por las ganas de ser

El inicio de su carrera se da por las ganas de trascender, recuerda, que empezó «chavo», de 18 años, esto en el primer cuatrimestre de la carrera en Comunicación, donde José Luis Jiménez Castro escribía en una revista.

«Dije si él puede por qué yo no, busqué chamba y encontré trabajo de reportero de deportes. La vida me favoreció, pero el tener ganas me ayudó. Eso me entristece de las nuevas generaciones, que les faltan ganas, parece que no tienen sed de triunfo. Yo tenía muchas ganas de ser, en un año de empezar en un pasquín gacho llegué al Diario de Guadalajara que era un periódico establecido y luego al Occidental, al mismo tiempo de hacer un programa de radio en Señal 90. Todo el día trabajando, en la escuela, y no tenía necesidad, sólo tenía ganas de que me fuera bien, he de reconocer que mi familia tenía lo indispensable, lo hice por gusto, trabajé y no me pagaban en la radio, por gusto».

Posterior a esto, se fue un año a Estados Unidos a prepararse a la Universidad de Arizona. «Regresé y ya no tenía chamba en el Occidental en deportes. Me dijeron que abrirían un nuevo proyecto de radio, busqué a Raúl Frías y me ofreció de reportero social, que nunca lo había hecho, pero me aventé. La verdad, de todo lo que he hecho, es lo más gratificante que me ha pasado, ir a las colonias, sentir lo que siente la gente, los problemas que viven y usar los medios para expresarlo y presionar a la autoridad para que cumpla su chamba, ensuciarte las patas de lodo, de aguas negras, esto tiene su chistecito, meterte implica eso, meterte y vivirlo».

 

Liderazgo a través del trabajo

Llega a las instalaciones de DK1250, donde es director general, y les dice a sus colaboradores que cuando él llegue se tienen que parar, para luego soltar la carcajada de todos. Es bromista, pero es el jefe. Así, es el líder de una emisora que se ha posicionado en Jalisco.

«Los liderazgos se ganan a través del trabajo. Si dicen que soy duro, es porque hay gente que trata de ocultar su incapacidad a través de ser duro y disciplina; yo trato de ser amigo de todos, soy el jefe, porque se cumple con eso, soy exigente en la redacción, en la comunicación, pero es el secreto del éxito, por eso estamos donde estamos, hemos logrado un liderazgo en la radio muy cañón que no se había logrado, antes Metrópoli y W eran el uno y dos, el seis éramos nosotros, abajo, lejos, entonces con el modelo que aplicamos cambiamos la manera de comunicar, estamos metidos en redes, en cosas que ni siquiera entendemos el alcance que se tiene, muchos nos han copiado, pusimos el Whatsapp y ahora todos lo hacen, innovando es como ganamos esta carrera».

Dentro de los contenidos de la difusora, destaca: «Es una estación informativa que tiene mucho peso con la opinión, no propiamente política. Tenemos noticieros en la mañana, tenemos programas de opinión política, programas de recetas, consejos, opiniones de la vida común, también periodismo social, noticieros en la tarde, opiniones del corte económico, un abogado que ayuda a la gente, hay variedad, es un radio de contenidos».

 

Guadalajara, uno de sus amores

Aunque sus padres son del norte y su esposa sonorense, ama Guadalajara, ciudad que considera uno de sus grandes amores, sin embargo, a veces le dan ganas de irse, por lo polarizada que está la sociedad y la delincuencia que impera en todas las colonias.

«Yo crecí en esta ciudad cuando podías jugar en la calle bote pateado y demás cosas, cuando no había Nintendo ni celular, cuando mi mamá me decía que tenía que estar de regreso en la noche y te perdías en la tarde, no había llamadas de dónde andas. En una ciudad donde no había delincuencia, no había tanta inseguridad, cuando había un problema con otro te agarrabas a moquetazos y se acababa el pleito cuando le salía la sangre a uno de los dos. Hoy por hoy perdimos todo esto, la posibilidad de saludar al vecino de enfrente, hoy no sabes quién es tu vecino, conocías a la gente cuando ibas a la tienda y no al OXXO, aquella Guadalajara que perdimos, muy distinta a la que conocen los jóvenes».

Alfonso Javier Márquez es la voz de muchos tapatíos, siendo esto lo más satisfactorio en su carrera, aunque en el camino le genere problemas, lo seguirá haciendo.

«Ser voz de la gente es lo más satisfactorio en mi carrera, pero hay gente intolerante como el alcalde de Guadalajara que no le gusta que le digan que algo está mal. Entonces, si la gente te dice que le robaron tienes que ser eco de eso, es tu chamba, esto te trae problemas pero a la vez grandes satisfacciones. El principal problema de la gente es la inseguridad, por encima de lo económico, rebasó todo, la gente no es feliz con su trabajo y es un grave problema, y no les alcanza lo que les pagan, la gente no es feliz y eso se refleja mucho en lo que pasa, pero más que eso, la gente está harta de que la roben en la ciudad», puntualizó.