Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES | Comandante Fidel Castro Ruz

PERSONALIDADES | Comandante Fidel Castro Ruz

Nov 26, 2016

Un personaje de claroscuros, el comandante Fidel Castro. Por un lado, el crítico del imperio capitalista de Estados Unidos, y por el otro, el último dictador de América.

Tras una década en el retiro, en la que obligadamente se tuvo que alejar del poder para atender sus problemas de salud, el comandante Fidel Castro Ruz muere a la edad de 90 años dejando a Cuba en la antesala de un viraje de 180 grados en las relaciones con su enemigo histórico, Estados Unidos.

Su desaparición implicará obligadamente un gran cambio en el sistema socialista que edificó en Cuba, donde su hermano adoptó reformas para modernizar la deprimida economía e inició un proceso con Washington para restablecer los vínculos diplomáticos tras más de cinco décadas de hostilidades.

El guerrillero Fidel Castro nació a la vida pública como político opositor y destacó especialmente tras el asalto al cuartel Moncada en 1953, por el que fue condenado a prisión. Tras ser indultado gracias a la presión de la opinión pública, se exilió en México, donde planeó la invasión guerrillera de 1956 y finalmente llegó al poder tras encabezar la Revolución cubana que triunfó el 1 de enero de 1959, derrocando a Fulgencio Batista.

Acaparó durante su dictadura los nombramientos de primer ministro desde febrero de 1959, pasando por el de presidente, comandante en jefe de las fuerzas armadas revolucionarias y fundador y primer secretario del partido comunista de Cuba desde 1956. Profesionalmente obtuvo los grados de abogado, doctor en Derecho Civil y licenciado en Derecho Diplomático.

Castro Ruz delega las funciones del Gobierno provisionalmente a su hermano y sucesor designado, Raúl Castro, tras haber sido sometido a una operación intestinal, aunque en su primer mensaje luego de la crisis de salud, buscaba tranquilizar al pueblo cubano con un comunicado en el que dijo estar «perfectamente bien» de ánimo, aunque lo espera una larga convalecencia. El mandatario incluso anticipó que no habría demasiada información sobre su condición de salud porque se trataba de un «secreto de Estado».

El presidente Raúl Castro anunció públicamente mediante un video, la muerte del guerrillero, el militar, el revolucionario, el estadista y el político cubano que estableció el primer régimen socialista en el Continente Americano.

Fue justamente la noche del Viernes Negro (black friday), como se conoce en Estados Unidos al día que se inaugura la temporada de compras navideñas y que tiene lugar seguido de la celebración del Día de Acción de Gracias, en los días más festivos para los norteamericanos.

Paradójicamente en ese marco de júbilo para los Estados Unidos, Raúl Castro apareció ante las cámaras para anunciar oficialmente: «Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo que hoy 25 de noviembre de 2016 a las 10.29 de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz».

Raúl Castro continuó leyendo un mensaje que fue divulgado por los medios estatales: «Cumpliendo la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados en las primeras horas de la mañana del sábado 26», luego de lo cual agregó que con posterioridad se darían a conocer los detalles de los actos para despedir al comandante de la revolución cubana.

 

 

HÉROE Y DEMONIO

Fidel Castro fue para el mundo un héroe y un demonio a la vez, según las referencias desde la óptica que se quiera ver, las cuales se expresaron con vehemencia la noche de su muerte. Lo mismo pulularon mensajes de agradecimiento al dictador que soportó incluso décadas de embargo yanqui, mediante el cual Estados Unidos buscó estrangular financieramente a la isla y a sus habitantes; que se registraron manifestaciones de júbilo, principalmente en las calles de Florida, en donde se concentraban los cubanos que alcanzaban su libertad.

Lo cierto es que el líder cubano Fidel Castro, con su fallecimiento deja a la izquierda latinoamericana en la orfandad y sin su mayor referente del siglo XX, un carismático e implacable líder que hizo de la barba, el uniforme guerrillero verde oliva y los puros, la moda de quien se precie de ser revolucionario.

Fidel Castro saltó al centro de la geopolítica global al aliarse a Moscú poco después de bajar en 1959 de la Sierra Maestra para derrocar al dictador Fulgencio Batista. Fue venerado por miles de simpatizantes de izquierda, pero gobiernos como el de Estados Unidos y cubanos exiliados que abandonaron la isla tras la revolución lo acusaban de tirano.

Fidel Castro hasta llegó a predecir su muerte. En su último discurso el 19 de abril de este año en la clausura del Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba, dijo: «Pronto deberé cumplir 90 años, nunca se me había ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo, fue capricho del azar».

«A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos (…) A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos transmitirles que el pueblo cubano vencerá», dijo ante los delegados al congreso. «Tal vez sea de las últimas veces que hable en esta sala», señaló.

Su muerte termina de cerrar un capítulo en la historia, después de que se alió a la Unión Soviética y convirtió Cuba en una trinchera del socialismo a 150 kilómetros de Estados Unidos, al que combatió con sus encendidos discursos y a veces también con las armas.

Aún enfermo y detrás de bastidores, continuaba siendo una influyente figura en Cuba y era venerado por nuevas generaciones de líderes de izquierda como el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez o el mandatario boliviano Evo Morales.

La influencia de Fidel Castro se extendió mucho más allá de su isla de 11 millones de habitantes. Era un símbolo para militantes de izquierda de todo el mundo, que admiraban el sistema de educación y salud pública que construyó en la isla.

Sus críticos lo consideraban un dictador que encarceló a sus opositores y arruinó Cuba con sus experimentos socialistas en los que se eliminaban toda clase de libertades (de culto, de credo, de afiliación, de expresión y hasta de tránsito) de las que sí se goza en el resto del Continente Americano.

 

 

LAS HONRAS FÚNEBRES

En las páginas de uno de los diarios oficiales «Juventud Rebelde» se ha informado de la agenda de eventos relacionados con las honras fúnebres de Fidel Castro, fallecido en La Habana este sábado 25 de noviembre de 2016.

«A partir del 28 de noviembre, desde las 09:00 hasta las 22:00 horas, en el Memorial «José Martí», la población de la capital podrá acudir a rendirle merecido homenaje a su líder, el cual se extenderá hasta el 29 de noviembre en el horario comprendido entre las 09:00 y las 12:00 horas», informa la nota oficial.

El comunicado informa además, que se dispondrán lugares por cada localidad para que todos los cubanos puedan «rendir homenaje y firmar el solemne juramento de cumplir el concepto de Revolución, expresado por nuestro líder histórico el primero de mayo del 2000, como expresión de la voluntad de dar continuidad a sus ideas y a nuestro socialismo».

 

 

LA NUEVA GENERACIÓN

La muerte de Fidel Castro se da luego de que Raúl iniciara un diálogo con Estados Unidos e implementara una serie de reformas para modernizar la ineficiente economía de estilo soviético, sin descarrilar a Cuba del socialismo.

Raúl, un general de 85 años, enfrenta además la difícil tarea de elegir un sucesor en un panorama político todavía dominado por sus ancianos compañeros de armas. Ha sugerido que limitará los cargos políticos a un máximo de 10 años, aunque mantendrá al Partido Comunista como la única fuerza política legal en Cuba.