Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES | Francisco Cuevas Corona, el primer chapalólogo

PERSONALIDADES | Francisco Cuevas Corona, el primer chapalólogo

Jun 4, 2016

El amor por la Ribera de Chapala lo lleva en la sangre, en el corazón y en la mente, porque de ahí son originarios sus antepasados, ahí nació y creció… razones sobran, y lo han impulsado a llevar acciones para su defensa durante su larga travesía profesional y humana.

Se trata del periodista y analista financiero Francisco Cuevas Corona, quien no duda en afirmar que al Lago de Chapala lo quiere, mucho, como si fuera parte de su ser, pues desde sus más remotos recuerdos está presente. «Mi infancia la pasé en las calles de Chapala, en el Malecón de Chapala, en la Playa de Chapala, en el Lago de Chapala que estaba a un excelente nivel y no tan contaminado, tan no lo estaba, que me bañaba ahí mismo», recuerda.

 

El periodismo en la sangre

Francisco Cuevas

Travieso, como todos los estudiantes, así se describe Cuevas Corona, quien cursó la preparatoria en el Colegio Internacional en Chapalita; también partió a la Ciudad de México donde estuvo año y medio estudiando la licenciatura en Turismo, además de egresar de la UNIVA como licenciado en Comunicación.

Como periodista, cuenta con una amplia trayectoria en prensa, radio y televisión. Su vocación al periodismo dice traerla de sangre, pues su señor padre trabajó durante tres años en Los Ángeles Times, además de realizar seminarios para la comunidad china de Tijuana.

«La vida me dio la oportunidad de tener también serios lazos con el periodismo, tuve grandes maestros, conocí grandes personalidades. Tuve mucha cercanía con don Jorge Álvarez del Castillo en El Informador, que era amigo personal de la familia, ahí incursioné en algunas cosas periodísticas con sentido de darle a Chapala alguna proyección. En Guadalajara quise incursionar en el ámbito del periodismo financiero y económico, tuve la suerte de comenzar mis andanzas radiofónicas nada menos que con un maestro del periodismo en Jalisco, Marcos Arana Cervantes en Inforjal, haciendo análisis financiero sobre economía; después pasé al Occidental a escribir columnas financieras, junto con la sección financiera que realicé ahí; también tuve la oportunidad de trabajar en el periódico Ocho Columnas y dirigir la revista Negocios y Empresarios durante 8 años; ocupé la dirección de la revista Valores Financieros que duró alrededor de 8 años también, posteriormente trabajé en Televisa como analista financiero y económico durante 21 años aproximadamente, iniciándome en Canal 6 con algunas cápsulas de economía».

En su andar profesional cuenta con gratas memorias, pues el periodismo es de amargos recuerdos, pero también de inmensas alegrías, entre las cuales destaca. «Ver cómo la sociedad jalisciense se volvía más reactiva ante las decisiones del poder público, con más participación, más análisis, más reflexión ante las decisiones de los funcionarios públicos, eso me dio la oportunidad de conocer a muchas personas, a muchos ciudadanos que alzaban la voz ante las decisiones de gobierno, eso abrió una gran serie de oportunidades para conocer la realidad que vive Jalisco».

 

El primer «Chapalólogo»

Chapala Verde

El periodista Gabriel Ibarra Bourjac le endilgó el adjetivo de ser el primer «Chapalólogo» en la historia. Paco, como le dicen sus amigos, sonríe, dice que es un título muy honroso, pero él simplemente se ha dado a la tarea de investigar, que es una de sus pasiones.

Dentro de su trayectoria, ha incurrido en actividades periodísticas, filantrópicas y turísticas en beneficio de Chapala.

«Me presto porque creo que quien ha recibido mucho en su vida debe retribuir un poco de lo mucho que ha recibido».

Su aventura en la defensa de Chapala comienza a los 18 años, en una de las tardes agradables, espectaculares que regala la región.

«Me preguntaba por qué tenía el Lago de Chapala que sufrir esa constante de altas y bajas, eso me vino a la cabeza porque yo a la edad de 9 años, hace 54 años, incursionaba con alguna lancha de pescadores en la Isla de los Alacranes, era muy intrépido y me aventaba hasta el fondo del lago y no lo alcanzaba, eran alrededor de 12 o 13 metros de profundidad, posteriormente, a eso de los 30 años me volví a echar el clavado en el lago y sorpresa, el fondo ya estaba entre 7 y 8 metros, qué cosa curiosa, porque es menos el nivel, debe haber explicación, así me nació la inquietud, no es otra cosa que el lago ha perdido gran capacidad de almacenamiento por el azolve, la tierra, la contaminación, todo lo que hay en el fondo. A eso de los 50 años de edad, volví al mismo lugar en lancha y para mi sorpresa la profundidad era de 6 metros, medida, y ya no me echaba el clavado, entonces resultó importante porque comencé a idear un plan que le diera sustentabilidad a mediano y largo plazo».

Agrega:

«El Lago de Chapala es una presa natural, pero nuestros técnicos del agua insisten en hacer presas, entonces considero que lo más redituable, lo más económico y lo mejor para la naturaleza es tratar de mantener y conservar ese lago con un nivel de almacenamiento de 80 o 90 por ciento de su capacidad y no padecer esas grandes crisis que se han vivido y pone en jaque a la ciudad, porque el lago surte a la Ciudad de Guadalajara en un 75 por ciento de agua potable, se extraen casi 6 metros cúbicos por segundo diarios, es vital para todos mantener el Lago de Chapala en su máxima capacidad, cosa que no se ha visto en los últimos años».

 

Un llamado a la reflexión

Lago de Chapala

Francisco Cuevas Corona, presidente de Pro Entorno Sustentable, A.C., es promotor del «Museo del Surrealismo Jalisciense», pues considera que en Jalisco la clase política ha discutido al menos treinta años la situación de Chapala y el abastecimiento de agua potable para la Zona Metropolitana, por lo que hace un llamado a la reflexión, pues es un tema que si no se resuelve en el corto y mediano plazo puede tener resultados fatales a futuro.

«Tenemos al menos 30 años discutiendo, analizando, proyectando, haciendo planes, proyectos ejecutivos, si es mejor la Zurda Calderón, si es mejor Zapotillo, si es mejor conservar los mantos freáticos de la Zona Metropolitana de Guadalajara, hacer pozos captadores de lluvia, siempre se ha quedado en los planes, somos el estado planeador por excelencia, eso sí, somos buenos, pero para llevarlos a la realidad dista mucho. Es surrealismo puro el que vivimos en Jalisco, durante años los temas centrales se hacen con base en muchas ideas, opiniones, reflexiones, pero las conclusiones y el proyecto final nunca se realiza, eso nos ha pasado en los últimos sexenios, entonces todos debemos reflexionar».

Subraya:

«A esto no se le ha dado la importancia política que representa Chapala; basta recordar algunos datos al respecto. Toda la Ribera está catalogada como el mejor tercer clima del mundo, somos privilegiados, esto no lo digo yo, son datos oficiales de la UNESCO y empresas establecidas en el rating turístico. Segundo, falta visión política porque siendo un embalse natural, que hay que proteger y conservar, nuestras autoridades prefieren hacer presas en otro lado, hacer acueductos, obras sin mirar que ahí está la presa natural, cómo hacerlo, primero que exista la voluntad política, que implique un compromiso del gobernador en turno, cosa que no se ha hecho desde hace mucho tiempo, un proyecto gubernamental de largo alcance, el problema no se resolverá en 6 años, pero sí se va a resolver en 18 años. La pregunta al gobernador, a los dirigentes del agua, ¿de dónde extraerán agua cuando la población sea el doble en Guadalajara?, es una gran interrogante».

 

Su gran sueño…

Satisfecho con su carrera profesional, con la oportunidad de llegar al público que lo escucha, ve y lee, considera su máximo logro el haber tenido siempre credibilidad, premisa básica en un comunicador; también está satisfecho por su esfuerzo para ayudar a Chapala, pero a Paco le queda pendiente algo, un gran sueño qué cumplir, el cual detalla.

«Como ser humano me gustaría ver que mi gran proyecto para darle sustentabilidad a Chapala se realice en los próximos años, sé que no será fácil, es una tarea que implica un esfuerzo de todos los jaliscienses, de todas las organizaciones, de todas las cámaras empresariales, del sector industrial, pero sobre todo de los políticos, que se unan en un solo fin, conservar el Lago de Chapala, porque si sigue así, pronto tendremos un gran desierto, que terminaría con el gran clima que tenemos en Jalisco y la región occidente.

El mejor legado es dejar a Chapala no en los niveles de las fotografías en donde el faro de Chapala estaba cubierto por un metro de agua, un nivel perfecto, pero si al Lago de Chapala logramos tenerlo a un 85 por ciento de su capacidad, sería un logro extraordinario, ver ese legado sería para mí lo mejor, ya no le podría pedir nada más a mi Ser Supremo», puntualizó.