Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES: Héctor Pizano Ramos, el nuevo presidente del PRI

PERSONALIDADES: Héctor Pizano Ramos, el nuevo presidente del PRI

Mar 23, 2017

Por Belisario Bourjac //

YA RAYANDO LOS CINCUENTA AÑOS DE EDAD, HÉCTOR PIZANO CUENTA CON UN CURRÍCULUM QUE ABARCA TANTO LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA COMO LA INICIATIVA PRIVADA DESDE EL ÁMBITO DEL DERECHO. EGRESADO DE LA UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA, CON LA TESIS DE LAS «NULIDADES EN EL DERECHO ELECTORAL», UNA ESPECIALIDAD EN DERECHO CORPORATIVO Y ECONÓMICO, OTRA EN DERECHO CONSTITUCIONAL Y AMPARO POR LA UNIVERSIDAD PANAMERICANA, ES DE LOS POCOS ABOGADOS CON QUE CUENTA LA ACTUAL LEGISLATURA Y SE MUEVE COMO PEZ EN EL AGUA.

Como buen abogado le gusta la polémica. Su arma es el derecho. Ha sido políticamente incorrecto, defendiendo posiciones que ante la opinión pública le resta imagen, como la famosa partida para «casas de enlace», que las defendió al lado de Rafael González Pimienta. Sin embargo, como legislador se significó con iniciativas que hoy están aprobadas o que forman parte de la discusión pública.

Es un político muy echado para adelante y que no se deja vencer fácilmente. Las metas las ha logrado con carácter y persistencia, como fue su gran objetivo de ser presidente estatal del PRI que en el mes de abril por fin lo verá cristalizado.

El abogado Héctor Pizano se convertirá en el presidente estatal del PRI para el periodo 2017-2021 al ganarse la confianza del jefe político del grupo al que pertenece, Aristóteles Sandoval, quien además de amigo, es su compadre, al que ha acompañado desde el Ayuntamiento de Guadalajara como síndico municipal, como diputado local y en la administración estatal al frente de la Secretaría del Trabajo.

Fueron más de diez mil consejeros partidistas los que le dieron su respaldo para que se convierta en su presidente, dejando de lado a los otros dos políticos priistas que buscaron esta posición: Leobardo Alcalá y Rubén Vázquez, quienes decidieron no registrarse al considerar que no existía piso parejo, ya que la maquinaria del Gobierno del Estado había operado a favor de Pizano.

Al respecto Pizano justificó: «En un proceso como este lo que se busca es tener mayor número de acuerdos y apoyos para llegar a un final que era la dirigencia, los caminos son de acuerdo a la convocatoria la posibilidad de tener apoyos o no tenerlos, si dos o tres tienen la posibilidad de contender buscas la posibilidad que se conviertan en votos, que no necesariamente son ipso facto una realidad».

Sobre el respaldo que recibió de la militancia, expresó: «Logramos reunir 10 mil 332 firmas de los 17 mil consejeros, lo que nos da una posibilidad real de tener a la mayoría de los que van a votar, 120 comités municipales de los 125 y 5 organizaciones de las 7 que conforman al partido. Eso es lo que a Mariana y a su servidor nos da la cohesión de decir que traíamos una mayoría de quienes pueden emitir su voto a favor de nosotros. Yo respeto a las otras expresiones que se manejaron en su voluntad, sobre todo en la necesidad de mostrar tener ese tipo de requisitos cumplidos antes de la fecha establecida».

Hoy llega la justa retribución, que le permitirá cumplir un sueño que ha acariciado durante los últimos años: ser presidente del partido al que ha pertenecido toda su vida, el Revolucionario Institucional.

SUS AMISTADES Y QUERENCIAS

Hay quienes a principios de la administración estatal, encabezada por el gobernador Aristóteles Sandoval, vieron a Pizano muy cerca de Enrique Alfaro, de quien también es gran amigo, al formarse a la sombra del gran árbol que representa el empresario jalisciense Raymundo Gómez Flores.

Cierto o falso, Pizano decidió que su presente y futuro sería el PRI. Resistió el golpeteo interno. La tentación de brincarse al proyecto de Enrique Alfaro la pudo controlar, se mantuvo al lado de Aristóteles, y hoy es un actor estelar en la vida política de Jalisco.

Entrevistado en el programa Conciencia al Aire se le preguntó el conflicto que le ha tocado vivir por su amistad con dos personajes importantes de la política, como son Alfaro y Aristóteles, que están en equipos en competencia a lo que responde: «Yo no niego a mis amigos, jamás, pero tengo claros mis principios, milito en este partido desde 1981, nunca he tenido duda de lo que soy, lo que represento, porque tengo una formación, donde sé lo que creo, este partido postula lo que he peleado y lo que seguiremos peleando».

PRIISTA POR CONVICCIÓN

«Durante muchos años que he militado en el partido he tenido la oportunidad de ostentar puestos de representación como presidente de seccional, secretario de acción, he tenido la confianza de quienes han estado a cargo. Hemos hecho nuestro trabajo con el mejor empeño, durante muchos años tuve cargos, hasta 2009 me tocó ser candidato a algo, acompañando al señor gobernador nos tocó recuperar Guadalajara, a partir de ahí hemos tenido la fortuna de ser diputado local y hoy orgullosamente secretario del Trabajo».

SU ESPECIALIDAD EL DERECHO

Ya rayando los cincuenta años de edad, Héctor Pizano cuenta con un currículum que abarca tanto la administración pública como la iniciativa privada desde el ámbito del derecho. Egresado de la Universidad de Guadalajara, con la tesis de las «Nulidades en el derecho electoral», una especialidad en Derecho Corporativo y Económico, otra en Derecho Constitucional y amparo por la Universidad Panamericana, es de los pocos abogados con que cuenta la actual legislatura y se mueve como pez en el agua.

Tiene además la maestría en Derecho Constitucional por la Universidad de Guadalajara, donde también es catedrático con la materia de Derecho Procesal del Trabajo. Maestro invitado de la Universidad Nacional Autónoma de México en la materia de Derecho de los Bioenergéticos.

En el ámbito profesional también destaca en el ramo de la abogacía como socio propietario del despacho Pizano Abogados y Asociados, S.C.; asesor director de asuntos corporativos de la empresa Biofelds y socio del Grupo Estrella Blanca.

En la administración pública fue síndico de Guadalajara; presidente de la Comisión de Asuntos Metropolitanos, vocal de las comisiones de Hacienda, Patrimonio Municipal y Promoción del Desarrollo Económico y del Turismo.

Delegado de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía de la Secretaría de Gobernación de 1995 a 1999 en los estados de Jalisco, Colima, Nayarit y Sinaloa.

DIPUTADO TRASCENDENTE

Su paso por el Congreso del Estado como integrante de la LX Legislatura fue trascendente. Pudo haber sido el coordinador de los diputados del PRI, ya que su formación jurídica representaba una ventaja, pero su jefe político decidió que la tarea la asumiera Miguel Castro, quien en dos ocasiones ha sido alcalde de Tlaquepaque. No le fue bien a Castro, al perder el control del Poder Legislativo, pese a haber sido la fracción con mayor número de legisladores. Después Castro sería promovido a la Secretaría de Desarrollo e Integración Social y Pizano de nuevo se quedaría con las ganas de convertirse en el coordinador, cuando se privilegió al experimentado político vallartense Rafael González Pimienta.

En el primer año de su trabajo como diputado local presentó iniciativas que resultaron polémicas, como la llamada partidos a la mitad con la pretensión de reducir en un 50 por ciento de sus prerrogativas, o sea los dineros, de los partidos políticos.

FUERA EL FUERO

Otra de ellas fue la de «fuera el fuero», que pretendía eliminar la situación de privilegio del que gozan los diputados por disposición constitucional. Las dos iniciativas tuvieron muy buen recibimiento por la opinión pública, si bien no fueron aprobadas en su momento, pero en la presente LXI Legislatura, la del fuero finalmente pasó la aduana y Jalisco se convirtió en el primer estado del país en desaparecerlo de su legislación, mientras que la segunda la retomó el gobernador Aristóteles Sandoval, quien propuso desaparecer el subsidio a partidos durante los años no electorales.

Después, el diputado independiente Pedro Kumamoto la retomaría con algunos añadidos llamándola «sin votos no hay dinero», y que en estos días se analiza y discute en comisiones en San Lázaro.

El mérito de Héctor Pizano fue lograr el apoyo del gobernador y en el camino dejó al secretario General de Gobierno, Roberto López Lara. Su nueva meta es hacer competitivo al PRI y lograr con su trabajo que gane la elección de Jalisco en el 2018 contra su amigo Enrique Alfaro, en el que podría ser el abanderado, si el senador y líder nacional de la CNOP, Arturo Zamora, no resulta el candidato.