Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES | Jaime Barrera

PERSONALIDADES | Jaime Barrera

Jun 11, 2016

Dice un antiguo dicho que quien puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino. Y así fue con el destacado comunicador jalisciense Jaime Barrera Rodríguez, Director Editorial de Grupo Milenio. «Yo quería ser médico», recuerda, incluso en la preparatoria eligió las áreas de adiestramiento médico-biológicas, con la firme intención de convertirse en doctor.

Sin embargo, en los Belenes, en una de sus clases, conoció un maestro, que al entrar al aula siempre llevaba bajo el brazo dos o tres periódicos del día, unos locales, otros nacionales, incluso internacionales. No sólo eso, aquel profesor de la materia «Realidad Sociopolítica de México» tenía revistas, semanarios políticos y uno que otro libro.

«La verdad me impresionaba mucho cómo explicaba la actualidad mundial y la relacionaba con la nacional e incluso la enganchaba a la actualidad local, me gustaba esa clase, salía entendiendo las cosas bien, me sentía contento, entonces me acerqué a preguntarle cómo hacerlo y me dijo que leyendo periódicos, revistas, libros, con eso te enseñas a explicar la realidad».

Jaime con gusto aceptó su nuevo destino, donde subraya: «Ahí cambió mi vocación, me olvidé de la medicina y me fui abocando a eso. Me hice aficionado desde los primeros años de preparatoria a comprar revistas, periódicos, leer libros y me cambió la vocación. Ahí me propuse estudiar periodismo».

ORIGINARIO DE LA BARCA

Jaime Barrera Rodríguez es originario de La Barca, municipio ubicado en la región Ciénega al este de Jalisco. En su infancia, su padre los llevó a Estados Unidos para posteriormente regresar a radicar en la ciudad de Guadalajara. Ya en la Perla Tapatía, sus recuerdos son gratos, de buenos tiempos. «Tuve la fortuna de tener a dos padres maravillosos, trabajadores, responsables, que nos inculcaron muchísimos valores, que fueron como la base sólida para convertirnos en personas de bien y de trabajo».

Estudió la primaria en una escuela de monjas, estuvo en una secundaria técnica federal, en la preparatoria número seis en Miravalle. Para su formación profesional, agradece el esfuerzo que hizo su padre para que pudiera terminar la carrera en Ciencias de la Comunicación en el ITESO.

«Yo también trabajaba, entonces entre los dos sacamos la carrera de Ciencias de la Comunicación adelante. Después empecé a reportear, dejé trunca la licenciatura en Estudios Políticos en la segunda generación de la Universidad de Guadalajara. Recientemente terminé la maestría en Comunicación Estratégica en la Universidad Panamericana».

Como estudiante, siempre fue inquieto, con muchas amistades. «Sí sabía hacer las cosas en cada momento. Cuando había que estudiar, estudiaba, era muy clavado para estudiar, como lo soy ahora para trabajar. Cuando terminaba mis tareas me gustaba mucho divertirme con mis amigos, jugar, hacer vagancias, como todos».

 

Un trabajo al que nunca regresó…

Entre su amplia trayectoria profesional, está el ser fundador del noticiero «Línea Universitaria» en Radio Universidad; fue reportero en Noticentro del Grupo OIR, corresponsal de El Norte y Reforma. Fundó el Periódico Mural. Ahora es director editorial de Grupo Milenio.

Recuerda que en la universidad nunca trabajó en un periódico por el respeto que le ha tenido siempre a las redacciones. Como anécdota, comparte que antes de incursionar en el periodismo, colaboró en una reconocida agencia publicitaria.

«Me ofrecieron un trabajo en una agencia de publicidad muy exitosa, me pagaban muy bien, estaban contentos con mi trabajo. Cierto día, Carlos Rosas, un gran amigo, me llama y me dice que le encargaron hacer un noticiero en Radio UdeG, a él le gustaba más pintar y recordó que me gustaba eso, me pidió ayuda y ese día llegué con mi jefe de la agencia de publicidad, le dije que tenía una oportunidad que me gustaba, no le gustó, me dijo que no me fuera de empleado a la universidad, que no dejara el trabajo donde me iba bien por la aventura. La realidad es que me iban a pagar la tercera parte de lo que ganaba en la agencia de publicidad, no estaba casado, no tenía la necesidad imperiosa de mantener una familia, entonces lo intenté».

Agrega:

«Me dijo que me guardaría mi empleo un mes, con la seguridad que no me gustaría y regresaría a mi puesto. Entonces, ya pasaron más de dos décadas y nunca regresé».

 

El mejor oficio del mundo

El comunicador forma parte de una generación de destacados periodistas jaliscienses que salieron de las universidades mejor formados, que se han ido profesionalizando, rompiendo paradigmas en el periodismo oficial de antaño. «Estamos nutriendo, tratando de hacer un periodismo más crítico, más de utilidad para la comunidad, es el reto de todos los días, pero se siguen enfrentando resistencias de los grupos de poder político, económico, religioso, ese es el reto».

Como líder de opinión en Jalisco, la responsabilidad es cuantiosa, pues si uno busca a un doctor es porque confía en sus estudios para poder curarte, si alguien cree en un comunicador es porque confía que éste podrá manejar de buena manera, imparcial y con visión crítica, la información de utilidad para la sociedad.

«Tengo que pensar lo que se dice, investigar los fenómenos de los que se opinan y se hacen narrativa, hay que ser responsables en lo que se dice, porque hay mucha gente que escucha, que norma criterios a partir de lo que dices, porque confía en que nuestra especialidad es el manejo de la información, así como tú le confías a un médico tu salud porque sabes que estudió para curarte, o a un arquitecto te haga tu casa porque sabes que estudió para hacer una buena casa, pues yo creo que la sociedad ve a los periodistas como los expertos en manejo de información que tienen que orientarlo con el mayor número de elementos posibles».

Dentro de las satisfacciones encontradas en su carrera, hay un sinfín de anécdotas, que no hacen dudar a Jaime: eligió el mejor oficio del mundo.

«Hay anécdotas que recuerdas más que otras por los hallazgos periodísticos, por la fortuna de reportero que se tiene, pero es de todos los días. Hay satisfacciones y decepciones. Pero en balance, como diría Gabriel García Márquez, elegí el mejor oficio del mundo. Amo lo que hago, me hace feliz, por eso aguantas tantas jornadas tan largas».

 

Periodista en una era digital

Para Barrera Rodríguez no habría mayor satisfacción que su audiencia lo viera como alguien que ejerció el periodismo con pasión, que contribuyó a que la convivencia en comunidad fuera mejor, menos conflictiva y más armónica. A ellos les hace la invitación a involucrarse más en los asuntos públicos, por el bien de todos.

«Que se interesen en la casa grande que es todo el espacio público que compartimos cuando salimos de la puerta de nuestra casa, donde está lo que más queremos que es nuestra familia, pero en bien de todas las familias, si todos participamos podemos tener una mejor gran casa grande para todos».

Dentro de los grandes pendientes que vive como profesional, en la era digital, es ofrecer un mejor producto en todas las plataformas posibles. Recuerda que a su llegada a Milenio sólo era responsable de un diario, pero con las nuevas tecnologías lo han llevado a hacer radio, a estar pendiente de una página web, nutriendo redes sociales para las nuevas generaciones y buscando contenidos para el canal de televisión de noticias.

«Tengo pendiente seguir afinando, descubriendo las lógicas de los nuevos medios y cómo pueden hacer sinergia con los medios tradicionales que yo creo que no van a desaparecer, sólo se van a ir complementando. Tenemos pendientes todos en esta generación aprovechar debidamente las posibilidades comunicativas que tenemos al alcance. Las nuevas tecnologías le dan la nueva oportunidad de lanzamiento. Siempre en la historia de los medios, cuando nació la radio, dijeron que se moriría el periódico, lo que hacía la radio era leer el periódico en una cabina, hasta que entendieron todas las posibilidades para hacer otro tipo de comunicación; cuando llega la televisión era poner una cámara en una cabina de radio, hasta que no descubrieron todas las posibilidades de la televisión de hacer periodismo televisivo; hoy estamos en eso, cómo hacer periodismo de nuevas tecnologías y cómo complementarlas con los otros medios, en eso estoy, es mi gran pendiente en estos momentos», puntualizó.