Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES | José María Pulido Valdovinos

PERSONALIDADES | José María Pulido Valdovinos

Oct 29, 2016

¡Hasta pronto Chema! Es triste decir adiós a un amigo cuando ha partido. El vacío y la congoja nos invade. Faltan palabras para expresarlo.

José María Pulido Valdovinos se nos ha adelantado en el camino a la otra vida. Nos quedan sus gratos recuerdos, tanto como periodista y como amigo. Sus agudos análisis, salpicados con el humor y su fina ironía, han dejado de escucharse y de leerse. Es una dolorosa pérdida.

Durante cerca de cuatro años, cada sábado a media mañana, Chema Pulido le tocó como editor ordenar la edición de Conciencia Pública. Y se daba la comunicación obligada. «¿Quién va de Personalidades?» —me preguntaba, cuando no habíamos decidido, como solía ocurrir.

—¿Te la vientas o me la aviento? –me decía.

Casi siempre a él le tocaba la redacción. Me despreocupaba. La leía ya publicada. Era garantía en todos los sentidos. Por su calidad de redacción, muy pulida, haciendo honor a su apellido, además del humor y su fina ironía que lo distinguía. Y ahora ya no le puedo preguntar quién va de Personalidades, ni quién la escribe. Me toca a mí. No creí que esto alguna vez me pasara.

Y la Personalidad de hoy se llama Chema Pulido. José María Pulido Valdovinos. Eso nunca llegué a pensar que sucedería. Imagínense la emoción que en este momento estoy viviendo cuando trato de escribir y se agolpan los recuerdos. Escucho su voz. Veo su rostro sonriente.

La tarde del viernes le pedí a Rodrigo Gallardo que con su talento creativo me inmortalizara a Chema, como el mejor tributo que le puedo brindar.

«Al jefe no se le rebasa ni por el periférico», solía decir con su sonrisa fácil, cuando estábamos en la oficina y hacía un comentario, a manera de que «el jefe siempre tiene la razón, aunque piense distinto».

Esto no quiere decir que Chema hubiera sido sumiso o servicial. Nunca. Pero sí explicaba su institucionalidad y su respeto. Y lo quiero subrayar porque en diversos proyectos de mi vida me ha tocado trabajar con un alto número de periodistas. Me han tocado de todos. Gente muy valiosa, talentosa, profesional, entregada, de compromiso, así como también ególatras, mezquinos y cortesanos, en los que la falsedad es su sino. Algunos de ellos los pueden ver a todo color cuando presumen lo que quieren ser ante la falta de reconocimiento social y profesional.

Y Chema me dejó la más grata impresión. El más profesional e institución con el que me ha tocado trabajar en más de tres décadas. Jamás tuve conflicto o diferencias de fondo. Nunca.

Me pregunta Alma, mi esposa, si alguna vez vi enojado o de mal humor a Chema. Alguna vez lo vi muy molesto por una bajeza de que fue víctima, un golpe por la espalda. Sin embargo, aquel mal momento pronto lo superó.

Le admiraba su gran sentido del humor, su facilidad para sonreír, reír, expresión de su grato talante.

&nbsp

¿DE VERAS LE IBA AL ZACATEPEC?**

Chema, como lo cita Alberto Tejeda, era un hombre muy culto, devorador de libros, revistas, artículos, con una extraordinaria memoria y gran capacidad de síntesis. Le gustaba el futbol y su equipo, decía riéndose, que era «El Zacatepec»…

Y estoy de acuerdo con Tejeda cuando pregunta: «¿Quién en su sano juicio le va al Zacatepec? Pues alguien como Chema, alguien con sentido del humor pero sobre todo congruente en todo, alguien que disfrutaba a los amigos y la fiesta, los buenos momentos porque sabía que la vida había que vivirla bien en compañía de quienes más queremos».

Chema era amigo entrañable de Héctor Morquecho, creo que junto con Rubén Bautista fue su mejor amigo, con quien disfrutó de largas veladas durante aquellas reuniones de los viernes en la que no podía faltar Betty García de la Cadena. Hablaban de todo, diálogos sabrosos, propio de los bohemios.

Otro dicho muy peculiar de Chema era el de las calabazas y la carreta. «Como dicen en Tingüindín —su tierra en Michoacán— al paso de la carreta, las calabazas se acomodan», quería decir con ese símil que el tiempo arregla todo y más en el campo de la política.

 

EL CARIÑO QUE SE GANÓ

Al darse a conocer la mañana del viernes 28 de octubre, el día que escogió para su partida, las expresiones de congoja y dolor se hicieron sentir en las redes sociales y los comentarios en forma directa de gente que lo trató, ya como jefe, amigo o compañero de labores periodísticas.

Mónica Ortiz, a quien llevó a Conciencia Pública para que se integrara a la sección editorial, comparte: «A José María Pulido se le apreciaba por contar con un numeroso catálogo de cualidades diversas, desde su carácter siempre alegre, su humor fino y ese elegante sarcasmo, siempre oportuno e inteligente, causó en las personas que le conocían una especie de cercanía necesaria y gran cariño; contar con Chema siempre era un hecho y saberlo cerca era motivo de un agradable sentimiento de seguridad».

 

LOS TESTIMONIOS EN REDES

Aquí algunos de las expresiones del pesar que su partida provocó:

Carlos Enrigue: Recordé una copla española que dice «Cuando un amigo se va, algo se muere en el alma».

José Carlos Legazpi: «La tristeza invade mi corazón. Mis condolencias a su familia y al gremio por tan sensible pérdida».

Raúl Juárez Valencia: «Efectivamente un gran analista político, con profundo conocimiento en la materia, objetivo, donde sus reflexiones hacían cambiar el comportamiento de muchos desviados en su actuación. Un solidario pésame a toda la familia periodística de Jalisco. Y que el Creador lo cubra con su manto y dé ánimo a su familia.

Juan Diego Torres Cabral: «¿Cómo que ya se fue Chema Pulido? Vivió pocos años, aunque intensos, como extraordinario periodista. Tomó con mucho humor su aventura como Consejero Electoral, pero sus ambientes siempre fueron la redacción del periódico o la cabina de radio. Descanse en paz el compañero y amigo».

Roberto López: Una gran pérdida para el gremio periodístico, una ausencia sensible para sus amigos. Mi solidaridad y respeto para sus familiares y amigos. ¡Te vamos a extrañar Chema!

Rubén Bautista: «Descansa amigo Chema José María Pulido, nosotros, tus amigos, mantendremos viva tu memoria. Nos dejas una lección de una vida rica en valores. Supiste ser un gran periodista y mejor persona. Hoy que ya no estás con nosotros, nos consuelan miles de recuerdos de convivencia profesional, pero sobre todo personal. Y lo digo ahora que te fuiste, como lo dije en vida: eres una de las mejores personas que ha pasado por mi vida. Adiós paisano».

Bruno Aceves Alejandre: «A José María Pulido no le gustaban las cursilerías, pero hoy en su memoria quisimos dedicarle nuestro tapete en el Festival de Día de Muertos en La Piedad. Abrazo a todos los familiares y amigos de Chema».

José Miguel Marín Sánchez: «Amigo….no cabe duda que tus planes no fueron los de Dios, poro tengo toda la seguridad que él tiene un lugar especial a su lado, extrañaremos los debates tuyos y Becky Reynoso ante José Antonio, pero sé que rápido estarás reporteando en el cielo….el ser uno de tus choferes de UBER en el programa fue un placer amigo… ¡¡¡hasta pronto!!!

Becky Reynoso: «Hoy es un día triste. Siempre deseamos tener una larga vida y en ocasiones esto no sucede. Y llega el momento inesperado de decirle adiós al amigo, al compañero del día a día, a la persona con quien compartí alegrías y tristezas. Las pláticas de la mañana eran de tus «chavos», de mi hija, de los proyectos a futuro, del futbol, de los viajes o de los sueños… ¡¡Chema, cómo te voy a extrañar!! Hoy la vida nos separa dejando un profundo dolor en mi corazón

. Te fuiste muy rápido, mucho antes de lo que imaginaba.

«A pesar de la pena que me causa tu partida, agradezco a Dios el que coincidiéramos en esta vida. Hoy te digo adiós, pero no es un adiós definitivo, sé que algún día nos volveremos a encontrar. Dios te bendiga».