Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES | Lorenzo Córdova Vianello

PERSONALIDADES | Lorenzo Córdova Vianello

May 23, 2015

Sus cartas credenciales lo dibujan como una de las mentes brillantes del país, es doctor en teoría política por la Universidad de Turín y además un especialista en temas político-electorales, una de las glorias de la UNAM y también, «gente de izquierda», como se autocalifica, pero en cuestión de días pasó a ser el centro de un escándalo que lo lleva a convertirse en «El Gran Jefe Cara Pálida» del Instituto Nacional Electoral, INE.

El currículum de Lorenzo Córdova Vianello es un amplio catálogo académico. Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, profesor en la Facultad de Derecho de la UNAM, desarrollando diversas investigaciones en dos campos básicos, Derecho Constitucional y Derecho Electoral y Procesos Democráticos.

Esto le ha permitido abrir una gran lista de líneas de investigación en la ciencia política, la democracia, partidos políticos, derechos fundamentales, derechos humanos, teoría de Estado, teoría política y una gran lista de actividades académicas que le abrieron la puerta a convertirse desde hace 13 meses en el presidente del INE.

Catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, habla cuatro idiomas, español, desde luego, pero además, francés, italiano e inglés, pero el currículo no fue suficiente para frenarle la boca y una conversación telefónica de dos minutos le abolló la armadura del conocimiento cuando lo escuchamos utilizar insistentemente su «no mames», «cabrón» y con ello la burla hacia los grupos indígenas.

El tema se enredó con la política, pues el mismo Lorenzo Córdova salió a señalar las implicaciones que tiene el que manos anónimas hayan filtrado a los medios de comunicación la grabación de una conversación que dice «es interna», realizada por un funcionario público, con un subalterno, funcionario público; en un edificio público, en un teléfono que se paga con recursos públicos, en horario de trabajo y sobre un tema es parte de la agenda pública.

La filtración se relacionó a las sanciones al Partido Verde, pero algunos más lo ligaron a la necesidad de multar a las televisoras públicas (Televisa y Azteca) porque dicen apoyan ilegalmente al PVEM en la difusión de su propaganda.

La brillante carrera del presidente del INE se encuentra sujeta a los vaivenes de la política y, con ello, los sueños que tenía desde pequeño, podrían terminar en las Crónicas Marcianas de Trino o como el mismo Lorenzo dice, en el diván del psiquiatra.

Desde sus primeros años de estudio soñó ser un abogado de la UNAM y cuando lo logró, se puso en su destino un posgrado que le permitió el doctorado, mientras su trabajo al lado de José Woldenberg, presidente del IFE, el antecedente del INE, lo hizo soñar que un día dirigiría ese organismo.

Es hijo de Arnaldo Córdova, un profesor de la UNAM que se convirtió en uno de los más importantes ideólogos y activistas de la izquierda. Su madre, la académica italiana Anna Paola Vianello Tessarotto, es filóloga clásica y una brillante defensora de derechos de la mujer, por lo que en las pláticas de sobremesa se encontró siempre inmerso en ese debate.

Fue parte del ala reformista del Consejo Estudiantil Universitario en la huelga del 1987 y le llegó la primera llamada a dirigir el IFE como una propuesta hecha por PRI, PAN y PRD, cuando pasaba sus jornadas sumido en las oficinas del Instituto de Investigaciones Legislativas de la UNAM desde donde jugó un papel importante en la reforma electoral que en 2007 hizo al IFE dueño de los tiempos oficinas de la radio y televisión para el reparto equitativo entre los partidos políticos.

No lo logró, el PRD viró el rumbo e impulsó a Leonardo Valdés.

Esto hizo que Lorenzo reconsiderara su participación en este tipo de procesos y decidió alejarse y regresar a su cubículo universitario, a sus clases (martes y jueves por la mañana) e investigaciones que le permitieron el estudio de la reforma electoral que abriera las puertas a las candidaturas independientes y entonces los mismos partidos lo llaman para postularlo.

En ese tiempo se había distanciado de su padre, pues Arnoldo afirmaba que desgraciadamente su hijo era más parecido a Woldenberg, que a él y las críticas crecieron cuando fue electo presidente del INE, pues no era acorde, decían sus amigos, a sus convicciones de izquierda.

Es hombre de familia, casado, dos hijos y tres perros, dice y procura llevar todos los días que la agenda le permite, a sus pequeños a la escuela. Ganó en 2010 el reconocimiento de la UNAM a Jóvenes Académicos por sus investigaciones en las ciencias sociales, además ha sido conductor de programas especializados en el Canal Judicial, por lo que le dieron, en el Club de Periodistas, el Premio Nacional de Periodismo. Luego fue conductor de diversos programas «México diferente» en canal 11, Carril izquierdo del Canal 40 y Observatorio 2012 en TV-UNAM y repitió el premio. El 3 de abril del año pasado, la Cámara de Diputados lo designa presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) y rinde protesta 24 horas después.

Y ahora, el brillante universitario se encuentra inmerso en un escándalo.

Apenas iniciaba la semana anterior cuando se conoció de una llamada telefónica entre Lorenzo Córdova y el secretario ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina, en donde el presidente utiliza seis veces «cabrón», nueve veces «no mames» y un «wey» para burlarse de los indígenas, especialmente de Mauricio Mata Soria, lo que ha motivado la inconformidad del Gobernador Nacional Indígena, Hipólito Arriaga Pote, para quien las palabras del funcionario público son un acto de discriminación doloso.

Con él hay una gran indignación cuando de paso el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Conapred, anunció que al tratarse de una conversación privada, no puede intervenir para sancionar a Lorenzo Córdova, quien ha expresado disculpas a través de todos los medios de comunicación y quiere llevar el caso al terreno del espionaje telefónico, más que a una humillación a los grupos indígenas.

Por ello se multiplican las protestas. Una misiva digital dirigida al Conapred y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), solicita se aplique la ley contra el presidente del INE, ya que en su conducta existe una clara violación a lo que se establece en el artículo primero de la Constitución Mexicana.

El texto constitucional dice:

«Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas».

Sin embargo, la Conapred contesta con el 16 constitucional: se «garantiza el derecho de las personas a la inviolabilidad de sus comunicaciones» y deja de lado el día de la conversación, el motivo, el lugar y que se trata de funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, y para el Consejo, como se presume que las grabaciones son ilícitas, los insultos de Lorenzo Córdova prácticamente se esfuman.

Mientras la moneda sigue en el aire y seguirá sin duda hasta después de las elecciones, recordemos la parte en donde Lorenzo Córdova habla de los indígenas:

«No mames, no voy a mentir, te voy a decir cómo hablaba ese cabrón: ’Yo, jefe, gran nación Chichimeca, vengo Guanajuato, yo decir a ti o diputados para nosotros o no permitir elecciones’» en donde siguen risas que terminan cuando el funcionario dice que habla como el personaje de la historieta de El Llanero Solitario, Toro y por eso, «acabamos muy divertidos o acabamos en el psiquiatra».

Falta aún una expresión más de Lorenzo Córdova que sin duda hará mucho ruido, cuando se refiere a las «dramáticas reuniones con los padres de Ayotzinapa».