Portal informativo de análisis político y social

Personalidades: Ricardo Anaya; el juego audaz del Joven Maravilla

Personalidades: Ricardo Anaya; el juego audaz del Joven Maravilla

Jun 17, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Belisario Bourjac //

Audacia es el juego, se ha escrito. Sólo el que no apuesta no gana. Como en el amor y en el juego, en la política también todo se vale. Y que en la política para salir adelante, se requiere joder a quienes se te crucen en el camino.

La lucha por el poder en México suele ser descarnada. Siempre será muy atractivo gobernar un país con 120 millones de habitantes, que es la 13ª. economía del mundo, la primera de Hispanoamérica, y la tercera de América, después de Estados Unidos y Brasil, y que en 2015 su intercambio comercial con el mundo fue de 775 mil millones de dólares. En 2017 con Estados Unidos fue de 557 mil millones de dólares.

Ricardo Anaya, es un personaje del México de hoy, a sus 39 años lucha por ser Presidente del país como candidato de la coalición “Por México al Frente”y su forma de abrirse paso en el campo polariza y puede ser ejemplo de la frase “el fin justifica los medios”.

A Anaya tirios y troyanos le reconocen ser una persona de una gran inteligencia y un pensamiento muy bien estructurado. Excelente orador y de lo mejor para debatir. Su capacidad la demostró en un programa de Televisa en 2016 conducido por Joaquín López Dóriga al presentarse en su calidad de presidente del PAN y enfrentarse al experimentado político sonorense Manlio Fabio Beltrones, entonces presidente del PRI. Anaya dio cátedra de polemista. Le pegó una tunda al político sonorense ante millones de televidentes. El boxeador novato mandaba a la lona al campeón, al verse rápido de reflejos, lleno de energía, mostrando su talento y capacidad.

En paralelo el PAN con su presidencia ganaría ese año 7 de 11 gubernaturas. Sin embargo, después dentro del PAN le echarían en cara que canceló la democracia interna al imponer su candidatura y que orilló a que Margarita Zavala renunciara a su militancia de toda la vida a Acción Nacional.

RUDEZA Y AUDACIA

Para llegar a convertirse en presidente nacional del PAN y candidato presidencial, nuestro personaje de hoy se vio en la necesidad de librar varias batallas que dejó a mucha gente lastimada en el camino dentro de Acción Nacional, con alianzas que construye y que después rompe por así convenir a sus intereses. Quien mejor lo ha sintetizado es su coordinador de estrategia de campaña Jorge Castañeda. “El (Ricardo Anaya) jodió a todos para llegar allí. Por otro lado, muchas de las personas intentan fastidiar a muchas otras y no llegan adonde él está (…) En México, se supone, debes ser despiadado sin que nadie se de cuenta. Él neutralizó a las personas de una manera espectacular. Obviamente que hay un costo por eso”, declaró Jorge Castañeda a Kirk Simple, corresponsal del New York Times en México y Centroamérica.

El más afectado con el ascenso de Anaya fue el ex presidente Felipe Calderón y su grupo. Hasta antes de la designación de candidato presidencial del PAN, su esposa Margarita Zavala, estaba al frente de las preferencias que despertaban los aspirantes panistas, muy por arriba del entonces presidente de Acción Nacional. Sin embargo, los controles que éste logró armar dentro del partido albiceleste le quitaron cualquier posibilidad de convertirse en la candidata presidencial.

Pero este joven y audaz político, se ha visto inmerso en acusaciones de utilizar los puestos públicos para enriquecerse con tráfico de influencias, con los famosos moches como diputado federal y coordinador de la fracción del PAN en San Lázaro –antes de ser presidente nacional del PAN- y ser parte de una red de lavado de dinero de la que se ha beneficiado con la compra venta de terrenos y construcción de naves industriales.

Su pasado ha salido a relucir cuando el eje de su discurso ha sido su lucha contra la corrupción y sus detractores, dentro y fuera del PAN, le echan en cara, su carencia de autoridad moral y su incongruencia, cuando es el único de los aspirantes en ser acusado de corrupción y lavado de dinero.

METER A LA CÁRCEL A PEÑA NIETO

Hay quienes lo llaman “Anaya, el implacable”, por su forma de enfrentarse a sus contrincantes y ganarles la partida. Así lo hizo dentro del PAN y así lo ha pretendido hacer en los tres debates, presidenciables. El primero lo ganó al mostrarse muy echado para adelante, el segundo lo neutralizó López Obrador, cuando encaró al tabasqueño, y éste le respondió sacando y protegiendo su cartera, diciendo que habría que cuidarla, porque estaba en peligro. Ricardo Anaya quedó desconcertado ante esta reacción y fue el suceso que marcó ese segundo debate.

Ricardo Anaya se ha defendido, argumentando que es la guerra sucia que realiza el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, al verlo como un peligro para los corruptos, porque saben que de llegar a la Presidencia de México, lo meterá a la cárcel.

Y ha pretendido relanzar su campaña en esta recta final por la carrera presidencial, con el argumento de que Peña y López Obrador han hecho un pacto de impunidad.

LÓPEZ OBRADOR ADELANTE

A juzgar por la mayor parte de las encuestas, el futuro Presidente de México será el político de izquierda Andrés Manuel López Obrador, postulado por la coalición “Juntos Haremos Historia”. La diferencia que marcan los estudios de opinión pública coinciden en una ventaja superior a los 10 puntos y algunas hasta de 20 puntos. La disputa más bien estaría centrada sobre quién ganará el segundo lugar, si José Antonio Meade o Ricardo Anaya, donde estaría la mayor competencia.

El abanderado de la coalición “Por México al Frente”, tiene dos políticos experimentados de cabecera: Jorge Castañeda, ex canciller durante el gobierno del Presidente Vicente Fox, y Santiago Creel quien fuera Secretario de Gobernación en ese gobierno. Castañeda es el coordinador de estrategia de la campaña presidencial, a quien le atribuyen creador de esa campaña de ligar a Peña con López Obrador.

Sin embargo, sólo los que forman parte de su círculo, creen que el inminente triunfo de López Obrador se pueda revertir. La mayoría de analistas dan como un hecho la llegada del tabasqueño a la Presidencia de México.

De no ganar la Presidencia de la República, después del 1 de julio la vida que hasta hoy ha sido de mucha luz le podría cambiar, cuando lo podrían llevar a juicio, como lo ha pedido el presidente del Senado de la República, Ernesto Cordero, quien presentó una denuncia de hechos y pidió al encargado de despacho de la PGR actuar sin miedo y en persecución de un posible delincuente.

Una denuncia de hechos donde se vincula con toda claridad a Ricardo Anaya en una red de lavado de dinero y tráfico de influencias. Quedó absolutamente demostrado que la empresa que le compra la nave industrial es fantasma. Lo que le estoy pidiendo al procurador son 3 cosas: que tome en consideración en las investigaciones este video, que llame a declarar a los Barreiro y a Ricardo Anaya y que pida los estados de cuenta de los Anaya, ya que hay discrepancia entre ingresos reportados y el patrimonio”, argumentó el presidente de la Cámara de Senadores.

Ricardo Anaya, como un jugador de póker audaz se juega el resto con esta apuesta suicida cuando le declara la guerra al Presidente Enrique Peña Nieto con esa amenaza de que lo llevará a la cárcel, con lo que dinamita la posibilidad que por un momento consideró que fue el promover el voto útil de los priístas.

Dos caminos tiene en el futuro Ricardo Anaya: Ganar la Presidencia de México o dedicarse a defenderse ante los tribunales de formar parte de una red de lavado de dinero.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad