Portal informativo de análisis político y social

Ricardo Anaya presidente nacional del PAN

Ricardo Anaya presidente nacional del PAN

Ago 22, 2015

Pocos votaron, pero muchos ganaron porque era un triunfo cantado. Así podría definirse el triunfo de Ricardo Anaya en la dirigencia nacional del PAN que se realizó la semana pasada. Los derrotados pueden contarse con los dedos de las manos porque contra lo que acostumbran decir, cada vez son menos las voces disidentes al interior.

Esa tranquilidad, sin embargo, pende de un hilo: el próximo coordinador de los diputados federales. Hay quien asegura que Ricardo Anaya será el parricida capaz de nombrar al michoacano Marko Antonio Cortés, también joven y con experiencia en el Senado de la República.

Del otro lado se encuentra el promotor del propio Ricardo, Gustavo Madero y la decisión se anuncia para septiembre como facultad del presidente nacional para nombrarlo.

Su paso por las aulas ha estado marcado por las menciones honoríficas que el Peje Andrés Manuel López Obrador comenzó a cuestionar al llamarlo «aprendiz de mafioso», en respuesta a que Ricardo Anaya previamente lo adjetivara como líder mesiánico y populista.

En ese paso por las aulas, la Universidad Autónoma de Querétaro le publicó su primer antecedente literario: «El grafiti en México, ¿Arte o desastre?», que alcanzó costos de alrededor de 700 pesos en Mercado Libre y prologado por Carlos Monsiváis, donde dice de los adolescentes que «suelen compartir un sentimiento de rechazo hacia la autoridad, ser abiertos y relativamente pacíficos».

Su paso como candidato a diputado en su natal Querétaro se distinguió por un incremento en la votación en su favor de alrededor del 400 por ciento, cifras que no quisieron ver quienes lo apoyaron en Jalisco, el exgobernador Alberto Cárdenas Jiménez, Rocío Morgan o Gustavo González, quienes se fueron con su contrincante Javier Corral.

A pesar de ese incremento de la votación en su estado natal, Ricardo Anaya dejó el camino a la gubernatura de Querétaro a Francisco Domínguez Servién debido a que por ser el secretario general del partido se quedó de manera interina en lugar de Gustavo Madero, cuando éste solicitó licencia para buscar la diputación federal.

Pero ese incremento DE 400 por ciento se quedó en la historia, no lo vio reflejado en la votación que lo llevó a la dirigencia nacional en la que participó menos de la mitad del padrón panista, aunque la diferencia que le sacó al senador fue incuestionable: Ricardo Anaya obtuvo el 80 por ciento de la votación mientras que Javier Corral apenas alcanzó el 20 por ciento.

Su llegada al PAN no puede señalarse como aislada y de manera imprevista, a pesar de su corta edad, se trata de un ala del panismo perfectamente identificada con la derecha ideológica, que los propios panistas identifican como yunque, o lo que se quiera entender por ese concepto.

Pero los principales ganadores junto con Anaya saltan en los nombres de Gustavo Madero y Javier Moreno Valle, el primero que se perfila para ser coordinador de los diputados federales y el segundo como pre-pre candidato a la presidencia de la República.

Críticos como Ricardo Alemán aseguran que «esa es parte de la jugada que tejieron desde hace meses —y siempre con miras a la elección del 2018— Madero y Moreno, quienes tienen en Anaya a uno de sus principales alfiles», escribió en El Universal.

La primera prueba la enfrentó Ricardo Anaya a unas horas de rendir protesta, un grupo de diputados electos se opuso a que el michoacano Marko Cortés fuera su coordinador en la próxima legislatura y dieron su apoyo a Gustavo Madero.

El resultado, Marko Cortés retiró sus deseos y Ricardo Anaya tomará su decisión el próximo mes.

Ricardo Anaya Cortés es licenciado en Derecho, egresado de la Universidad Autónoma de Querétaro, donde obtuvo título con mención honorífica; tiene una maestría en derecho fiscal por la Universidad del Valle de México, donde obtuvo título con mención honorífica, y es doctor en Ciencias Políticas y Sociales con mención honorífica por la Universidad Nacional Autónoma de México.

A los 21 años, Ricardo Anaya obtuvo su primera candidatura a diputado local por el XIV Distrito de Querétaro en la que ganó: Luego fue secretario particular del gobernador del mismo estado de 2003 a 2009 y ocupó el cargo de coordinador de Desarrollo Humano del Gobierno de 2008 a 2009.

Volvió a la diputación local en la LVI Legislatura del Estado de Querétaro, donde fungió como Coordinador del Grupo Parlamentario más numeroso y de ahí pasó a la presidencia estatal del 2010 al 2011.Fu

e subsecretario de promoción de la Secretaría de Turismo en la administración de Felipe Calderón y diputado federal por el principio de representación proporcional a la LXII Legislatura, de 2012 a 2015, en la que se desempeñó, desde el 1 de septiembre de 2013 hasta el 5 de marzo de 2014, como Presidente de la Cámara de Diputados.

En septiembre de 2014, Gustavo Madero Muñoz solicitó licencia a su cargo como presidente del PAN, para encabezar la lista de diputados de representación proporcional de su partido en las elecciones de 2015, por lo que la Comisión Permanente del partido designó como presidente nacional a Ricardo Anaya Cortés, quien se desempeñaba como Secretario General del partido.En su discurso de toma de protesta aseguró que su triunfo es colectivo y agradeció a personalidades panistas como

Josefina Vázquez Mora, Santiago Creel, Ernesto Ruffo Appel o Sonia Mendoza, Rocío Reza, Genoveva Huerta y Fernando Rodríguez.

A Gustavo Madero le dijo que durante su presidencia, México vivió la transformación constitucional más profunda, «que no se explica sin el PAN y sin su presidente» y mencionó la reforma laboral, la educativa, telecomunicaciones, transparencia, competencia económica, político-electoral y energética.Dejó de lado la reforma hacendaria, de la que dijo modificarán y buscarán sacar adelante las

leyes secundarias de la reforma anticorrupción que se ha convertido en el peor cáncer.

«Vamos a dar marcha atrás a la tóxica reforma fiscal porque sí es culpa del PRI el problema económico: el dólar alcanzó los 17 pesos y se sigue devaluando; el estancamiento se debe al PRI que se propuso aumentar los impuestos, y vamos a buscar que la economía vuelva a crecer.

De su partido dijo que «llegó la hora de la regeneración, la hora de emprender acciones para regenerar en forma profunda al PAN, de cara al 2018, México no merece seguir padeciendo a este PRI corrupto, ineficaz y malo para gobernar; no permitiremos que de este ambiente de profundo hartazgo social surja un líder mesiánico populista que lleve a México literalmente a la quiebra».

Vamos por una profunda regeneración del PAN para volver a ser la esperanza de los ciudadanos, con buenos gobiernos, de resultados, gobiernos que hagan de la virtud su ejercicio diario, verticales, con valores, trabajaremos todos los días con todas nuestras fuerzas para ganar la elección presidencial. Vamos por un PAN ganador».

Ricardo Anaya sabe que tomará decisiones complejas y difíciles, «pero lo haré con alto sentido de responsabilidad, con claridad de prioridades: primero México, después el PAN y después cada uno de nosotros con nuestros proyectos personales».

Pero antes de esa toma de decisiones que lleven al PAN a la primera posición desde el tercer lugar en que se encuentra, Anaya tendrá que demostrar que no es un pelele, como dijera Ricardo Alemán, de quienes lo llevaron al máximo cargo de su partido con sus apenas 36 años y toda la fuerza del yunque detrás.