Portal informativo de análisis político y social

SALVADORA DE VIDAS, LOS HÉROES ANÓNIMOS: LA COMANDANTE ERIKA

SALVADORA DE VIDAS, LOS HÉROES ANÓNIMOS: LA COMANDANTE ERIKA

Nov 22, 2014

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

«ASÍ LLEGUE QUIEN LLEGUE, ASÍ SEA SU HIJO O SU HIJA, SE VA AL CURVA», LE ADVIRTIÓ LA COMANDANTE ERIKA GUTIÉRREZ AL GOBERNADOR ARISTÓTELES SANDOVAL, CUANDO ÉSTE LE PRESTÓ EL MICRÓFONO PARA QUE RELATARA ALGUNA DE LAS EXPERIENCIAS VIVIDAS EN ESTOS OPERATIVOS DE APLICACIÓN ALEATORIA DE ALCOHOLIMETRÍA DEL PROGRAMA «SALVANDO VIDAS», DURANTE EL EVENTO REALIZADO AL CUMPLIRSE EL PRIMER AÑO DE SU CREACIÓN.

ANTES LA SERVIDORA PÚBLICA LE HABÍA DADO LAS GRACIAS AL GOBERNADOR POR APOYAR CON FIRMEZA ESTE PROGRAMA, SIN QUE SE PERMITA QUE INFLUYENTES EVADAN LA LEY, YA QUE HAY PERSONAS QUE CAEN EN EL CURVA POR CONDUCIR EN ESTADO DE EBRIEDAD, ALGUNOS DE ELLOS HIJOS DE ALTOS FUNCIONARIOS, Y POR MÁS QUE PRESUMAN SUS AMISTADES PODEROSAS, NO SE HAN SALVADO DEL ARRESTO Y PAGAR LA FALTA ADMINISTRATIVA.

ERIKA CONSIDERA QUE HAN TENIDO MUY BUENOS RESULTADOS AL CUMPLIR UN AÑO DE VIDA EL OPERATIVO «SALVANDO VIDAS», YA QUE HA BAJADO EL ÍNDICE DE ACCIDENTES, DE MUERTES Y DE LESIONES GRAVES. Y EN EFECTO HA REDUCIDO EN 40% DE ACCIDENTES VIALES EN RELACIÓN AL AÑO PASADO CON LA COMBINACIÓN DE ALCOHOL Y VOLANTE, LO QUE HA PERMITIDO QUE 123 PERSONAS SIGAN VIVIENDO. ESOS SON LOS RESULTADOS Y EL VALOR DEL PROGRAMA QUE EJECUTAN UN GRUPO DE MUJERES AL QUE EL COLECTIVO LES LLAMA «TORITAS» O «CURVITAS».

La noche es fría y aún es temprano. La Comandante Erika (Elizabeth Gutiérrez Hernández) se mueve de un lado a otro con rapidez, es inquieta, y pisa con aplomo, hace movimientos con intranquilidad, es tenaz y expresiva, con cuatro «clientes» pasivos que esperan sentados su traslado al Centro de Retención de Alcoholimetría (CURVA), a quienes les hace un papeleo…y apenas inicia el operativo «Salvando vidas» en el paso a desnivel de la glorieta Los Arcos del Milenio.

La Comandante no se inmuta ante los «clientes» que le llegan uno tras otro, a todos los atiende vertiginosa y amablemente. Bien peinada y maquillada, con mirada firme y atenta a lo que sucede alrededor, relata la historia que cambió su vida para siempre:

«Fue un evento que cambió mi vida al cien por ciento. Fue el 21 de febrero de 1999, yo estaba casi recién casada, tenía mi primer hijo, de nombre José María, dos años y siete meses tenía mi niño, íbamos de paseo a un balneario con mi hermano César (qepd), su esposa y su niña también chiquita, de dos años, mi hermana Daniela, su esposo y su niña también de dos años; los tres tuvimos un niño en el mismo año, mi niño era más grande por meses».

«Ya veníamos, y un conductor que venía de regreso en estado de ebriedad se salió del camino, al volverse a incorporar nos choca totalmente de frente, en el lugar perdió la vida mi hermano, mi niño salió despedido del vehículo, no traía el cinturón de seguridad, en ese tiempo algunos automóviles no se daban con sistemas de retención en la parte trasera», recuerda sin inmutarse y sin resquebrajar sus palabras.

Y agrega: «Mi hermano tenía un Datsun muy bonito, pero viejito; todos salen del vehículo, excepto mi hermano y yo, quedamos dentro del carro cuando giró el vehículo. Posterior al accidente, al día siguiente me entero que había fallecido mi hijo, no me lo querían decir…todo esto me cambió la vida, fue un golpe muy fuerte».

Luego precisa: «Este evento me hizo ser un mejor servidor público, yo ya estaba trabajando en la corporación, ya tenía como tres años, y siempre me quedó la inquietud de querer hacer algo para que no les pasara esto a los demás, en este caso mi cuñada que perdió a mi hermano y quedó viuda, y mi sobrina —también sin su papá— y ahora este Operativo me queda como anillo al dedo».

Expresa que al incorporarse al Operativo «Salvando vidas» trabaja arduamente para poder disminuir la tasa de accidentes. «Estoy muy contenta con este operativo, ya lo puedo platicar, no era así en los primeros años, yo abría la boca y era de no decir ninguna palabra, se me cortaba la voz, ya lo puedo platicar, sé que mi hijo me cuida desde donde está, porque a veces tenemos personas medio peligrosas y no dejamos de ser las mujeres un poco más vulnerables, porque tenemos que ser conscientes de que tenemos que ser muy inteligentes, muy capaces, sin embargo la fuerza no es la misma de un hombre a la de una mujer», señala con vehemencia.

«Gracias a la Fiscalía que nos apoya con elementos, cuando un conductor se pone agresivo ellos nos apoyan con su porte y fuerza para que todo esto sea muchísimo mejor. Son muy pocas las ocasiones en las cuales puedo compartir esta experiencia personalmente con alguien, porque es como estar tocando una herida, pero hay conductores tan necios que incluso van acompañadas con sus esposas que se molestan, cuando tratamos de hacer nuestro procedimiento, es cuando hablo con ellos y les comparto la experiencia como mamá, como oficial, ahora lo hago con todo el corazón para cuidar a sus hijos y entonces en alguna ocasión digan: te acuerdas cuando nos dijo el oficial, lo hago para prevenir» (…)

Y añade: «Dicen que nadie escarmienta en cabeza ajena, pero insisto en mi comentario para ver si les sirve, yo traté de prevenir que sí les puede pasar, uno siempre dice: a mí nunca me va a pasar, pero cuando les pasa es cuando ya no hay vuelta para atrás, llámese con lesiones o con muerte; ahora es muy importante que usen las sillas portainfantes, porque muchos lo traen sin usar el cinturón, es donde yo les comparto, porque mi niño no llevaba su cinturón, posiblemente no se hubiera muerto y no se habría salido del vehículo».

Pero luego reitera: «Pero el hubiera no existe… y les digo: usted que todavía lo tiene y que su hijo es su adoración…cuídelo, porque el cinturón lo trae la mamá, pero los niños en la parte de atrás andan brincando como changuitos, y les sugiero que compren un sistema de retención infantil, que es caro pero es una inversión porque es la vida de nuestros hijos y nada es más valioso que eso, si gastamos en otras cosas, por qué no gastar en algo que les pueda salvar la vida a nuestros hijos. Cuando he compartido mi experiencia en lo personal me lo agradecen, a algunos los he hecho hasta llorar conmigo, y me dicen: ¡gracias!».

BUENOS RESULTADOS

Erika considera que han tenido muy buenos resultados al cumplir un año de vida el operativo «Salvando vidas», ya que ha bajado el índice de accidentes, de muertes y de lesiones graves.

«En mi módulo he tenido muy buenas experiencias, muy poquitas malas, estamos en constante riesgo por tratar con personas por el efecto del alcohol, pero a pesar de eso hemos tenido muy buenas experiencias, incluso se van hasta agradecidos, y ya con la conciencia de no volverlo hacer o no manejar así, que es lo más importante. Ya tengo 18 años en la corporación, muy contenta, es pesado trabajar puras noches, en ocasiones se resiente en la salud pero es muy satisfactorio, igual que mi familia, a que esté ayudando a prevenir accidentes».

Espera que al siguiente año mejoren, con tal vez más operativos, que se hagan más operativos en la ciudad, porque es muy grande la ciudad —para abarcar un poco más— ojalá la ciudadanía acepte mucho más estos controles, con toda la información que están dando y con los resultados de las estadísticas.

Puntualiza que el hecho que sean puras mujeres es un cambio radical, no porque los hombres sean malos, sino simplemente por la imagen, son chicas nuevas, que vienen con muchas ganas de trabajar y llegan con todo el entusiasmo de hacerlo bien, de hacerlo como debe ser, con cero impunidad, cero corrupción.

Defiende a sus compañeros que trabajan también al servicio de la ciudadanía y aunque no todos son buenos, se atrevió a decir que la mayoría son buenos elementos, porque en eventos de lluvias e inundaciones, choques, semáforos apagados, traen al cien por ciento puesta la camiseta y ahí es donde se ve el espíritu de servicio.

Comenta que al tener el apoyo del gobernador, ha ayudado mucho a tener cero influyentismo a que cualquier personalidad que arribe a los filtros, sea como cualquier ciudadano y se le trate igual.

Finalmente afirma: «Yo trabajo con todo el corazón, creo en ellos, hacían falta operativos como éste para disminuir los accidentes. Lo que queremos es salvar vidas, que nos ayuden tanto medios de comunicación como la ciudadanía, que abra su mente y entienda nuestro trabajo, siempre va a haber un negrito en el arroz, pero la mayoría de los que trabajan, trabajan por su bienestar, por su seguridad… ¡por su vida!».


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad