Portal informativo de análisis político y social

TOMAR DISTANCIA, PIDE EL NUEVO ARZOBISPO A LOS POLÍTICOS

TOMAR DISTANCIA, PIDE EL NUEVO ARZOBISPO A LOS POLÍTICOS

Feb 11, 2012

Respeto a la autonomía en cada uno sus ámbitos, pidió el nuevo arzobispo de Guadalajara, cardenal Francisco Robles Ortega a los políticos de Jalisco, a quienes les tendió lazos de comunicación, entendimiento y hasta de colaboración, pero guardando una sana distancia.

 

Dos actos solmenes marcaron el inicio de la gestión del cardenal José Francisco Robles como nuevo arzobispo de Guadalajara, quien por encargo papal releva al cardenal Juan Sandoval Íñiguez que durante 18 años guió el camino de la grey católica jalisciense.

 

En ambas ceremonia religiosas, una efectuada en la Catedral Metropolitana y otra multitudinaria efectuada en el Estadio 3 de Marzo, el cardenal Robles Ortega recibió la bienvenida, primero de los integrantes del cabildo cardenalicio y después de más de 23 mil fieles, así como de todas las organizaciones laicales de la diócesis.

 

En sus primeras palabras al frente de la diócesis, Robles Ortega agradeció a la comunidad religiosa “por esperarme y por recibirme con un corazón de hermanos”, dijo en la Catedral Metropolitana tras el mensaje de bienvenida del cardenal Juan Sandoval, de la representación del cabildo cardenalicio y de los organismos laicales.

 

Sin embargo, su primera reflexión fue no para los que estaban presentes en el acto, sino para los ausentes y saludó de manera especial a todos los que se encuentran en sufrimiento en su cuerpo o en su espíritu. “Pienso en todos los que por el peso de los años viven a veces en abandono o en tristeza, en soledad”.

Se refirió además a los jóvenes, a toda la fuerza que significa para la Iglesia y la sociedad la juventud, sana y próspera. A las familias. Pero en el primer encuentro con su nueva diócesis, tendió la mano “a todos aquellos hermanos y hermanas que habiéndose bautizado en nuestra iglesia viven alejados de su comunidad y de su vida, saludo a los que viven alejados de la Iglesia”.

 

Sin embargo, fue más allá y también tuvo palabras para los no católicos, sobre quienes expresó: “Tiendo la mano respetuosa y fraterna a todos los hermanos y hermanas que no comparten nuestro credo, que tienen otras creencias, que viven otro credo que no es el católico, les tiendo la mano y espero que podamos establecer un acercamiento respetuoso, fraterno, constructivo”.

 

Un señalamiento que también era esperado, saludó a las autoridades civiles de los tres niveles y particularmente al gobernador ahí presente, a quien le expuso: “Cada uno en su campo podemos establecer nexos que contribuyan al bienestar y a la mejoría de la misma y única sociedad”.

 

Y para cerrar su primer mensaje en la nueva encomienda papal y viendo a los ojos la imagen de Cristo crucificado y la modesta y sencilla imagen de la Virgen de Zapopan, expuso: “No me nace más que decirles al tomar posesión de esta cátedra, en nombre de él, de Cristo, con toda mi pobreza y con toda mi humildad. Yo estoy aquí en medio de ustedes como el que sirve, yo no he venido a ser servido, sino a servir y a dar mi vida por ustedes, que la Santísima Virgen me alcance esta gracias, que ella interceda para que yo sea imagen de Cristo servidor, pastor, esposo de esta queridísima iglesia de Guadalajara. Que así sea”.

 

Vino luego el acto religioso y multitudinario del Estadio 3 de Marzo, en donde hubo dos áreas especiales dentro del recinto que albergó a más de 23 mil fieles, una fue para la familia del nuevo Arzobispo, es decir sus padres y sus 14 hermanos provenientes de su tierra natal en el municipio de Mascota y otra fue para los servidores públicos entre los que se dieron vita el gobernador Emilio González Márquez, el precandidato a gobernador por el PAN, Fernando Guzmán Pérez Peláez, los alcaldes de Guadalajara y Tlaquepaque, Francisco Ayón y Miguel Castro Reynoso, la precandidata panista al gobierno de Zapopan, Mary Carmen Mendoza y miembros del gabinete como Pedro Ruiz Higuera, Leonardo García Camarena y el Procurador de Jalisco.

 

Juramento:

Tras rezar el Credo el nuevo pastor de la iglesia en Guadalajara juró: “Seré siempre fiel a la Iglesia Católica y al Romano Pontífice, su pastor supremo, vicario de Jesucristo y sucesor en el primado del bienaventurado apóstol Pedro y cabeza del Colegio de los Obispos. Con plena libertad acataré la suprema autoridad de la Iglesia en la persona del romano pontífice. Llevaré a cabo sus mandatos y defenderé con diligencia su autoridad.

 

“Reconoceré y acataré las prerrogativas y los oficios del Romano Pontífice que representen a la persona del supremo pastor. Con suma diligencia procuraré cumplir las tareas apostólicas encomendadas a los obispos, es decir enseñar al pueblo de Dios, santificarlo y regirlo en comunión con la cabeza del Colegio Episcopal y con todos sus miembros.

 

“Velaré por la unidad de la iglesia universal y asimismo con verdadero empeño me ocuparé de que se conserve puro, íntegro el depósito de la fe que se ha venido transmitiendo desde los apóstoles, así como de enseñar a todos las verdades que se deben creer y las costumbres que se deben observar tal como nos las propone el magisterio de la Iglesia.

 

“Con paternal solicitud me abriré y acercaré a los que yerran en la fe, así para que vuelvan a la plenitud de la verdad católica. Contemplando la imagen de Cristo sumo y eterno sacerdote, cumpliré santa y piadosamente el ministerio que se me ha confiado y de tal manera trabajaré para que con espíritu de pastor de la grey, pueda confirmar a los fieles para que alcancen su propia perfección cristiana.

 

“Fomentaré la disciplina común a toda la iglesia así como la observancia de todas las leyes eclesiásticas en primer lugar a aquellas contenidas en el Derecho Canónigo. Me mantendré siempre vigilante para que no se introduzcan malos usos, especialmente en la predicación de la palabra y en la celebración de los sacramentos.

 

“Con diligencia pondré cuidado en la buena administración de los bienes temporales de la Iglesia, de manera especial en aquellos destinados al culto divino en los que son para la honesta sustentación del clero y otros ministros, y los que miren a las obras de caridad yal apostolado. “En los tiempos establecidos y dada la ocasión informaré a la Santa Sede mi acción pastoral y observaré las indicaciones y consejos que llevaré a cabo con máxima diligencia. “Así Dios me ayude y estos santos evangelios que toco con mis manos”.

 

Primera rueda de prensa concedida por el nuevo arzobispo:

P. Tiende la mano a las personas que no creen, a las autoridades civiles una relación de respeto, ¿cómo será este acercamiento?

R. Desde luego que nosotros como Iglesia debemos estar abiertos a todos aquellos hermanos y hermanas que no comparten nuestra fe, no porque no comparten nuestra misma fe son nuestros enemigos, son hermanos y podemos construir relaciones verdaderamente fraternas y positivas y en el caminar podemos incluso encontrar juntos la verdad.

Por lo que toca a las relaciones con autoridades civiles, es normal que ellos como autoridades constituidas por la voluntad del pueblo y nosotros como servidores de la comunidad en la Iglesia, tenemos que establecer lazos de comunicación, de entendimiento y hasta de cooperación puesto que estamos al servicio de la misma comunidad, solamente que distinguiendo bien los campos y respetando la autonomía de cada uno de esos campos.

 

P. ¿Cuál habrá de ser su prioridad en el nuevo encargo, y su opinión del tema de una posible división de la Arquidiócesis tapatía, ya que es bastante grande?

R. Considero que la Iglesia de Guadalajara es una comunidad bastante rica en dones humanos, sobrenaturales y materiales, creo que el reto es como conjuntar toda esa riqueza, toda esa variedad de dones que tiene la iglesia de Guadalajara para hacer confluir toda esa riqueza en el único fin que tenemos como Iglesia, que es evangelizar al mundo de hoy y en estas circunstancias que nos ha tocado vivir.

La segunda parte de la pregunta ¿cómo visualizo la posible división? De esto no me pronuncio porque apenas estoy llegando, debo de establecer un contacto cercano, real, objetivo con la realidad de esta Iglesia y eso en su momento se vería. No tengo yo ni consigna ni vengo con una idea preconcebida por ejemplo de dividir la Arquidiócesis.

 

P. La bienvenida estuvo nutrida de políticos y en un año electoral en Jalisco.

R. Este es un acontecimiento que trasciende los límites de la misma comunidad católica, entonces que haya políticos presentes se puede entender, sin afirmar que es con finalidad política. En nuestra intención no está en hacer un evento político, es un acto completamente eclesial el inicio de mi servicio como nuevo arzobispo de Guadalajara.

 

P. ¿Cómo se siente, de estar en Guadalajara, de estar en su tierra… en Jalisco?

R. Me siento muy bien, me siento sereno, tranquilo y gustoso puesto que es la expresión de la voluntad de Dios. Dios sabe que yo me ordené a su llamado para servir a la Iglesia en donde quiera que la Iglesia me necesite. El Papa Benedicto me ordenó que ahora sirviera en Guadalajara y vengo con la convicción de que es la voluntad de Dios. Es mi tierra y pondré todo para seguir en este dinamismo que lleva la Iglesia de Guadalajara.

 

P. Usted viene de una diócesis golpeada por el crimen organizado y llega a una ciudad en donde también lamentablemente padecemos el mismo mal. Quisiera preguntarle su opinión sobre algunas mantas que han aparecido en algunos lugares, en donde se dice que los narcos quieren una tregua durante la visita del Papa.

R. Primero diría que vivimos tristemente una realidad generalizada en nuestro país de violencia y de inseguridad, claro con acentos en determinadas zonas como es el noreste de donde provengo, se ha recrudecido ahí especialmente la inseguridad, pero no hay ciudad, no hay estado que esté exento de esta posibilidad. Tenemos en primer lugar que estrecharnos como sociedad, vivir más unidos para que no nos gane terreno el crimen organizado. Sobre las mantas yo no conozco, es la primera noticia que tengo, no sé el contenido, no me puedo pronunciar porque no estoy enterado de qué se trata.

 

P. En cuestiones prácticas el cardenal emérito Sandoval contaba con una escolta del Gobierno del Estado, ¿usted también contará con esa protección?

R. No me han ofrecido este servicio, personalmente no lo considero necesario; si llega el momento que me lo ofrezcan y que me hagan entender que es estrictamente necesario que yo lo tenga, lo consideraré, pero de momento ni me lo han ofrecido, ni lo he solicitado, ni tengo en mi ánimo solicitarlo.

 

P. El cardenal emérito Juan Sandoval mantuvo un perfil contestatario con la cuestión política, incluso hay problemas legales. ¿Mantendrá usted un perfil distinto? Y segundo ¿si ya está instalado, si ya está lista su casa donde va a vivir?

R. Primero, no me toca evaluarlo a él, creo que en su momento sirvió como un gran pastor, desde su mismo perfil, desde su identidad, lo hizo de la mejor manera y con la más grande y sincera intención, de servir a la comunidad y de servir a la Iglesia. Yo sé que esa es la misma misión que yo tengo, desde luego que la voy a cumplir desde mi identidad personal y desde mi particular manera de ser. Gracias a Dios tengo ya techo, ya estoy instalado con los detalles que faltan todavía, pero mínimos.

 

P. Hay un tema de herencia del anterior arzobispo, que es el asesinato del cardenal Posadas Ocampo, ¿cómo se seguirá el tema? Y en la segunda parte de la pregunta me gustaría integrar al nuncio apostólico para que nos diera su opinión acerca de las reformas al artículo 24.

R. Por lo que toca al tema del señor cardenal Posadas Ocampo, es un tema a todas luces pendiente, es decir no se ha esclarecido del todo, no se ha hecho justicia, por tanto es un tema que en la medida de los elementos de realidad que se vayan presentando y de acuerdo al marco jurídico legal, es un tema que debe de permanecer abierto y se debe de continuar.

Cristoph Pierre, nuncio apostólico del Vaticano en México abundó a la respuesta: “Como ustedes saben, como nuncio apostólico no me toca pronunciarme sobre asuntos internos del país, pero sencillamente yo le diré que la libertad religiosa es un derecho humano, un derecho de la persona y ustedes han oído muchas veces al santo padre decir que es el derecho fundamental de toda constitución. Entonces me alegro de ver que los diputados han formulado este derecho de la libertad religiosa, de la misma manera en que en la reforma anterior del artículo primero de la Constitución, también se ha proclamado el derecho a la libertad religiosa en la medida que se integran en la Constitución mexicana todos los pronunciamientos de los instrumentos internacionales, particularmente el Pacto Internacional de los Derechos Humanos y de los Derechos Civiles que en su artículo 18 pronuncia claramente y da una definición de la libertad religiosa que el Estado Mexicano ha aceptado, de la misma manera que en el Pacto de San José de América Latina en su artículo 18 hay el mismo pronunciamiento”.