Portal informativo de análisis político y social

Beatriz Gutiérrez Müller presenta su libro en Guadalajara: La democracia en México está trunca y quebrada

Beatriz Gutiérrez Müller presenta su libro en Guadalajara: La democracia en México está trunca y quebrada

Jun 18, 2017

Por Diego Morales // 

El sonido anuncia que su vuelo se retrasó y que llegará tarde, sin embargo, ninguno de los asistentes en Mansión Magnolia abandona el lugar. Mientras, amenizan la tarde noche con algunas canciones improvisadas, ni la lluvia para los ánimos de recibir a la Jalisco la doctora, escritora y académica Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Entre los presentes están personajes que encabezan los esfuerzos del partido en Jalisco como el doctor Carlos Lomelí, el empresario Enrique Michel, también la secretaria general de Morena a nivel nacional, Yeidckol Polevnsky; pero, sobre todo, la acompañan las mujeres de Morena en Jalisco, y su militancia.

El motivo de su visita a Guadalajara es para presentar el libro titulado “Dos revolucionarios a la sombra de Madero”, la historia de Solón Argüello Escobar y Rogelio Fernández Güel, donde Gutiérrez Müller relata la historia de estos dos periodistas y poetas centroamericanos, que al igual que Madero abrazaron las causas de la revolución y se adhirieron a las acciones del pensamiento democrático.

Antes de tomar la palabra, se da turno al análisis de la obra llevado a cabo por el maestro Óscar García Carmona de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN Jalisco) así como de la doctora María Luisa Gómez García del Departamento de Letras de la Universidad de Guadalajara, quienes criticaron el “chayotero” de los periodistas de la época para Madero.

ALMA DE POETA

Beatriz Gutiérrez Müller es comunicóloga, además, cuenta con una maestría en Letras Iberoamericanas; durante una década, se dedicó a las labores del periodismo. Por ello, de entrada afirmó que no es historiadora, pero sí tiene un alma de poeta, razón por la cual plasmó la historia de estos personajes para que quedara inmortalizada para siempre.

Me llamaron la atención (los personajes), no soy historiadora, pero me llamaron la atención porque son escritores y combinaron el periodismo con la poesía, es un fenómeno que me causó extrañeza, uno se imagina al poeta sentado o trepado de un árbol inventando poesías, pero de repente ver un poeta e imaginarlo con un arma es algo que me ha venido persiguiendo el pensamiento de poeta que soy durante muchos años”.

Para no agobiarlos, apuntó, hizo una síntesis del libro, que retrata con precisión los hechos excepcionales del nicaragüense Solón Argüello y del costarricense Rogelio Fernández Güel, tiene como trascendencia el darle valor a la palabra, indicó la autora, quien reconoció la dificultad de encontrar escritos de la época revolucionaria.

Si las palabras no nos sirven vamos a tronar este mundo, la contradicción de decir que volvamos a la palabra porque nos redime como seres humanos; en esa época era difícil sacar libros, no había lectores, los lectores que había era un selecto grupo de gente, por eso el libro que se encuentre de esa época es un tesoro, porque no había grandes tirajes, libros que no existen en las bibliotecas, uno que es ratoncito de biblioteca le da un gran valor”.

Con esa alma de poeta, precisó que ve en la poesía, así como en el arte, las herramientas para transformar a la sociedad en paz, sin violencia, sin guerras, siguiendo un camino ideológico.

El libro nace de ese deseo de cambiar el mundo por ideológico, no es solamente la poesía un lenguaje metafórico que nos traslada, la poesía es la que transforma, es mi opinión general del arte, la poesía es la palabra más transformadora, es muy abierta pero a la vez muy cerrada, es imaginativa para poder llenarnos desde la palabra a nuevas revoluciones. La preocupación, que ojalá fuera de todos, que la guerra no es una alternativa, o puede llegar a serlo en un momento de ansia social muy grande, eso me exigen, la sociedad quiere votar su palabra, proceder de otra forma y no acabamos esa vía”.

CRÍTICA A LA DEMOCRACIA MEXICANA

A pesar de que se mantiene en el perfil bajo, su relación con Andrés Manuel López Obrador le obliga a hablar de política en el país. Es imagen de las mujeres de políticos que prefieren mantenerse al margen del reflector de los movimientos de sus parejas.

Relacionándolo en el contexto del libro, hizo una comparación entre el periodo revolucionario y la actualidad, donde a pesar de tantos años de diferencia, considera, con una postura crítica, que en México no existe la democracia, y si esta existe está trunca, rota, quebrada y diletante.

Esta declaración provoca los aplausos de los presentes, quienes inquietos cuestionan sobre ello, sin embargo, Gutiérrez Müller se mantiene ecuánime, y responde:

La historia se repite, cada historia nos da advertencias, me preocupa mucho que ese momento de la historia haya sido olvidado por los intelectuales, literatos, sociólogos, porque quedó sepultada la democracia, yo pienso mucho, no será la primera vez, que en México no hay democracia, y si la hay es trunca, está rota, diletante, quebrantada, perpetuada, corrompida, si es que existe como tal, es una deuda que viene de allá, los revolucionarios que vivieron a la caída de Madero el tema de la democracia yo creo que el problema es que no terminó el proceso por ser, por eso Madero queda con una deuda para todos los mexicanos no estaríamos contando votos, quien ganó, ganó y quien perdió, perdió”.

Hay oportunidad para cinco preguntas, señala quien modera el evento; de ellas, tres son relacionadas a que se explaye sobre la democracia en México.

La diferencia que había entre la democracia maderista y la de hoy era el caudillismo, pero es una revolución democrática. La democracia del siglo 21 la encuentro como una democracia en donde todos estamos al mismo nivel, hay quienes nos representan, pero al final es la gran discusión, nosotros somos los que hacemos valer la democracia”.

LEER NO HACE MAL”

Con humor, la autora invitó a los presentes a leer su obra, además de resaltar la importancia de fomentar la cultura de la lectura en México, considerando que no hace mal y al contrario, aumenta la conciencia pensando en un mejor porvenir.

Leer no hace daño, no hay un estudio que diga que nos da cáncer, lupus, no existe. Los libros son lo que necesitan los lectores, tenemos que convertirnos en un país de lectores, lectores de conciencia”.

Así, con la petición de que quien tuviera paciencia sería atendido uno a uno en la firma de autógrafos, culminó el evento de la presentación del libro, y se despidió de Guadalajara quien podría ser la siguiente primera dama de México.