Portal informativo de análisis político y social

CALDERÓN: ABSURDA LA AFIRMACIÓN QUE NO TOLERA AL PRI NI A PEÑA NIETO

CALDERÓN: ABSURDA LA AFIRMACIÓN QUE NO TOLERA AL PRI NI A PEÑA NIETO

Mar 31, 2012

Las alianzas del PAN con el PRD en Sinaloa, Puebla y Oaxaca, asegura el Presidente Felipe Calderón que fueron decisiones autónomas del PAN con las que difirió públicamente. “No soy un simpatizante de las alianzas interpartidistas, porque afecta a la identidad de un partido”. Sin embargo, considera que estas alianzas tienen sus ventajas y desventajas, y una ventaja es el resultado electoral que finalmente se dio al ganar estos partidos y perder el PRI. Felipe Calderón así lo sostuvo frente a los periodistas del Canal de las Estrellas que lo entrevistaron en el programa Tercer Grado, donde le preguntaron sobre diversos tópicos de su gobierno.

 

El Presidente Felipe Calderón rechaza que la elección del primero de julio esté perdida para Josefina Vázquez Mota y el PAN. “Todo puede pasar, hay una variabilidad enorme, porque hay electores que se esperan hasta el último momento para tomar la decisión”. Al mismo tiempo asegura que “no es obsesión ni es temática de su vida” que gane o no el PRI. “Lo que me importa –subraya– es que haya democracia y esa democracia se conserve, gane quien gane”, que quien gane lo haga limpiamente.

 

Es totalmente absurdo –responde a pregunta– que se diga que no tolera a Enrique Peña Nieto. “Tolero a los cuatro”, agrega. “Tengo respeto por los cuatro candidatos y a los cuatro les deseo suerte, hago votos porque la contienda permita conocer las ideas que tienen, las cosas en las que creen, las cosas que proponen, si las cosas que yo hice piensan que están mal, que lo digan por qué”, expresa.

 

Sobre la percepción actual que existe de desencanto sobre la política y de los gobiernos panistas en estos últimos 12 años, donde el 50 por ciento no sabe por quién va a votar, y el hecho de que el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto tenga una ventaja entre 15 y 20 puntos, muestra que algo se hizo mal, considera que más bien esto es por dos razones: una, el impacto de la crisis económica brutal que vivió el mundo y que golpeó a México con severidad, y dos, una mala política de comunicación del gobierno panista, que no ha permitido que los mexicanos valoren las muchas cosas positivas que ha hecho su gobierno.

 

P. Sacar al PRI de Los Pinos, luchar por la democracia y contra el autoritarismo, fue la lucha de Felipe Calderón durante muchos años desde la oposición. En estos momentos cómo ve al PRI, ¿sigue siendo una amenaza para la democracia en México o ya no?

FC. Sí me formé en un ambiente en que la lucha democrática era luchar contra prácticas autoritarias muy acendradas en México que en ese momento encarnaba el PRI, pero mi convicción democrática me dice que eso no depende de una sigla o de otra, sino de los comportamientos que hayan; cuando hay comportamientos autoritarios, cuando hay usos indebidos de recursos, independientemente de quién los haga, representa un obstáculo para la vida democrática; cuando hay intervención del crimen, hay un obstáculo para la vida democrática, pero eso no se lo puedo atribuir a un partido o a otro en específico.

 

P. ¿En ese sentido el PRI no es un peligro para México en estos momentos?

FC. Creo que todos los partidos son opción y como opciones, son alternativas positivas para los ciudadanos.

 

P. Hace seis años a estas alturas usted había alcanzado ya a López Obrador por un punto. Hoy hay una diferencia de 15 puntos. ¿Puede ocurrir una tragedia? Ojalá no se dé (…) Peña Nieto puede ser Presidente de México…

FC. La verdad es que la fortuna de la democracia es que eso sólo se define en un solo día y mi experiencia ha sido que esto es de una variabilidad enorme, porque hay electores que se esperan hasta el último día de la jornada electoral para decidir (…) Todo puede pasar, no porque uno vaya adelante o atrás va a ganar una elección.

 

P. ¿Todavía está Josefina a cuatro puntos de Peña Nieto? –Pregunta Joaquín López Dóriga–.

FC. Ya me dijeron que no hiciera comentarios al respecto (risas).

 

P. ¿Por dónde le late?

FC. Me late que será una elección muy competida.

 

P. El que no gane el PRI se dice que para usted es una obsesión. ¿Qué significaría para usted que el PRI regrese a Los Pinos?

FC. Para mí, digo que ni siquiera es obsesión, ni siquiera es la temática de mi vida o mi propia tarea de gobierno. A mí lo que me importa es que haya democracia y esa democracia se conserve gane quien gane, que gane bien, que gane limpio, y sobre todo, que todos los participantes digan “competimos, ganaste, yo perdí, vamos a jalar todos”, ojalá eso hubiera pasado conmigo, quiero que eso pase en esta elección, gane quien gane.

 

P. ¿Le puede ganar el PRI al PAN en esta elección?

FC. Creo que cualquier partido le puede ganar.

En la óptica del Presidente Calderón cualquier gobierno para poder gobernar requiere tener la aprobación de la gente, y para ello es importante la publicidad en radio y televisión. Dice además que es el único Presidente que en los próximos tres meses no podrá hablar de sus logros, ni tendrá cobertura de medios (…) Acepta que durante su administración hubo muchísimo errores, pero en comunicación son las cosas que más fallaron.

 

P. ¿Cómo se imagina Felipe Calderón en los próximos tres meses? ¿Participando, ayudando al triunfo de Josefina o actuando como estadista, más cerca de Zedillo que de Fox?

FC. Todos los presidentes, incluyendo Zedillo, jugaron un rol en la política y los partidos. Eso también es parte de la democracia. Los partidos representan una opción y la decisión es de los electores. El tema es cómo validar a un gobierno. No hay reelección y esto no se expresa. Entre un presidente militante y un jefe de estado –en México el Presidente es jefe de Estado y jefe de Gobierno– preferiría en esto al jefe de Estado. Dijo que prefiere tener una elección con el mayor grado de confianza sobre el resultado posible, incluso a costa de lo que sea gane o no la candidata de su partido, aclarando que eso no implica que quiera el presidente que no gane la candidata de su partido, “por supuesto que no” –precisó–. “Creo que hay opciones políticas, unas mejores que otras, y si no lo creyera así, no militaría en el PAN”.

 

P. Su corazón le late porque es blanquiazul (…) ¿Por qué se alió su partido con quienes le cuestionaron la legalidad de su presidencia? No creo que haya valido la pena que por dos o tres gubernaturitas haya perdido la oportunidad de ejercer una mejor gobernabilidad del país –preguntó Carlos Marín–.

FC. No, definitivamente, porque eso no dependió de mí. Fue una decisión que tomó el PAN, con la cual yo diferí públicamente. No soy un simpatizante de alianzas interpartidistas que no es fácil explicar al electorado porque toda alianza tiene ventajas y desventajas. Una ventaja es tener el resultado electoral que finalmente se dio (…) No creo que sean gubernaturitas.

 

P. Frente a la republicota… –le replicó Carlos Marín–.

FC. Para los de Sinaloa, para los de Oaxaca, para los de Puebla, eso puede ser cambio de vida.

 

P. Para mí no…

FC. Es que tú no vives allá. Tiene la desventaja –las alianzas– de que se pierde la nitidez, como se puede identificar la ideología de un partido. En esa decisión se cargan los costos y se suman los beneficios. Costos, eso genera confusión, pero fue una decisión autónoma del PAN.

 

P. Si usted estaba al tanto de esa alianza, hay la percepción que usted la promovió y estuvo informado del avance que se registraba…

FC. Sí, estuve al tanto de esa alianza…

 

P. Presidente, ¿cómo se imagina la noche del primero de julio?

FC. Ojalá no esté lloviendo (risas). Yo me imagino saliendo a los medios, ojalá la ley me lo permita (risas) y reconocer a quien haya ganado. Así me imagino el primero de julio.

 

P. ¿Qué papel jugará en esta elección? Usted se quejó de la intervención del presidente Fox en la elección interna del PAN, quien apoyó a Santiago Creel. A usted lo han estado señalando de hacer lo mismo…

FC. Conozco muy bien la ley. Estoy actuando dentro de la ley, pero hay gente que esto le parece y a otra que no le parece. Prefiero generar un ambiente positivo, que beneficie a las elecciones, que éstas sean en paz, en orden, que se gane por el voto libre, que haya un presidente o una presidenta que pueda gobernar con los márgenes más amplios que los que yo tuve. Para tomar posesión hasta tuve que poner en riesgo mi vida, tengo que hacer todo lo posible para que esto no suceda.

 

P. ¿Cómo se imagina la noche de la elección? A lo mejor no ha tenido tiempo de leer su libro que escribió que se llama “El hijo desobediente” –le preguntó Adela Micha–.

FC. Yo sí leo mis libros Adela.

 

P. Si consideramos su último informe, es muy diferente –le espetó la periodista–.

FC. Sí se parece bastante, yo te recomiendo que le des una revisada (…) Por ejemplo, en términos de tratamiento de aguas residuales, estamos llegando a mucho más que lo programado; en el tema ambiental de selvas y bosques, igual; en el tema de cobertura de salud, estamos llegando a la cobertura universal que también describí; estamos llegando a la fundación de más de 100 universidades, ampliación de becas. Lo que no estaba escrito es la crisis, la más brutal que hayamos tenido en el mundo en los últimos 80 años.

 

P. Se queda muy atrás de ser el presidente del empleo, creció la pobreza extrema… –le preguntó Carlos Loret de Mola–.

FC. Eso no es cierto Carlos, perdóname y te remito a los datos del censo, es el dato más preciso en el año 2000 y 2010, la pobreza extrema se redujo en 23 por ciento, es un dato contrastable. La crisis económica fue tan severa que evidentemente afectó a los mexicanos y nosotros pudimos lidiar esa crisis a través del apoyo que le dimos por medio de programas sociales.

Calderón recordó que se aumentó el apoyo de cinco millones a 6.5 millones en apoyos individuales con 900 pesos por familia al mes, estamos hablando de 34 millones de mexicanos; el seguro popular creció de 65 millones a 106 millones de beneficiados. “Esto es que en seis años le dimos seguridad social lo que se dio en todo el siglo XX, y el programa 70 y más fue cercano a 3.5 millones de adultos mayores, con lo que se evitó el golpe terrible de la crisis en las clases más bajas. El ingreso del país cayó en un 11 por ciento. Se protegió a la clase más baja y la desigualdad se redujo, precisó.

 

P. ¿Qué se hizo mal en estos 12 años de gobiernos panistas para que existan tantos ciudadanos desilusionados, porque se advierte que hay cerca del 50 por ciento de ciudadanos indecisos para la elección del primero de julio (…) Las encuestas dicen que el PRI puede ganar con una diferencia entre 15 y 20 puntos. ¿Qué le dice que haya tanta gente desencantada de que la política poco puede hacer por ellos?

FC. Lo que es evidente que afectó son los datos que les he comentado (…) En las revisiones de la democracia en el mundo, no hay gobierno, salvo Alemania, que hayan podido resistir los embates de la crisis económica, y menos en la dimensión de México, eso genera un efecto muy importante de desencanto (…) Pero eso no quiere decir que la elección esté decidida. Creo que hay muchos actores que la gente está evaluando, no sólo de mi gobierno, sino de los candidatos y la candidata, creo que al final la gente va a decidir, que será la mejor presidenta o presidente que más le conviene.

 

P. ¿Cómo ve presidente a los candidatos? ¿Cómo ve a López Obrador?

FC. Es el candidato.

 

P. El otro día dijo que ya lo había perdonado a usted…

FC. Le agradezco tan generoso gesto de perdonavidas. Honestamente yo gané limpiamente, en ese sentido no hay algo por lo que tenga que pedir perdón (…) Gané limpiamente, como decían las brujas en los 70s, perdono pero nunca olvido (…) No tengo agravios que me lleve a mi casa, me parece que sí hubo la generación de un odio y de un sentimiento de agresividad hacia mí, hacia mi familias y que estuvo a punto de romper al país. Creo que cualquier persona tiene capacidad de redimirse. Decía don Efraín González Luna que es muy difícil que ciertas personas recorran el camino de Damasco, creo que pueda ocurrir eso. Como presidente le deseo a López Obrador buena suerte como persona, voy a respetar sus posturas.

 

P. ¿Cómo ve a López Obrador, distinto al del 2006? ¿Lo ve aparentemente cambiado o tiene una estrategia?

FC. La pregunta tiene dos cosas y dos palabras que son claves, “auténticamente cambiado”, de que ha cambiado ha cambiado, cuando menos de estrategia.

 

P. Sobre Peña Nieto, por qué tengo la impresión que se le está tomando como si fuera López Obrador del 2006.

FC. De ninguna manera, al contrario. Yo tengo respeto por los cuatro candidatos y a los cuatro les deseo suerte, hago votos porque la contienda permita conocer las ideas que tienen, las cosas en las que creen, las cosas que proponen, si las cosas que yo hice piensan que están mal, que lo digan por qué.

 

P. La percepción es que usted no tolera a Peña Nieto…

FC. Totalmente absurdo. Tolero a los cuatro (risas).

%d bloggers like this: