Portal informativo de análisis político y social

DOS EMILISTAS SE CONFRONTAN POR ZAPOPAN: DIEGO VS. MARICARMEN

Si en este momento el Partido Acción Nacional realizara la asamblea para elegir a un futuro aspirante a la Presidencia Municipal de Zapopan, la pelea sería entre los dos nombres que se barajan para llegar a esa silla en el 2012, María del Carmen Mendoza y Diego Monraz Villaseñor, la primera por simpatías, el segundo por liderazgos.

Ambos son funcionarios públicos, ambos pertenecen al grupo de los emilistas que operan desde Casa Jalisco; ella es Contralora del Estado, él es el Secretario de Vialidad y Transporte, pero los liderazgos al interior de su grupo los separan; el secretario General de Gobierno, Fernando Guzmán Pérez-Peláez y el ex coordinador de Innovación y Desarrollo, Herbert Taylor Arthur respaldan a Monraz.

Las preferencias hasta el momento apuntan al Secretario de Vialidad, pero pactar con el enemigo le costó ser relegado en las inauguraciones de los dos puentes nuevos.

RADIOGRAFÍA ZAPOPANA

La reciente elección del nuevo Comité Directivo Municipal (CDM) que encabeza, Héctor Varela involucró a los diferentes liderazgos zapopanos para una negociación hacia la unidad y esa novedosa situación obligó a una recomposición de los equipos en ese municipio. Algunos se fraccionaron definitivamente y otros no apoyaron en bloque a una sola opción, de modo que no hay grupos seguros para aquellos que suspiran por llegar a encabezar la futura administración.

Claro ejemplo el ex gobernador, Francisco Ramírez Acuña, que no avaló ni respaldó los acuerdos y negociaciones de sus cercanos con los emilistas para dejarles en sus manos el control del CDM, allí se separó el llamado G-17 que es más afín al ex dirigente estatal y principal operador político, Eduardo Rosales, incluso otros de los considerados muy tradicionales también voltearon bandera.

Otro grupo que se desarticuló fue el otrora llamado Zapopan, luego los juanistas que se terminó de fraccionar con el ex alcalde, Juan Sánchez Aldana y hoy en día los integrantes andan al garete o unidos en otros grupos.

A eso se suma que los militantes panistas de los tres distritos en los que se divide Zapopan son muy sui generis, son exigentes, odian las imposiciones y son chiqueones, lo que significa que si el interesado en algún cargo de elección popular no va a tocar su puerta para presentar su proyecto, lo castigan negándole el voto tanto en la interna como en la constitucional.

LOS DESCARTES

A principios de año había de menos cinco nombres que aparecían en la escena de una posible aspiración, los que fueron convocados por varios liderazgos para conocer sus aspiraciones y proyecto a cambio de posibles apoyos.

Uno de ellos fue el ex diputado Iván Argüelles, pero su escasa participación con la militancia zapopana y en los procesos internos lo alejaron de alguna posibilidad, muy a su pesar y de formar parte de los mismos liderazgos que lo cuestionaban, pero que en el futuro no les representaba el triunfo, ni dentro ni fuera del partido.

El siguiente en la lista de entrevistados fue Raúl Alejandro Padilla Orozco, ex diputado federal, empresario y quien se quedó con las ganas de ser queén encabezara la campaña en la pasada contienda al ser desplazado por otro empresario, Guillermo Martínez Mora. Sus fortalezas fueron mejores, su imagen hacia la ciudadanía incrementó su porcentaje al igual que el acercamiento que se tendría de la iniciativa privada al partido.

Sin embargo, proyectos personales que arrancó este año en la capital del país, aunado a su responsabilidad como vicepresidente del Club Atlas, le dejarían solo dos días efectivos para dedicarlo a la pelea para ser el proyecto de un grupo y lo dejarían en franca desventaja, además se pretende que se dediquen de lleno a la campaña a la alcaldía para poder asegurar el triunfo, y en este caso apoyaría a Abraham González Uyeda a la gubernatura, lo que lo distraería aún más de la meta esperada.

Otro de los que habían mencionado al interior de su grupo y que pasó por el mismo camino que Padilla Orozco es el ex diputado, ex dirigente municipal zapopano y hoy director del Archivo del Estado, Bernardo Guzmán, pero sin descartarse, se mantendrá a la expectativa.

LOS PUNTEROS

De los que encabezan las preferencias panistas en el ex municipio Maicero o ciudad Zapopan son dos integrantes del gabinete estatal, una mujer y un hombre.

Maricarmen Mendoza Flores, contralora, ex diputada, ex funcionaria municipal y estatal, reconocida por su trabajo en las bases de la militancia panista y que según las encuestas internas una mujer es bien vista como posible aspirante a la Presidencia Municipal.

Ella es una mujer de definiciones y apoya a Fernando Guzmán para ser el candidato a la gubernatura.

El secretario de Vialidad, ex regidor y ex titular de Padrón y Licencias en Zapopan, Diego Monraz Villaseñor fue director del Organismo Coordinador de la Operación Integral del Servicio de Transporte Público del Estado (Ocoit), es el que prácticamente encabeza las preferencias de los liderazgos en Zapopan, y al asegurar que no tiene preferencias para unirse a una campaña a la gubernatura le sumó simpatías.

EL PODER DE LA NÓMINA

Por ser los dos punteros la competencia entre ambos ha ido in crescendo, los ataques no se han hecho esperar, aunque nadie se responsabiliza de ellos, así se dio a conocer parte de una auditoría de la Contraloría a la gestión de Diego a los ejercicios 2007 y 2008 del Organismo Coordinador de la Operación Integral del Servicio del Transporte Público y encontró con que con recursos públicos se pagaron hamburguesas y helados, bebidas y cigarrillos.

Después se filtró que Maricarmen había contratado cerca de 25 panistas algunos de ellos liderazgos que representan votos seguros y tradicionales en su dependencia, acto que fue emulado por el mismo Diego en su respectiva área y casi la misma cantidad; incluso se habló que este último había pirateado a gente de Carmen en sus filas, como a Israel Moreno, el principal operador al que contrataron como director General administrativo de Vialidad.

LIDERAZGOS

¿Pero quiénes son los panistas de Zapopan que apoyan a uno y a otro? Diego es respaldado por Hiram Mesina, Isidoro Campos, Pedro Brizuela, Enrique Rivas, Bernardo Guzmán, Martín García, Ramón Ramírez, Frabel Espinoza, Antonio Pinto, Manuel de la Cerda, Mario Juárez, José Antonio de la Torre, Sergio Pacheco, Francisco de Luna, Alejandro Delgadillo e Israel Moreno entre varios.

De los emilistas, tiene el respaldo de Antonio Gloria, secretario de Educación, el de Promoción Económica, Alonso Ulloa y el propio Herbert Taylor.

Por el lado de Maricarmen tiene militantes con más votos como Nicolás Espinoza, Jesús Rivera, Pepe Salcedo, Héctor Camacho, Salvador Ruiz Ayala, Cuquita de Wencel, Sergio Villaseñor, Berenice Correa, Juan Acevedo Velarde, Antonio Grimaldo Ruiz y Francisco Ledezma Durán, Agustín Manuel Aceves González, Carmen de la Luz C. Báez Vallejo, Manuel del Real Soto, Santiago Mojica Silva, Luis Fernando Sánchez Velasco, Luis Ricardo Verdín Preciado, Iván Vizcarra Muñoz y Pedro Antonio Tomás de la Asunción Goñi Fregoso.

Los fieles de la balanza serán Salvador Plascencia “El Catrín”, que todavía no se define a quién apoyará, pese a que su sobrino lo contrataron en Vialidad y Pablo Aguilar, quien en otros procesos ha marcado la diferencia.

Otro punto que los propios panistas de Zapopan han tomado en cuenta son los aspirantes al CDM, los votos que recibieron y a quién se sumaron; de esa forma Héctor Varela con 765 votos, Salvador Plascencia con 435; Rocío Morgan con 130; Eduardo Zamarripa con 95 y Ezequiel Cazares con 35; todos ellos respaldan a Monraz, ninguno a Mendoza.

Finalmente se puede hacer una estadística y del total de la militancia, dos mil 785 panistas zapopanos, Diego cuenta con aproximadamente el 60 por ciento, el 30 es para Maricarmen y el resto, un 10 por ciento es de indecisos.

En cuanto a los distritos el 6 y el 4 los tiene el Secretario de Vialidad y el 10 lo acapara la Contralora.

CASTIGADO

El juego de los amarres y negociaciones de Diego Monraz con la gente de Francisco Ramírez Acuña no cayó nada en gracia en el ánimo de su acérrimo enemigo, Herbert Taylor.

Acuerdos que se llevaron a cabo a través de Macedonio Tamez, ex alcalde maicero, quien por la cercanía con Ramírez Acuña, cuando fue gobernador y después como secretario de Seguridad en Guadalajara con Alfonso Petersen fue el interlocutor para que los del G-17 se sumaran a la causa de Monraz a fin de tener votos.

Fue tal la molestia de Taylor Arthur que ese fue el motivo por el que Diego no fue “requerido” en el paseo que hicieron los alcaldes de Tlajomulco, Enrique Alfaro; de Tlaquepaque, Miguel Castro; con el gobernador, Emilio González, para inaugurar el tramo carretero Circuito Sur, en ese acto apareció la Contralora; en otro evento que tampoco recibió invitación fue para el banderazo de salida del puente del Álamo.

Pese al “castigo”, es muy poco probable que los números y los liderazgos se muevan en Zapopan, salvo que algo muy fuerte suceda, el que va en caballo de hacienda es el Secretario de Vialidad.