Portal informativo de análisis político y social

FERNANDO GARZA: A PEGAR CON LA IZQUIERDA

FERNANDO GARZA: A PEGAR CON LA IZQUIERDA

Mar 24, 2012

HACE 18 AÑOS FERNANDO GARZA MARTÍNEZ JUNTO CON RAÚL OCTAVIO ESPINOZA CAMBIARON LA HISTORIA POLÍTICA DE JALISCO AL LANZARSE EN UN PROYECTO EN EL QUE PREVALECÍA LA INCERTIDUMBRE, EN EL QUE TENÍAN NADA QUÉ PERDER Y MUCHO QUÉ GANAR CUANDO DECIDIERON POSTULAR AL ALCALDE DE CIUDAD GUZMÁN, ALBERTO CÁRDENAS JIMÉNEZ A LA GUBERNATURA DE JALISCO POR EL PARTIDO ACCIÓN NACIONAL. EL MALESTAR CIUDADANO ANTES LOS GOBIERNOS PRIÍSTAS, CON SUS DEVALUACIONES, LAS EXPLOSIONES DEL 22 DE ABRIL Y EL ASESINATO QUE LE SEGÓ LA VIDA AL CARDENAL JUAN JESÚS POSADAS OCAMPO, GENERARON QUE SURGIERA UN TSUNAMI POLÍTICO, A CUYA OLA SE SUBIÓ EL PAN PARA DAR EL CAMPANAZO Y SACAR AL PRI DE CASA JALISCO.

 

Hace casi 30 años, un joven empresario de la industria del plástico llegó a las oficinas del Partido Acción Nacional en Jalisco, para ofrecer sus servicios como un ciudadano inconforme y con el único fin de que el PRI saliera del Gobierno; hoy opta por un camino distinto pero el objetivo es muy similar. Sacar al PAN del Gobierno. De esta manera se puede resumir la historia de Fernando Garza Martínez dentro de la política de Jalisco, ayer molesto con un gobierno que dañaba a los ciudadanos con índices de inflación incontrolables y con una constante devaluación del peso; ahora inconforme porque la llegada del PAN al Gobierno del Estado de Jalisco y a la Presidencia de la República no les han significado ningún beneficio sustancial a los ciudadanos.

 

Fernando Garza ha sido un personaje polémico por su emigración de un lado a otro del espectro político, es decir viró de manera intempestiva de derecha a izquierda, ya que fue un personaje importante para el Partido Acción Nacional en donde llegó a ser alcalde de Guadalajara y ahora es el candidato a Gobernador por el Partido de la Revolución Democrática.

 

Su renuncia a su militancia de 24 años al Partido Acción Nacional sucedió en el 2009 al acusar que en Jalisco Francisco Ramírez Acuña, Eduardo Rosales y Jorge Salinas se habían adueñado del blanquiazul. Expresó su decepción por “el manoseo” del partido “y la traición a los principios” de Acción Nacional, y puntualizó que ya no había lugar para personas como él y como Raúl Octavio Espinoza Martínez.

 

Garza Martínez fue uno de los artífices de la victoria del Partido Acción Nacional en 1995 en Jalisco ya que junto con Raúl Octavio Espinoza convencieron al entonces alcalde de Ciudad Guzmán, Alberto Cárdenas Jiménez a que se inscribiera para contender contra el senador Gabriel Jiménez Remus por la candidatura al Gobierno de Jalisco. Contra los pronósticos, el guzmanense, dio el campanazo de su vida y vendría a cambiar la historia política de Jalisco, ya que su segunda victoria llegaría derrotando al candidato del PRI al Gobierno de Jalisco, Eugenio Ruiz Orozco.

 

LA ÚNICA OPCIÓN

Garza Martínez revela que llegó al PAN en 1985 “porque era la única opción que yo conocía, aquí en Jalisco no había partidos políticos de oposición realmente serios y pensé que por esa ruta se podría
conseguir el objetivo de derrotar el PRI”.

 

Refiere también que nunca se arrimó al PAN pensando en llegar a tener un cargo público y recuerda: “Yo llegué a Acción Nacional sin conocer a nadie, pero en 1994 participo por el antiguo distrito 20 en la elección de diputado federal y lo hago porque nadie del equipo le quiso entrar, competí en contra de Francisco Morales Aceves y afortunadamente me tocó ganar en la elección en la que el candidato a presidente de la República era Diego Fernández de Cevallos”.

 

Esa elección fue justamente la antesala del triunfo contundente del PAN en Jalisco, ya que meses después, en febrero de 1995 en la elección local el PAN gana todo. Gana la gubernatura del Estado, gana la inmensa mayoría de los 124 municipios, incluidos todos los de la zona metropolitana y gana 17 de los 20 distritos electorales. Y llegaron las tareas inéditas para Fernando Garza. La primera fue desempeñarse como secretario particular del recién electo gobernador Alberto Cárdenas Jiménez. Una función que desconocía ya que cuando lo invita el mandatario, Garza le pregunta: “¿Y qué hace un secretario particular?”, a lo que Cárdenas Jiménez le contesta: “Pos yo no sé”.

 

Recuerda que por fortuna en esa época llegó a Jalisco Carlos Medina Plasencia y venía acompañado de su secretario particular Ramón Martín Huerta (QEPD), quien fue el que le dio un curso intensivo de dos horas para que pudiera desempeñar su quehacer. Llegó luego el trabajo en la coordinación de Asesores con el propio Alberto Cárdenas hasta que llegó su momento cuando disputó y ganó de manera contundente la alcaldía de Guadalajara en el año 2000.

 

HOMBRE DE CARÁCTER FIRME

El carácter fuerte e irascible es uno de los rasgos de Fernando Garza. Tiene fama de que no es dejado y que le gusta pelear. Su carrera política está salpicada de este tipo de escaramuzas que marcan su personalidad. Cuando fue alcalde de Guadalajara se vio inmerso en choques constantes con el entonces gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña. No aceptó convertirse en un alcalde sumiso al que el titular del Poder Ejecutivo lo marcara la agenda y le diera órdenes. En uno de los viajes que realizó por otros continentes, se encontraba en Sudáfrica cuando se enteró que el gobernador Ramírez Acuña se había introducido con la Procuraduría de Justicia del Estado al Ayuntamiento y habían girado órdenes de aprehensión contra funcionarios municipales.

 

Fernando Garza le habló por teléfono al gobernador para reclamarle la intromisión que su gobierno había hecho en su ausencia en el Ayuntamiento de Guadalajara. Gente cercana a Garza ha comentado que aquel telefonazo terminó en un airado reclamo del presidente municipal con una expresión muy mexicana para enseguida colgar el teléfono.

 

Igual sucedió con un editor de un diario regiomontano que se circula en Guadalajara que se metió en la vida personal de Garza. Tras el reclamo vino el recordatorio familiar. A Fernando Garza Martínez sus amigos y quienes lo conocen lo consideran un hombre que sabe honrar la palabra y que únicamente tiene una cara. Dice tener muy pocos amigos, pero muy selectos.

 

EL LIDERAZGO DEL GRUPO ZAPOPAN

Una crítica que le han hecho a Fer Garza gente que en el pasado trabajó con él y que formó parte del Grupo Zapopan que le heredó José Luis López Breda, su primer mentor político, es que le gusta mandar y olvida que los cuadros políticos aspiran a crecer políticamente. Ese problema se vivió con su liderazgo con el Grupo Zapopan, al que pertenecieron Rodolfo Ocampo, Alfredo Argüelles, Juan Carlos Márquez, quienes le marcaron distancia cuando éste les limitó posibilidades de crecimiento y desarrollo. La consecuencia es que desapareció el Grupo Zapopan.

 

GOBERNÓ CON BASES DE IZQUIERDA

¿Y qué tiene Fernando Garza de izquierdista? Al respecto ha señalado que de chavo tenía tendencias izquierdistas. Fue asiduo lector de la revista “Por qué” que publicaba el yucateco Mario Menéndez, un guerrillero que estaría exiliado en Cuba, en donde se enteraba de las actividades que realizaban Genaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas, quienes se convertirían en símbolos de la lucha contra el que llamaban “mal gobierno” por la vía de las armas.

 

Por otro lado, admite el político nacido en Coahuila, que vivió en Colima y se asentó finalmente en Jalisco, que el cargo de alcalde de Guadalajara ha sido su máximo orgullo hasta el momento, dado que desde ahí se podía tener mucho contacto con la gente y se les podía ayudar de manera inmediata. A Garza Martínez, el tercer alcalde panista en la historia de Guadalajara se le habrá de recordar porque no dejó un solo metro de tierra, ya que pavimentó absolutamente todo el territorio de la capital jalisciense.

 

Expuso que desde que lanzó el reto hubo quien se rió de él, sin embargo refiere que en otros rubros también obtuvo buenos resultados y se refiere en concreto a la seguridad pública y da algunos datos: “Yo recibí la ciudad con 19 autos robados diariamente y la entregué con 12; el robo a casa habitación disminuyó 5 por ciento; fuimos el primer municipio del país que firmamos el acuerdo con la Federación para tener un Ministerio Público y atender los delitos de puntos de venta de droga; impartimos el curso DARE a más de 25 mil niños y se cambió el modelo de los módulos de la Policía por un patrullaje más efectivo en toda la ciudad, para lo cual se compraron 200 patrullas.

 

A la par recuerda haber implementado algunas políticas sociales como aumentar el número de becas a los niños y trabajar de la mano con la gente sobre todo en las colonias en las que se tenían altos índices delictivos y fue específico: “Por ejemplo la colonia Tetlán Río Verde, que en aquel entonces era de las más conflictivas, se hizo un análisis sociológico y se determinó que no había algo que uniera a la colonia, por lo que se ideó hacer un coro con los niños de primaria y secundaria, para lo cual se requirió también de la integración de los papás”.

 

Ahí mismo se arreglaron escuelas, alumbrado, fachadas de las casas, banquetas y canchas deportivas “y curiosamente después de seis u ocho meses esos grupos delictivos bajaron su actividad”. Esta situación es a juicio de Fernando Garza Martínez la mejor muestra de que gobernó con bases de la izquierda, aunque a través de un partido de derecha (el PAN), y lanza un reto: “Analicen todos los actos que hice como gobernante y me gustaría que me señalaran uno en el que actué como un político de derecha…”.

Y abunda: “Atender a las colonias más pobres poniéndoles pavimento; invertir fuertemente en los servicios médicos; llevar doctores a las colonias pobres con un servicio médico itinerante; el ser la primera administración que tuvo un consultorio en las colonias más marginadas del Cerro del Cuatro; no creo que mi gobierno haya sido de derecha, igual atendía a la Iglesia Católica que a la Luz del Mundo”.

Pero se le cuestiona: ¿Y los altos sueldos de los funcionarios, no fue ésta una acción propia de la derecha que cuando llegó a Jalisco empezó a pagar en el servicio público sueldos equiparados a los que los empresarios ganaban en sus negocios?

 

A lo que respondió: “Cuando yo llegué ya eran los sueldos que se tenían, yo no me aumenté un cinco. Pero admito que eran sueldos altos, pero la diferencia era que no había partidas escondidas y te puedo decir que cuando llegué a la secretaría particular del Gobierno del Estado el sueldo era de cinco mil pesos, pero había una partida de 70 mil pesos mensuales para gastos varios discrecionales totalmente, pero eras realmente un sueldo escondido, es decir ya había sueldos altos, pero escondidos, disfrazados”.

 

¿INVITADO DE PIEDRA?

Fernando Garza dice no estar dispuesto a ser un invitado de piedra en la elección de gobernador e incluso haciendo gala de optimismo advierte que ganará la contienda. Sin titubeos contesta: “Yo voy a ser gobernador. Yo he visto la reacción de la gente, he visto el hartazgo que hay contra el PAN, he visto la desilusión que ahora tienen con el PRI sobre todo en Guadalajara en donde se esperaba mucho de Aristóteles y hoy se sienten totalmente desilusionados”. El micro empresario que sólo dice tener 10 empleados en su negocio y que ha sido la base del sustento para que él se dedique a la política, asegura que contará con todo el apoyo del PRD en Jalisco, “yo espero que todos jalemos la carreta para el mismo lado y que no desaprovechemos la oportunidad histórica de que en Jalisco un partido de izquierda pueda ganar”.

 

LAS FORTALEZAS

1. EXPERIENCIA. Es un político con amplia experiencia. Participó en la campaña a gobernador de Alberto Cárdenas y ha sido delegado del PRD en varios estados del país en elecciones.

2. CRÍTICA. Su discurso crítico será una de las fortalezas en esta contienda política. Conoce a Fernando Guzmán y sabe cuáles son sus debilidades.

3. CONOCIMIENTO. Conoce Guadalajara la que ya gobernó y conoce el Estado de Jalisco por las campañas en las que ha participado, con Alberto Cárdenas hace 18 años y hace seis cuando intentó ser candidato a gobernador del PAN.

4. CAPACIDAD. Se le reconoce como el mejor alcalde de los cinco que tuvo el PAN en Guadalajara. Su obra de pavimentación de gran parte de las colonias del oriente de la ciudad fue su aportación principal al desarrollo de esta capital.

SUS DEBILIDADES

1. HACE UNA DÉCADA. Gobernó Guadalajara hace una década y la gente olvida con mucha facilidad, por muy buen papel que haya hecho.
2. CAMBIOS Y METAMORFOSIS. Se le critica que haya abandonado el PAN y se vaya al otro extremo de la geometría política, la izquierda.

3. IZQUIERDA FRACTURADA. Lo postula un partido que es una fracción de la izquierda y es el último que entra a la carrera a la gubernatura de Jalisco.

4. LOS BONOS. Aunque él no cobró bono, durante la administración que presidió en Guadalajara fueron muy sonadas las compensaciones que se dieron a funcionarios y regidores.

 

LOS PERSONAJES CERCANOS:

ALEXIS PULIDO. Es su secretario particular.

GERARDO BRAVO. Será el coordinador de la campaña y ha tenido varias experiencias en estas luchas dentro del PRD.

VÍCTOR PÁEZ. Es el secretario General del PRD en Jalisco, cabeza de una de las corrientes más significativas al interior del PRD y le ha ofrecido apoyo incondicional.

ENRIQUE VELASCO. Es candidato a diputado federal por el I Distrito y clave en la operación de la estructura perredista.

MARCO SIFUENTES. Experto en medios de comunicación y propaganda. Forma parte del equipo de trabajo.

RAÚL OCTAVIO ESPINOZA. Es de sus grandes amigos y juntos han dado luchas importantes con triunfos y derrotas. Lo podría apoyar en el PRD.

 

LOS PILARES DE FERNANDO GARZA:

JUAN CARLOS GUERRERO. El presidente estatal del PRD habrá de convertirse en uno de sus puntales más importantes.

JESÚS ORTEGA. El líder del Grupo de “Los Chuchos” es padrino e impulsor dentro del PRD.

JESÚS ZAMBRANO. Presidente nacional Del PRD. Lo apoyó en la alianza alfarista para Guadalajara y luego, cuando ésta se rompe, lo apuntala para que se convierta en candidato a gobernador.

GABRIELA SOLER. Es la esposa de Fernando Garza y sin duda constituye uno de sus fuertes pilares para que siga adelante en la lucha política.