Portal informativo de análisis político y social

EN MEDIO DE LA DESCONFIANZA, GUERRA DE ENCUESTADORAS

EN MEDIO DE LA DESCONFIANZA, GUERRA DE ENCUESTADORAS

Mar 10, 2012

En la víspera electoral, más que una guerra de encuestas, estamos viviendo una guerra de encuestadoras que se pelean el mercado del sexenio, a pesar de que viven un momento de descrédito y desconfianza. En esa guerra se encuentra Consulta Mitofsky, de Roy Campos; Gabinete de Comunicación Estratégica, de Liébano Sáenz y Federico Berrueto; y GEA-ISA, a cuyos directores premiaron hace seis años por anunciar el triunfo del actual presidente, a pesar de que la encuesta tenía un amplio margen de error.

 

“Al presidente de GEA lo hacen director de Pemex y al director de ISA lo hacen director del CISEN y ambos renuncian cuando sienten que el barco azul se está hundiendo, se salen y ahora pelean por el poder contra Mitofsky” en una guerra declarada desde hace 10 días, asegura César Morones Servín, director de la encuestadora IMO.

 

Con 23 años de experiencia en el mercado, César Morones asegura que las encuestas han tomado demasiado poder, “más del que deberían de tener”, pero sus resultados comenzaron a perder credibilidad precisamente a partir del 2006 en nuestro país. En la proyección de los resultados conocidos hasta ahora, dice, Andrés Manuel López Obrador tiene garantizado el tercer lugar de la contienda del próximo primero de julio y la lucha estará entre la candidata panista y el aspirantes priísta.

 

LA GUERRA

Entrevistado en su oficina, César Morones asegura que estamos repitiendo la historia. “Al igual que cada seis años, hay una guerra de encuestadoras, así como los políticos se pelean entre sí, las encuestadoras también se pelean entre sí. Son todos ellos amigos, pero cuando se vienen las etapas de definición todos quieren ser el líder el sexenio”.

 

Ejemplifica: “El sexenio que está terminando, el líder fue Mitofsky, porque tenía el aval de Televisa, los gobernadores del país y su clientela estaba fundamentada en que era paqueteado, contrataba spots y asesoraba. La encuestadora del sexenio de Zedillo fuimos el CEO, porque producíamos muchísimas encuestas y acertábamos 95 de cada 100 elecciones, lo cual me hizo establecer una hipótesis: lo que es probabilísticamente cierto en lo pequeño, también lo es en lo grande. En 10 años no hemos fallado nunca, nos convertimos en una boutique de alta categoría”.

 

Agrega que “en la guerra de encuestadora aparece también GEA-ISA (Grupo de Economistas Asociados), que está retornando al poder igual que hace seis años a estas alturas. GEA es presidido por Jesús Reyes Heroles, el embajador de México en Estados Unidos, e ISA por Ricardo de la Peña.

 

“Tiene como característica que el 2 de julio del 2006 dijo que Calderón había ganado con seis puntos de diferencia, cuando todos sabemos que el resultado oficial fue de .56, es decir, que para decir que fue una encuesta de salida que tiene cuando mucho un margen de error de tres por ciento, lo doblaron, no se equivocaron con 3 por ciento sino con seis por ciento. “Luego refrenda el resultado en los conteos rápidos, donde lo abren a 6.5, cuando su margen de error es de 1.5 por ciento”.

 

– ¿Se puede elucubrar que se utilizó el resultado?

“Se utilizó –contesta César Morones– tras un sorbo a su refresco, mientras explica que IMO sostuvo hace seis años y lo sigue demostrando, que Andrés Manuel López Obrador ganaría y ganó, pero sin algoritmos. Sentencia: Ahorita la idea es meter a GESA-ISA al poder, empoderarlos, porque el presidente así lo quiere dado quele dieron la victoria hace seis años y otra vez la quieren utilizar.

 

P. ¿Se corre el riesgo de alterar algunos resultados?

R. A mí no me va a llevar a manipular ningún resultado.

 

P.  Pero la guerra de encuestadoras podría utilizarse…

R. Total y absolutamente, estoy convencido por lo que después se viene: al presidente de ISA lo hacen director de Pemex y al director de ISA lo hacen director del CISEN y ambos renuncian cuando sienten que el barco azul se está hundiendo, se salen y ahora pelean por el poder contra Mitofsky y de paso se llevan entre las patas, por su mismo peso, cuando digo por su mismo peso me refiero a los innumerables errores que dijeron que iba a ganar A y ganó B, al Gabinete de Comunicación Estratégica.

 

DIEZ DÍAS ATRÁS

César Morones le pone fecha al inicio de las encuestadoras y señala que comenzó con la publicación de un artículo de Leo Zuckerman, en la revista Nexos y que socializa posteriormente Milenio, en el que enlista las empresas que más han atinado resultados, con los aprobadosy los reprobados, donde golpean a una casa encuestadora del que fue secretario particular de un presidente de la República, Liébano Saenz. Describe lo que le pasó al gobernador de Michoacán en el citado artículo de Leo Zuckerman.

 

“Su derrota más sonada fue Michoacán, luego de que publican con letras muy chiquitas, casi invisibles, que por la violencia que viven en ese Estado era imposible hacer encuestas por tierra y que las hicieron por aire, y quienes sabemos de encuestas sabemos qué significa eso, que las hicieron por teléfono.

 

“Imagínate, Michoacán tiene 27 por ciento de telefonía fija, si le quitas Morelia se baja al 19 por ciento, entonces fue tremendo porque ellos aseguraban que ganaría la hermana del presidente (Felipe Calderón) porque ellos ya se habían arreglado con el Presidente de hacerla ganar a ella”.

 

El mismo Fausto Vallejo, actual gobernador de Michoacán, platica en la misma edición de Nexos en cita de entrevista con Joaquín López Dóriga, que le ofrecieron el resultado de la encuesta a su favor, pero que al no llegar a un acuerdo posteriormente aparecieron los mismos resultados pero con María Luisa Calderón como ganadora, lo que a la postre no se dio.

 

Hace 10 días, dice, no existía la guerra, “bueno, existía pero nadie se daba cuenta, hasta que revienta porque Milenio socializó el artículo de Leo Zuckerman en Nexos, donde exhibe también a Ulises Beltrán (de la empresa Beltrán y Asociados), quien fue asesor de encuestas del presidente Zedillo y asesor de José María Córdoba Montoya. Especula que el artículo pudo estar dirigido porque “quien hizo el artículo, por la forma en que lo escribe y los datos que arroja, difícilmente un politólogo tendría acceso”.

 

En esta guerra de encuestadoras, “todos tenemos los expedientes de todos, yo tengo el de ellos y ellos tienen el mío, pero el mío no lo sacan porque no les conviene que se sepa que hemos atinado el 100 por ciento en los últimos 10 años, en cambio ellos si se los sacaron”, precisa.

 

TERCER LUGAR GARANTIZADO

En la parte del descrédito que en opinión de César Morones viven las encuestas, es que “normalmente en México los resultados se han manipulado, sobre todo en tratándose de una encuesta presidencial” por lo que ahora estaríamos ante la repetición de la historia. “En esto de las encuestadoras, han tomado demasiado poder, más del que deberían de tener. Y te lo está diciendo un encuestador de carrera. Hay un exceso de poder en los encuestadores mexicanos”.

 

P.  ¿Por qué?

R. Porque los políticos los han dejado. El político no ha caído en cuenta que los resultados no influyen, que tenemos una sociedad realmente madura, realmente inteligente que ya no las cree, ya no las toma en cuenta para fijar su postura respecto al voto. La fija en torno a qué puntos de Gobierno existen, si viene un candidato del mismo partido a ofrecer más de lo mismo, pues ahí empieza con una gran desventaja. “En este caso Josefina Vázquez Mota está con el peso de 12 años de Gobierno inoperante”, ejemplifica.

 

Y de Andrés Manuel López Obrador señala que tiene “asegurado el tercer lugar, por el alto nivel de animadversión que tiene, lo que hoy se da en llamar los negativos (que inventamos nosotros), y los de López Obrador son elevados, tiene entre 19 y 22 por ciento de votos a favor contra más de 40 negativos y con esos es muy difícil que llegue a 24” en las preferencias electorales. “Lo que no puedo asegurar es quien vaya a ganar, si gana josefina o Peña Nieto” porque la empresa televisora más importante del país y Latinoamérica está jugando un papel vital. En el resultado de la guerra, dice “GEA-ISA le sacó ya una cabeza a Mitofsky y a Gabinete de Comunicación Estratégica, entonces Josefina gana con GEA-ISA, mientras que Peña Nieto pierde.

 

P. ¿Son confiables las encuestadoras?

R. Las encuestadoras mexicanas no son confiables, tan es así que ninguna de ellas podría pertenecer al programa de encuestadoras sociales al que IMO sí pertenece. Informa que “de los 48 países que hoy están en ese programa, se trata de los más poderosos de la tierra, que es donde se pueden hacer encuestas, y nos hemos dado lujos de incluir a algunos países que aunque no sean democráticos tienen una enorme influencia enel mundo como es caso de China. “Esos 48 países, de los 140 que tienen registro en la ONU, concentran el 90 por ciento del PIB de la tierra, el resto es el pobrerío, de América Latina sólo son parte cuatro: Argentina, México, Uruguay y Chile”.

 

P. ¿Y por qué pertenece México?

R. El caso de México es interesante, pertenece porque en el ámbito técnico nuestras herramientas y nuestro rigor metodológico está a nivel de los más altos estándares mundiales, al nivel de Alemania o Japón. “En este programe está todo Europa,incluida Rusia. Brasil fue botado porque no cumplió con los estándares de calidad, pero nosotros tenemos diez años en el programa”, presume. Señala que otra de las razones “para aceptarte es que demuestres independencia de Gobierno, tanto local o federal, y sobre todo no dependas de los medios de comunicación porque en el programa sabemos que los medios de comunicación pueden llegar a ser más fuertes que los propios gobiernos, por ejemplo en Italia, que también fue sacado del programa porque ahí se reconocen los poderes fácticos y los poderes reales, entonces toda aquella encuestadora que tenga relación con poderes fácticos no puede ser candidato a pertenecer al programa, porque sabe que la información que llegue está contaminada per se”.

 

ISSCP

Del rigor metodológico, asegura que “los encuestadores mexicanos tienen muy buenas técnicas, hasta ahorita no los he acusado de que no sepan hacer su trabajo, lo saben hacer igual que nosotros, somos igual de buenos, cuando digo todos hablo de no más de 6 y 7, no somos más en todo el país y todas están en el Distrito Federal.

 

P. ¿Entonces?

R. Son buenas, pero no son confiables y te lo digo como representante del ISSCP (por sus siglas en inglés) y para el mundo ninguna casa encuestadora es confiable porque han venido a México en dos ocasiones, una en el 2005 y otra en el 2011 y saben cómo se manejan en México. “Para el mundo no son confiables y para el pueblo mexicano tampoco porque hemos hecho encuestas sobre si son confiables y la respuesta abrumadora es que no, dejaron de serlo en el 2006, fue el parteaguas, hasta antes de esa fecha el prestigio iba in crescendo, pero después de López Obrador se vinieron abajo”, dice. Seis años después, “ya le dimos la vuelta a todo el país y en las elecciones locales es como en el clásico que es más peligroso ir a un Atlas-Guadalajara, que a un Chivas-América porque en este caso los rojiblancos serían mayoría, en cambio Atlas-Chivas está a la mitad.

 

“En los estados las pasiones son más fuertes que a nivel de una presidencial, donde se considera que el resultado se dará en el Distrito Federal, en cambio en las locales laspasiones se dejan sentir más fuerte y ahí se dan cuenta de las confrontaciones entre políticos, partidos locales y las encuestadoras, y al día siguiente se dan cuenta cómo es que fallaron, la credibilidad se desplomó porque si atinas una de cada dos, pues qué querías”.

 

EL DESPRESTIGIO

En opinión de César Morones, el desprestigio de las encuestas comenzó en el año 2006 y no se ha detenido porque se utilizan para justificar victorias. “Nosotros sostuvimos durante meses, antes, durante y después, que López Obrador ganó en el 2006, y puedo asegurar que ahora López Obrador tiene garantizado el tercer lugar; sin embargo, conozco el uso de maquinarias electorales, conozco cómo se puede manipular, conozco cómo se puede hacer a alguien presidente sin que nadie se dé cuenta, en el caso de Calderón con su cuñado Hildebrando fue quien hizo todo el programa inyectándole algoritmos, sin que se dé cuenta ni el capturista.

 

“Eso se nota en la página de IMO, porque es imposible el comportamiento que siguieron. Te voy a decir por qué es imposible, porque ante la premura en la que se vieron se les olvidó que la competencia no era entre dos, sino entre cinco, más la sexta que son los nulos, y casilla que le quitaban a Andrés Manuel se la ponían a Calderón y si era perdedor, era al revés era para Andrés Manuel. Pero a las otras fuerzas las dejaron libres.

 

“Nosotros lo demostramos y todavía hasta la fecha, si abrimos la página Web de IMO, ahí nuestro trabajo demuestra que sí ganó, con 1.4, cuando el grado de error es del 1 por ciento, es decir, lo que equivale a 500 mil votos. “Nos pasamos dos noches sin dormir, copiando todos los datos del IFE, primero del PREP y luego del conteo distrital, entonces tengo tres bases de datos que son las tripas, tengo tres ejercicios: el conteo rápido de IMO, que demuestra que López Obrados ganó con 1.4; y los que hizo el IFE. Ahí se nota claramente que el IFE recibió línea del ex presidente Fox.

 

“IMO, que es el único representante de México en el Programa Internacional de Encuestas Sociales, le mandé a todos las ases de datos, en aquel entonces 40 países, ahora somos 48 y lo que recibimos de respuesta fue que la base de datos de IMO estaba validada, mientras que las del IFE eran inválidas. Lo que en cristiano se traduce a fraude elec