Portal informativo de análisis político y social

La configuración del poder: Alfaro, el pragmático

La configuración del poder: Alfaro, el pragmático

Ago 4, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Hay personajes en la vida que se han reinventado, superando la adversidad para levantarse de sus caídas y trascender a la historia. El mejor ejemplo es Nelson Mandela, quien superó 27 años de cárcel y desprendiéndose de la visión maniquea del mundo de odios y confrontaciones, para no sólo cambiar la historia de Sudáfrica y del Apartheid, sino convertirse en el apóstol de la paz del Siglo XX del mundo.

En el caso Enrique Alfaro, que se ha ido abriendo paso por el campo de la lucha política, es para el análisis, un caso singular, considerando su génesis, desde familiar y hasta política, que tiene en común el Partido Revolucionario Institucional y la Universidad de Guadalajara, de la que su padre fue rector, con las virtudes y defectos de quienes han estado al frente de esta institución que tanta influencia ha tenido en el desarrollo de Jalisco, por ser la institución donde se forman la mayor parte de la clase política del Estado durante el siglo XX.

El PRI fue el partido del que formó parte el abogado Enrique Alfaro Anguiano, quien dos grandes sueños tuvo en la vida. Uno, lo logró al convertirse en rector de la Universidad de Guadalajara, la segunda posición de mayor influencia del Estado, después de la jefatura del Poder Ejecutivo.

El segundo gran sueño de don Enrique fue ser gobernador de Jalisco. Él formó parte del proyecto político de don Javier García Paniagua, quien fuera presidente nacional del PRI. Las circunstancias no se dieron, pero dicen que la trascendencia de un padre son sus hijos, y es Enrique II el que logró alcanzar ese sueño, aunque no por la vía del PRI, partido en el que aprendió las primeras lecciones, de política pero del que se desmarcó hace cerca de tres lustros y que ha significado el gran parteaguas de su vida.

SI TE METES A LA POLÍTICA TE SACO DE LA PREPARATORIA”

Enrique Alfaro Ramírez desde adolescente tuvo la inquietud de la política. Es en la Preparatoria 5 donde forja a su club de amigos y se hacen notar en la disputa por la presidencia de la sociedad de alumnos, con Ismael del Toro, Hugo Luna y Clemente Castañeda. Su vocación fue limitada en aquellos albores por su padre, el rector, según lo revela Ismael del Toro en su reciente libro “Movimiento Naranja”. Cuando Enrique le habló de su aspiración, don Enrique le precisó: “Si tú te metes a la política estudiantil, te saco de la preparatoria. Si quieres dedicarte a la política y no ser junior, hazlo afuera de la Universidad”.

El Pope logra la presidencia como parte de ese grupo, que constituyó su primer logro político y Enrique le tomó la palabra a su padre. Le entró a la política partidista y su primera experiencia fue la campaña a gobernador de Eugenio Ruiz Orozco, allá por 1994. El hoy gobernador electo viviría el sabor amargo que deja la derrota y que podría explicar su malquerencia al partido que le dio la primera oportunidad de forjar una vocación. Un joven que empezó con el pie izquierdo su sueño de trascender en la política, pero no se desanimó. Se fue a la Ciudad de México y se ligó al empresario Raymundo Gómez Flores, quien se convirtió en su plataforma en aquella época de incertidumbre sobre el futuro en la política.

Alfaro participó en la campaña a senador de Raymundo y que perdió ante el panista Alberto Cárdenas Jiménez. Pero el empresario logró ser senador como primera minoría. Y Alfaro fue su asistente en la Cámara Baja.

UN SUCESO QUE LO MARCÓ

Seis años antes vendría el cambio de rector en la Universidad de Guadalajara. Carlos Salinas era el Presidente de México y Guillermo Cosío gobernador de Jalisco. La UdeG cambiaría de dueño. Vive un parteaguas. Un liderazgo joven emerge del Grupo Universidad que se convierte no sólo en rector sino en el nuevo jefe del Grupo Universidad. Han pasado desde entonces 28 años y aquel joven rector pinta ya canas, entra a la tercera edad y sigue con el mando del poderoso grupo.

Don Enrique Alfaro Anguiano sufrió con la llegada de Raúl Padilla a la Rectoría General, quien se convirtió en el nuevo jefe del Grupo Universidad. Muy difícil fue el momento que vivió el ex rector, ya que desde la Rectoría Padilla López desató una persecución contra aquel grupo al que defenestró. Hubo acusaciones penales y órdenes de aprehensión contra miembros del grupo, entre ellos Félix Flores Gómez –ya fallecido-

LA DERROTA EN TLAJOMULCO

Ni las derrotas ni las victorias son para siempre. La vida política de Alfaro así se ha cincelado. Su inicio en la política significó un tropiezo, con la derrota del PRI y de Eugenio Ruiz Orozco ante Alberto Cárdenas y el PAN en 1995. Le tocó formar parte del PRI fuera del gobierno y en la oposición.

Seis años después buscaría por el mismo PRI la presidencia municipal de Tlajomulco. Había sido el secretario general del cuestionado alcalde doctor Guillermo Sánchez, a quien se le señala de haber propiciado durante su gobierno gran parte del desorden de fraccionamientos mal hecho y anarquía de vivienda que hoy sufre este municipio.

Alfaro en campaña se dedicó a atacar al gobierno de quien fue su jefe. Y éste en respuesta apoya al candidato del PAN, Andrés Zermeño, que así se convierte en alcalde. Alfaro después se iría del PRI para hacer alianza con el Grupo Universidad y Raúl Padilla. Se quita la casaca del PRI y se viste con la del partido del sol azteca; se convierte en diputado local por la vía plurinominal. Transcurren seis años de aquel amargo sabor de boca y vuelve a buscar la alcaldía de Tlajomulco con los colores del PRD. Y en su segundo intento, logra convertirse en presidente municipal, pero al poco tiempo de haber asumido la alcaldía rompe su alianza con el Grupo Universidad, con el argumento de que Raúl Padilla lo pretendió extorsionar y controlar. Declaró a Tlajomulco libre del yugo de Padilla. Al mismo tiempo ocho funcionarios del Ayuntamiento que fueron nombrados afines al Grupo Universidad, quedaron cesados.

Sin embargo, diez años después, en la antesala de ser candidato a gobernador de Jalisco, Alfaro reestablece la alianza político-electoral con Padilla y el Grupo Universidad al cederle a cambio seis candidaturas para diputados locales y federales.

Bajo el velo de la promoción cultural y la renovación académica, Padilla López ha construido redes de complicidad para convertirse en factor de decisión de la vida pública de Jalisco (…) En las últimas décadas, los jaliscienses han sido testigos de los afanes de poder de Raúl Padilla. Su modus operandi ha constituido en intentar cercar y secuestrar varias organizaciones e instituciones públicas, incrustando a sus incondicionales en posiciones estratégicas de control político y financiero”, son algunas de las expresiones de descalificación que hiciera Alfaro sobre el jefe del Grupo Universidad.

El pragmatismo es el sino del gobernador electo de Jalisco. Su discurso antisistema, anti-PRI, anti partidos políticos le ha dado resultado. Ha logrado aglutinar en su Movimiento Alfarista a un amplio grupo de seguidores que le agrada el estilo y su discurso anti-gobierno.

TIEMPOS MEJORES

El mundo de las ideologías en el campo de la lucha política para el hoy gobernador electo de Jalisco, dicen muy poco, lo que explica que puede construir alianzas con todos los partidos políticos, un día le puede levantar el brazo a personajes tan diferentes como Andrés Manuel López Obrador y pasado el tiempo, hacerlo con Ricardo Anaya.

Esa forma de hacer política tan pragmática y flexible le ha dado resultados. Así logró ganar la alcaldía de Guadalajara, con un discurso anti-PRI, anti-gobierno, anti-partidos, anti-sistema, anti-corrupción, como un líder que viene a cambiar la historia de Jalisco con la refundación.

Logra también ganar con un margen de 15 puntos de diferencia la gubernatura de Jalisco, con un nuevo reto: su estilo de hacer política y abrirse paso a base de rompimientos, hoy lo enfrenta con el virtual Presidente de México de quien fue aliado en el pasado, pero el tabasqueño lo señala de traidor por haber formado parte en 2012 de un doble juego, ya que ambos iban en alianza, pero Alfaro apoyaba el voto a favor de Josefina Vázquez Mota a través de la alianza oculta que hiciera con Diego Monraz, quien representaba a la candidata presidencial panista y a quien después integró a su equipo de gobierno.

SER LA OPOSICIÓN A LÓPEZ OBRADOR

Alfaro ha tomado la decisión de ser la oposición de López Obrador desde el gobierno de Jalisco con la bandera de defender el Pacto Federal, como dice convencido lo hizo Prisciliano Sánchez, el primer gobernador de Jalisco. Y está en sintonía con su sueño de cambiar la historia de Jalisco, con su famosa refundación y de ser el mejor gobernador que haya tenido el Estado de Mariano Otero e Ignacio L. Vallarta. Es el único gobernador electo que públicamente le ha rechazado la figura de Coordinador General del Gobierno Federal. Bien pudo buscar una salida política, pero finalmente su naturaleza se impone, subirse al ring. Su apuesta es arriesgada

DESMARQUE QUE NO ES DESMARQUE

La última expresión de este pragmatismo la mostró en su primera rueda de prensa tras el triunfo en las elecciones a gobernador del Estado, el pasado 6 de julio. Su pronunciamiento principal fue que se desmarcaba del Partido Movimiento Ciudadano porque quería hacer un gobierno diferente, para todos los jaliscienses.

La precisión fue tomada en forma positiva por parte de la opinión pública. Alfaro en su primera rueda de prensa, anunció: “Al asumir los compromisos que les estoy planteando, ésta será la última rueda de prensa que yo de en Movimiento Ciudadano. Movimiento Ciudadano tendrá que seguir su camino y yo el día de hoy renuncio a cualquier vinculación en términos de relación política con lo que ha sido la plataforma de este gran proyecto que hemos constituido junto a los jaliscienses”.

De la misma forma Alfaro asumió el compromiso de no participar en alguna otra elección, ya que se dedicará de tiempo completo a ser gobernador y su objetivo es lograr el mejor gobierno en la historia de Jalisco.

Con esta elección acabo de enfrentar la última elección en mi vida. No voy a buscar algún cargo de elección popular después de ser gobernador de Jalisco, y eso no es anuncio electoral, es un anuncio de gobierno por una razón, porque a partir de esta decisión, el único objetivo que habrá será construir el mejor gobierno en la historia de Jalisco”.

Alfaro tres semanas después de disfrutar de sus vacaciones en Europa, su primera reunión la tendría con los alcaldes electos y diputados de Movimiento Ciudadano y con el dirigente estatal del mismo, Guillermo Medrano, para “diseñar agenda de trabajo dentro del proceso de transición” –escribió en su twitter-.

Retomamos actividades en una reunión con los presidentes electos de @MovimientoCiudadanoMXZ; fue muy productiva porque definimos la ruta para la construcción de presupuestos, recapitulamos compromisos de campaña y la manera de cumplirlos con una agenda de trabajo conjunto”.

Así es Alfaro. No tiene camisas de fuerza. Es un político pragmático y muy elástico.


Compartir en redes sociales:
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
468 ad