Portal informativo de análisis político y social

LA SUCESIÓN EN EL SALTO PASA POR LA FAMILIA GONZÁLEZ DÍAZ

LA SUCESIÓN EN EL SALTO PASA POR LA FAMILIA GONZÁLEZ DÍAZ

Dic 10, 2011

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si hubiera justicia, alguien habría promovido ya ante el Congreso una iniciativa para que el municipio de El Salto dejara su corto y austero nombre, con un agregado que lo convertiría en El Salto de González Díaz. Y es que si algo le aprendió el PRI al PAN son las malas mañas como el nepotismo, que en El Salto encontró un sitio ideal. ¿Y cómo no, si dos hermanos decidieron asumir el poder municipal y distrital en un toma y daca penoso?

 

Primero, Joel González asumió la Presidencia Municipal, para entregarla tres años después a su hermano Gerardo, y aquel ganó la diputación federal, y ahora pretenden hacer un enroque para que Gerardo sea legislador federal, y a su vez Joel recibiría de su hermano la Presidencia Municipal. A sus allegados, los hermanos dicen que así lo harán por muchos años.

 

Pero Joel hace una concesión para no repetir: Si no les parece, él está de acuerdo en que sea su esposa Raquel. Si bien han contado con la simpatía y en otros casos con la apatía de la gente ante ese nepotismo poco ético, ya se encuentran con el ceño fruncido de muchos priístas, que tienen seis años buscando participar, y que ven clara la jugada familiar que viene y los dejará otra vez fuera de la competencia por el poder local. A los priístas que se les preguntó al respecto, les molesta este cacicazgo de facto a nivel municipal, pero el distrital no les importa.

 

También los panistas protestan por este fenómeno político sin precedentes conocidos en Jalisco, porque dicen, los hermanos González Díaz se han adueñado del poder con el uso de recursos públicos, cosa que no se vale. Joel no acepta la entrevista y hasta dice que él no buscará ser alcalde de nuevo. Pero todos saben que sí, porque no ha querido apoyar ni siquiera a los aspirantes más cercanos de él. De otra manera, consideran, ya estuviera apoyando a alguien de su grupo para que no se la gane nadie que no sea afín a él.

 

En todo caso, su silencio se deba a lo que ya ha dicho varias veces y que todo mundo lo sabe en El Salto: si no va él, entonces será alcaldesa su esposa Raquel. Eso humilla mucho a los priístas que aspiran a contender por la Presidencia Municipal de El Salto, porque sería una burla para ellos. Pero a los panistas sí les da gusto en el fondo, porque sería una mala decisión, que les permitiría recuperar la alcaldía, que perdieron hace ya seis años con la mala administración de la odontóloga Bety Moreno, que quiso hacer algo parecido a los González Díaz, con su hermano.

 

Sin embargo, hasta los panistas reconocen el poder de los González Díaz, sobre todo en las delegaciones foráneas, porque en la cabecera municipal no tienen muchos apoyos, dice Alberto Casas. El pero es que fuera de ahí está el 80 por ciento de la población. El Salto tiene una población de 125 mil habitantes y un padrón electoral de 47 mil ciudadanos con derecho a voto, voto que está polarizado entre el PRI y el PAN, 3 cada 1 de las últimas seis elecciones de la siguiente manera: PAN, PRI, PAN, PAN, PRI y PRI. La diferencia está clara: el PAN gana la cabecera, y el PRI las delegaciones.

 

CASAS: “VOY CONTRA EL CACICAZGO”

Las cifras no espantan a Alberto Casas, que busca la candidatura del PAN, y afirma que no es tan difícil como muchos dicen, ya que Gerardo, el actual alcalde priísta, sólo ganó por mil 100 votos, cifra remontable, si se considera que el cacicazgo va a estar más desgastado en la próxima elección.

 

Él ya fue regidor de El Salto, por el Partido Verde Ecologista, y últimamente se desempeñó como asesor del polémico caza-aviadores (aunque no ha cazado ni uno), diputado Héctor Álvarez, hoy en proceso de expulsión de Acción Nacional. “Voy contra el cacicazgo –dice–, decidido a ganarle a los González Díaz, soy miembro activo del PAN y tengo estructura, equipo y gente para dar la pelea; dispuesto, sí estoy, de eso no debe haber duda.

 

Dice que de acuerdo a la convocatoria, el Comité Directivo Estatal del PAN tiene facultades para evitar que alguien se registre, por criterios que manejan para que no llegue un mal candidato, pero que está seguro de recibir el aval del Estatal. Considera que son muy altas las posibilidades de que gane el PAN en El Salto, por el hartazgo del cacicazgo González Díaz, pero le advierte a sus compañeros de partido que no provoquen divisiones internas, porque si eso sucede, irremediablemente ganará el PRI.

 

Pide “civilidad y congruencia” para sacar una planilla de unidad que espera encabezar. Como un reflejo del cacicazgo que hay en el ayuntamiento, dice Casas, en el Cabildo los regidores del PAN, del PRI y del Verde Ecologista aprueban todo, no importando que vaya contra los intereses de la comunidad, de tal manera que Gerardo González gobierna sin oposición, dice Alberto Casas.

 

Como ejemplo de ello, la obra pública normalmente no se licita y se adjudica a quien quiere el Presidente Municipal. Alberto Casas tiene 41 años y es administrador de empresas, egresado de la Univer. Los otros dos aspirantes del PAN son Adrián Flores Vélez, quien es consejero estatal del PAN y ha sido presidente del Comité Municipal, y Antonio Pérez Gallardo, que se desempeña en la Secretaría de Promoción Económica. Por cierto, Flores Vélez va por su tercera vez como aspirante, después de dos fallidas.

 

LE SALE UN GALLO A JOEL: GABRIEL PÉREZ

Cuando Joel González Díaz manifestó el interés de ir por la candidatura priísta, o mandar a competir a su esposa Raquel, nadie se movió, sabiendo que es difícil ganarle al diputado federal, que por seis años ha manejado la política local. Pero ya le salió un gallo: Gabriel Pérez Pérez, un joven profesionista (licenciado en Trabajo Social de la UdeG), de 35 años, que ha colaborado en las campañas de Joel González, lo que confirma aquello de que “para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo”. Además es diputado local suplente, con Roberto Marrufo como titular.

 

Gabriel dice que está decidido a inscribirse vaya Joel o no a la contienda interna del PRI, porque considera que debe haber un cambio en la oferta priísta al electorado, evitando el desgaste de imagen que pudiera generar el que vuelva a haber el apellido González Díaz en la boleta electoral.

 

No tiene nada contra Joel, a quien considera un buen político, pero advierte que él puede representar una nueva opción del PRI. Espera que el mando priísta busque para El Salto un candidato rentable, de acuerdo a las encuestas, en los que él aparece a la cabeza. Dice que los sondeos de opinión salen a favor del PRI, pero que la administración municipal actual sale reprobada. También advierte que si Joel participa, la oposición usará la bandera del cacicazgo contra el PRI.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad