Portal informativo de análisis político y social

La visión de Héctor Pizano sobre la mayor crisis del PRI en su historia: De vida o muerte transformar al partido

La visión de Héctor Pizano sobre la mayor crisis del PRI en su historia: De vida o muerte transformar al partido

Ago 4, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 89
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    89
    Shares

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

La transformación del PRI es de vida o muerte”, precisa su expresidente estatal, Héctor Pizano y expresa convencido que si el Revolucionario Institucional no se transforma “difícilmente veríamos viabilidad en un proyecto político”.

El PRI debe retomar en toda su concepción la militancia o sencillamente no tendría un futuro cierto”, añade.

Hay la necesidad que dicha transformación sea de inmediato, advierte.

Al mismo tiempo plantea que el sistema de partidos en el mundo sigue siendo la opción para resolver las diferencias y las visiones que se tengan.

Sobre cómo debe ser el PRI en el futuro, lo explica: “Debemos pensar en un partido más horizontal, donde su representación emerja de su presencia territorial, de la base seccional, para hacer un trabajo cercano a la gente”.

Pizano tiene claro que son los priistas jaliscienses los que tienen que tomar la decisión y no tienen por qué esperar que desde la Ciudad de México les marquen la línea de qué tienen que hacer.

No estoy de acuerdo en postergar un proceso de análisis y reforma hasta diciembre, se me haría irresponsable, creo que el trabajo debe ser inmediato, hay priistas con identidad y ánimo de reconstruir esta propuesta para la sociedad, debemos aprovechar la experiencia, esa voluntad para que a la brevedad desde Jalisco hagamos una propuesta”, añade.

EL DILEMA DE SEGUIR EN EL PRI

P. Héctor Pizano es priísta, ¿en qué condiciones seguiría siendo priísta o dejaría de ser priísta?

R. Desde luego que tengo una militancia desde 1981, en la cual he participado de forma activa, desde ser presidente del seccional 592 hasta tener la honrosa posición de ser presidente del partido, ser delegado en algunos otros estados, estuve en el Comité Nacional, he tenido la fortuna de ser síndico de mi municipio, diputado local, secretario del trabajo, hoy diputado electo plurinominal, tengo raíces fuertes en lo que ha sido mi partido a lo largo de la historia, busco aportar y estoy dispuesto a acudir a cualquier espacio donde se nos llame para buscar construir la nueva propuesta del instituto político que pertenezco, pero que estoy convencido que debe transformarse.

Si este PRI no se transforma, difícilmente veríamos viabilidad en un proyecto político, el PRI requiere una transformación profunda, de fondo, en términos no solo de organización sino la revisión puntual de nuestros principios y programa de acción, pero sobre todo las causas y la agenda que estamos dispuestos para que cada uno de nuestros representantes populares tenga claro cuál es la posición del partido en todos los temas que le interesa a la sociedad, no puede haber medias tintas, tiene que haber definiciones, el partido debe estar del lado de la gente y los ciudadanos para efecto de poder buscar en el trabajo político aportar y ser opción”.

P. Vas a dar la lucha…

R. Desde luego estamos ya inmersos generando opinión, con alto respeto a quienes hoy pueden tener una responsabilidad en el instituto político, pero sí con un llamado de atención que el trabajo se haga a la brevedad, no estoy de acuerdo en postergar un proceso de análisis y reforma hasta diciembre, se me haría irresponsable, creo que el trabajo debe ser inmediato, hay priistas con identidad y ánimo de reconstruir esta propuesta para la sociedad, debemos aprovechar la experiencia, esa voluntad para que a la brevedad desde Jalisco hagamos una propuesta.

No esperaría los tiempos que me marcan en lo nacional, decido participar en un instituto político que tiene claro su rumbo, muchos priistas tienen mucho que decir para que haya cambios.

P. El PRI es un partido nacional, mencionas que estos cambios deben salir de las localidades. ¿Crees que eso cambiará?

R. Estoy convencido de eso si no sería un partido en el cual no podría transitar. Jalisco en su momento tuvo un debate amplio rumbo a la asamblea nacional, con una propuesta clara de la transformación necesaria y urgente en nuestro partido que había sido postergada. Requeríamos un cambio profundo, compromisos claros, retomar una agenda que hiciera que el priísmo de los diferentes estados se sintiera más identificado para irradiar confianza con la ciudadanía y no se atendió.

“DEBE REGULARIZARSE LA DIRIGENCIA”

P. ¿Debe haber cambio de dirigencia estatal?

R. Creo que en este momento podía llevarse a cabo la regularización de la dirigencia, hoy hay un encargado que ha dicho que podría llegar hasta diciembre, o que podría seguir la ruta de la dirigencia nacional, es un tema jurídico más que político, pero si no quisieran encabezar este ejercicio podría haber una dirigencia de transición. Yo creo que quienes están hoy al frente del partido pueden hacer un análisis puntual de su papel en este proceso, la campaña ya terminó, la elección está por concluir, creo que lo que urge es armar una comisión muy plural que lleve a cabo los trabajos de análisis y de recibir las propuestas para poder ver cuál es el partido que los priistas queremos tener como propuesta para el nacional.

P. Parece que Aristóteles Sandoval apoya a Manuel Alfaro para que sea dirigente. Si eso se cristaliza, ¿lo apoyarías?

R. Yo en principio he dejado clara mi posición, primero hay que ver qué México y qué estado queremos para ver qué partido necesitamos, una vez definido eso, una vez que tengamos el partido entonces tendremos claros los elementos del perfil que lo podría dirigir, ver los personajes que levantan la mano y los que no la han levantado si encuadran en el perfil.

P. En la elección para gobernador y para presidente, ¿cuántos votos se perdieron entre la elección de 2012 y 2018?

R. Estamos hablando de cerca de 900 mil votos, insisto, en un proceso intermedio, nos sacan alrededor de 500 mil votos.

P. ¿Por qué perdieron Jalisco? En qué se equivocaron, el candidato, la estrategia, qué pasó…

R. Es difícil culpar a los candidatos del resultado de una elección cuando compitieron en circunstancias adversas en el clima federal y local. Las circunstancias que se viven donde la ciudadanía reclama vivir en un ambiente de inseguridad, con un ambiente sumido en la corrupción e impunidad, hoy le cobran factura al partido en el gobierno donde estamos nosotros, no obstante los esfuerzos de los procesos que hemos instaurado, de haber detenido y encarcelado gente como nunca se había hecho antes.

P. ¿Falló la estrategia política? En 2012 hubo alianza con el Verde, después ya no se dio…

R. Desde luego que queda claro que en esta elección lo que marcó la diferencia fueron las famosas coaliciones y alianzas, es decir, el PRI en 2009 llega a recuperar Guadalajara con una alianza con el PANAL muy exitosa, en 2012 con el Verde, en 2015 teníamos construida una alianza entre el Verde y PANAL que al final se cae con el PANAL, se le entregan posiciones al Verde que capitalizan, pero el PRI le entregó de más en su momento con los resultados que no fueron deseados. En 2018 quedó marcado nuestra diferencia profunda con el Partido Verde que no tenía ninguna intención de buscar alianza con nosotros, no obstante que lo planteamos como necesidad, no se lograron ninguna de las dos.

P. En la falta de acuerdos con el Verde y con Nueva Alianza, ¿de quién fue la responsabilidad?

R. En el 2015 teníamos cerrada la alianza por el PANAL, se decide otorgarle las posiciones al Verde, con lo cual el PANAL queda dolido con nosotros y no se logró recomponer la relación, insistimos hasta el final, el gobernador estuvo en una mesa en México con una gran pasión pero había una seria y profunda distancia con la dirigencia, yo tengo buena relación con algunos dirigentes y no hubo forma de salvar esos agravios.

En el tema del Verde, Aubry hizo una alianza productiva y ventajosa en 2015; determinó desde hace algunos meses que rompía su acuerdo institucional con nosotros y con el gobierno, aduciendo compromisos incumplidos, queriendo competir solo, al final los números le dan la razón, lo cual duplica lo que obtuvo en 2015.

P. El PRI tiene un jefe político a nivel nacional que es el presidente, a nivel local que es el gobernador. ¿Qué tanta responsabilidad tiene Aristóteles Sandoval en la derrota del PRI en Jalisco?

R. En la forma que hacemos la política en el PRI entendemos el papel que juega a quien hemos denominado el primer priísta en el estado y el primer priísta en la nación, pero también tenemos la responsabilidad los que tenemos cargos de dirigencia o consejero en cualquier comité.

No puedes atribuirle los descalabros a quien obviamente tiene el mayor peso político en las decisiones, porque esas decisiones se cristalizan a través de la aceptación de estos órganos colegiados, quienes integramos los consejos políticos tenemos la palabra en la toma de decisiones internas. Si en los usos y costumbres siempre hemos determinado la participación activa de quienes hoy están en responsabilidad gubernamental es porque son parte de este equipo.

Cada quien debe asumir parte de su responsabilidad, porque también podríamos hablar de los resultados que este gobierno le ha dado a Jalisco y que son reconocidos, de la calificación que goza el ejecutivo del estado, que sigue siendo un gobernador bien calificado, querido por la población, si bien los resultados del gobierno no fueron radiados, no llevaron implícito beneficios directos al partido, no pudimos trasladar esa buena imagen al partido también no podemos nosotros hablar que el partido paga todas las culpas únicamente.

P. ¿Hay condiciones para que los priístas puedan debatir cuando hay un presidente que es el jefe político del PRI y un gobernador? No sería más recomendable que terminen sus cargos para que tomen decisiones…

R. Eso sería como reconocer que en el PRI no se puede hacer sino a partir de la voluntad de, quien es valiosa su opinión conforme a la responsabilidad que tienen, pero el ejercicio de reflexión de lo que debe ser nuestro país, el estado y nuestro partido debe construirse de la visión de todos los priistas, a partir del resultado del 1 de julio que es la conclusión de una serie de resultados que se vinieron dando en los últimos años, los priistas debemos entender que hoy nos llama un trabajo serio, responsable, de buscar construir y proponer cuál es la visión que tenemos para buscar ver en qué puntos coincidimos para poder construir una propuesta, eso tendrá mucho que ver con la visión que tengan quienes ejercen el gobierno, pero creo que perder un mes, dos o tres sería lamentable.

LOS SECTORES

P. Los pilares del PRI han sido los sectores. En esta transformación que hablas, ¿qué papel jugarían los sectores y como debería ser la relación entre partido y sectores?

R. Ha sido importante la organización del PRI en sus tres etapas, donde precisamente sectoriza su militancia para representar a quienes tienen liderazgo en el campo, a quienes están en el sector obrero y el sector popular. Es importante su trabajo, lo que han logrado, es indudable la representación que tienen. Sin embargo hablamos de la necesidad de transformar un partido que ya no está en el gobierno, que ya no tiene esa estructura ni organización, que los liderazgos tendrán igual que las mujeres y jóvenes una presencia importante pero que tiene que ser territorializado.

P. ¿O sea, en el PRI horizontal, las candidaturas serán para quien tenga más seguidores?

R. La representación debe nacer en espacios de participación, donde podrán tener mayoría o donde no tendrán algún tipo de representación, este partido tiene que volver a encontrar los liderazgos a partir de una representación en cada espacio electoral, esto llama a que hay una participación activa de quienes se aglutinan, llámese movimiento territorial, democracia social, alguna central obrera, que son importantes en cada esquema, pero que en esta nueva organización más horizontal tendríamos que dejar de sectorizarnos y trabajar más en un espacio a nivel de calle, manzana, colonia, para tener mayor penetración. El Partido tendría que ser de causas, pero en su organización interna debe ser más territorial, ciudadano, más que sectorizar a su militancia”.

Pregunta. En esta situación de crisis que vive el PRI en su mayor derrota en la historia, ¿cuál es tu análisis?

Respuesta. Primero que nada el resultado es parte de un desgaste institucional de varios años que ha sufrido mi partido, aunado a una percepción del ejercicio gubernamental tanto en lo local como en lo federal que en su momento ha sido capitalizado por otras fuerzas políticas, obviamente ante una necesidad de una renovación del partido, tanto en su organización interna como agenda, causas y compromisos que hacen de este partido hoy una opción que no fue viable para los jaliscienses particularmente en un suceso que se dio a nivel nacional. Hoy el PRI es un partido que tiene la derrota más dolorosa en su historia, entendemos el proceso en que se vio inmerso, hoy lo que urge es empezar a construir lo que podría ser el futuro de este instituto político”.

P. Fuiste el presidente del PRI en Jalisco, te separaron en el proceso electoral. ¿Advertías que esto sucedería?

R. Obviamente los estudios de opinión señalaban que las preferencias no estaban del lado del partido que yo encabezaba, hay que decirlo, una dirigencia que se estuvo renovando, el partido en el estado ha tenido desde 2016 a la fecha tres presidentes, con épocas diferentes, la que le tocó a Socorro Velázquez después de la elección adversa en 2015, la que me toca a mí después de sucederlo a él para llevar a cabo una propuesta a la asamblea nacional una vez integrados los consejos políticos, una propuesta que no fue atendida, que el priísmo en Jalisco planteaba como una necesidad urgente de cambiar al partido, sobre todo compromisos que en Jalisco sí se habían atendido y echo realidad, de hacer eco a las demandas ciudadanas. Sí, sí advertíamos un resultado adverso, por las circunstancias, en Jalisco teníamos dos problemas, el local de un candidato muy posicionado en los últimos 6 años, en 2012 la distancia de 20 puntos se acortó a solo 3, el resultado en 2012 llamaba a una revisión puntual que no se realizó; en 2015, ya estaba el mensaje dado de la ciudadanía, ya se había perdido, caímos casi a la mitad de nuestra votación, hoy seguimos bajando teniendo 200 mil votos menos. El mensaje no llegó el 1 de julio, el mensaje la ciudadanía lo fue administrando a este instituto político, a final de cuentas no se tuvo la capacidad de adaptación ni de renovación suficiente para que el electorado viera en este partido una opción para las demandas que tenía o para el enojo, esto se dio a nivel local y federal lo cual en Jalisco hizo crisis”.

P. El PRI es un partido que nació en el poder y del poder. Las circunstancias son distintas, ¿tendrá el PRI la capacidad para adecuarse a los nuevos tiempos?

R. Desde luego que sí, nosotros vivimos un proceso largo de oposición, estuvimos trabajando desde la derrota del 95, quienes nos quedamos en las filas trabajando, una posición difícil, a veces con gobiernos emanados de nuestro partido a nivel federal tuvimos que trabajar. Yo creo que tenemos la capacidad, sobre todo una militancia que sabe hacer trabajo político en la calle, tenemos capital político importante, que a veces son relegados pero siguen en activo y atentos a colaborar. Es importante entender el papel que nos toca hoy, primero que habría que definir qué México vislumbramos y qué Jalisco queremos para luego definir el partido político que necesitamos, cuál sería el perfil, qué personas lo podrían dirigir, ese es el debate que debemos involucrarnos a la brevedad. Si alguna experiencia nos ha dejado el 95 y el 2000, es que mientras más pronto le demos la vuelta y empecemos a trabajar, más pronto este partido puede recuperar las posiciones para aspirar a la confianza de la gente y ganar una elección. Hoy el trabajo debería estar centrado en definir el México que nosotros vemos desde nuestra visión como un partido que estará en oposición en los próximos años, en base a ello definir qué partido queremos para ello y ver qué personas reúnen el perfil para dirigirlo, esa es la tarea que tenemos los priístas y los jaliscienses, cómo conformamos este nuevo partido a partir de los estados hacia la república y no al revés. Si seguimos esperando que nos marquen el rumbo desde México será una ruta parcial y alejada de la realidad”.

P. ¿Estás hablando de un nuevo PRI? Donde la militancia decida su futuro…

R. No solo es fundamental, es de vida o muerte. El PRI lo retoma en toda su concepción la militancia o sencillamente no tendría un futuro cierto. Esa determinación de tener un candidato ciudadano, hay que decirlo, al final fue el mejor perfil, la ciudadanía sigue diciendo que el perfil de José Antonio Meade era el mejor en términos de experiencia, conocimiento, sabemos las circunstancias por las que no ganó, pero el PRI no se equivocó en el candidato a nivel nacional. Hoy algunos renombrados priístas dicen que es por un candidato externo, me parece irresponsable, marca claro el perfil de esos personajes. Yo hago votos porque el PRI pronto en todos y cada uno de sus espacios, como lo hace de forma natural, debata y analice las circunstancias del partido, más allá del análisis de lo que pasó durante el proceso antes y después, es importante tener con claridad que ese proceso ha culminado, tener identificados los errores para no volverlos a cometer, sin embargo lo más importante es cuál es nuestra realidad en la que estamos parados como partidos en oposición, con 20 municipios a gobernar, con 4 o 5 diputados en el congreso, un diputado federal, para poder desde Jalisco tener una visión clara de qué país es el que queremos para que entonces podamos articular ese partido que le podría responder a la militancia y ciudadanía, qué causas estamos comprometidos y la ciudadanía vea que está encabezada por el partido, una oposición responsable que permita que Jalisco y el país siga creciendo y que lo que hemos ganado no se pierda, que podamos coadyuvar para que el estado siga en la ruta que todos queremos, recuperar la seguridad, combatir la corrupción e impunidad y en un ejercicio autocrítico cada quien asuma su responsabilidad”.

P. ¿Qué opinas de los que le han extendido el certificado de defunción como en el 2000 cuando pierde Labastida?

R. Creo que en principio respetando la opinión. El futuro del PRI está en su propia militancia y simpatizantes. Si este partido se transforma, entiendo la necesidad que sea inmediata, este partido tiene futuro; si este partido no cambia, no se regenera, si no se transforma como en su momento lo supo hacer este partido no tendrá viabilidad entonces tal vez algunos militantes no vean en este partido el espacio donde desarrollarse y aportarán ideas, por eso es importante transformar esta institución sin perder su esencia, entendiendo que le respondió al país en los momentos que fue requerido, que supo llevar la agenda y establecer las reformas que el país requería, pero también hay que saber en qué momentos se han cometido los errores para que este partido, en esta nueva circunstancia pueda ser opción.

El sistema de partidos en el mundo sigue siendo la opción para resolver las diferencias y las visiones que se tengan, en México tengo que celebrar que en tres diferentes momentos ha habido transiciones pacíficas que le permiten tener madurez democrática al país. Este partido tiene la gran oportunidad si se sabe rehacer, reinventarse, para generar condiciones a la militancia que vea que tiene espacios de trabajo y decisión al alcance. Debemos pensar en un partido más horizontal, donde su representación emerja de su presencia territorial, de la base seccional, poder hacer un trabajo cercano a la gente. Debemos recuperar nuestra estructura que sí la hay, pero no nos ajustaron los votos para darnos resultados, tenemos medio millón de votos a los cuales estamos agradecidos, a quienes lograron el triunfo un doble mérito hacerlo en estas circunstancias”.

Sin embargo Jalisco tiene esa propuesta que habrá de validarla, hablamos de una revisión profunda de nuestro sistema político que ha caducado, hablaba de compromisos puntuales que no hubiera ciudadanos de primera ni de segunda, la eliminación del fuero, de una corresponsabilidad de los partidos políticos, no usar el dinero público con tanta necesidad en el país, una nueva gobernanza y participación más activa en la toma de decisiones, un partido más abierto, recobrar la autonomía en los estados para recobrar ese pacto federal que se ha venido perdiendo, un centralismo que ha dejado huella de agravio en las entidades, esto en las entidades es de donde debe salir este trabajo para redefinir este partido. En el PRI Jalisco creemos que es la forma de integrarnos en un partido nacional, con condiciones de equidad, reconocimiento y si no hay esa apertura a lo mejor no tendríamos nada que hacer algunos priístas, sin una visión de permanencia sin la transformación que se requiere”.

P. Algo más que quieras añadir…

R. Es importante que el priísmo haga una reflexión en términos de cómo ayudar a ese instituto político a salir de una crisis que no se generó en últimos meses, una crisis que los priístas hemos venido advirtiendo de años, que hoy tenemos la oportunidad de revertir, sobre todo de construir, tenemos la oportunidad de construir para que a nivel municipal, estatal y nacional tengamos el instituto político en el que nos veamos representados y le aporte al país la participación necesaria para encausar lo que la gente demanda”, puntualizó.


Compartir en redes sociales:
  • 89
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    89
    Shares
468 ad