Portal informativo de análisis político y social

LAS COMPLICIDADES DEL PRIISMO

LAS COMPLICIDADES DEL PRIISMO

Jun 5, 2011

Dos PRI encontró Humberto Moreira en su visita a Jalisco. Uno que quiere correr, que quiere ganar, que quiere romper con el pasado, y otro que bosteza, pasivo y que con su discreción se vuelve cómplice de un gobierno que ha demostrado eficiencia para el derroche de recursos, como nunca antes Jalisco los había tenido de sobra. Un buen número de priístas esperaba a un Humberto Moreira que viniera a sacudir a esas estructuras que bostezan en Calzada del Campesino 222, paradójicamente las mismas que en 1995 –hace 16 años– entregaron cuentas negativas en el campo electoral al abrirle las puertas al Partido Acción Nacional y los grupos de poder que con ellos asentaron sus reales, contrarios a las ideas liberales que dirigieron los destinos de esta tierra en otros tiempos.

El PRI de hoy y que se siente estar en la antesala del ejercicio del gobierno de Jalisco, tiene muy pocos merecimientos para retomar esa responsabilidad. Su actitud ha sido complaciente frente al gobierno de Acción Nacional y llega con esa pasividad a la complicidad que distingue a la dirigencia partidista y la que está representada en el Congreso del Estado.

¿O qué ha hecho el PRI para denunciar el atraco del sexenio contra los servidores del Estado y sus municipios al llegar al exceso cínico de sustraer más de mil millones de pesos del fondo de pensiones, con la actitud complaciente de un buen número de sus legisladores avalada por la dirigencia estatal, que justifica la pillería porque la “inversión que no llega” estará en un municipio gobernado por el PRI, como es Tomatlán? ¿De cuánto fue la maiceada a los legisladores priístas para enmudecer frente al llamado negocio millonario del sexenio?

La tan esperada visita de Humberto Moreira a Jalisco debió de servir para que el político norteño, paisano del revolucionario Venustiano Carranza, conozca con claridad cuál es el rol que debe desempeñar en la actualidad el partidazo en el Estado. O Moreira vino a un acto protocolario a tomarle protesta a los nuevos cuadros directivos de los comités municipales. La incógnita surge al momento de la reflexión sobre si hará un alto y revisar cómo han actuado los priístas que gobiernan municipios donde se asienta el 70 por ciento de la población del Estado (la mayor parte asentada en la zona metropolitana de Guadalajara) y cómo golpea el gobernador a estas autoridades, con bloqueos en la asignación de recursos y acceso a créditos para un mejor gobierno.


EL PANISMO VIVO

Aunque en el discurso se dice, se subraya, se reconoce que los principales enemigos del PRI son el exceso de confianza, el triunfalismo, la soberbia, el creer que Jalisco lo tiene ganado, como el Estado de México, están equivocados. Jalisco no es el Estado de México. En Jalisco el panismo no está muerto. En Jalisco el panismo busca reorientarse, reagruparse y defender la plaza, por ser de sus fuertes fundamentales. Jalisco es decisivo en el 2012 donde habrá elecciones federales y locales simultáneamente. En Jalisco el PRI no opera como oposición articulada. Su fracción legislativa en el Congreso del Estado tiene un doble discurso.


LO QUE DIJO ERO

Fue el ex candidato a la gubernatura de Jalisco Eugenio Ruiz Orozco el que les recordó, poco después de los resultados favorables en las elecciones de julio del 2009 de que “el PRI no ganó las elecciones…fue el PAN el que perdió al dividirse”, además de la soberbia que ha caracterizado a su gobernador quien tuvo el exceso y la torpeza de mentarle la madre a aquellos que no están de acuerdo con su forma de conducirse y disponer de los recursos públicos, como el llamado “limosnazo”. Ruiz Orozco les recordó que en julio del 2009 no operó el clero a favor del PAN.

Si el PRI logra recuperar Jalisco será por varios factores, pero no producto de un trabajo, de un plan estratégico e inteligente. Son los medios de comunicación críticos los que exhiben ese cinismo de ejercicio del gobierno, de la opacidad y que constituye una burla para la inteligencia colectiva.

Ejemplo es la escandalosa corrupción que se vive en el SIAPA, donde el ex director estaba hasta hace unos días como uno de los principales operadores de esa locura del gobernador González Márquez de creer que puede ser candidato presidencial de Acción Nacional.

 

EL FOCO ROJO DEL CONGRESO DEL ESTADO

Uno de los epicentros de la política en Jalisco es el Congreso del Estado, convertido en un foco rojo para la dirigencia priísta que no ha tenido voluntad política para enfrentar el problema de corrupción de raíz. Se atacó a la anterior Legislatura dominada por el PAN por la forma como manejaron y se distribuyeron cientos de millones de pesos. Se mandó a elaborar una auditoría privada que tuvo un costo cercano al millón de dólares, sin que se la haya dado utilidad, más allá de exhibir las miserias de los anteriores.

Pero hay visos de que los actuales pudieron haber mejorado en el encargo a sus antecesores, cuando la dirigencia dejó con las manos libres a un mesiánico jovenzuelo que dispuso de las plazas y que llevó al escándalo a quienes se suponía vendrían a potabilizar. Fueron varios meses en los que se expuso mediáticamente las torpezas de aquel secretario, que vino a mostrar que la gente del PRI poco había aprendido desde la oposición, ya que a la primera oportunidad, sacaban las garras y enterraban la uña.

Es un secreto a voces que la coordinación permitió se inflara la nómina y se volvieran a repetir los abusos con gente innecesaria, convirtiendo al Congreso del Estado en una empresa de colocaciones, dejando de lado la función del ejercicio del debate y la generación de leyes que regulen la conducta de una sociedad.

La alianza que ha hecho el priísmo con partidos minoritarios más que beneficio a los jaliscienses, ha permitido que lleguen a negociaciones entre cuatro personajes, que son los ganones. La mediocridad de la coordinación ha llegado a un entreguismo del ser mayoría. Muy contrario a esa medianía está la inteligencia de Raúl Padilla, quien con tres diputados, se ha convertido en el verdadero poder en el Legislativo, por arriba del presidente estatal del PRI, Rafael González Pimienta. La dificultades del priísmo en el Congreso del Estado no sólo se limita al número de legisladores; tiene mayor incidencia el hecho de que a un año y medio de transcurrida la actual legislatura no han terminado de poner orden al desaseo administrativo y financiero, por la falta de voluntad política.

La basura de la LVIII Legislatura la publicitaron al divulgar una auditoría que sirvió únicamente para el escándalo mediático, sin embargo en lugar de hacer los correctivos que la decencia y compromiso social exige, continuaron por el mal camino. No ha habido rectificación. Esta Legislatura aún no ha cumplido con el compromiso de acabar con la opacidad y abrir las ventanas de par en par. ¿Tendrá que venir la otra Legislatura para mostrar el cochinero que se dejó durante el primer año de ejercicio de la actual?

Hay legisladores del propio PRI que critican el que su coordinación haya privilegiado “negociar en lo oscurito” con las otras fracciones para que todo siga igual, con la protección que le han brindado al Auditor Superior del Estado, además de haberle dejado las manos libres al anterior secretario General que llegó por recomendación de la entonces lideresa del PRI Beatriz Paredes, lo que provoca da lugar para que surja el sospechosismo: o es un asunto de incapacidad o de complicidad.

El anterior secretario General salió por las presiones de la opinión pública, más que producto de una posición de congruencia de la dirigencia estatal del PRI por limpiar la casa legislativa y cuidar que el pasado no contaminara al presente, lo que no sucedió. La dirigencia partidista que le sobra oficio, no suele meter las manos para desactivar conflictos. Su especialidad es nadar de muertito.

Si la pasada legislatura se caracterizó por sus excesos y derroches, la actual ha sido muy chata, juzgando por los resultados. Si bien no se ha sabido de desvíos millonarios, sí se ha tenido que echar mano de empréstitos para el pago del gasto corriente.


¿Y LA AGENDA LEGISLATIVA?

La actual Legislatura donde domina el PRI por medio de alianzas con otras fuerzas se ha caracterizado por la mediocridad. El trabajo en conjunto ha sido muy pobre. Ha habido incapacidad para articular una agenda frente a la anarquía e irresponsabilidad de un Gobierno que tiene a Jalisco como rehén. No ha habido inteligencia que se convierta en contra peso a esos excesos que se presentan desde el Ejecutivo.

En los temas de interés del Ejecutivo se logra el voto del priísmo, como aconteció con el préstamo de mil 500 millones de pesos con la justificación de que se destinarían para la seguridad. El préstamo salió como un cheque en blanco para que Emilio González Márquez disponga del mismo, como lo ha hecho con los más de 40 mil millones de pesos de ingresos extraordinarios que ha recibido este gobierno en los cerca de cinco año se ejercicio presupuestal.

Esa forma de concebir el ejercicio de la política de parte del priísmo, pareciera que el Ejecutivo tiene en la oposición del consenso no de aliados, sino de comparsas para negocios.

¿O dónde ha estado el PRI frente a las violaciones sistemáticas por parte del Gobierno del Estado a mandatos judiciales, como el relativo a la suspensión judicial ordenada un magistrado administrativo a la edificación irregular de la Villa Panamericana? ¿Dónde ha estado el PRI para defender el Estado de Derecho?


EL DISPARATE DE CHALACATEPEC

Otro ejemplo vergonzoso es el disparate de Chalacatepec, llamado por González Márquez “el Nuevo Cancún, pero bien hecho”, cuando el desarrollo de Cancún, Quintana Roo, es de los proyectos más trascendentes en la historia de los desarrollos turísticos a nivel mundial. Fue una locura más de quien ha vivido estos últimos seis años en Casa Jalisco.

Es Chalacatepec el mejor ejemplo del silencio cómplice del priísmo. Diversas voces han señalado que se trata del negocio del sexenio. Y lo más cuestionable es que se hace negocio con recursos que forman parte del fondo de pensiones de los servidores públicos, cuando se utilizan más de mil millones de pesos para “invertirlos” en una zona en donde no existe nada y que hace suponer que se beneficiaron a una serie de intermediarios en compras de terrenos, con una utilidad de cientos de millones de pesos.

El priísmo representado en el Congreso del Estado formó una Comisión Especial para investigar este negocio y llevar a cabo una contra-reforma a la Ley de Pensiones del Estado. Después de aquel compromiso nada ha sucedido. Silencio cómplice, simulación.

El PRI le ha entregado un cheque en blanco a este gobernador en el tema de Chalacatepec con la manipulación que se hizo en el Instituto de Pensiones del Estado. Hoy nada se sabe sobre quién va a responder por los más de mil millones de pesos canalizados a desarrollar “el Nuevo Cancún pero bien hecho”.


EL NUEVO CRÉDITO

Pero el gobernador no tiene llenadera y quiere más dinero. Espera que le apruebe el Congreso del Estado cinco mil millones de pesos, que justifica los canalizará a obras que no se programaron a tiempo, que no se realizaron a tiempo. ¿Se lo aprobarán como los cinco mil millones de pesos sin que se los etiqueten? Todo puede pasar con este tipo de dirigentes.

En ese contexto, el nuevo líder del priísmo nacional visitó Jalisco y se reunió con sus cuadros dirigentes. ¿Cómo Humberto Moreira procesará el caso Jalisco? ¿Permitirá que todo siga igual, tal vez pensando que es tan malo el gobierno de Emilio González Márquez que será la inercia la que sacará al PAN de Casa Jalisco?

O Moreira puede hacer también lo que le corresponde como líder y estratega para que las cosas sucedan, defendiendo como cabeza de un partido los intereses de los jaliscienses para poner un alto a un priísmo pasivo que se convierte en cómplice de un Gobierno abusivo e incompetente y que se ha sabido entender con el priísmo que en sus temas fundamentales los ha tenido en la bolsa.