Portal informativo de análisis político y social

Las lecciones del triunfo de Trump

Las lecciones del triunfo de Trump

Nov 13, 2016

El fenómeno antisistema, como se dio en las elecciones de Estados Unidos con el triunfo de Donald Trump, podría presentarse también en México en las elecciones del 2018 y el que tiene mayores posibilidades de ser el próximo presidente de México es Andrés Manuel López Obrador.

Esta fue una de las mayores coincidencias que tuvieron los estudiosos del fenómeno político y la comunicación que participaron en el panel «Las elecciones en Estados Unidos», el periodista y consultor Juan María Naveja; Braulio González, director de Aspol Comunicación y el maestro y politólogo Guillermo Velasco Barrera, organizado por la Universidad Panamericana y la Asociación de Comunicación Política Capítulo México (ACOP).

Mucho hay que aprender de la elección que convertirá en presidente de los Estados Unidos a Donald Trump, consideró Juan María Naveja, quien resaltó que «fueron los adultos los que decidieron el resultado y los jóvenes no fueron a votar», sin embargo aclaró que México no es Estados Unidos y que hay que tomar muy en cuenta.

«Para mí, un alto porcentaje del triunfo de Trump es la celebridad, el salir en la tele ofrece un gran peso. Venía (Trump) de la televisión como un personaje ampliamente conocido, seguramente con un 90 por ciento, Hillary también muy conocida, al ser primera dama, secretaria de Estado, pero esto se dio por singularidad que tiene el sistema político estadounidense».

«En México no tenemos un personaje como Donald Trump, a quién vamos a poner como celebridad, si sale Joaquín López Dóriga, no es igual, no lo tenemos», expresó el periodista jalisciense que ha trabajado en Estados Unidos en la Cadena CNN en Español desde la ciudad de Atlanta.

Dijo que en el terreno de la estrategia hay mucho qué observar, como lo que sucedió en las regiones de Estados Unidos, que marcó la diferencia y le dieron el triunfo a Trump, al establecer dónde estaba el voto para poder ganar.

 

EL CANDIDATO ANTISISTEMA

Juan María Naveja coincidió ampliamente con Guillermo Velasco respecto a que existen una serie de condiciones que favorecen a López Obrador en la lucha por la Presidencia de México en el 2018.

«La última encuesta del Universal, Margarita Zavala aparece con 30 puntos de intención del voto, López Obrador está en 25, de ahí no baja, es la primera vez que aparece en segundo lugar, ha estado a la cabeza de las encuestas durante años».

Recordó el politólogo que en la elección de 2006, López Obrador perdió por nada, por unos cuantos votos.

«La siguiente fue el segundo lugar, recuerden que Lula llegó en una tercera oportunidad al poder».

Dijo que «se le ha criticado a López Obrador porque fue el primero en salir a decir que México es un país soberano y que no se preocupen por Trump. Le decía León Krauze, sí señor, y los 5 millones de indocumentados que están acá tampoco se deben preocupar. Todo ya se le resbala».

«Andrés Manuel López Obrador tiene muchas posibilidades de ser el próximo presidente de México, tiene todas las posibilidades, porque ya tiene un posicionamiento de más del 90 por ciento de conocimiento, es un hombre que no ha gobernado, sigue con argumentos a su favor, sigue con el tema del fraude electoral (…) Quiere cambios, invariablemente redituable para los candidatos en contienda, así sea de nombres, de lugar.

«El cambio, en el caso de López Obrador, sí se puede llevar porque es completamente diferente a todos los candidatos. No sería extraño una alianza PAN-PRD con acción de parte del PRI, ya lo vimos en 2006 cuando muchos priistas decidieron no hacer campaña en favor de Madrazo».

 

AMLO YA HA TENIDO CHANCES Y NO HA LLEGADO

Braulio González externó su coincidencia con Naveja de que López Obrador tiene muchas chances de llegar, pero recordó que ya las ha tenido también antes y no ha llegado. «No hay nada decidido, falta que se dé el proceso electoral, que se den los escándalos que tienen que darse y las tácticas de cada uno de los candidatos, falta mucho por recorrer».

Recordaría que el político tabasqueño ha estado en el top y luego empieza a caer.

«Al margen de lo que pueda venir, hay tres grandes cuestiones que le vienen bien a López Obrador en el triunfo de Trump, uno de ellos tiene que ver con la edad, la elección de Estados Unidos fue de personas de adultos mayores, de avanzadas, en términos de desarrollo electoral tiene incidencia, esto contribuye a romper el posible prejuicio; en segundo, a pesar de todo, aunque ha querido modificar su discurso de choque, puede seguir siendo rentable que no sea enganchando por su discurso de choque pero quién sabe cómo sea en estas elecciones, es difícil evaluarlo porque no tenemos las figuras para contrastarlo. Otro tema tiene que ver con el blindaje, cuando tienes una figura popular y querida, tiene su núcleo que lo protege, los ataques terminan por resbalarse, él decía que era indestructible en 2006, los personajes se van blindando».

 

LÓPEZ OBRADOR TIENE PROBABILIDADES

Para Guillermo Velasco Barrera, catedrático de la Universidad Panamericana y presidente de la Asociación de Comunicación Política (ACOP) capítulo México, el proyecto López Obrador tiene alta probabilidad, pero no solamente por Donald Trump, eso efectivamente todos los políticos querrán capitalizarlo, es una realidad en la política que ahí está.

«Más allá del fenómeno Trump reciente, que se vuelve un impulso, la vertiente antisistema, eso sí, hoy López Obrador con diferencia encarna esa vertiente antisistema en cuestionamiento, porque la corrupción se da en toda la clase política, nada más que en el efecto de Trump que decíamos es el menos vulnerable a esto, se presenta ante un PRI que ya gobernó, una mafia del poder que llama corrupta y equipara al PAN, al PRI, a los empresarios, a los grandes consorcios de la televisión, él se muestra como una tercera vía que no ha tenido la oportunidad de gobernar».

El proyecto López Obrador se vuelve altamente viable, tiene un discurso muy atractivo en un país polarizado, con mucha pobreza, con niveles importantes de ignorancia, además de ser su tercera contienda.

Los presidentes del PRI y del PAN, Enrique Ochoa y Ricardo Anaya, creen que el enemigo a vencer es López Obrador e incluso, consideró, que se puede dar un pacto del PRI con el PAN en la suma presidencial para cerrar el paso presidencial a López Obrador. «Si la pregunta es si es viable, la respuesta es sí, en el camino pueden pasar cosas, pero es un candidato que para un amplio sector del electorado mexicano sigue siendo altamente rentable», subrayó Guillermo Velasco.

 

MARGARITA Y LA DERROTA DE HILLARY

—La derrota de Hillary. ¿Cómo afecta las posibilidades de Margarita Zavala?

—Guillermo Velasco. Solamente para reiterar, sí existe el llamado estereotipo de género en la política, hace algunos años un doctor en Comunicación en Santiago de Chile investigó de manera sólida y seria cómo en la primera victoria de Bachelet entró el electorado machista sólo por el factor novedad y fue la apuesta para su victoria, eso no lo realizó Hillary Clinton.

Margarita Zavala, efectivamente, no es el único impulso, el factor sorpresa o novedad, lógicamente con esto se desinfla un tanto, sí hay una explicable decepción porque no se puede aprovechar un fenómeno de carácter mundial. Así como el tema del populismo y el antisistema, el Brexit, contagió algo que ya es imparable, lógicamente el efecto mujer que podría haber marcado un impulso para Margarita Zavala no se verá.

 

LAS CONTRADICCIONES

—¿Qué tanto pudo haber influido en los resultados los votos por la defensa de la vida y la familia?

—Juan María Naveja. El caso que estamos comentando, sí le dio la victoria a Trump los ultraconservadores, pero lo paradójico es que Trump lleva tres matrimonios, su esposa posó desnuda, fue modelo, si analizamos con todo el conservadurismo que encierra la candidatura republicana Trump no es el mejor reflejo, pero fue muy cuidadoso, nunca cayó en el discurso del aborto como sí fue Hillary, no entró a esos temas, un alto porcentaje del triunfo de Trump se lo dieron los evangélicos.

El tema de la familia es singular y peculiar en Estados Unidos, es diferente el esquema porque hay otro tipo de observaciones, sin embargo, si las zonas del centro del país son conservadoras y radicales, pero no creo que haya sido una influencia decisiva, pero sí pesó, a estas alturas habrá grupos minoritarios que estarán alentando si no fueron a votar, se quedaron con esa situación. Por mucho que pueda tener libertades Donald Trump, estará rodeado de personajes duros.

—Guillermo Velasco. Yo sí destacaría el voto quirúrgico a Donald Trump, efectivamente así como está el voto católico, vean el sistema del voto cubano en el tema de Florida que son decisiones históricas de la simpatía del exilio de cubanos. Hay que rescatar dos cosas, estudiar profundamente los nichos del electorado, cosa que hizo Trump, no es que esto le abone de manera avasallante, pero es una manera de poner el foco. Dos, un político congruente sea ejemplar o no en su vida personal, no, en todo caso no estaba a discusión, sino en ser consistente en un mensaje, Trump se mantuvo con los conservadores, se declaró provida, cuestionó, lógicamente quien no está de acuerdo se le echó encima, cosa que a él le dio igual. Aquí muchos políticos meten el piecito al agua tibia para ver a dónde se van, hacen perder a su sector y los liberales se pitorrean y tampoco están con ellos.

 

EL PAPEL DE LAS NUEVAS GENERACIONES

—¿Cuál es el papel correcto que deben asumir las nuevas generaciones que van a lidiar con las consecuencias de esta radicalidad?

—Braulio González. Aquí no hay receta secreta, el tema tiene que ver con la participación e involucramiento de esas generaciones que se están incorporando a la vida productiva y social de cada país, en Estados Unidos tendrán que encontrar esos mecanismos. Hay un gran reto, sin embargo, tenemos que tener en claro que los adultos no resolverán lo de los jóvenes, es difícil imponer un modelo con las generaciones que ya han participado y se replique a las nuevas generaciones, sí tendrán que buscarse nuevos mecanismos de participación política y de presencia en esos sectores, Estados Unidos tendrá que encontrar sus propias rutas y abrirse caminos.

Hay un cierto abandono y decepción de parte de estas comunidades y evidentemente el ciudadano común suele no involucrarse en política, lo que hace que los que sí están interesados en la política terminen siendo dueños de ella. Es una respuesta compleja, no es de ahora, se ha vivido a lo largo del tiempo, pero los mecanismos de participación y transparencia en los partidos políticos tiene que hacer que se abran. Si la pregunta viene orientada a México, se trata de encontrar los mecanismos de participación para que esto ocurra, lo dejo como reto, porque la respuesta secreta no está clara.