Portal informativo de análisis político y social

LAS VILLAS PANAMERICANAS NO PODRÁN SER PARA VIVIENDA

LAS VILLAS PANAMERICANAS NO PODRÁN SER PARA VIVIENDA

Nov 12, 2011

 

Se veía venir. Las Villas Panamericanas empezaron con el pie izquierdo, como una maldición, en su proyecto itinerante, cuando no encontraba lugar para asentarse, regando dinero como si sobrara. Primero, en el Parque Morelos, donde la administración del honesto Doctor Pet pagó terrenos de barrio a precios que no iguala el mismísimo Manhattan.

 

Luego, en El Disparate, donde siguió derramando dinero el proyecto, cuando se pagaron 80 millones, por terrenos que, a decir de expertos, no valían ni 20 millones.   Después vino la locura: que si junto al Agua Azul, que en el Parque Canadá, que aquí y allá, sugerencias impulsadas por vivos, por no decir vivales, que veían en el proyecto la oportunidad de enriquecerse.

 

Los que deciden optaron por la peor opción, digo hablando de el sitio escogido dadas las dificultades de construir en ese lugar, pero el mejor para seguir haciendo negocio: El Bajío, un predio en donde advirtieron los que saben de geología, hidráulica y ecología, era definitivamente inviable para un proyecto de esa naturaleza; es decir un edificio que podría albergar a una pequeña ciudad, algo totalmente absurdo, si se piensa que el terreno está en una depresión volcánica y junto al Bosque de La Primavera.

 

Finalmente pudo la sinrazón y contra la opinión de científicos, investigadores, ecologistas y grupos ciudadanos, se construyó la mole que albergaría a miles de atletas. En plena celebración de los Juegos Panamericanos sobrevino el caos: como resultado de la improvisación y la prisa por tener la construcción a tiempo, no se resolvió el problema de los deshechos, ya que las Villas no están conectadas al sistema de drenaje de la ciudad por el desnivel en que se encuentran, las heces fecales y todo tipo de desechos de un edificio habitado de ese tamaño, estaban siendo arrojadas a cielo abierto, poniendo en riesgo la salud de los atletas y los mantos freáticos.

 

Dos expertos en el tema hablaron ampliamente, sin criterio político ni la pasión de los ambientalistas, sobre el problema que plantea el predio de El Bajío y las Villas Panamericanas. Ambos fueron determinantes, al advertir que el lugar debe respetarse como una reserva territorial del Bosque de La Primavera, y que no debe construirse un metro más, por las características topográficas del lugar, además de su función de captador de aguas para abastecer los mantos freáticos del subsuelo.

 

Felipe Tito Lugo plantea el problema: “La zona en conflicto por llamarle de una manera, conflicto porque es un conflicto de carácter humano en el sentido de utilizar una zona que nos es apta para el desarrollo urbano, me refiero a la zona de El Bajío que es una superficie que está entre lo que es el Bosque de La Primavera y la ciudad de Guadalajara, que está delimitada también por Periférico, es del orden como de unas mil 200 hectáreas, ésta es una cuenca cerrada, le llaman endorréica, decir cuenta cerrada es que no tiene salida y dicen que la cuenca es una superficie de terreno cuya inclinación siempre va a dar a un punto que es el punto más bajo, y en este caso el punto más bajo lo vemos todos los días al pasar por el Periférico donde antes de que estuviera el Estado Omnilife.

 

“Desde antes de que estuviera la Villa Panamericana veíamos que el uso de suelo, era agrícola y siempre se anegaba o sea es una zona de riesgo, una fosa tectónica, o llámenle depresión geológica para los que dominan estos términos, pues tenemos un desnivel considerable actualmente de los 10 a los 15 metros que son dos cosas, una es de riesgo porque el que se vaya a meter ahí a construir o a lo que sea dentro de una cuenca cerrada, está obligado a tres cosas, la primera tendría que hacer un tajo y o en su defecto, si no es un tajo, pues un túnel y si no es un túnel, pues tendría que ser necesariamente un bombeo, pero un bombeo bien calcula hidrológicamente que no vaya a pasar como en la Ciudad de México, que no se calcula bien lo que va a llover con la capacidad de bombeo y los resultados están a la vista.

 

“Yo pienso que de alguna manera la arquitectura del estadio que es en forma de cono, en forma de cráter, pues yo creo que ya debe de haber algo de fondo de que algo puede llegar a pasar algún día, de que los niveles puedan subir tanto que pudiéramos inundarnos. Entonces al decir zona de riesgo es que a pesar de que ya en esa superficie que parece un riñón o conocida como El Bajío, en esa parte habría que ver qué dice el plan de desarrollo de esa zona, habrá que ver qué dice el plan parcial ahí, qué uso”.

 

Se había establecido que en esa zona fueran 20 habitantes por hectárea.

Bueno, eso lo dice todo, sin son 20 habitantes por hectárea, de alguna forma no vamos a meter nosotros ahí tres mil 800 habitantes en una superficie aproximada de 300 hectáreas. La Villa Panamericana, tiene nueve hectáreas, de esas hectáreas tiene 95 departamentos y con la densidad de cuatro, pues nos da 3,800, o sea, 420 habitantes por hectárea pero ahí lo peligroso es que lo barato sale caro, esos terrenos eran ejidales si mal no recuerdo.

 

¿Cuáles son los daños visibles de esta construcción?

No se respetó que esa fue una zona de reserva de infiltración para la recarga de los niveles del freático, como los niveles del acuífero, aunque los primeros que se benefician son los del nivel freático porque está entre unos 20, 25 metros ya que el acuífero el nivel dramático anda entre los 100 metros y eso lo muestran los pozos que tiene el SIAPA perforados en esa zona, entonces de alguna manera lo que está sucediendo ahorita y que escucho por todos los medios es la negligencia, pero una negligencia a lo mejor inocente porque todo aquel que actúa sin estar informado, ahí están los resultados y después vienen las consecuencias.

 

¿Qué características geológicas tiene la zona?

Bueno el Bosque de La Primavera es una zona volcánica, hay vulcanismo ahí y ahí cuando hay un movimiento tectónico, o sismo, hay un acomodamiento de placas por eso se dan casos como El Bajío. El estado de Jalisco está lleno de fosas tectónicas.

 

José Luis Macías Godínez, ex director del SIAPA, manifestó su extrañamiento porque cuando se iba a hacer la construcción de las Villas Panamericanas, se dijo a través de los medios de comunicación, que la manifestación del impacto ambiental iba a estar en siete días: “Se me hizo raro escucharlo, por una manifestación de impacto ambiental no puede salir en siete días, eso es técnicamente imposible, no sé cómo le hicieron”.

 

Y sigue atónito: “La manifestación de impacto ambiental siempre debe hacerse con un anteproyecto y aquí, creo que iban a solicitar el trámite, cuando ya estaban licitando la obra. Aclaro que una manifestación de impacto ambiental no es para oponerse, es para prever las consecuencias posteriores a la ejecución de una obra y cómo van a seleccionarlas”.

 

Tito Lugo completa la idea: “Como ya lo dije, aquí no hay más que tajo, túnel y bombeo, y aquí no hay tajo, ni túnel, ni bombeo, dicen que la planta de bombeo se colapsó, pero yo nunca he sabido que una planta se colapse, eso no lo logro entender”. Ambos están de acuerdo en algo: hay que frenar de inmediato la construcción en El Bajío. Advierten que no es posible que se construya en una zona que se infiltra constantemente, porque estaríamos cubriendo la superficie, superficie que es como una pantalla de protección, porque el nivel de los acuíferos se alimenta de la infiltración y los agrietamientos que vienen de varios kilómetros a la redonda.

 

Opina José Luis Macías: “Yo recuerdo que faltaban siete días para los Juegos Panamericanos y dijeron que apenas estaba lista la Planta de Tratamiento, y en esas condiciones no se puede operar una planta, porque requiere un mínimo de dos meses de pruebas para que funcione, entonces no me extraña que hubiera fallado. No sé qué clase de técnicos hicieron eso”.

 

Tito Lugo plantea una solución para las Villas: “Hay que bajar la densidad de la población de los edificios, cambiando su uso y no hacer lo que está planeado de convertir un edificio habitacional”. Tito Lugo pone como ejemplo el Estadio de Chivas, que se inauguró antes de que se hiciera la vialidad necesaria, como una prueba de la improvisación en esta zona. “Lo digo con ironía: antes había carreras de caballos muy buenas y ahora hay carreras de inmobiliarias muy malas”.

 

QUE SE CLAUSURE: CONCIENCIA CÍVICA

El presidente de la agrupación Conciencia Cívica, Salvador Cosío, insiste en que el complejo habitacional debe ser desalojado; el Congreso del Estado pide la comparecencia del titular del Copag, Carlos Andrade Garín, y la Comisión Estatal de Derechos Humanos dictó medidas cautelares para proteger a los habitantes de Guadalajara.

El alcalde de Zapopan, Héctor Vielma, asegura que no se desalojará a los atletas parapanamericanos pero no se permitirá que sigan contaminando y tampoco habrá permisos de habitabilidad, por lo que se cumplirá lo ordenado por el Tribunal de lo Administrativo del Estado (TAE).

La magistrada de la quinta sala del Tribunal Administrativo, Patricia Campos, sentenció la suspensión de toda actividad en la Villa Panamericana por las descargas irregulares que hicieron desde el 23 de octubre en la zona de El Bajío.

Vencido el plazo para cumplir con la sentencia, el presidente de la organización Conciencia Cívica, Salvador Cosío Gaona, pidió consignar y sancionar por el delito de desacato y “exigirle a la magistrada que actúe pidiendo las medidas procedentes para que se cumpla y seguir adelante con el juicio. Ya son tres juicios en un solo juicio. Hemos pedido también que se llame a juicio contra los vendedores de la Villa Panamericana”.

 

MEDIDAS CAUTELARES: DERECHOS HUMANOS

Su respaldo es que ninguna de las autoridades notificadas respondió en tiempo y forma al Tribunal Administrativo y tampoco se mostró el permiso previo de Zapopan con el que se permita la habitación temporal. “Si no existe ese derecho, ese documento, entonces debería haber cesado toda actividad y bueno, debería estar desocupada”, insiste.

Por su parte, el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, dictó “medidas cautelares” al Ayuntamiento de Zapopan y a la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades), tanto para impedir que se hagan nuevos vertidos y comenzar con estudios que permitan analizar daños y repararlos.

Álvarez Cibrián dijo que el 3 de noviembre se recibió una inconformidad en contra de esas dos instancias y dentro de las medidas cautelares solicitó también la práctica de estudios de permeabilidad y mecánica de suelos, monitoreo de aguas superficiales y subterráneas, y monitoreo de pozos y arroyos aledaños a la Villa “para evaluar el daño ambiental causado por su irregular operación”. Pide también sistemas de canalización, tratamiento y desalojo de las aguas residuales emanadas de la Villa, para evitar que se sigan causando daños al ecosistema” y dio un plazo hasta el 16 de noviembre para responder.

 

COMPARECENCIA DE ANDRADE GARÍN: CONGRESO

En el Congreso, los diputados del PRI y del PVEM entraron a tema al solicitar un punto de acuerdo para citar al director del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos (Copag), Carlos Andrade Garín, así como al secretario ejecutivo del fideicomiso que administraba los fondos de la justa y contralor del Consejo Estatal para el Deporte, Jesús Briseño Espejo.

En el mismo punto de acuerdo, se pide también al gobernador Emilio González Márquez que informe al Poder Legislativo los ingresos, estados de cuenta, gastos e inversiones del fideicomiso, debido a múltiples anomalías que se han denunciado antes, durante y después del encuentro deportivo.

Falta de transparencia, adquisición de bienes y servicios, contratación de obra pública sin apegarse a los procedimientos que marca la ley, las anomalías en la venta de boletos para las diferentes justas y la mala calidad de las medallas fueron algunas de las irregularidades mencionadas por la diputada priísta Mariana Fernández.

En el caso concreto de las Villas Panamericanas, mencionó la asignación directa de su construcción a la empresa Corey, que para la edificación se desviaron recursos de diferentes partidas públicas y la contaminación ocasionada por las descargas de las aguas residuales.