Portal informativo de análisis político y social

Los caminos de la refundación de Jalisco: La alianza del alfarismo con el panismo en la LII Legislatura

Los caminos de la refundación de Jalisco: La alianza del alfarismo con el panismo en la LII Legislatura

Ago 20, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Para apuntalar y hacer realidad la llamada “Refundación de Jalisco” que ha ofrecido Enrique Alfaro desde su candidatura a la gubernatura de Jalisco, el Poder Legislativo jugará un papel fundamental para impulsar las reformas que sean necesarias.

Desde antes de su campaña para la gubernatura de Jalisco, Alfaro construyó alianzas abiertas y ocultas, con las principales fuerzas políticas. Las más visibles fueron con la coalición Por México al Frente donde se aglutinaron el PAN y PRD, que podría permitir lleguen a la LXII Legislatura 24 diputados, de acuerdo a la distribución que se ha dado, antes que el Tribunal Electoral califique lo que el Instituto Electoral y Participación Ciudadana validó.

Antes había hecho alianzas con el panismo por medio del ex gobernador Emilio González Márquez y con el Grupo Universidad.

Hay quienes están convencidos que la principal alianza que se armó fue con el gobernador Aristóteles Sandoval, la cual ha sido negada tanto por el titular del Poder Ejecutivo, como el propio Enrique Alfaro, quien paradójicamente logró su fortaleza, con un discurso anti PRI, anti gobierno, antipartidos, ofertándose como un político distinto a los tradicionales.

Aunque Alfaro ha anunciado que ésta fue su última campaña y que después de que termine su gestión de gobernador se retirará de la política, esa no se la compra nadie y más si tiene un equipo que ya opera en la estrategia mediática para tratar de ubicarlo como un gobernador diferente que tiene el valor de enfrentarse al Presidente electo Andrés Manuel López Obrador a quien le pretende bloquear la designación en Jalisco del coordinador general del Gobierno Federal, enarbolando la bandera del federalismo.

Alfaro antes de tomar posesión de la gubernatura de Jalisco ha empezado a correr en la pista para la carrera del 2024 al retratarse con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, otro que pretende ser corredor de esta gran carrera de México.

En el choque mediático que el gobernador electo de Jalisco ha empezado a construir con el Presidente electo, si éste choque se mantiene abierto, Alfaro va a requerir tener el control del Congreso del Estado, por lo que se pudiera ofrecer en el futuro, de allí la necesidad de construir la alianza con “fuerzas opositoras”. Jugar vencidas con el Presidente en México no se estila y no deja de ser un juego peligroso.

UN POLÍTICO PRAGMÁTICO

El pragmatismo de Enrique Alfaro y del grupo que lo rodea es la principal característica, como lo ha mostrado con la alianza fraguada con el Grupo Universidad y su jefe máximo, Raúl Padilla López, considerando que seis años atrás este mismo grupo se convirtió en su principal detractor al reventar los escándalos mediáticos, como aquel viaje de placer a Cuba que hiciera el entonces alcalde de Tlajomulco con algunos consejeros del IEPC.

Ese pragmatismo le permite poder aliarse con quien quiera. La alianza la tiene ya armada con el panismo y el perredismo, con el verde, y si requiere con el PRI, no tendría problema.

El Partido Movimiento Ciudadano llega con 14 legisladores, el Partido Acción Nacional con 8 y el PRD con 2. De prevalecer la alianza que forjaron en campaña, estas fuerzas políticas unidas tendrían mayoría en el Congreso del Estado para sacar los acuerdos que se hagan necesarios.

Al Partido Verde le han asignado un diputado, pero ha impugnado ante las instancias judiciales superiores y busca se le asigne un legislador más. Su voto o votos, tendrían un alto valor, ya que podría permitir la construcción de mayorías calificadas, cuando así lo requiera el grupo gobernante.

El PRI por su parte tendrá una presencia marginal, considerando que son 4 los diputados que están asegurados que formarán parte de la LXII Legislatura.

Clave para la gobernanza de la administración que encabece Enrique Alfaro es la construcción de estos acuerdos y en ese sentido, el perfil del coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano será fundamental. La alianza fuerte se construye con el Partido Acción Nacional, ya que los 8 votos le dan mayoría simple al grupo gobernante para aprobar acuerdos que no requieren reformas constitucionales.

Esto significa que entre las decisiones más importantes que se toman desde el Congreso, como la asignación y revisión de presupuestos, creación de nuevas leyes, los decretos de reformas a las leyes y reglamentos, la emisión de acuerdos económicas y la designación de cargos importantes como los magistrados, miembros del Consejo de la Judicatura, consejeros electorales, comisionados de transparencia, comisionados de derechos humanos y de muchos otros cargos de relevancia en el servicio público, a partir del 1 de octubre se tendrían los votos necesarios.

LOS POSIBLES COORDINADORES PARLAMENTARIOS

Lo primero que tiene que definir el Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano es su coordinador que le tocará operar, armar y mantener los acuerdos. Son tres los nombres que se han manejado y que tiene cada uno un perfil muy propio. Salvador Caro Cabrera, Ricardo Rodríguez y Alejandro Hermosillo.

¿Quién de los tres reúne el mejor perfil paras articular y conservar la alianza con las diversas fuerzas políticas en esta LXII Legislatura?

Todo depende con quién se tejerán las alianzas. Y lo que ha trascendido es que será con Acción Nacional, cuyos 8 votos –si no les quita el Tribunal Electoral del Poder Judicial- le dan la mayoría simple. En esa lógica, el diputado Ricardo Rodríguez podría llevar la delantera, por varias razones:

  1. Tirios y troyanos le reconocen que es un buen negociador, con experiencia y credibilidad. Es conciliador y no es de choque.

  2. Si la alianza es con los legisladores de Acción Nacional, facilita el trabajo, ya que de los 8 diputados, se los dividen Octavio Esquer (ligado a Eduardo Rosales), Miguel Ángel Martínez, Miguel Angel Monraz y Hernán Cortés, quien será el coordinador de los legisladores panistas.

Salvador Caro Cabrera, que repite como legislador, actualmente coordinador de la bancada naranja en esta LXI Legislatura que está por pasar a la historia, es el político de Movimiento Ciudadano de mayor experiencia entre los 14 que serán legisladores. Sin embargo, su fuerte carácter no ayuda a construir acuerdos y choca con el pragmatismo que distingue al grupo alfarista y que en esta circunstancia es fundamental que tenga mano izquierda. Hace unos días tuvo un encontronazo con el diputado Enrique Aubry, que está más cerca de Alfaro que de Aristóteles Sandoval. El problema que tiene Salvador Caro es que difícilmente acepta acuerdos que la lógica del pragmatismo político te indica para la gobernanza y allí es donde está la duda si es el hombre que ayude a Alfaro en ese proyecto de suma, donde los acuerdos es un ingrediente necesario.

Alejandro Hermosillo forma parte de esta terna, su génesis es el ex gobernador Emilio González Márquez, grupo con el cual hizo alianza Enrique Alfaro desde la primera elección a gobernador en que participó, quien se ha ganado la confianza de Ismael del Toro, pero aún se le ve tierno para poder asumir una responsabilidad como es la conducción del Poder Legislativo. Las ansias de novillero le ganan.

PIZANO Y EL PRI

Por parte del PRI estará en la coordinación de su bancada Héctor Pizano, quien tiene una vieja amistad con el futuro gobernador de Jalisco. Pero se entiende que Alfaro no necesita los votos del PRI; seguramente los buscaría si sus otros aliados (PRD) le encarecen su apoyo. Alfaro sabe jugar con el score y las alianzas en determinado momento pueden cambiar.

HERNÁN CORTÉS

Por lo que toca a los posibles coordinadores de las fracciones parlamentarias, podría darse por descontado que en el PAN se optará porque este papel de interlocutor lo juegue un personaje de todas las confianzas del Comité Estatal, es decir José Hernán Cortés Berumen.

Hernán Cortés además de ya haber desempeñado este cargo, cuenta con una amistad de gran relevancia en las filas albiazules, que lo hace pintar como el amplio favorito, es decir es uno de los mejores amigos de Eduardo Rosales, a quien se le identifica desde hace algún tiempo, como la mano que mece la cuna y guía las determinaciones vitales en el PAN.

En la fracción del PRD, cualquiera de los dos podría ser un cheque en blanco para los intereses de Enrique Alfaro, pero por la experiencia que ya ha tenido en este mismo cargo y la disciplina mostrada con el líder del Grupo UdeG, lo más probable es que sea Enrique Velázquez el coordinador.

Por lo que toca a Morena, el personaje de mayor experiencia en la lucha social es sin duda Óscar Arturo Herrera Estrada y a él le correspondería la coordinación del grupo parlamentario, a juzgar por las habilidades en la representación de causas populares, ya que incluso recientemente le ganó una batalla social y jurídica a la Secretaría de Movilidad, dependencia a la que obligó a regresar la ruta 45 del transporte público, abanderando a los ciudadanos afectados, en su protesta por la extensión de este derrotero.

A AGENDA DE LA REFUNDACIÓN

Sobre la agenda de la Refundación de Jalisco, el gobernador electo ha dado a conocer ideas generales. Ha señalado que los dos problemas graves que enfrentará y que le dará solución es el abastecimiento del agua a la zona metropolitana y a la región de Los Altos, así como el tema de inseguridad y violencia que vive Jalisco.

Ha señalado que el camino de la refundación está en marcha y que el 6 de diciembre, cuando asuma la gubernatura de Jalisco, ésta iniciará. Las reformas para tal efecto, dio a conocer en su última rueda de prensa, se tendrán antes de iniciar la nueva administración, conforme lo ha platicado con el gobernador Aristóteles Sandoval, quien está de acuerdo en que el Congreso del Estado las apruebe y cuenta con su colaboración.

El presupuesto de egresos y ley de ingresos se tendrá de acuerdo a los criterios de la nueva administración; se tendrá de la misma forma la reforma para separar seguridad y al ministerio público, para regresar al concepto que existió en el anterior gobierno con una Secretaría de Seguridad.

Los cuatro temas que ha encuadrado dentro de la Refundación de Jalisco son: Agenda de seguridad, agua, salud y política educativa, con un programa a seis años y no de 100 días, como lo han hecho otros gobernadores que le antecedieron.

En el tema de seguridad pública, Alfaro precisó que hará cambios profundos que considera su diseño legal, el nuevo modelo de seguridad pública y de procuración de justicia. Aclaró de la misma forma que esperará a conocer lo que hará el gobierno federal en la materia para contribuir al modelo nacional, el fiscal autónomo, dijo, será parte de los cambios en Jalisco.

Un cambio que contempla su Refundación es la reingeniería completa de la estructura administrativa del Gobierno del Estado. El primer paso iniciará con la refundación del gobierno, con la reducción de la estructura estatal, desaparecerán un buen número de dependencias, Cesjal podría desaparecer. Dijo que en mes y medio podría hacer el planteamiento para que el 6 de diciembre ésta se desdoble.

El primer día de su agenda como gobernador de Jalisco será el anuncio desde Juanacatlán -como lo prometió en campaña- de recuperación y saneamiento del Río Santiago.

Respecto a El Zapotillo, su posición no la cambiado que ha asumido desde hace algunos años. Que la infraestructura de la presa de El Zapotillo se aproveche en favor de Jalisco, que la cortina de la presa quede en 80 metros de altura, no al trasvase del agua a León, Guanajuato, en tanto no se resuelva el problema de abastecimiento de agua que sufren Los Altos y la Zona Metropolitana de Guadalajara.


Compartir en redes sociales:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
468 ad