Portal informativo de análisis político y social

CONTRA INTERVENCIÓN DEL CEN

CONTRA INTERVENCIÓN DEL CEN

Jul 31, 2011

Hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife) llegará el enconó de los panistas en el Estado para pelear por la convocatoria que elegiría al próximo presidente estatal de Partido Acción Nacional (PAN) y que fue vetada por el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Gustavo Madero, a petición directa del diputado, Abraham González Uyeda, como parte del grupo de los gobernadores. Los acuerdos y la repartición de candidaturas pluris, parte de lo que está en juego entre los emilistas y hernandistas y la posibilidad que el CEN imponga candidatos, sumado al riesgo que el actual interino, Iván Argüelles, no cumpla los acuerdos con su grupo.

 

A PETICIÓN DE ABRAHAM

En otro ataque del grupo de los gobernadores en contra de los llamados hernandistas, el diputado Abraham González Uyeda fue prácticamente “balconeado” en la comida que tuvieron el pasado 6 de julio en la residencia oficial de Los Pinos, adonde fueron convocados por el presidente, Felipe Calderón. En los jardines, luego de comer y reunidos Miguel Monraz, Margarita Licea, Ricardo García Lozano, Alfredo Argüelles, Nicolás Morales, Isaías Cortés y Gustavo Macías, llegó el secretario de Acción de Gobierno del CEN, Juan Molinar Horcasitas y en una forma de saludo a Monraz lo abrazó y les confió: “Muchachos de Jalisco, el tema de Abraham, de la elección de Jalisco ya lo vimos”.

 

En ese momento se les une el interfecto, y el propio Molinar Horcasitas se dirigió a él, y continuó el diálogo: “Ya les dije Abraham, que ya vimos que no haya elección y que se quede todo como está”. En ese momento el complot salió a la luz. Después se sabría que también hablaron con el presidente nacional, el ex gobernador, Francisco Ramírez Acuña, el actual mandatario estatal, Emilio González, y hasta el Senador, Héctor Pérez Plazola, todos en la misma sintonía, pidiendo que se vetara la convocatoria y así suspender el proceso, con lo que pretendían dar un golpe a sus enemigos políticos.

 

AL TRIFE

Una vez que llegó al Comité Directivo Estatal la notificación del CEN a través del oficio SG/0254/2011 del 22 de julio firmado por la secretaria General, Cecilia Romero, y tras recuperarse del coraje, se puso sobre la mesa las acciones a emprender por parte de los hernandistas y la primera fue que no demostrarían debilidad ante el golpe y se buscarían los artilugios legales para revocar el veto a la convocatoria que aprobó el Comité Directivo Estatal (CDE) el 30 de junio pasado.

 

De acuerdo a versiones de los integrantes del grupo que apoyan a Hernán Cortés a la gubernatura y que mantienen en sigilo las decisiones, se buscará impugnar en el Trife, a través de un Juicio de Protección de los Derechos Ciudadanos (JDC), que se revierta la decisión y dar luz verde al cambio de dirigente, donde al menos, Miguel Monraz se inscribió el día 8 de julio, días antes que se tomará la decisión y una vez alertado por el complot que habían preparado en contra de su equipo.

 

El grupo de los hernandistas se siente confiado de ganar en los tribunales al CEN, ya que aseguran hay inconsistencias en las “providencias” del oficio donde se veta la convocatoria y se cancela la sesión ordinaria del Consejo Estatal del 20 de agosto en la que se elegiría presidente y miembros del CDE para el periodo 2011-2014. Sin embargo, al cierre de la edición todavía se estudiaba la opción de interponer el recurso y sobre todo quien lo presentaría, ya que al menos uno de los perjudicados, Monraz Ibarra no sería el conducto y Guillermo Martínez Mora, se registró ya una vez que intervino el CEN.

 

INCONSISTENCIAS

De acuerdo al análisis que los panistas han realizado al documento signado por la secretaria General del partido, hay inconsistencias que hacen fácilmente debatible la decisión. En el primer párrafo señala que: “”Por instrucciones del Presidente del CEN, de conformidad con la atribución que le confiere el artículo 67 fracción X, de los Estatutos Generales del Partido”, los que a la letra dicen:

 

CAPÍTULO NOVENO

DEL PRESIDENTE DE ACCIÓN NACIONAL

ARTÍCULO 67. El Presidente de Acción Nacional lo será también del Comité Ejecutivo Nacional, de la Asamblea Nacional, de la Convención Nacional y del Consejo Nacional, con las siguientes atribuciones y deberes:

 

En casos urgentes y cuando no sea posible convocar al órgano respectivo, bajo su más estricta responsabilidad, tomar las providencias que juzgue convenientes para el Partido, debiendo informar de ellas al Comité Ejecutivo Nacional en la primera oportunidad, para que éste tome la decisión que corresponda.

 

Por tanto el que se realice o no, una elección de renovación de comité estatal no es un caso “urgente” y cabe la posibilidad que el CEN no apruebe la determinación que tomó el presidente del mismo. Por otra parte, los argumentos que utilizaron los emilistas y paquistas para “convencer” a Madero y apoyados por los yunquistas del CEN, como la secretaria General, plantearon que no había equidad en el CDE y que tres meses antes de que se inicie un proceso electoral no habrá renovación de comités.

 

Esto, basados en el artículo 64 de las atribuciones del CEN, en la fracción XV: “Vetar, previo dictamen fundado y motivado, las Resoluciones o Acuerdos de todas las Asambleas Estatales, Municipales y de grupos homogéneos, así como las decisiones de los Consejos Estatales, de los Comités Directivos Estatales, Municipales o Delegacionales, si resultan ser contrarias a los ordenamientos, principios y objetivos del Partido o inconvenientes para el desarrollo de sus trabajos. El Comité Estatal o Municipal correspondiente podrá pedir que se lleve el asunto para su resolución final ante el Consejo Nacional o su Comisión Permanente, con audiencia de las partes interesadas”.

 

Pero también se aplicó la siguiente fracción: XXIV. Posponer la convocatoria a proceso de renovación de Consejo Estatal o Comité Directivo Estatal, cuando el periodo del encargo concluya dentro de los tres meses anteriores al inicio de un proceso electoral constitucional. El acuerdo definirá el nuevo plazo para la convocatoria respectiva. Sin embargo, el periodo que debió concluir Hernán Cortés sería hasta noviembre del 2012, y el interinato, de Iván Argüelles es por la ausencia al cargo, de modo que no aplica la fracción antes citada, incluso en el artículo anterior se menciona que se debe dar derecho de audiencia al CDE ante el Consejo Nacional o la Comisión Permanente, derecho que se le coartó también.

 

TRAICIÓN 

Dentro de los integrantes del grupo de los hernandistas como Hernán e Isaías Cortés, José María Martínez, Alfredo Argüelles, Rodolfo Ocampo, Miguel Monraz, Jorge Salinas se tienen fundados temores que de no impugnar el veto del CEN, se daría pie a que el mismo Gustavo Madero, a través de otros actores en el Estado y en particular del grupo de los gobernadores intenten imponer candidatos, a lo que están totalmente en contra, pero también saben del poder del CEN y las herramientas que tiene para “apretar” tuercas.

 

A eso se suma el cambio de actitud del presidente interino, Iván Argüelles que se encuentra de momento vacacionando en Europa, quién aceptó que sostuvo una entrevista el martes 19 con su líder nacional, donde fue notificado que se vetaría la convocatoria de acuerdo a las opciones y facultades que tenía como presidente del CEN, decisión que no fue en ningún momento discutida y el viernes 22 llegó al estatal el oficio notificando del veto. Dicen algunas voces que días antes de la reunión Argüelles-Madero, se dio otra que no fue muy agradable, en esa ocasión los actores fueron Argüelles-Francisco Ramírez Acuña. Allí el ex gobernador en su clásico estilo le habló fuerte al líder estatal y le reclamó que tenía que ser parejo con toda la militancia en su nuevo papel y no tomar decisiones a favor de su grupo político.

 

Días después, el mismo Ramírez Acuña en entrevistas elogió al ex diputado por considerar que sería la persona idónea para buscar la unidad, esas señales prendieron los focos rojos entre los hernandistas, los que ahora dudan de la lealtad de su compañero de grupo y que no pueda sostener los acuerdos que ya se habían pactado, dado que él solo estaría hasta el 20 de agosto y a su salida se le propondría para diputación local pluri.

 

Los demás acuerdos que están en riesgo son el de Miguel Monraz que al ser presidente estatal no tendría ningún otro cargo de elección, y de seguir el veto tendrían que mover el tablero y dejar fuera a otro y acomodar al actual diputado local en una federal, y el único espacio al que tiene derecho el CDE es a una pluri federal segura, el resto estaría en una lista que no garantiza que lleguen o colocarlo en el distrito ocho como aspirante al Congreso de la Unión.

 

Otra de las posiciones que pudiera moverse son las dos posiciones de diputados locales plurinominales a las que tiene derecho el CDE, sumado a los que puedan colocar en las planillas de regidores en las primeras posiciones para asegurar que tendrán trabajo en los próximos tres años. El cargo de presidente del CDE también tiene otras prerrogativas, nombrar a los cuatro secretarios más importantes del Comité con derecho a voz y voto y que además tienen salario, por lo que pudieran darse cambios sin que sean de la gente de su grupo político, el temor es que los entregue a los enemigos emilistas.

 

También tiene derecho a designar o ratificar tanto al coordinador de los diputados locales, en este caso es José María Martínez, a quién se le ubica en la diputación federal pluri y en el caso de lo federal el actuales es Francisco Ramírez Acuña. Otro de los riesgos que se ven es el constante acercamiento de Abraham González con Iván Argüelles y que los consejeros estatales que tiene el actual interino pasen a las filas de los paquistas y tener el control del Consejo Político Estatal al obtener los votos que les faltan para ser mayoría.