Portal informativo de análisis político y social

RAFAEL GONZÁLEZ PIMIENTA: SE RESISTE A SOLTAR EL HUESO

RAFAEL GONZÁLEZ PIMIENTA: SE RESISTE A SOLTAR EL HUESO

Ago 28, 2011

El proceso de renovación de la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha entrampado y sólo el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) está facultado para emitir la convocatoria antes de la segunda semana de septiembre como marcan los estatutos, pero en caso de que llegue el 31 de diciembre y no se tenga el nombre del relevo de Rafael González Pimienta, algunos de los aspirantes podrían interponer recursos de inconformidad ante el Tribunal Federal Electoral (Trife) al ver vulnerados sus derechos.

 

El actual dirigente molesto con los medios por las constantes preguntas al respeto de su salida subrayó que depende del CEN y no de él la decisión de lanzar la convocatoria y los términos de la misma. “Yo renuevo los Comités Directivos Municipales (CDM), el Consejo Político Estatal (CPE), los municipales, los comités seccionales, pero la convocatoria para renovar a la dirigencia es responsabilidad del CEN”, dijo en tono de enfado por las reiterativas dudas de los medios de comunicación.

 

Pese a ser la cabeza del partido dijo que desconoce que exista una fecha para que se lance la convocatoria y no ha tenido comunicación alguna del CEN para determinar qué es lo que debe resolver, pero reitera que pase lo que pase el 31 de enero él deja el cargo.

 

Mencionó González Pimienta que el hecho de que no se lance la convocatoria no es un asunto que lo afecte o lo beneficie. “Yo tengo un periodo el que tengo que cumplir responsablemente, no tengo mayor interés en ir más allá del periodo estatutario y lo otro es responsabilidad del Comité Ejecutivo Nacional”.

 

– ¿Cómo queda su situación si no se lanza la convocatoria? –Se le preguntó–.

– Mi situación es que yo termino el día último de diciembre y como se renueva es problema del Comité Ejecutivo Nacional.

 

DIVERSAS VERSIONES

 

Priístas conocedores de los estatutos consultados mencionan que más de alguno se han enfrascado en un falso debate, al regar la versión de que González Pimienta pudiera mantenerse y extender el tiempo por el que fue electo y explicaron que donde hay variables es en la forma en que llegará su relevo.

 

Una de ellas es llevar a cabo una elección antes del mes de octubre o como límite el mes de octubre, y esto es porque el estatuto priista prohíbe hacer renovaciones estatutarias, elecciones y lanzar convocatorias durante el proceso electoral, cuándo inicia el proceso electoral constitucional, en la segunda semana de octubre y concluye hasta la fecha de cómputo de la elección estatal.

 

¿Qué pasa si no se lanza convocatoria anticipada y se elige antes de octubre al nuevo dirigente? El CEN podría nombrar un delegado encargado de despacho, lo cual sería válido, estatutario y legal hacerlo, pero bajo ninguna circunstancia podría continuar, que es lo que ha generado el debate, Rafael González Pimienta.

 

Porque no podría continuar, de acuerdo al artículo 163 de los estatutos habla de la duración del cargo tanto del presidente como del secretario general, de cuatro años sin posibilidad de reelección, pero además el artículo 18 del reglamento de elecciones señala que el secretario y el presidente durarán cuatro años en el cargo y en ningún caso, podrán ser reelectos; esto prohíbe la continuación de ambos bajo cualquier modalidad, es decir llegando diciembre tendrá que llegar un actor distinto, un dirigente distinto, el no va a poder llevar las riendas del partido, carecería de personalidad jurídica si permaneciera con todo lo que implica después del 1 de enero.

 

Según algunos, el encargado del despacho en julio debería de convocar a la renovación estatutaria de la dirigencia, pero hay otros que mencionan que el secretario técnico del CPE debe convocar en los primeros tres días y elegir al nuevo líder tricolor.

 

A partir del 1 de enero, González Pimienta no puede continuar en el cargo, los partidos políticos están obligados a acatar y obedecer los estatutos por ley, y esto sería totalmente debatible en el Trife y seguramente cualquier ciudadano o partido político podría obligar al PRI a cambiar la dirigencia, además explican los consultados que las implicaciones serían muchas y muy graves, entre ellas que carecería de legalidad cualquier acto que llevara a cabo el PRI, es decir, ni podría designar candidatos, ni podría registrar candidatos, lo que no es un asunto menor.

 

Según versiones que vienen desde el Distrito Federal, en el CEN tienen contemplado nombrar un encargado de despacho.

 

Otro de los inconvenientes para la elección del nuevo dirigente es el proceso actual de renovación de los consejos políticos municipales y del estatal mismo que se encuentra en la fase de elección de consejeros de sectores y organizaciones, con todo este proceso es muy complicado que se lance la convocatoria, porque falta que se renueve el CPE, ya que los integrantes actuales ya vencieron en su cargo y son los consejeros quienes votarían por el nuevo dirigente.

 

Jorge López Portillo Basave, diputado federal y aspirante a la dirigencia estatal ante los rumores y la falta de convocatoria esperará a que se defina el proceso y de momento menciona que está avocado al 100 por ciento a su nueva encomienda como secretario del CEN en el tema de los migrantes.“Cuando lleguen los tiempos para Jalisco, si es que llegan, tomaremos la decisión”, señaló.

 

Ante la pasividad del CEN de informar qué acciones se van a tomar en el caso Jalisco, Jolopo mencionó que todavía hay tiempo suficiente para que el CEN tome cartas en el asunto y reconoció que el CDE está inmerso en las renovaciones internas y falta completar a los integrantes del nuevo CPE.

 

Eduardo Almaguer, ex presidente del CDM de Guadalajara y actual regidor tapatío coincide en parte con el legislador, pero difiere en los tiempos de espera y hace un llamado para que se lance la convocatoria.

 

“De conformidad con los tiempos estatutarios la convocatoria debería emitirse en las primeras semanas de septiembre, en ese sentido estamos atentos de que en estos días sea publicada la convocatoria si fuera el caso y si no fuera así, los estatutos del partido son muy claros e inclusive señalan este supuesto, de que no se publicara una convocatoria para un proceso interno de renovación y señalan que la dirigencia actual cesaría en sus funciones el día que feneciera su término, el día 31 de diciembre y el secretario técnico tendría que convocar en un plazo de 72 horas al CPE y este elegir a un presidente interino y también elegir un método por el cual se renovaría la dirigencia.

 

“En ese sentido estoy muy atento a los términos, pero al mismo tiempo soy muy honesto y debo reconocer que estamos apostando mucho a la unidad de partido y no al quebrantamiento y en ese sentido si no fuera publicada la convocatoria como corresponde, estaría atento y haría un trabajo a ser tomado en cuenta por los priístas y terminando el periodo del 31 de diciembre pudiera ser electo por el CPE”.

 

– ¿En tu caso no presentarías alguna queja en el Tribunal para que te permitieran contender y se llevara a cabo la elección?

– Yo no lo haría. Sí estoy atento y lo digo públicamente, sí estoy solicitando que se emita la convocatoria como corresponde, pero si no fuera así, yo seguiría trabajando de manera institucional y seguiría comentándoles a los militantes priístas poniendo a su consideración mi perfil y trabajo para poder ser tomado en cuenta después del 31 de diciembre.

 

– ¿En aras de la unidad dejarían que el CEN decida, qué es lo que se tiene que hacer en Jalisco en cuanto a la dirigencia?

– En estricto sentido democrático y de una relación de respeto, quien decidiría la dirigencia es la soberanía del CPE, quien decide si emite la convocatoria efectivamente es el CEN.

El estatuto es muy claro, el 1 de enero sí no se ha nombrado un nuevo presidente, el secretario técnico tiene 72 horas para convocar al CPE y lanzar una convocatoria para elegir al presidente.

 

En caso contrario, sí estaríamos recurriendo al tribunal porque entonces sí habría una violación al reglamento, finalmente el espíritu de esto es que si no se lanza la convocatoria para que entre el nuevo el primero de enero, si no hubiera un proceso, quien fuera electo por el CPE entraría en funciones el 3 de enero.

 

– ¿Este proceso no enrarecería o entorpecería ya el arranque del proceso electoral?

– Es una oportunidad para generar consenso y el presidente que fuera electo, sería un dirigente que se avocaría en lo inmediato a los procesos internos en torno a la elección de los candidatos a diputados federales y locales, senador, también a los aspirantes a presidentes municipales y sus planillas y sería un presidente metido de lleno a la campaña electoral.

 

 

¿Respetará el PRI Jalisco los estatutos y las formas jurídicas en cuanto a la renovación de su dirigencia? El actual presidente Rafael González Pimienta le apuesta a que se lleguen los procesos internos del PRI para postular candidatos y así no se haga renovación alguna, toda vez que conforme al artículo 9 del Reglamento para la Elección de Dirigentes “el proceso de renovación de dirigentes por término de periodo, no debe coincidir con ningún proceso interno para postular candidatos del mismo nivel, o entre el inicio del proceso y el día de cómputo de una elección constitucional del mismo nivel”.

 

De acuerdo con el artículo 213 punto 1, en relación con el 214 punto 1, ambos del Código Electoral del Estado, el proceso electoral inicia la segunda quincena de octubre del presente año.

 

Por otro lado, la Comisión Estatal de Procesos Internos del Comité Directivo Estatal del PRI en Jalisco, está facultada legalmente para que antes del 10 de septiembre al 15 de octubre del presente año, inicie un proceso interno para elegir la nueva dirigencia de Presidente y Secretario General, que inicien funciones el primero de enero de 2012, siempre y cuando el Comité Ejecutivo Nacional expida la convocatoria para la elección de dirigentes, previo el Consejo Político Estatal se reúna para seleccionar la forma del procedimiento estatutario, dentro del periodo que comprende el 20 de agosto y el 9 de septiembre del presente año.

 

El 31 de diciembre del presente año concluyen las funciones de la actual dirigencia que encabeza Rafael González Pimienta y que si se pretende respetar el artículo 8 cuarto párrafo del Reglamento para la Elección de Dirigentes y Postulación de Candidatos que establece: Para la elección de dirigentes de nivel estatal “el plazo entre la expedición de la convocatoria y la fecha de la elección, no será menor de 35 días naturales”.

De conformidad con el artículo 213 punto 1, en relación con el 214 punto 1, ambos del Código Electoral del Estado, el proceso electoral inicia la segunda quincena de octubre del presente año.

 

SE AGOTA EL TIEMPO

 

Si consideramos que nos encontramos el domingo 28 de agosto o lunes 29 de agosto, quedaría hasta el 9 de septiembre el plazo para que se publique la convocatoria, cumpliendo así el requisito de los 35 días naturales libres, para que la Comisión Estatal de Procesos Internos lleve a cabo el procedimiento para elegir dirigentes (presidente y secretario general), esto antes del 16 de octubre de 2011, en que inicia la segunda quincena de octubre y el proceso formal constitucional electoral, de conformidad a los artículos 159, 160 y 161 de los Estatutos con relación a los artículos 8 y 10 del Reglamento para la Elección de Dirigentes y Postulación de Candidatos.

 

Por otra parte de la lectura literal de los artículos 163 y 164 de los Estatutos, y de una interpretación sistemática, se desprenden las figuras de:

 

Presidente estatutario para durar en su función cuatro años.

Presidente interino.

Presidente Sustituto para concluir el periodo estatutario respectivo.

 

El artículo 163 de los estatutos y el artículo 18 del Reglamento para la elección de dirigentes, impide legalmente que el Presidente Electo Estatutariamente, para durar en su función cuatro años “pueda ser reelecto”. Pero el artícuo 164 segundo párrafo, que trata del procedimiento de elección de un Presidente Sustituto, en el caso de ausencia definitiva del presidente estatutariamente elegido, “no impide legalmente que este presidente sustituto pueda participar en un procedimiento para seleccionar “nueva dirigencia del Comité Estatal”, simple y sencillamente porque dicha legislación partidaria no lo prohíbe específicamente.

 

El limitar a un presidente sustituto que concluyó un periodo estatutario, a participar en un proceso interno para la elección de un Presidente para que dure un periodo de cuatro años, se le estaría negando y como consecuencia, conculcando hacer uso de sus plenos derechos políticos y partidarios que como ciudadano tiene derecho de participar.

 

Además, se estarían contraviniendo los principios democráticos de certeza, legalidad y objetividad que debe regir todo el procedimiento de elección de dirigentes; de conformidad al artículo tercero del Reglamento de Elecciones de Dirigentes, puesto que el artículo 163 de los Estatutos sólo limita al presidente electo estatutariamente para durar en su función cuatro años y “no así dicho numeral especifica, limita o prohíbe al presidente sustituto” que fue elegido para concluir el periodo estatutario respectivo.

 

Asimismo, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional tiene atribuciones, de acuerdo al artículo 86 fracción II de los Estatutos del PRI para nombrar a un delegado, para que asuma temporalmente la dirigencia; y a su vez éste convoque en términos de los estatutos a la elección de una nueva dirigencia, una vez concluido el cómputo del proceso electoral constitucional.