Portal informativo de análisis político y social

REFORMA POLÍTICA, PEÑA NIETO LA CONGELARÍA EN LA CÁMARA BAJA

REFORMA POLÍTICA, PEÑA NIETO LA CONGELARÍA EN LA CÁMARA BAJA

May 1, 2011

Las pugnas al interior del PRI por la candidatura presidencial podrían ser el freno a la Reforma Política que aprobó el Senado de la República y que se logró con el impulso firme del senador, Manlio Fabio Beltrones, y que contó con el respaldo de todos los partidos políticos. Sin embargo, aún no se puede cantar victoria de que la Reforma Política va. Falta que pase por la aduana de la Cámara de Diputados, cuya mayoría priísta y que es la fuerza política dominante y que está bajo control del gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, cuando sus voceros se han expresado contrarios a este paquete de leyes que tanto ha complacido a las organizaciones y líderes ciudadanos, podría dormir el sueño de los justos en San Lázaro.

 

La propuesta dar herramientas valiosas a los ciudadanos para que formen parte de la vida pública del país con figuras como la consulta popular, las candidaturas ciudadanas, así como premiar a los buenos diputados, senadores y alcaldes podría ser congelada, si así lo considera el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto. Lo que podría significar un paso importante en el desarrollo de la democracia del país, está en pausa, en espera de que se convoque a un periodo extraordinario para su discusión y aprobación, en su caso.

 

Los integrantes del Congreso de la Unión acordaron abrir un espacio de negociación hasta el próximo 17 de mayo. Sin hacerse esperar, priístas y panistas se acusaron mutuamente de impedir la aprobación de las reformas, mientras que la bancada perredista exigió convocar a sesiones extraordinarias el 26 de mayo, pero ya con el compromiso de aprobar los asuntos pendientes.

 

Con ello, la reacción en el Senado no se hizo esperar, ya que estaban frenando la reforma más importante lograda en la Cámara Alta. La Mesa Directiva del Congreso de la Unión turnó la iniciativa a las Comisiones de Gobernación, Puntos Constitucionales y Participación Ciudadana, pero en la Junta de Coordinación se definió que se agendará en un eventual periodo extraordinario o que incluso podría ser retomada hasta el mes de septiembre. Las bancadas del PAN y el PRD, han hecho un llamado al grupo parlamentario del PRI para que la reforma política salga adelante y así las candidaturas ciudadanas puedan ser consideradas en las elecciones presidenciales del 2012.

 

La coordinadora de los diputados del PAN, Josefina Vázquez Mota, ha externado que su fracción firmará íntegra la minuta enviada por el Senado de la República. Vázquez Mota, explicó que el exhorto al PRI, es para que apruebe la minuta antes del 30 de junio, de lo contrario tendrían que explicarle a la sociedad por qué se están impidiendo las candidaturas ciudadanas en el 2012.

 

“Esta reforma política va a dejar claro qué políticos están a favor del futuro, del cambio y la modernidad, y qué políticos están del lado del miedo, del pasado, de la nostalgia y de regresar a un autoritarismo político que no tenemos que repetir en este país”, argumentó la lideresa panista y aspirante presidencial por Acción Nacional.

 

A su vez, el líder de los diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Armando Ríos Piter, indicó que su bancada está a favor de la reforma política; sin embargo, aclaró que no darán un “cheque en blanco”.

 

LO APROBADO Y LAS ASIGNATURAS PENDIENTES

No todos han sido optimistas en cuanto a lo aprobado por la Cámara de Senadores, al considerar que la reforma se quedó rabona al quedar fuera herramientas de la democracia participativa con la revocación de mandato, el referéndum, la reducción de plurinominales (como lo proponía el Ejecutivo Federal). Así también deja fuera al Presidente de la figura del juicio político. La aprobación de la Cámara Alta soslayó la propuesta del Presidente Felipe Calderón de considerar la segunda vuelta en elecciones presidenciales y la reducción del número de legisladores.

 

Lo que ya se probó es la reelección de alcaldes, así como la de diputados federales (en dos ocasiones) y de senadores en un periodo. También se reduce de 180 a 60 días el plazo para otorgar licencia al Presidente de la República. Sin embargo, se aprobó la iniciativa Preferente al Presidente que consiste en que el Ejecutivo podrá enviar al Congreso de la Unión, con la etiqueta de “preferente” hasta dos iniciativas para que obligadamente sean dictaminadas y votadas por el poder Legislativo en el periodo en que las haya recibido.

 

Empero, hay dos temas en los que el Ejecutivo no podrá darle el carácter de preferentes, se trata de las iniciativas en materia electoral y de partidos. En el tema de presupuesto, el Presidente de la República tendría la facultad de vetar propuestas en ese rubro. Probablemente el que podría ser uno de los grandes logros de la reforma política serán los instrumentos de participación ciudadana que podrían llevar a romper con la apatía política.

 

Las figuras de participación directa de los ciudadanos que se han presentado comprenden: La iniciativa ciudadana, que propone reconocer a los ciudadanos el derecho de iniciar leyes; la consulta popular, que implica la participación directa de los ciudadanos en los procesos de decisión sobre temas de relevancia nacional que ameritan el pronunciamiento explícito de los ciudadanos. Para los ciudadanos hay una luz de esperanza en la vida pública. Habrá candidaturas independientes para que contiendan por la Presidencia.

 

PODRÍA NO HABER CANDIDATOS CIUDADANOS EN 2012

A pesar de que en la Reforma Política se incluyó la posibilidad de que existan las candidaturas ciudadanas, lo cierto es que en 2012 no podrían verse los frutos de esta propuesta reflejados en la próxima elección. Esto debido a lo apretado de los plazos legales. Aunque fue ya aprobada en el Senado de la República, el primer retraso de la reforma política se presentó en la Cámara de Diputados, donde fue turnada a las comisiones de Puntos Constitucionales y Gobernación.

 

Aun cuando la reforma llegó a la Cámara Baja la mañana de este 28 de abril –a dos días de concluir el periodo ordinario de sesiones– el reglamento de la Cámara establece que debe darse a conocer con cinco días de anticipación a los legisladores para que pueda discutirse y ahí queda ya rebasada la posibilidad de aprobarla en este periodo.

 

Una vez votado el dictamen, debe enviarse a la Mesa Directiva para que se le haga publicidad y después llevarlo a una sesión del pleno para ser votado, lo que consume varios días de trámite. Después de ser aprobada en la Cámara Baja, la Reforma Política debería ser aprobada también por 17 de las 32 legislaturas locales para que se concreten los cambios constitucionales. Y más tarde deberán hacerse las leyes secundarias que reglamenten las disposiciones de la reforma todo esto hasta antes del 30 de junio, plazo límite para cambiar la legislación que aplicará para las elecciones del próximo año.

 

El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, señaló que uno de los errores fue no haber trabajado de forma conjunta con el Senado, pues esto hubiera compactado los tiempos. Junto a la Ley de Seguridad Nacional, la Junta de Coordinación Política evaluará en los próximos días si es factible discutir en un periodo extraordinario, antes de septiembre, esta reforma.

 

LA PROPUESTA CALDERONISTA: EL DECÁLOGO FALLIDO

Acercar a las instituciones a los ciudadanos, fue el espíritu de lo que en 2009 presentó el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, como una reforma política. La propuesta presidencial destaca la creación de la segunda vuelta en elección presidencial, la reducción de 500 a 400 diputados federales y 128 a 96 senadores, la reelección de legisladores federales, alcaldes, regidores y jefes delegacionales hasta por 12 años e incrementar de 2 a 4 por ciento la votación mínima para que los partidos políticos conserven su registro.

 

Además, el mandatario también planteó la posibilidad de presentar al menos dos iniciativas preferentes que el Congreso esté obligado a dictaminar y el veto parcial a las leyes y el presupuesto aprobado en el Poder Legislativo, así como introducir la figura del referéndum ciudadano. Propone que los ciudadanos puedan ser candidatos a cargos de elección popular aunque no estén postulados por ningún partido político, así como reconocer el derecho a presentar iniciativas de ley ante el Congreso por parte de ciudadanos y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

De acuerdo a esta iniciativa, la elección presidencial se realizaría el primer domingo de julio cada seis años y cuando ningún candidato obtenga más de 50 por ciento de los votos, el segundo domingo de agosto habría una segunda vuelta entre los dos que hayan obtenido más sufragios, fecha en que también se elegiría a los diputados y senadores. Por ello también se proponía modificar el inicio de las legislaturas al 1 de octubre y se ajustara la fecha de presentación del paquete económico y el plazo para la conclusión de la revisión de la cuenta pública.

 

La propuesta también planteaba desaparecer a los senadores plurinominales y que se elijan tres por entidad federativa de una lista, para que sólo sean 96, mientras se reduciría de 300 a 240 la cifra de los diputados electos de manera directa y de 200 a 160, los que lleguen al Congreso por la vía plurinominal. Además, destaca la petición del mandatario de aumentar de 2 a 4 por ciento la votación mínima para que los partidos se mantengan, con el fin de garantizar mayor representatividad social.

 

1. Permitir la elección consecutiva de alcaldes y demás miembros de ayuntamientos, así como de los jefes delegacionales en los estados de la República y en los municipios hasta por un periodo de 12 años.

2. Permitir la reelección consecutiva de legisladores federales con periodos límite de 12 años.

3. Reducir el número de integrantes del Congreso. En la Cámara de Senadores se eliminarían los 32 escaños electos de una lista nacional para un total de 96 senadores. La Cámara de Diputados se reduciría de 500 a 400 legisladores, 240 por mayoría relativa y 160 por representación proporcional.

4. Aumentar el mínimo de votos para que un partido político conserve su registro. El porcentaje necesario pasaría de 2% a 4%.

5. Agregar la figura de “iniciativa ciudadana” para que las personas puedan proponer iniciativas de ley sobre temas de su interés que no se encuentren en la agenda legislativa.

6. Incorporar la figura de las candidaturas independientes a nivel constitucional para todos los cargos de elección popular.

7. Implementar la segunda vuelta electoral para la elección de presidente de la República. Se elegirá como presidente a quien obtenga más de la mitad de los votos emitidos, en caso contrario pasarían a segunda vuelta los dos que hayan obtenido el mayor número de votos. Ésta se realizaría en la misma fecha de la elección legislativa.

8. Reconocer a la Suprema Corte de Justicia de la Nación la atribución para presentar iniciativas de ley en el ámbito de su competencia.

9. Facultar al Poder Ejecutivo para que pueda presentar al Congreso dos iniciativas preferentes que deberán votarse antes de que concluya el periodo. En caso contrario éstas se considerarían aprobadas.

10. Establecer la facultad del Ejecutivo para presentar observaciones parciales o totales a los proyectos aprobados por el Congreso y al Presupuesto de Egresos de la Federación. Establece la figura de la “reconstrucción presupuestal.