Portal informativo de análisis político y social

SEMANA NEGRA FRENA EL AVANCE DE ENRIQUE ALFARO

SEMANA NEGRA FRENA EL AVANCE DE ENRIQUE ALFARO

Jun 2, 2012

 “Es sumamente preocupante ese vínculo porque vulnera de forma grave el proceso electoral y rompe el principio de imparcialidad y autonomía en ese organismo”, precisó en un comunicado el PAN Jalisco al sumarse al PRD y PRI que exigen la renuncia del consejero electoral Víctor Hugo Bernal por considerar que esa relación empresarial sí afecta el desempeño de imparcialidad.

MIGUEL ÁNGEL MONRAZ IBARRA/PRESIDENTE DEL PAN EN JALISCO

 

Por Mario Ávila

La revelación de documentos que acreditan una sociedad entre el candidato a gobernador, Enrique Alfaro, el ex presidente del PAN, Eduardo Rosales y el consejero electoral, Víctor Hugo Bernal, pone en un predicamento al candidato y le puede costar el cargo al consejero.

Justo a un mes del proceso electoral, la campaña por la gubernatura de Jalisco se cimbró con la revelación de una sociedad que data del 2007 entre amigos y socios que forman parte de la estructura del poder, alineados en bandos políticos que aparentemente son antagónicos, cuyos principales actores protagónicos son Enrique Alfaro, Eduardo Rosales Castellanos y Víctor Hugo Bernal, que nada tendría de relevante a no ser que se trataba en ese entonces de un diputado local del PRI, el presidente estatal del PAN y un consejero electoral.

Los tres aludidos, se acompañaron de familiares de Enrique Alfaro, empleados del Ayuntamiento de Tlajomulco, líderes de la agrupación política Alianza Ciudadana y un empresario de la industria tequilera, para crear una empresa inmobiliaria denominada Ocean View, en donde se han realizado transacciones comerciales (compra de terrenos) por más de 27 millones de pesos.

La revelación de esta sociedad ha puesto en un predicamento al candidato a gobernador por el Partido Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez, quien no ha dado la cara para explicar la polémica sociedad y podría costarle el cargo al consejero electoral Víctor Hugo Bernal, ya que las dirigencias estatales del PAN, PRI y PRD han reclamado su renuncia inmediata.

La revelación de la sociedad dedicada al desarrollo inmobiliario, la compra, la venta, el arrendamiento financiero que no requiera de la autorización de la SHCP, el alquiler, la administración y el mantenimiento de toda clase de bienes, especialmente los inmuebles que tengan fines turísticos, residenciales, comerciales y mixtos, la dio a conocer el diputado local del PRD, Raúl Vargas López.

Sin embargo, la sociedad también se dedica, según su acta constitutiva al fraccionamiento, división y urbanización de terrenos, adquisición de materiales para construcción, maquinaria y equipo; contratación y subcontratación de obra, edificios turísticos, hoteleros, residenciales, por mencionar sólo algunos rubros.

El legislador mostró como prueba, la copia fiel de la boleta de inscripción con folio mercantil electrónico 48599 * 1 que obra en poder del Registro Público de la Propiedad y de Comercio del Estado de Jalisco y manifestó que la ilegalidad radica básicamente en el conflicto de intereses que genera.

Y para ser precisos habremos de recordar que son los partidos políticos los que proponen los candidatos al cargo de consejero electoral y son los diputados locales los que los designan, por lo que se pondría hablar también de la palabra “subordinación”.

De hecho en el artículo 484 del Código Electoral y de Participación Ciudadana, que en su capítulo de las responsabilidades de los servidores públicos en su inciso I refiere: “Serán causas de responsabilidad para los servidores públicos del Instituto Electoral realizar conductas que atenten contra la independencia de la función electoral, o cualquier acción que genere o implique subordinación, respecto de terceros”.

Esto fue lo que ocasionó que el golpe se lo asestaran al consejero electoral Víctor Hugo Bernal, a quien le han pedido su renuncia inmediata los tres principales partidos políticos (PAN, PRI y PRD), así como su propio compañero, el consejero electoral Nauhcatzin Bravo Aguilar.

LOS HECHOS

Raúl Vargas López, quien dio a conocer que los primeros integrantes de la sociedad fueron Enrique Alfaro (candidato a gobernador), David Alfaro Ramírez (hermano), José Ángel Cárdenas Gutiérrez, Luis Felipe Lozano Herrera, Sergio Arturo Lomelí Camacho (secretario General de la Alianza Ciudadana), Sergio Arturo Lomelí Gómez (ex funcionario del PRI), José Luis Gutiérrez Rentería (director Jurídico en la Sindicatura de Tlajomulco) y Víctor Hugo Bernal Hernández (consejero electoral).

Sin embargo un año más tarde, la empresa tuvo una inyección de nuevo capital del orden de los 27.9 millones de pesos y abrió sus puertas a nuevos socios donde destacó el en ese entonces presidente estatal del PAN, Eduardo Rosales Castellanos, así como el empresario ferretero Jorge Alberto Flores Mejorada y Gabriel Martínez Mejorada (cuñado del propio Enrique Alfaro).

El denunciante advierte que Ocean View en la realidad es la sociedad creada por los hermanos Enrique y David Alfaro Ramírez para especular con bienes inmobiliarios al amparo del gobierno panista en contubernio con el ex presidente estatal del PAN, Eduardo Rosales Castellanos y el consejero electoral Víctor Hugo Bernal, a quien acusó de que “trafica favores desde el órgano electoral para los que aspiran a un cargo de elección popular”.

Dijo también Vargas López que Ocean View “es una de las sociedades creadas por el ex priísta, ex perredista y ahora candidato del Partido Movimiento Ciudadano para traficar con influencia, hacer dinero al amparo del gobierno panista y enriquecerse a través de prestanombres al asociarse con el ex presidente estatal del PAN, Eduardo Rosales Castellanos y su compañero de francachela en su viaje a Cuba, el consejero electoral, Víctor Hugo Bernal. Éste último compromete la imparcialidad del órgano electoral, nuevamente ahora al sostener su sociedad de especulación inmobiliaria con quien además es candidato de un partido político”.

De ahí que Vargas López solicitara una amplia explicación de Enrique Alfaro, Eduardo Rosales (que se encuentra desde hace dos años en el extranjero) y de Víctor Hugo Bernal, “sobre los bienes adquiridos por Ocean View, de las relaciones con el gobierno de Tlajomulco, con el gobierno de Jalisco y con gobiernos panistas que les facilitan negocios al amparo del poder”.

También demandó que el autonombrado candidato de la izquierda debe explicar “cómo es que cuando era diputado por el PRD se hizo socio del presidente del partido que representa a la ultraderecha en Jalisco; que nos aclare cuáles son las relaciones de complicidad que tiene con los consejeros electorales y a cambio de qué favores políticos e inversiones compromete la imparcialidad del órgano electoral”.

LA RESPUESTA

Las respuestas a las acusaciones llegaron de parte del consejero electoral Víctor Hugo Bernal y del gerente de la sociedad Sergio Arturo Lomelí Camacho, mientras que el candidato a gobernador, Enrique Alfaro Ramírez, aunque anunció que celebraría una rueda de prensa, optó por no dar la cara y enviar en su representación al coordinador de la campaña, Clemente Castañeda y al presidente de la Alianza Ciudadana, Esteban Garaiz Izarra.

Lomelí Camacho aseguró que la sociedad únicamente se celebró para realizar la compra de un terreno en el Cabo San Lucas, en Baja California Sur, como una inversión a largo plazo, que no ha tenido un solo peso de utilidad y que sería destinado a la construcción de un parque temático tequilero.

Y explicó el supuesto origen de la sociedad: “Yo lo quería comprar, pero no me alcanzaba el dinero e invité a 10 de mis amigos más cercanos que tenía, confiando en su calidad moral, que sabía que eran empresarios, hicimos la aportación, compramos el terreno para dedicarlo a un museo del tequila en Los Cabos, sin embargo el terreno sigue ahí y ni lo podemos vender porque no hay quién lo compre ahorita, ni lo podemos desarrollar, sería de locura cuando el mercado turístico se cayó al 30 por ciento”.

Reconoció entre risas que se trató de una mala compra, pero confió en que en 30 años podrán recuperar la inversión, y aclaró que “es un asunto estrictamente empresarial, no hay ninguna liga política, no hay un solo peso del dinero público en esta sociedad”, dijo el empresario tequilero.

Afirmó que en este asunto no hay absolutamente nada que ocultar, “estamos limpios, no tenemos nada oscuro detrás, Enrique Alfaro es un candidato y un hombre bien habido, su patrimonio está a la vista de todos y estamos dispuestos siempre a atender cualquier pregunta o cuestionamiento”.

En el mismo tono fue la aclaración del consejero electoral Víctor Hugo Bernal Hernández quien admitió ser socio de la empresa Ocean View, creada para la adquisición de un terreno en Los Cabos, Baja California Sur.

Dijo haber ingresado a la sociedad por invitación del empresario tequilero Sergio Arturo Lomelí Camacho, con quien le une un vínculo de amistad desde hace varios años y aseguró que esta inversión nunca ha sido ocultada o negada, ya que ha estado registrada en sus declaraciones patrimoniales desde el año 2007.

En respuesta a las imputaciones hechas por el diputado Raúl Vargas López, aseguró que en ningún momento ha utilizado su posición como funcionario en el órgano electoral para traficar influencias y reiteró que a lo largo de su trayectoria profesional y como funcionario electoral en diferentes cargos, ha forjado lazos de amistad con diversos actores de la vida política, cultural, académica y empresarial de Jalisco. “Pero dichos vínculos de ninguna manera se traducen en acciones que interfieren en la observancia de los principios que rigen mi actuación institucional”, aseguró.

Lamentó el enrarecimiento de clima público a causa de la revelación de la sociedad y la manipulación de la información por objetivos político electorales, “ya que en nada abonan a la armonía social que debe reinar para que la ciudadanía ejerza su voto con tranquilidad, seguridad y certeza”, expuso Víctor Hugo Bernal Hernández.

“NO NOS TOMAN EL PELO”

Luego de emitidas las aclaraciones, el diputado local Raúl Vargas López detectó lo que para él fueron las tres grandes mentiras:

1. Que el líder del proyecto no es el empresario tequilero Sergio Arturo Lomelí Camacho, sino el candidato a gobernador, Enrique Alfaro Ramírez.

2. Que no han hecho sólo una transacción, es decir la compra de un solo terreno, sino que realizaron una segunda adquisición de tierras.

3. Que primero compran y luego amplían la sociedad, es decir primero gastan el dinero que ya tienen disponible y luego lo justifican con una ampliación en la sociedad (lo que podría tipificarse como lavado de dinero).

 

“No nos toman el pelo”, sentenció el diputado Vargas López, a su juicio es Enrique Alfaro Ramírez el líder del proyecto, ya que desde la lógica empresarial ningún inversionista invitaría a participar a algunos socios para que los invitados fueran mayoría y se quedaran con más del 50 por ciento de las acciones, como es el caso de la familia de Alfaro, que entre las aportaciones de él, su hermano y su cuñado, tienen el 40 por ciento del total del capital social con 11.2 millones de pesos, sin contar con las de sus subordinados directos en el Ayuntamiento de Tlajomulco, en la agrupación política Alianza Ciudadana.

Sobre la segunda mentira detectada entre los alfaristas, con papelería oficial en mano aseguró que no se trató de una compra única de un terreno sino de dos transacciones que en total suman 27.2 millones de pesos.

Detalló que el primer terreno se compró al ejidatario David Roberto Sahagún Romero el 20 de diciembre del 2007 en el ejido de Cabo San Lucas, municipio de Los Cabos en Baja California Sur a un precio de 12 millones 214 mil 274.36 pesos. Mientras que la segunda compra se hizo en el mismo ejido a Pablo Alberto Leggs Leggs y a su esposa Norma Alicia González Torres a un valor de un millón 127 mil 700 dólares, que a un tipo de cambio de 13.30 pesos por dólar, representó una inversión de 14 millones 998 mil 988 pesos.

Y la tercera gran mentira a juicio del denunciante es que en la segunda transacción, primero compran y luego amplían el capital, ya que la adquisición se realiza el 16 de octubre del 2008 y la ampliación del capital social se da hasta el 19 de diciembre del 2008.

LOS PARTIDOS

El suceso originó que los tres partidos políticos de mayor relevancia en la entidad reclamaran de inmediato la separación del cargo del consejero electoral Víctor Hugo Bernal Hernández, para evitar el enrarecimiento del clima electoral a tan corta distancia del proceso electoral.
Los argumentos son idénticos para los tres líderes partidistas Eduardo Almaguer (del PRI); Juan Carlos Guerrero (del PRD) y Miguel Ángel Monraz (del PAN), es decir se tipifica la incompatibilidad en la actividad y la subordinación de la que habla el artículo 484 del Código Electoral y de Participación Ciudadana.

De ahí que el PRI advirtió que si el “negro” Bernal no se iba por su propio pie del Instituto Electoral, tendría que hacer uso de la herramienta del juicio político ante el Congreso del Estado para lograr su salida.

Esta ruta probablemente será la que se requiera para sacar de su puesto al consejero electoral, quien se obstina en su posición y asegura que no hay conflicto de intereses y mucho menos hay subordinación, como lo ve su propio compañero en el pleno del IEPC, Nauhcatzin Bravo Aguilar, quien planteó que antes de la renuncia, de manera inmediata el consejero aludido se tendría que abstener de todos y cada uno de los asuntos que se traten en el IEPC sobre el candidato a gobernador Enrique Alfaro Ramírez y del Partido Movimiento Ciudadano.