Portal informativo de análisis político y social

SUPERA PRI GUERRAS INTESTINAS

SUPERA PRI GUERRAS INTESTINAS

Feb 11, 2012

Para su Comité Directivo Estatal del PRI no resultó lo terso que se esperaba en la zona metropolitana, porque de las cuatro candidaturas de unidad que proyectaron, sólo se lograron dos en los municipios más chicos, Tlaquepaque y Tonalá, donde los liderazgos de Alfredo Barba y Jorge Arana evitaron la fractura. En los otros dos, Guadalajara y Zapopan, hubo tambores de guerra y si algo faltó fueron los acuerdos para evitar el desgaste que significan las convenciones de delegados para la elección de candidatos.

 

Fueron meses de acomodos y desacomodos, con más diferencias que coincidencias, lo que provocó un clima de enfrentamiento que, como en el caso de Guadalajara estuvieron al borde de la violencia física. Para los observadores este fue un buen espectáculo, pero no siempre de buen nivel, sino al contrario, como fue el caso del Comité Municipal de Guadalajara, en que se impidió el registro de delegados con grupos de choque.

 

“Es lo que para siempre y cada cuatro años es lo mismo; opinan muchos, pero hay quien advierte que este era el momento preciso para el PRI, de hacer un proceso sin desgaste, ahora que las encuestas lo ponen en la posibilidad de recuperar el Gobierno estatal, que perdió hace 15 años”.

 

Zapopan: El factor Vielma derrotó al factor Ramiro y a Jesús Casillas. No se recuerda en Zapopan un proceso priísta tan difícil, que comenzó como terminó: un aspirante muy arriba de las encuestas, y el favorito de la administración municipal, que nomás no levanta en el rating electoral, pero con todas las facilidades para hacerse de la candidatura. Las cosas comenzaron a perfilarse desde hace poco más de un año, cuando el priísta número uno del municipio dio un golpe de timón a la dirigencia del Comité Municipal, que encabezaba el regidor Carlos García.

 

El presidente Héctor Vielma y su operador, Héctor Robles Peiro acapararon todos los cargos del Comité e hicieron un Consejo Político a modo, para tener el control absoluto del proceso de elección interna. Vielma proyectó a su Director de Desarrollo Social desde un principio, pero pese a las bondades del cargo no creció, y las encuestas lo ubicaban en el 6 por ciento de las preferencias del electorado zapopano.

 

Mientras, el diputado local Jesús Casillas Romero hacía trabajo político en el municipio, con vistas a ganar la candidatura, y pronto, a diferencia de Robles, las encuestas lo ubicaban en el 44 por ciento de las preferencias, sobre priístas y panistas. Llegados los tiempos maduros del proceso, se polarizó la lucha y Héctor Vielma se le atravesó a Jesús Casillas, y con el control del Comité Municipal decía que Casillas no pasaría en Zapopan.

 

Viendo la polarización del proceso, a los genios priístas del centro se les ocurrió enviar a tantear el terreno y a buscar la candidatura al senador Ramiro Hernández García, agravando la turbulencia política y resultó imposible la imposición. El factor Ramiro sucumbió ante el factor Vielma. Los mismos genios del priísmo le ofrecieron una candidatura a senador a Héctor Vielma que se hicieron a un lado para designar a Casillas como candidato de unidad, y su respuesta fue renunciar a la candidatura al Senado, para no ceder a su capicho. Todo, lo que sean, por dejar sucesor.

 

La novela culminó con el registro de Robles Peiro, dueño de la voluntad de los delegados priístas, y sólo se registraron otros seis ilusos, sin posibilidad alguna, tal vez con la intención de prestarle el servicio de legitimización al delfín de Vielma, o para ver si pescan algo. A su registro acudieron sólo funcionarios municipales y presentó 220 firmas de un total de 300 presidentes de comités seccionales. La asamblea priísta será el 4 de marzo en las instalaciones del PRI-Zapopan. En el acto, Robles aseguró que no hay divisiones en el priísmo zapopano, y que “se respira en Zapopan una unidad, más que nunca”.

 

Dijo que es partidario de buscar diálogo y acuerdos con los demás aspirantes, pero que si éstas no acceden por eso está la asamblea que decide. Reveló que le ofrecieron una candidatura a diputado, para que le dejara la candidatura a Román Hernández, pero que él no aceptó.

 

GUADALAJARA: FINAL INESPERADA

Para observadores y priístas, hace mucho que estaba cantado que el candidato sería Trino Padilla, que recuperó el Distrito Federal, que el PRI no había tenido para dos o tres décadas y era considerado un bastión inatacable del panismo, tanto que fue diputado local por un distrito un personaje del PAN llamado Guadalupe Plascencia, eternamente de zapato blanco, sin trayectoria y ni siquiera conocimiento de la política.

 

Pero fueron surgiendo aspirantes: Claudia Delgadillo, Salvador Caro, Rocío Corona Nakamura, Elisa Ayón y Leobardo Alcalá. Finalmente se bajó de la contienda Trino Padilla y la opinión generalizada era de que la caballada estaba flaca. Cuando aparece Alberto Cárdenas como candidato el PAN, se piensa en Arturo Zamora, pero es enviado al Senado en la primera fórmula. El grupo de aspirantes que sobrevivió se dio hasta con la cubeta, un tanto que Rocío Corona permanecía en absoluta disciplina.

 

Salvador Caro se bajó denunciando que en el PRI le dijeron que no entraba en los planes de Aristóteles como candidato, y rechazó la oferta de una diputación casi al mismo tiempo que Claudia Delgadillo también se retiró del proceso y ella sí aceptó ser candidata a diputada. Al final, quedó como ganadora absoluta Rocío Corona, que seguramente será la ganadora, pues sólo tiene una rival débil enfrente: Elisa Ayón, que se antoja como aspirante legitimadora.

 

TLAQUEPAQUE: CANDIDATO POR ACLAMACIÓN

En Tlaquepaque el proceso es completamente terso, y el candidato de unidad, que se convirtió en candidato por aclamación, es Alfredo Barba Mariscal, hijo del poderoso dirigente croquista Alfredo Barba Hernández. Nadie osó anotarse siquiera como aspirante, y desde hace dos años ya se sabía que Freddy sería el bueno. En Tlaquepaque todo está bajo control y tranquilo, lo que hace pensar que no habrá problemas para que el PRI refrende el triunfo en la capital de la alfarería jalisciense.

 

TONALÁ: ARANA, DE PUNTA A PUNTA

Algo parecido ocurrió en Tonalá donde el diputado federal Jorge Arana sólo tuvo que decir que quería ser candidato para que recibiera el apoyo de líderes y organizaciones. Al final, el diputado local, Sergio Chávez hizo uso de su derecho al pataleo y amenazó con registrarse, pero la realidad de la distancia que lo separa de Arana lo convenció de que era una tarea imposible. Así, Arana es candidato de unidad en Tonalá y es probablemente el candidato priísta más fuerte de la zona metropolitana, y pocos dudan de su triunfo.

One comment

  1. JUAN MANUEL GOMEZ JIL /

    HAMBOS SABEMOS QUE JORGE ARANA ARANA AVENTO DINEROS DEL NARCO A SUS LIDERES PRIISTAS PARA SER UNICO, DINEROS SI DE LOS VALENCIA DE QUIEN MAS POBRE CHAVEZ LO BAJO DEL MACHO CON UN SUPUESTO LEVANTON EN DONDE LE ADVIRTIERON QUE SE RETIRARA DE LA CONTIEMDA LO DUDO QUE QUEDES ARANA