Portal informativo de análisis político y social

TRINO PADILLA VA POR LA GUBERNATURA

TRINO PADILLA VA POR LA GUBERNATURA

Jul 17, 2011

A Trino Padilla, le emociona la política y está dispuesto a entrarle a la carrera a la gubernatura de Jalisco. Con la experiencia de haber sido rector de la Universidad de Guadalajara, la segunda institución de educación superior del país y presidente de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, se siente con la capacidad de asumir el máximo reto para un jalisciense que es dirigir los destinos de su Estado.

 

“Mentiría si te dijera que no tengo la intención de aspirar a que el partido (PRI) me tome en cuenta para encabezar un proyecto futuro, al cargo de elección popular de mayor responsabilidad de Jalisco. Nuestra lucha es por la transformación y desarrollo de Jalisco y si entramos de lleno a la política, aspiramos a asumir las mayores responsabilidades del Estado”, dice Trinidad Padilla López en entrevista con Conciencia Pública. Es la mañana del sábado (16 de julio del 2011). Muy temprano se realiza la entrevista pactada. El escenario es la cafetería Oui. Testigos los meseros. Somos los primeros en llegar. Dos tazas del aromático café son saboreadas para despertar, mientras transcurre la entrevista con el carismático personaje, hermano menor de Raúl Padilla, considerado uno de los hombres de mayor influencia de Jalisco.

 

La gente va llegando y se acercan a saludarlo. Maestros, señoras, jovencitas, se ponen de pie y le expresan su reconocimiento. Afable, el menor de la dinastía Padilla saluda y dialoga. “Me han mencionado en algunos medios para que encabece un proyecto de elección como la gubernatura, entre los que están también el de la alcaldía de Guadalajara y la senaduría (…) Eso dependerá que en los órganos de dirección y entre los compañeros del partido lo valoren o hacer una medición del posicionamiento que un servidor tiene en segmentos de la sociedad”, externa el también coordinador del Movimiento Nacional Tecnológico Universitario.

 

El ex rector de la Universidad de Guadalajara (UdeG) tiene claro cuál debe ser el desarrollo de Jalisco. “Tenemos que replantear la estrategia. Es evidente que se ha abandonado aquel plan de desarrollo regional y equilibrado de las regiones del Estado, que se impulsó desde la década de los noventa. Se deben de actualizar los planes, como Jalisco a futuro”. Al mismo tiempo, considera que Jalisco ha ido perdiendo competitividad y se han frustrado diversos proyectos por falta de liderazgo y seriedad, con lo que han emigrado importantes inversiones a otros Estados o países.

 

“La reforma de la Universidad de Guadalajara se orientó a crear centros regionales, precisamente para impulsar el desarrollo de las regiones, pero luego otros gobiernos no lo entendieron así y pretendieron reinventar el Estado. Las consecuencias lo vemos hoy con esos grandes desequilibrios y de regiones enteras abandonadas”, añade. “El caso de la Zona Norte es el mejor ejemplo del abandono, tanto que existe un movimiento para independizarse de Jalisco, porque ni se sienten integrados, ni se sienten atendidos por el Gobierno del Estado”, resalta el académico-político.

 

Conciencia Pública. ¿Te gustaría ser gobernador de Jalisco?

Trinidad Padilla. Sería el máximo honor. Mentiría si te dijera que no tengo la intención de aspirar a que el partido (PRI) me tome en cuenta para encabezar un proyecto futuro, al cargo de elección popular de mayor responsabilidad de Jalisco. Pero también vivo en un realismo. Para ser Gobernador, mi nombre no está bien posicionado, hay una representación modesta, no diría que en este momento represento la opción más comentada entre los ciudadanos, creo que el partido tiene cuadros muy buenos con trayectoria muy importante, si mañana fueran a ser las decisiones tengo que ser realista y entiendo que no estoy suficientemente posicionado para eso.

 

CP. ¿Cuál es tu diagnóstico sobre la problemática en Jalisco?

Trinidad Padilla. Jalisco ha sido un Estado que en pocos años ha descendido en el posicionamiento que tenía en muchos de sus indicadores. Hay que recuperar el paso, hay que reorientar la estrategia para el desarrollo de Jalisco. Se dejó de poner énfasis en aquel viejo proyecto que se planteó en los noventas de desconcentrar y generar apoyos a ciudades intermedias, para contribuir a descentralizar.

 

Trinidad Padilla López, contrasta la situación en que se encuentran los 10 municipios de la Zona Norte de Jalisco con los de la Zona Sur. “Hay asimetrías muy fuertes en indicadores de desarrollo. Hay un movimiento allá para independizarse del estado de Jalisco, para establecerse como un territorio, esto me preocupa porque indica que hay que ajustar gran parte de la estrategia del desarrollo de Jalisco”.

 

CP. ¿Desde tu perspectiva, qué representa Jalisco hoy en lo político y cultural a nivel nacional?

Trinidad Padilla. Más que los clásicos referentes que es el tequila y el mariachi, es un Estado que tiene presencia simbólica muy importante pero tiene que volverse a posicionar como un Estado con liderazgo en desarrollo económico, industrial, entre otros.

 

CP. El gobernador Emilio González Márquez, aspirante a la candidatura presidencial, ha manifestado que Jalisco está muy bien, va muy bien, y compara con el Estado de México. ¿Realmente somos mejores que aquel gran Estado industrial?

Trinidad Padilla. Dudo que Jalisco tenga más avances notorios que el Estado de México. No pudimos despejar en la magnitud en la que se esperaba, muchas empresas empezaron a emigrar, ha habido proyectos fallidos, en los que ha faltado un liderazgo más serio y ha generado un estancamiento, han habido grandes proyectos que se anuncian con bombo y platillo e inmediatamente se empiezan a enredar con asuntos que no resultan ser muy claros, ha faltado una gestión más transparente.

 

CP. ¿Cuáles son los más notorios de esos proyectos fallidos o que se han enredado?

Trinidad Padilla. Te diría Chalacatepec y los Juegos Panamericanos, donde encontramos compras en “lo oscurito”, manejo de recursos sin transparencia, un cochinero, lo que es muy lamentable y muestra la capacidad de estos funcionarios y gobernantes.

 

CP. Has formado el Movimiento Nacional Tecnológico Universitario, ¿hacia dónde quiere ir Trino Padilla?

Trinidad Padilla. No es que sea una plataforma política mía, somos muchos priístas los que estamos en esto, es un movimiento nacional que iniciamos algunos priístas que tenemos coincidencia respecto de ciertas visiones y enfoques, sobre todo de lo que debe ser el tema de la educación superior y la importancia que deben de tener esos temas, dentro de la plataforma del PRI y dentro de la agenda pública. El objetivo de este movimiento es posicionar el tema de la educación superior como punto estratégico para el desarrollo social del país, que sea una de las prioridades más importantes de la plataforma de nuestro partido.

 

CP. Se dice que el PRI regresa a gobernar, pero hay quienes al escucharlo se ponen a temblar. ¿A qué regresa el PRI? ¿A hacer más de lo mismo, viejas prácticas en desuso, aprovecharse del poder? ¿Qué piensas?

Trinidad Padilla. En efecto, se ha dicho que el PRI va a regresar al Gobierno Federal, qué bueno, pero muchos ciudadanos dicen “que va a ser el regreso de los dinosaurios”. Nosotros creemos que va a regresar para bien, que nos estamos ocupando en lugar de preocuparnos, de contribuir a que la plataforma legislativa del PRI en los diversos órdenes de Gobierno esté fortalecida por la participación de un segmento de la sociedad que es muy importante para nosotros y que mucho de este segmento no es muy afín al PRI.

 

CP. Recuerdo que tú como universitario, como líder estudiantil no estabas muy de acuerdo con la forma del PRI de conducirse… eras muy crítico.

Trinidad Padilla. Hubo un desencuentro histórico en general entre los universitarios y el PRI por el tema del 68, del 71, en fin, pero nosotros creemos que hay un segmento importante de universitarios, en los institutos tecnológicos, en las universidades públicas, incluso en las universidades privadas que hay potenciales simpatizantes del PRI, y queremos darles buenas razones para que participen, para que se sumen al partido esa energía, ese talento y enriquezcan esa plataforma en el ámbito de lo que el PRI tiene como agenda educativa.

 

CP. ¿Quiénes participan en este Movimiento Nacional Tecnológico Universitario?

Trinidad Padilla. Hay compañeros que son ex rectores de otras universidades que están participando en este movimiento, lo iniciamos originalmente con el que era secretario de organización del Comité Ejecutivo Nacional, Arnoldo Ochoa quien fue rector de la Universidad de Colima. Ex rectores de la Universidad de Sinaloa, hay muchos catedráticos, hay muchos profesores y muchas personas que pueden aportar. Vamos a establecer foros regionales para después hacer un foro nacional sobre los temas de educación para sumarnos y contribuir al debate y reflexión.

 

CP. ¿Qué tan estratégica es la educación en el desarrollo del país y cómo la concibes en este Movimiento Nacional Tecnológico Universitario?

Trinidad Padilla. El gran motor de cambio y transformación es la educación. La mejor herramienta para combatir la pobreza es la educación sin duda. Queremos que el PRI tenga dentro de su agenda pública el tema de la educación, que sea un tema en el que el partido desde el Gobierno pueda impulsar para apoyar el sistema educativo nacional. Debemos generar conciencia de la importancia estratégica que tiene la educación superior y la ciencia y la tecnología.

 

El problema no es un asunto conceptual, no conozco a ningún diputado que no esté convencido que la educación es una herramienta importante para el desarrollo del país. Y además es una oportunidad para generar empleos. En el siglo XXI el sector de mayor empleo va a ser el sector del conocimiento. En gran parte el impulso que tiene el partido en parte es porque empezó a tener otras estrategias para acercarse a la gente, es un cambio de idea, de paradigma, que bajo el lema de “Renovación Siglo XXI” ha venido haciéndose al interior del propio partido.

 

CP. El PAN les falló como gobierno a muchos mexicanos que esperaban grandes cambios y transformaciones sociales…

Trinidad Padilla. Es cierto que muchos ciudadanos que le dieron la espalda al partido porque pensaron que el PAN representaría un auténtico cambio, resultó que era una mala versión de los antiguos vicios que repudiaban en el PRI. Tenemos la oportunidad de recapturar la atención de esos ciudadanos, de volver a establecer vínculos con ellos, pero hay que ser autocríticos y no perder de vista un asunto, el alto índice de abstencionismo que se han visto en todas las elecciones que se han visto en los Estados en el año pasado y en éste nos prende un foco rojo muy importante.

 

Los ciudadanos cada vez se sienten menos representados por los partidos políticos y nosotros como militantes tenemos que ponernos bien las pilas, y buscar nuevas formas de acercarnos a los ciudadanos, darles buenas razones para que no abandonen a los partidos.

 

CP. ¿Cuál es tu posición en torno a la Reforma Política? ¿Estás convencido del cambio?

Trinidad Padilla. El sistema de partidos es un diseño de los sistemas democráticos modernos que permiten dar ciertas certezas a los ciudadanos, que permite establecer una buena interlocución entre los ciudadanos y los poderes públicos.

 

Nos estamos planteando en serio el tema de la Reforma Política, fortalecer una serie de disposiciones que son complementarias de los sistemas institucionales como los instrumentos de democracia directa que ayuden a generar una mayor participación ciudadana. Son experiencias que se tienen. En el tema de estas instancias de participación directa deben de estar bien reguladas, así como deben de estar regulados el tema de las candidaturas independientes de los partidos, es una figura interesante, aunque no creo que las candidaturas ciudadanas por sí mismas resuelvan el problema de la comunicación entre los ciudadanos y los poderes públicos.

 

CP. En el caso de las partidocracias, no sientes necesario una reforma para que se sientan representados los ciudadanos…

Trinidad Padilla. Habría que hacer algunos ajustes que obligan por una parte a que los partidos tengan que estar más cerca de los ciudadanos, el tema de la transparencia es muy importante, no por que no haya regulación al respecto, sí la hay, y creo que en mucha ocasiones el tema de la rendición de cuentas sí ha avanzado.

 

El fortalecimiento de un sistema de partidos y la eliminación de la partidocracia es un asunto que puede resolverse por medio de aproximaciones sucesivas, lo que pasa es que muchos ciudadanos se desesperan, parecen querer echar a la basura todo el sistema de partidos, porque quisieran tener una democracia ya consolidada como lo tienen los europeos o los norteamericanos, pero hay que recordar que mientras la democracia de los europeos es muy antigua, la nuestra no lo es tanto, nuestra democracia es muy joven, tiene menos de 20 años.

 

CP. Después de casi 70 años de partido hegemónico, llega la alternancia.

Trinidad Padilla. Desde el año 2000 hubo una leve transición, empezó desde con Zedillo, fue el primer presidente que ya no tuvo una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, se independizó el Poder Legislativo del Ejecutivo en la práctica (…) Hace menos de 20 años que tenemos una democracia realmente competitiva que tiene como supuesto básico la participación de los ciudadanos en el ejercicio del sufragio y un tema esencial para fortalecer un sistema democrático es junto con la competitividad de una elección, que sepas cuáles son las reglas del juego y que no sepas de antemano quién va a ganar, junto con eso el tema de la alternancia y eso está muy bien.

7 comments

  1. LIC. OCTAVIO GONZÀLEZ CAMARENA /

    MÈXICO Y JALISCO HOY MÀS QUE NUNCA NECESITA HOMBRES CON FORMACIÒN DE ESTADISTAS. LA SOCIEDAD NO QUIERE MÀS IMPROVISACIONES. QUIERE GOBIERNOS CON AUTENTICA RENDICIÒN DE CUENTAS, CON SERVIDORES PÙBLICOS CON HONESTIDAD A TODA PRUEBA

    • Jose Gonzalez /

      En 1972 se estrenó la película El Padrino, basada en una novela de Mario Puzo (publicada en 1969), que relata la historia de un mafioso italiano de Nueva York conocido como Don Vito Corleone, quien después de acumular poder, dinero e influencias, fantasea con un futuro honorable para su familia y sueña que algún día, su hijo predilecto, Michael, podría ser senador, y por qué no, hasta Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. El afán de Don Vito (interpretado por Marlon Brando) es limpiar el nombre de los Corleone, salirse de los negocios sucios y lavar sus bienes y su dinero. Nunca lo logrará y muere viejo en el jardín familiar. El Padrino III (1990) se inicia en un marco de singular solemnidad. Michael Corleone camina por el pasillo central de la Catedral de San Patricio, en Nueva York, el templo católico más grande construido en Estados Unidos. Se dirige hacia el altar, donde un arzobispo le pondrá en su cuello el collar que le acredita como comendador de alguna orden religiosa. Su iglesia le reconoce, le recompensa y le abriga, en correspondencia a sus generosos donativos para causas nobles. Escenas después, en la fiesta de celebración, algunos periodistas ponen en duda la honorabilidad de Michael Corleone, vinculado con el crimen, el juego y las actividades ilícitas. Su jefe de relaciones públicas increpa a los impertinentes, al cuestionarles si acaso ellos se presumen más sabios que el Santo Padre, quien confirió a Michael (interpretado por Al Pacino) tan alta distinción. Rumbo al ocaso, Michael Corleone parece haber limpiado su imagen y su oscuro pasado criminal. En la ficción o en la realidad, la historia se repite: hasta los más despreciables y ruines criminales, y las damiselas y varones de más cuestionable conducta y honorabilidad, sueñan con que algún día, cuando los años pasen, pesen y agobien, sus nietos les adoren y les respeten, como personas honorables. Compran con sobornos, regalos, premios, chantajes y amenazas, honores que desafían las leyes de la decencia. En nuestra realidad, que supera cualquier ficción, pretende este nefasto y su hermano personajes de cuestionables pasados, presente y futuro, que ellos consideran merecido, pero que un amplio segmento de la sociedad observa con reproche y repugnancia. Argumentos falaces e impúdicos: ¿Qué de malo hay en reconocer los méritos de “El Licenciado”, hombre visionario, ilustrado, fino, culto y promotor de bienes? ¿Acaso los simples y vulgares mortales, corroídos por la envidia y el resentimiento, el chantaje y el envilecimiento de la vida docente, académica, científica y democrática de una noble y leal institución de educación superior, que él y su grupo tienen secuestrada desde hace 20 años.

  2. salmaco /

    En la U de G y hospitales civiles hay mucha corrupcion, corporativismo, aviadores y transas al por mayor… se quejan que no tienen dinero y hacen pesimos negocios como el auditorio telmex que a cada rato salen con perdidas y demas, ni trino ni Raul ni ningun supuesto importante egresado de ese nido de corrupcion podra ser gobernador de Jalisco…. es cierto que el pan es malo sobre todo Emilio o Etilio, pero los grandes responsables del desastre de Jalisco somos los ciudadanos.. y creanlo politicos… tomaremos cartas en el asunto y pagaran muy caras las consecuencias de sus malos manejos……

    • Rigoberto Rodriguez /

      En 1972 se estrenó la película El Padrino, basada en una novela de Mario Puzo (publicada en 1969), que relata la historia de un mafioso italiano de Nueva York conocido como Don Vito Corleone, quien después de acumular poder, dinero e influencias, fantasea con un futuro honorable para su familia y sueña que algún día, su hijo predilecto, Michael, podría ser senador, y por qué no, hasta Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. El afán de Don Vito (interpretado por Marlon Brando) es limpiar el nombre de los Corleone, salirse de los negocios sucios y lavar sus bienes y su dinero. Nunca lo logrará y muere viejo en el jardín familiar. El Padrino III (1990) se inicia en un marco de singular solemnidad. Michael Corleone camina por el pasillo central de la Catedral de San Patricio, en Nueva York, el templo católico más grande construido en Estados Unidos. Se dirige hacia el altar, donde un arzobispo le pondrá en su cuello el collar que le acredita como comendador de alguna orden religiosa. Su iglesia le reconoce, le recompensa y le abriga, en correspondencia a sus generosos donativos para causas nobles. Escenas después, en la fiesta de celebración, algunos periodistas ponen en duda la honorabilidad de Michael Corleone, vinculado con el crimen, el juego y las actividades ilícitas. Su jefe de relaciones públicas increpa a los impertinentes, al cuestionarles si acaso ellos se presumen más sabios que el Santo Padre, quien confirió a Michael (interpretado por Al Pacino) tan alta distinción. Rumbo al ocaso, Michael Corleone parece haber limpiado su imagen y su oscuro pasado criminal. En la ficción o en la realidad, la historia se repite: hasta los más despreciables y ruines criminales, y las damiselas y varones de más cuestionable conducta y honorabilidad, sueñan con que algún día, cuando los años pasen, pesen y agobien, sus nietos les adoren y les respeten, como personas honorables. Compran con sobornos, regalos, premios, chantajes y amenazas, honores que desafían las leyes de la decencia. En nuestra realidad, que supera cualquier ficción, pretende este nefasto y su hermano personajes de cuestionables pasados, presente y futuro, que ellos consideran merecido, pero que un amplio segmento de la sociedad observa con reproche y repugnancia. Argumentos falaces e impúdicos: ¿Qué de malo hay en reconocer los méritos de “El Licenciado”, hombre visionario, ilustrado, fino, culto y promotor de bienes? ¿Acaso los simples y vulgares mortales, corroídos por la envidia y el resentimiento, el chantaje y el envilecimiento de la vida docente, académica, científica y democrática de una noble y leal institución de educación superior, que él y su grupo tienen secuestrada desde hace 20 años.

  3. José Ángel Saldivar /

    Es bueno que Trino se decida a ir por la gubernatura pues necesitamos un político serio, responsable y experimentado como él para darle rumbo a Jalisco. No más improvisados, no más mocosos que se quieren comer el mundo a mordidas y sacarle los billetes a las arcas públicas. Trino es persona seria y de probada capacidad

    • Raquel Gtz /

      En 1972 se estrenó la película El Padrino, basada en una novela de Mario Puzo (publicada en 1969), que relata la historia de un mafioso italiano de Nueva York conocido como Don Vito Corleone, quien después de acumular poder, dinero e influencias, fantasea con un futuro honorable para su familia y sueña que algún día, su hijo predilecto, Michael, podría ser senador, y por qué no, hasta Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. El afán de Don Vito (interpretado por Marlon Brando) es limpiar el nombre de los Corleone, salirse de los negocios sucios y lavar sus bienes y su dinero. Nunca lo logrará y muere viejo en el jardín familiar. El Padrino III (1990) se inicia en un marco de singular solemnidad. Michael Corleone camina por el pasillo central de la Catedral de San Patricio, en Nueva York, el templo católico más grande construido en Estados Unidos. Se dirige hacia el altar, donde un arzobispo le pondrá en su cuello el collar que le acredita como comendador de alguna orden religiosa. Su iglesia le reconoce, le recompensa y le abriga, en correspondencia a sus generosos donativos para causas nobles. Escenas después, en la fiesta de celebración, algunos periodistas ponen en duda la honorabilidad de Michael Corleone, vinculado con el crimen, el juego y las actividades ilícitas. Su jefe de relaciones públicas increpa a los impertinentes, al cuestionarles si acaso ellos se presumen más sabios que el Santo Padre, quien confirió a Michael (interpretado por Al Pacino) tan alta distinción. Rumbo al ocaso, Michael Corleone parece haber limpiado su imagen y su oscuro pasado criminal. En la ficción o en la realidad, la historia se repite: hasta los más despreciables y ruines criminales, y las damiselas y varones de más cuestionable conducta y honorabilidad, sueñan con que algún día, cuando los años pasen, pesen y agobien, sus nietos les adoren y les respeten, como personas honorables. Compran con sobornos, regalos, premios, chantajes y amenazas, honores que desafían las leyes de la decencia. En nuestra realidad, que supera cualquier ficción, pretende este nefasto y su hermano personajes de cuestionables pasados, presente y futuro, que ellos consideran merecido, pero que un amplio segmento de la sociedad observa con reproche y repugnancia. Argumentos falaces e impúdicos: ¿Qué de malo hay en reconocer los méritos de “El Licenciado”, hombre visionario, ilustrado, fino, culto y promotor de bienes? ¿Acaso los simples y vulgares mortales, corroídos por la envidia y el resentimiento, el chantaje y el envilecimiento de la vida docente, académica, científica y democrática de una noble y leal institución de educación superior, que él y su grupo tienen secuestrada desde hace 20 años.

    • ZALDIVAR /

      bientos lic