Portal informativo de análisis político y social

De la práctica, a los estatutos: Jesús Casillas

De la práctica, a los estatutos: Jesús Casillas

Nov 29, 2015

Las propuestas del presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, como abrir la puerta a candidaturas ciudadanas, la equidad de género, y las alianzas con otros partidos políticos, buscan un partido más competitivo de cara al 2016, año en el que habrá trece elecciones, en doce de las cuales estará en disputa la gubernatura.

Algunas de esas propuestas, a decir del senador Jesús Casillas, ya se realizan en la práctica pero era necesario ponerlas en los estatutos para contar con los mejores perfiles y tomando en cuenta que ya se acabó el tiempo de las elecciones sencillas,

“ya no se gana a priori. Los ciudadanos ya saben distinguir”.

Como mejor ejemplo pueden citarse los procesos que se llevaron a cabo el año que termina, cuando se realizaron nueve elecciones con un saldo de cuatro ganadas, cuatro perdidas y una que se repetirá a principios del próximo año, precisamente en Colima, donde el presidente estuvo el pasado fin de semana en una reunión de evaluación.

“Ese es el propósito, hacer las adecuaciones estatutarias necesarias para ser más competitivos y poder ganar las elecciones”, dice Jesús Casillas, entrevistado vía telefónica en Michoacán, donde funge como delegado del PRI nacional.

¿Para el próximo año ve un panorama favorable?

«Lo que sí tenemos es una actitud de lograr conquistar al electorado mediante la propuesta, los mejores perfiles, pero también, hay que decirlo, hay elecciones competidas, creo que estamos haciendo lo conducente para ganarlas, no hay ninguna elección sencilla, ya no se ganan a priori como antes, hoy hay que ganar y conquistar el voto, los ciudadanos ya saben distinguir no solamente entre partidos políticos, entre candidatos, hoy lo que requerimos es una cara de mucha transparencia, de mucha apertura, pero sobre todo de propuestas y de perfiles adecuados y trabajadores. Hay que hacer lo que tengamos qué hacer.

Hoy, agrega, con la variable de los candidatos independientes las competencias se vuelven más feroces, más complicadas, pero también son oportunidades para que los candidatos que participen tengan la visión, el talento de poder comunicar a los electores lo que representa, lo que proponen y también con una trayectoria de honestidad, de trabajo, de buena imagen, aunada a los principios que tiene el Partido Revolucionario Institucional sin pasar por alto los proyectos de gobierno.

De las trece elecciones del próximo año, resume: “son elecciones complicadas que nos obligan a redoblar esfuerzos para ganar”.

En ese escenario, desglosa las propuestas de Manlio Fabio Beltrones, presentadas la semana pasada en la asamblea nacional del PRI.

La paridad de género

Aprobamos ya un acuerdo para que en los estatutos se establezca la paridad tanto vertical como horizontal, es decir, no solamente en las diputaciones sino también en las presidencias municipales y en los cabildos, entonces vamos con una actitud renovada, con importante participación de las mujeres pero sobre todo con un proyecto de gobierno acorde a cada una de las necesidades de las entidades de la república donde habrá elecciones.

Candidatos ciudadanos

Hay que reconocer que si hay algún perfil que logre tener un mejor posicionamiento, tenga de alguna manera mayor presencia en la sociedad, que sea bien visto y que esté mejor posicionado que un militante del partido se podrá postular, no es por default, no es excluyente de la militancia, simplemente se trata de que el partido pueda postular a los mejores elementos a los puestos de elección popular.

¿Quién decide y cómo?

«Existen todas las herramientas: encuestas, estudios de opinión, focus group, todo lo que se conoce, y si en ese sentido hay ciudadanos que si bien es cierto no son militantes de nuestro partido pero gozan de un mejor perfil que cualquier otro precandidato del partido y no esté en la misma calidad, no le veo ningún inconveniente y por eso es que también se reforman los estatutos en ese sentido para postular bajo este mecanismo candidatos independientes abanderados por nuestro partido.

¿Alianzas, con quién?

“También. Nosotros de alguna manera ya hemos caminado con alianzas, actualmente en Colima, por ejemplo, que es donde ya decidimos candidato, vamos con el PRI, el Verde, Nueva Alianza y el Partido del Trabajo. Nosotros nunca hemos cerrado la posibilidad de alianzas y sobre todo con partidos políticos que son afines en cuanto a principios ideológicos”.

¿Es poner en estatutos lo que ya se hace en la práctica?

“Bueno, en los estatutos ya está, se reconocen las alianzas y se establece que deben de ser con partidos que de alguna manera cuenten con principios ideológicos similares a los nuestros porque hemos visto alianzas en otros partidos que son verdaderas aberraciones: la derecha con la izquierda, por ejemplo, que son de posiciones ideológicas contrarias y hemos visto lo que ha pasado, por ejemplo en Nayarit, en algunos estados de la república que ni siquiera ganan los partidos, sino los que no son ni de uno ni de otro y terminan por no responderle a nadie».

La privatización de spots

Hoy un actor político, valiéndose de esa circunstancia no hace los spots que establece la ley porque no son para promocionar un partido político sino para promocionar una figura de un actor político, esto lo único que genera son condiciones de inequidad, de ventaja para algún posible candidato y en ese sentido es lo que manejó el presidente Beltrones.

¿Hacia dónde camina Manlio?

“A ganar elecciones, a presentarnos a la sociedad como un partido moderno, sensible, cercano a la gente, con la intención de gobernar y gobernar bien para elevar las condiciones de vida de todos los mexicanos. No ganar por ganar sino por llegar al poder y poder conducir, como lo ha hecho el presidente Peña Nieto, sacar adelante nuestra nación, de elevar las condiciones de vida, de tener un mayor dinamismo económico, que se vean relejados los beneficios de las reformas en las familias, en el bienestar familiar”.

Resume el senador Jesús Casillas: “ese es el propósito, hacer las adecuaciones estatutarias para ser más competitivos y poder ganar las elecciones”.

 

Unidad y armonía: Manlio Fabio

Manlio Fabio Beltrones copy

Los lineamientos generales de lo que se pretende sea el nuevo PRI, el partido que es el más viejo del país pero que quieren convertir en el más moderno, los delineó su dirigente Manlio Fabio Beltrones, en su más reciente consejo nacional, en donde aseguró que el instituto se encuentra en un proceso de “evolución permanente” que les permita llegar “fortalecidos a su cita electoral del próximo año, de 2016, y se preparen para las elecciones subsecuentes”.

La fórmula, dice, es “unidad y la armonía en nuestra organización; unidad y armonía que son un requisito indispensable para enfrentar las tareas que se avecinan y que nos exigen absolutamente a todos, un mayor esfuerzo y entrega para continuar como la fuerza política mayoritaria en las preferencias de la sociedad”, pero eso, dice, se logrará solamente si hay “apertura y flexibilidad hacia fuera” como una de “las premisas estratégicas que hemos definido para establecer mayores puntos de contacto con los ciudadanos y enfrentar con éxito el desafío electoral del año próximo”.

Ahora, los ciudadanos están cada vez más lejos de los partidos políticos, sin embargo, “sabemos por experiencia que los partidos son indispensables para ordenar la lucha por el poder y concretar una oferta de gobierno al servicio de la sociedad, de modo que entonces procuremos que la ciudadanía perciba al PRI como una entidad pública a su servicio y no viceversa” y esto sólo se logrará si la gente ve al partido “como una institución moderna, evolucionada y al servicio de la sociedad”.

Un paso fundamental del priismo es la aprobación de “las candidaturas de militantes y ciudadanos simpatizantes”, lo que permitirá ahora incluir en las convocatorias “esta moderna forma de podernos involucrar militantes y ciudadanos, con un solo objetivo: que le vaya bien a México”.

Niega que abrirle la puerta a los simpatizantes sea contradictorio entre su propósito de fortalecer las estructuras partidistas y entregarle a los no militantes, alguna o algunas de sus candidaturas, sólo se complementan ambas acciones, dice, porque el propósito fundamental es hacer del PRI un partido altamente competitivo y esto sólo puede hacerlo un instituto político sólido.

Y de la mano a esta propuesta, se establecen reglas para la equidad de género que deja en igualdad de condiciones a hombres y mujeres y el control de financiamiento a campañas que eviten entre dinero del crimen organizado, esto como “una decisión indispensable para generar confianza en la ciudadanía como el Partido de la legalidad, que marca una diferencia cualitativa con otros partidos”.

El próximo año habrá elección de gobernador en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas, por lo que deberán respetarse los nuevos lineamientos del priismo, en donde pueden incluirse alianzas con otros partidos políticos, porque dice, “tenemos clara nuestra política de alianzas. Proponemos las que se sustenten en una agenda política y un proyecto de gobierno sólido y con rumbo bien definido, pues no sólo se trata de elevar la competitividad electoral, como algunos otros parecen darle prioridad, sino que las alianzas alcancen y guarden la coherencia ideológica y programática propia de una plataforma electoral, y de que los candidatos o candidatas se comprometan con ella, de modo que con el voto ciudadano la oferta electoral se transforme en gobiernos de calidad”.

No pierde de vista que en esto de las “novedades de la política”, como “alianzas o coaliciones, o candidaturas comunes, algunos partidos han perdido la ruta y, sobre todo, el objetivo”, por lo que sin duda el reto más importante del priismo es asumir “con sustento en la fortaleza que nos da nuestra cohesión interna, es la posibilidad de que nuestro Partido y sus militantes incorporen, cuando así lo consideren conveniente, a los candidatos simpatizantes surgidos de la sociedad” como “un paso indispensable de modernización política y de adaptación a las nuevas formas de participación ciudadana”.

Pero el convocar y postular a simpatizantes tiene que ver con una estrategia clara de gobierno, dice, porque ahora “los otros” partidos políticos andan viendo con quién ganar, a quién aliarse para tener votos, lo que habla de una clara pobreza de cuadros. La propuesta del PRI, sin embargo, es primero escuchar a la gente qué quiere, lo primero es pensar para qué queremos ganar y después con quién ganar.

Esta es la forma de labrar un mejor camino, porque se trata de gobernar cada vez mejor, pero todo debe ser a partir de generar ideas claras, proyectos viables de gobierno y luego invitar a quién puede hacerlo realidad.

Manlio Fabio Beltrones establece con claridad que todos los cambios o el sumarse al proceso de modernidad en la política partidista, lo hacen sin renunciar a su ideario, pues la incorporación de simpatizantes a las candidaturas, cuando así se considere conveniente, serán sólo una parte de la modernización política, que es la inclusión que obliga al partido tricolor a la adopción de nuevas formas de participación ciudadana.

Sumado a los cambios estructurales hacia el interior de su partido, el que ahora dirige rumbo a las contiendas electorales Manlio Fabio Beltrones inició una campaña que busca desacreditar a quienes, él dice, se han convertido en el mesías en algunos partidos políticos, como es el caso de Andrés Manuel López Obrador, quien sin duda se ha convertido en un grave riesgo electoral.

El problema es que hay muchos ciudadanos que disfrutan incluso, de escuchar “tanta sandez a la que nos tiene acostumbrados este señor, en verdad que es más que ligero, superficial queriendo intentar sus fórmulas de victimizarse” y suele crear sus propios fantasmas para justificar sus dichos.

Y destaca el problema que dice, ve con los tiempos oficiales, en donde se utilizan de manera tramposa por PAN y Morena, pues dedican los espacios a la promoción personal cuando los tiempos oficiales son para los partidos” y para que los mismos presenten una propuesta, no para que ahí se escondan aquellos que pretenden ser candidatos y que entonces construyan un piso disparejo, apareciendo en los tiempos de los partidos políticos, pretendiendo ser candidatos en el futuro”. Eso es inmoral.