Portal informativo de análisis político y social

ALIANZA PRI-PAN ASEGURA VOTOS DE REFORMA ENERGÉTICA

ALIANZA PRI-PAN ASEGURA VOTOS DE REFORMA ENERGÉTICA

Nov 30, 2013

Por Cayetano Frías —-

Una decisión trascendental está a punto de tomar el Congreso de la Unión que significará un parteaguas en la historia de México, abrir la inversión externa a Pemex con la reforma a los artículos 27 y 28 constitucionales y permitir se aprueben contratos de utilidad compartida con el sector privado y las grandes empresas extranjeras del ramo.

Hace 75 años el presidente Lázaro Cárdenas del Río (el 18 de marzo de 1938) emitió el decreto expropiatorio de los bienes de las empresas petroleras extranjeras, que explotaban el llamado oro negro mexicano, llevándose las grandes utilidades y al mismo tiempo pagando sueldos ínfimos a los obreros mexicanos, sin mejorar sus condiciones laborales.

Sin embargo, aquello es historia. Y hoy el debate se registra en torno a su modernización. Si debe o no aprobarse la participación de capital externo en la exploración y compartir utilidades de la comercialización de los yacimientos que se descubran de hidrocarburos. La polarización existe entre las fuerzas de izquierdas que se oponen a la reforma a la Constitución General de la República y las del PAN y el gobierno que consideran que hoy son otros tiempos, y se tiene que buscar capital externo para poder explotar nuestra riqueza petrolera.

Para lograr sacar adelante la reforma que considere cambios a la Constitución Mexicana es necesario el voto de dos terceras partes en cada una de las Cámaras Legislativas y la alianza sellada entre PRI-PAN permite que se logre ese porcentaje de votos.

El trabajo político del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha logrado construir la alianza con el Partido Acción Nacional representado tanto en la Cámara de Senadores como en la Cámara de Diputados, incluyendo su dirigencia nacional para poder lograr esta reforma frente a la oposición de la izquierda representada en el Congreso de la Unión por el Partido de la Revolución Democrática, que la pasada semana lo llevó a salirse del Pacto por México, del que fue su gran promotor y pilar para su funcionamiento, al considerar su dirigencia que no existía disposición ni del PRI, ni del PAN para modificar las propuestas de reforma política y energética.

Al mismo tiempo, el presidente del Consejo Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, invitó a tomar la plaza pública para evitar lo que denomina “el mayor robo en la historia de México”, ya que el negocio del petróleo y del gas representan 120 mil millones de dólares al año”.

Este domingo, López Obrador encabezó un mitin a partir de las 10 de la mañana en el Zócalo de la Ciudad de México para definir lo que ha llamado “un plan de desobediencia civil pacífica”.

Por su parte, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano anunció que si aprueban la reforma energética la alianza PRI-PAN en el Senado de la República, realizarán una consulta revocatoria nacional para echarla abajo. Y amaga: “como se están viendo las cosas (PRI y PAN) no están en esa línea de modificar nada, por lo cual, si sacan la reforma energética, nos veremos en 2015 con la consulta popular. A ver quién se atreve a invertir en el 2015 si no hay seguridad política ni jurídica.

LA ALIANZA PRI-PAN

El diario La Jornada, el espacio de expresión de la izquierda mexicana, publicó el pasado sábado que la reforma energética que preparan en conjunto el Gobierno Federal y la cúpula del PAN “pretenden abrir a ciento por ciento” la inversión extranjera en explotación, producción y comercialización de hidrocarburos, así como en la generación de energía eléctrica”, pero sin identificar las fuentes de información.

Corresponderá a la Comisión de Puntos Constitucionales junto con la Comisión de Energía la encargada de procesar la propuesta que será discutida por el Senado antes del 15 de diciembre.

En la izquierda se da por hecho que la alianza PRI-PAN impulsada por el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto vencerá en el Congreso de la Unión la resistencia de la izquierda que la encabezan López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

El PRD insistió en su demanda de posponer la discusión de la reforma energética y en su caso que ésta no toque los artículos 27 y 28 Constitucional

Hasta hace algunos días parecía complicada la construcción de la alianza PRI-PAN, por el endurecimiento que asumió la fracción calderonista en la Cámara Alta encabezada por Ernesto Cordero, cuyos seguidores son mayoría en la representación albiazul. Sin embargo, las concesiones otorgadas en la reforma política vienen a romper el acuerdo expreso que antes había existido del PAN con sus homólogos del PRD.

“La alianza PAN-PRD se rompe en el Senado cuando se registra la intervención del Gobierno Federal al presentar como carta de cambio la iniciativa energética que ya había sido también presentada por el PAN y cuyo contenido no sólo se acercó a la propuesta del Gobierno Federal, sino que introdujo factores como el de la intervención absoluta del sector privado en áreas estratégicas del sector energético”, publica La Jornada.

El acuerdo implícito entre gobierno y PAN se consolida “por la cercanía de las iniciativas energéticas de ambas partes al desplazar la posición ambigua del PRD que durante los pasados meses no definió en las negociaciones del Pacto por México una postura definitiva en torno a la reforma energética.

LAS RAZONES DE PEÑA NIETO

La iniciativa del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto plantea que ha sido la falta de un marco jurídico que responde a la realidad en esta materia lo que ha llevado a una producción insuficiente de petróleo y gas natural, lo que junto con las crecientes importaciones de gas natural, gasolinas, diésel y petroquímicos, ha erosionado la seguridad energética de la Nación. De seguir con la tendencia actual, México se convertiría en un país importador neto de hidrocarburos en tan sólo algunos años.

– En relación con el gas natural, las importaciones han crecido considerablemente en los últimos 15 años; entre 1997 y 2012, las importaciones de gas natural subieron de 3% a 33% del consumo nacional. Este fenómeno se ha incrementado a partir de 2008, debido a la disminución del precio del gas natural en Norteamérica.

– Por otro lado, al 31 de diciembre de 2012, la infraestructura de gasoductos contaba con una longitud de 11,131 kilómetros y una capacidad para transportar aproximadamente 5,000 millones de pies cúbicos diarios. De 1995 a la fecha, la extensión de la red de gasoductos en México se ha incrementado sólo en 18.3% (1,789 km). Es decir, cerca de un punto porcentual al año, lo que ha sido insuficiente para el desarrollo del país. En noviembre de 2012, el Sistema Nacional de Gasoductos alcanzó su tope máximo de transporte, lo que ha limitado la importación de gas natural por ductos y ha resultado en problemas de abasto de gas natural.

Con base en lo expuesto, las reformas propuestas en materia de hidrocarburos consisten en:

– Eliminar la prohibición de que el Estado celebre contratos para la explotación de hidrocarburos. Reformas a los artículos 27 y 28 constitucionales.

– Sustraer de las áreas estratégicas del Estado a la petroquímica básica y dar certeza a nivel constitucional para que las actividades de la industria petrolera, tales como el procesamiento de gas natural y la refinación del petróleo, así como el transporte, almacenamiento, distribución y comercialización de dichos productos y sus derivados, puedan ser realizadas tanto por organismos del Estado, como por los sectores social y privado, a través de permisos que otorgue el Ejecutivo Federal.

– Bajo el esquema propuesto se plantea el fortalecimiento de Petróleos Mexicanos y redefinir su relación con el Estado mexicano, pasando de una visión estrecha como generador de ingresos públicos en el corto plazo, a una de perspectiva amplia y de largo plazo. El nuevo régimen fiscal para Pemex que se propondrá como parte de la reforma Hacendaria será consistente con este cambio de enfoque. La propuesta que se incluirá en la reforma hacendaria estará alineada con la necesidad que tiene Pemex de ser más flexible para conseguir mejores resultados. Ello implicará un cambio de paradigma con dos componentes esenciales: Primero, un pago de derechos más bajo que en la actualidad y, segundo, el remanente de ese pago de derechos podrá ser reinvertido en la empresa o una parte podrá ser transferida al presupuesto como si fuera un dividendo que podrá emplearse para gasto en escuelas, hospitales, infraestructura de agua o carreteras. Este nuevo esquema hará que Pemex tenga un tratamiento fiscal comparable al de otras empresas petroleras en el resto del mundo. El régimen propuesto, a diferencia del actual, alineará los incentivos entre Pemex y el Gobierno Federal, al mismo tiempo que le permitirá a la empresa ser más competitiva.

BENEFICIOS ESPERADOS

La inversión y los recursos fiscales que se obtengan de concretarse las reformas propuestas, permitirán a México consolidar un modelo de hidrocarburos sostenible en el largo plazo, pensando en el bienestar de futuras generaciones. Así, con la reforma se plantean los siguientes objetivos de la política de hidrocarburos:

1. Lograr tasas de restitución de reservas probadas de petróleo y gas superiores al 100%. Ello significa que el incremento de la producción estaría acompañado del descubrimiento de igual o mayor volumen de reservas.

2. Incrementar la producción de petróleo, de 2.5 millones de barriles diarios actualmente, a tres millones en 2018, así como a 3.5 millones en 2025.

3. En el caso del gas natural, la producción aumentaría de los cinco mil 700 millones de pies cúbicos diarios que se producen actualmente, a ocho mil millones en 2018, así como a 10 mil 400 millones en 2025.

Adicionalmente, la reforma propiciará una mayor integración en la cadena de valor a partir de la extracción de los hidrocarburos, lo que permitirá un abasto suficiente de gasolinas, gas metano y gas licuado de petróleo, a precios competitivos.

BENEFICIOS SOCIALES

El incremento en la inversión y la producción incidirá favorablemente en el crecimiento del Producto Interno Bruto y en la generación de empleos, al mismo tiempo que permitirá la obtención de recursos fiscales adicionales, que se destinarán fundamentalmente a las siguientes actividades, enfocadas a mejorar la calidad de vida de la población e incrementar la competitividad de nuestro país:

  • Fortalecer nuestro sistema de seguridad social para abatir decididamente a la pobreza extrema y crear mecanismos de redistribución eficaces, combatiendo al hambre y mejorando los servicios de salud pública. Los ingresos fiscales adicionales servirán para que los grupos más vulnerables tengan la oportunidad de desarrollarse, mejorar sus condiciones de vida y contribuir a la competitividad del país.

  • Formar a las nuevas generaciones con educación de calidad y desarrollar capacidades profesionales. Así, nuestro país podrá aprovechar su bono demográfico y generar un número creciente de trabajadores de alta especialidad técnica. Además, se impulsará el desarrollo tecnológico nacional, dirigiendo claramente los esfuerzos a obtener soluciones acordes con los nuevos retos geológicos.

  • Invertir en infraestructura, para generar un desarrollo incluyente y distribuido para alcanzar todos los rincones del país. Aeropuertos, carreteras y caminos, entre otros activos, serán construidos pensando en el bienestar y productividad de futuras generaciones. Un enfoque federalista permitirá alcanzar los mejores resultados de inclusión y transmisión de los beneficios.

_____________

PROPUESTA DEL PAN

En la discusión sobre la reforma energética, los legisladores del PAN han demandado cambios a la Constitución para abrir el sector energético a la inversión privada nacional o extranjera a lo que se opone el PRD.

El senador panista Francisco García Cabeza de Vaca, integrante de la Comisión de Energía de la Cámara Alta, entrevistado por CNN en español, resaltó que uno de los puntos claves es que los especialistas han coincidido en tres temas específicos: Uno, en la necesidad de hacer una verdadera reforma constitucional, de gran calado, que permita al Estado mexicano tener los suficientes ingresos para enfrentar los retos que tiene en un futuro; dos, que vamos tarde y tres, que la reforma del 2008 quedó corta.

“La propuesta más completa es la presentada por el PAN y en eso coinciden especialistas. Es una reforma que no solamente llega a fondo, es de gran calado; toda vez que no sólo contempla hacer las modificaciones correspondientes a la Constitución en el 27, 28 e inclusive en el 25”, dijo en dicha entrevista.

Asimismo, la propuesta panista pretende fortalecer a los organismos reguladores, tanto a la Comisión Nacional de Hidrocarburos como a la Comisión Reguladora de Energía a fin de que estos organismos puedan evaluar y calificar el desempeño tanto de Pemex como de la CFE.

Entre los beneficios que el PAN argumenta tendrán los mexicanos con su propuesta de reforma está el hecho de que impactará la inversión privada adicional de 20 mil a 30 mil millones de dólares anuales; el crecimiento del PIB del 1 a 2% de crecimiento adicional anual; 100 mil empleos bien remunerados por año; bajar el costo de la energía eléctrica hasta un 40%.

LA NECESIDAD

De la misma forma, la propuesta del PAN considera que no hay otra alternativa que facilitar la inversión privada ya que el yacimiento de Cantarell que ha sido la fuente de petróleo mexicano durante las últimas décadas está en proceso de agotamiento.

Es necesario invertir 50 mil millones de dólares anuales; México no produce gas natural ni tiene infraestructura para distribuirlo, además de la limitada operación y crecimiento en el sector petroquímico; se importa el 50 por ciento de la gasolina.

La propuesta del PAN también precisa que la propiedad de los hidrocarburos es de la nación, no de los operadores, la renta petrolera es de todos los mexicanos y debe traducirse en beneficios para los mismos.

Presenta un plan para solucionar el pasivo laboral en Pemex, otorgarle libertad de gestión administrativa y autonomía presupuestal con un régimen de concesiones manejado por la Secretaría de Energía.

Se abrirá el sector de la Refinación a empresas privadas o público-privadas.

Se abrirá todo el sector de Petroquímica a la competencia.

Se abrirá a la competencia el sector de Transporte, distribución y almacenamiento de hidrocarburos y todos sus productos y derivados.

Se promoverá el gas natural como un combustible de transición, impulsado por la exploración y explotación de gas shale.

Impulso decidido a las energías renovables.