Portal informativo de análisis político y social

Conductores ebrios asesinos ¿homicidio doloso o culposo?

Conductores ebrios asesinos ¿homicidio doloso o culposo?

abr 3, 2011

Ahora que el influyentismo obligó a las dependencias involucradas a corromperse en el sonado caso del accidente donde murió una joven en la colonia Providencia, el pasado 12 de marzo (suceso provocado por un conductor ebrio, quien a los pocos días logró su libertad), se están analizando en el Congreso del Estado algunas reformas a la llamada Ley Salvavidas a fin de blindarla contra la corrupción, impunidad y complicidad.

 

A raíz de este suceso se volvió a debatir en todos lados sobre si una persona ebria que mata a alguien debe ir a la cárcel o no. Los defensores de los borrachos que ocasionan accidentes dicen que estos irresponsables no tenían la intención de matar a alguien por conducir bajo los influjos del alcohol.

 

A los familiares de víctimas de accidentes les respondemos que a pesar de que en la “cruda” los responsables de estas muertes se arrepientan y aleguen que jamás pensaron que después de consumir varios tragos podrían manejar de forma imprudente con fatales consecuencias, nuestros seres queridos están muertos y nunca regresarán y alguien debe de pagar por ello.

 

La tendencia mundial en cuanto al tipo de homicidio, doloso o culposo, en este tipo de percances es muy clara. Los países desarrollados, el llamado primer mundo, cuentan con legislaciones muy severas cuando se trata de sancionar a un conductor que haya matado o lesionado a alguien por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas: la persona paga por lo que hizo con multas muy severas, trabajo comunitario, suspensión de licencia y cárcel. Me llama la atención el debate que actualmente se realiza en Colombia sobre el tema. El diario El Espectador publicó una nota el pasado mes de febrero que fue titulada:

 

CONDUCTORES EBRIOS SERÁN CASTIGADOS POR HOMICIDIO DOLOSO

“La Corte Suprema de Justicia concluyó que cuando los homicidios sean accidentales pero quien los cometa sea plenamente consciente de que es precisamente esa la consecuencia que puede derivar de su actuación, el causante debe ser juzgado por dolo y no por culpa, es decir, que lo hizo intencionadamente.

“A propósito de la muerte de peatones causada por conductores en estado de alicoramiento, la corporación determinó que quien protagonice un accidente de esta naturaleza no puede estar actuando bajo la inconsciencia del mal que puede causar, pues tiene plena certeza de que ciertas conductas pueden originar la ocurrencia del homicidio, aún cuando no sea su propósito causarlo.

“Así, una persona que ingiera licor tiene pleno conocimiento, por la experiencia y la razón, que el conducir un vehículo en ese estado puede derivar en la ocurrencia de un accidente que bien puede acabar con la vida de otras personas, luego es consciente de la magnitud de las consecuencias penales que para él puede traer aventurarse a esa empresa. “Según esta conclusión, quien cometa homicidio en tales condiciones debe ser juzgado como presunto responsable del homicidio en calidad de dolo eventual y no de culpa, pues en el primer caso se sabe previamente del ilícito que se puede llegar a cometer y, sin querer incurrir en el, se termina ejecutando, por no tomar las precauciones debidas; la segunda situación, en cambio, sugiere la imprevisibilidad absoluta del insuceso.

“‘La teoría de la probabilidad o de la representación enfatiza en el componente cognitivo del dolo. Para esta teoría existe dolo eventual cuando el sujeto se representa como probable la realización del tipo objetivo, y a pesar de ello decide actuar, con independencia de si admite o no su producción. Y es culposa cuando no se representa esa probabilidad, o la advierte lejana o remota (…) No importa la actitud interna del autor —de aprobación, desaprobación o indiferencia— frente al hipotético resultado, sino el haber querido actuar pese a conocer el peligro inherente a la acción’, dice la jurisprudencia”.

“A través de la sentencia, con ponencia del magistrado Julio Enrique Socha Salamanca, la Corte sienta su posición jurisprudencial según la cual, en estos casos, lo que se debe juzgar no es el resultado palpable de los hechos sino el grado de previsión con el que haya actuado el responsable para que no ocurriera el acontecimiento”.

“(…) La representación debe recaer, no sobre el resultado delictivo, sino sobre la conducta capaz de producirlo, pues lo que se sanciona es que el sujeto prevea como probable la realización del tipo objetivo, y no obstante ello decida actuar, con total menosprecio de los bienes jurídicos puestos en peligro”, concluyó la Sala.

(Fuente: Diario El Espectador)

Creo que en esta nueva labor del Legislativo para parchar la Ley Salvavidas quede lo suficientemente claro para todos que matar a alguien por conducir en estado de ebriedad es un delito doloso que se sanciona con cárcel y que la ley se debe de aplicar a todos por igual. Solo así, empezaremos a ver resultados positivos en las estadísticas de muertes ocasionadas por alcohol y conducción, que por cierto es la primera causa de muerte en nuestro estado en jóvenes de 15 a 29 años de edad y que al parecer a nadie le importa.

 

Share Button

2 comentarios

  1. erick torres /

    el solo hecho de conducir un vehiculo en estado de ebriedad . ¿es un delito doloso o culposo?

    • Cesar Bourjac /

      Hola Alma, soy cesar de hermosillo, he estado muy al pendiente de este tema, quiero felicitarte por tu empeño en el mismo, considero que es un problema muy grave en la sociedad (principal causa de muerte en muchos estados) espero que toda esta gestion al menos en jalisco genere un precedente positivo para la sociedada. Como olvidar lo que a causa de este motivo nos toco vivir.

      Te mando un fuerte abrazo a ti, gabriel y toda la familia.

      Att. Cesar bourjac.