Portal informativo de análisis político y social

Entrevista a la presidenta de la fundación DAR, Celina Kishi Sutto: Promueven reconstrucción física, social y emocional

Entrevista a la presidenta de la fundación DAR, Celina Kishi Sutto: Promueven reconstrucción física, social y emocional

May 17, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Diego Morales //

Después de superar la dura batalla contra el cáncer de mama, las mujeres sí tienen opciones para sanar completamente y sentirse plenas, es el mensaje que hizo públicamente la doctora Celina Kishi Sutto, presidenta de la Fundación DAR (Decídete a Reconstruirte A.C.)

Esta fundación, que nació bajo el cobijo del Instituto Jalisciense de Cirugía Reconstructiva “José Guerrerosantos”, está integrada por un grupo de mujeres, entre 30 y 50 años de edad, de diversas profesiones, que tienen como misión instruir y orientar a otras mujeres que han padecido cáncer de mama y puedan llevar a cabo su reconstrucción física, social y emocional.

En rueda de prensa, Celina Kishi Sutto, también cirujana plástica y reconstructiva, resaltó que en próximos días, la Fundación DAR tendrá nuevas instalaciones donde podrán atender a más mujeres. A la vez, dio cifras alarmantes, un millón 600 mil mujeres al año son diagnosticadas con cáncer de mama.

Es un proyecto que tiene varios años, la Fundación DAR, donde tenemos una nueva etapa, siempre tenemos que tener buenas noticias. Entre las cosas buenas que tenemos es que vamos a estrenar oficinas para dar una mejor atención a nuestras pacientes que han sufrido cáncer de mama, es una enfermedad que acaba con la vida de muchas mujeres, desafortunadamente 1 millón 600 mil mujeres al año tienen este diagnóstico, son 522 mil mujeres que mueren cada año por esta causa. Es una alerta, un momento de reflexión de cuidado de nuestra salud, debemos cuidarnos, porque somos la base y núcleo de una sociedad”.

Subrayó: “Cada 30 minutos se diagnostica una mujer con cáncer de mama, cada hora y media fallece una mujer por esta causa. Pero si se detecta a tiempo oportuno, mediante la autoexploración, que acuda con un médico una vez al año, que se realice una mamografía o ecosonograma después de los 25 años, son cosas que debemos hacer para cuidar nuestra salud”.

LA IMPORTANCIA DE LA AUTOEXPLACIÓN

Aunque en la Fundación DAR su vocación es la reconstrucción, Kishi Sutto expuso que es importante la autoexploración, que no siempre se detecta con bolitas, sino que en cualquier anomalía que las mujeres noten deben acudir al médico, pues entre más rápido sea detectada la enfermedad, más posibilidades hay de salir adelante.

No todos los cánceres dan bolitas, a veces es el enrojecimiento de la piel, a veces la salida de secreción del pezón, pero cualquier alteración que tengamos se debe acudir con un médico. Así la supervivencia de las personas hace diferencia en países en desarrollo y no desarrollados, porque la paciente se detecta en forma oportuna, por eso hay que hacer conciencia del cuidado de la salud. Sí hay diferencia en una comunidad cuando una mujer acude con la sospecha de un cáncer a cuando ya llega con el padecimiento avanzado, debemos dar información, brindar apoyo”.

Agregó: “En la Fundación nos corresponde dar concientización, darles educación para hacer autoexploración, pero nos toca más ver a la paciente después de su diagnóstico de cáncer de mama, nos toca ver a la paciente que acude a las diferentes instancias a pedir apoyo, pedir consejo, acompañamiento emocional después de haber sufrido esta enfermedad. Creo que todos conocemos a alguien que lo ha padecido, nuestra labor es con información, cada paciente brindarle la oportunidad de reconstruirse”.

LA RECONSTRUCCIÓN

La reconstrucción de mama es un procedimiento quirúrgico, donde el cirujano plástico crea una mama similar en forma, textura y características a la mama no operada, recreando un aspecto natural. Con esto, se pretende que se mejore la calidad de vida en salud, autoestima para las mujeres que han tenido el padecimiento.

Estamos convencidas que la paciente sufre desde el diagnóstico, no se siente curada hasta que logra la reconstrucción, estamos seguras que en el momento que ella se ve en el espejo recuerda que todavía hay una marca, algo que le dice todavía estoy enferma, no estoy curada, esa mutilación, esa falta de mama, aunque somos más que eso, sin embargo sentirse completa, que nuestra integridad física está plena, se manifiesta en lo que somos y hacemos. Nosotros la recibimos ya con su alta oncológica para su cirugía de reconstrucción”.

Para la doctora, lo que las mueve es poder tocar a las mujeres, no físicamente, sino integralmente, reintegrarlas a sus actividades para que se sientan plenas y fuertes.

El trabajo de nuestras voluntarias es titánico, porque sacan fuerzas de esa debilidad que alguna vez tuvieron y acompañan a las pacientes que tienen cáncer de mama. Esto nos debe sensibilizar, ser una mejor ciudadanía, mejores individuos por ayudar a otra mujer. Nos mueven dos palabras, la compasión, no entendida como lástima, sino como una palabra que no hemos encontrado la traducción en una sola definición, visto como ese acompañamiento a la paciente en el camino para darle una vida plena, la otra es el entusiasmo, esa vitalidad, hacer sentir mejor a cada una de ellas”.

A la vez, la Presidenta de DAR (Decídete a Reconstruirte A.C.) indicó que toda paciente que llega es atendida, revisada y canalizada en alguna opción de tratamiento, sin importar su clase socioeconómica, pues el costo es relativamente bajo para hacer el tratamiento. Con esta ideología, han reconstruido a más de mil 200 mujeres desde el año 2003.

La paciente llega al instituto, es atendida, revisada, se le dan las opciones de tratamiento, ahí se les dice para qué tipo de cirugía es candidata. Las cifras en los últimos 6 años es que hemos reconstruido 533 mujeres, la idea es reconstruir no solo en el instituto, sino en otros hospitales, buscar apertura para buscar convenios, tener manera de solucionarle a las mujeres su recuperación plena. Llevamos más de mil 200 mujeres reconstruidas desde 2003 que nace la fundación. El costo es algo subjetivo, no tiene costo el que una mujer se sienta completa, integrada, hacemos un análisis socioeconómico, si la paciente ve un programa gratuito no lo va a lograr, cree que es algo que nos sobra y de mala calidad, no se trata de dinero, se trata de ayudar en medida que podamos, si la paciente solamente tiene mil pesos para aportar, bienvenidos, somos abiertas en poderles dar el apoyo”, puntualizó.

 


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad