Portal informativo de análisis político y social

JALISCO, SEDE DE PROYECTO EXPERIMENTAL CONTRA LA VIOLENCIA

JALISCO, SEDE DE PROYECTO EXPERIMENTAL CONTRA LA VIOLENCIA

Oct 25, 2014

Jalisco será sede de un proyecto experimental para bajar los índices de violencia, con una estrategia de paz generada desde las aulas del nivel de educación básica. Este fue el resultado más importante que arrojó el XVI Encuentro Estatal de Valores y Educación, en el que se acordó desde la Secretaría de Educación, encomendar el trabajo al canadiense HB Danesh, quien ya probó con éxito su programa de Educación para la Paz en Bosnia-Herzegovina.

Al encuentro organizado por el secretario de Educación Jalisco, Francisco Ayón López, acudieron cientos de maestros de educación básica, seleccionados de escuelas enclavadas en regiones en donde la violencia se ha incrementado notablemente.

Destacó en el programa del Encuentro, la conferencia y el taller que dictó el canadiense, HB Danesh con la colaboración fundamental de la Comnapaz México que preside el jalisciense Hiram Valdez, quien desde 1995 implementó su programa de Educación para la Paz en Bosnia-Herzegovina justo después de que terminó la guerra, «cuando la nación quedó convertida en un cementerio, la gente reflejaba el dolor en sus rostros, los vecindarios estaban destruidos, los edificios demolidos y reinaba el caos, por ello fue necesario implementar un programa de 2 años de educación para la paz», planteó el experto.

Tres eran los objetivos para crear una cultura de paz: No al bullyng, no a las peleas y no a las pandillas. Se implementó una cultura de sanación, ya que cuando un individuo experimenta la violencia es que su condición psicológica está dañada. En la violencia cuerpo y mente se dañan, se necesita también sanar el alma y la mejor manera es crear un ambiente de paz desde la escuela para ayudar a los niños para recuperarse y sanar de los estragos terribles de la guerra y la violencia.

En el taller se planteó que hay quien piensa que el conflicto es un estado natural de los seres humanos, por eso hay tantos conflictos en el mundo. «Pero nosotros decimos que el conflicto es la ausencia de unidad. Desde el matrimonio, los hermanos, los estudiantes, los maestros. La mejor forma de resolver el conflicto es crear unidad, es la única forma».

Sin embargo, aclaró que esta unidad, definida como una condición consciente e intencionada de dos o más entidades únicas (diversas) en un estado de armonía, integración y cooperación, debe ser conseguida con respeto a la diversidad. Si tienes diversidad sin unidad, creas un caos, uno sin el otro no es suficiente.

TRES TIPOS DE VISIÓN DEL MUNDO

El experto canadiense dijo a los mentores que hay tres tipos de visión del mundo: 1.- La visión basada en la supervivencia (autoritaria), el más fuerte asume el poder y la protección de los más débiles, las mujeres, los niños y los ancianos, por eso los hombres ejercieron el poder con autoridad y nace la etapa de las dictaduras.

2.- La visión del mundo basada en la identidad (adversario), la mujer empezó a exigir sus derechos, las democracias empezaron a buscar su lugar en el mundo, es la etapa de la adolescencia de la humanidad. El sistema político es de adversarios, la economía está basada en el conflicto, en competir, hemos creado una jungla.

3.- La visión del mundo basada en la unidad (integradora) estamos empezando a darnos cuenta que la tierra es un solo país, que debemos cuidar el medio ambiente, que somos solo una raza humana, sin que haya unas mejores que otras. Nuestra unidad es egresada en la diversidad, eso hace nuestro mundo hermoso.

En la parte final de su taller, HB Danesh planteó que el mundo se está moviendo hacia la unidad y como ejemplos citó a la Unión Europea, Norteamérica, la Unión Africana y pidió a los asistentes que se preguntaran ¿cuál es la visión mundial más común en los hogares de Mexico?, ¿cuál visión mundial es más promovida en México por los medios y líderes? y ¿cuál visión mundial caracteriza tu enfoque personal hacia la vida?

Educación para la Paz ya ejecutó un proyecto en México, hace un par de años estuvieron en el estado de Nuevo León en 150 escuelas públicas y privadas; en el 2013, con el apoyo de la Unesco, implementaron el programa en Toluca, adonde llegaron representantes de 32 estados.

Hoy se pide la implementación del programa en cuatro entidades del país y en dos países de Sudamérica, sin embargo se le dará preferencia al estado de Jalisco para implementar el programa, iniciando con la capacitación de los maestros del estado.

Aclaró que no se trata de una hora de clases, no es una clase de civismo, es todas las clases, la materia que el maestro dé, aplica los mismos conceptos. Y todos participan, padres de familia, maestros, personal de mantenimiento, para culminar con un festival al término del semestre en el que también se involucran vecinos, familiares, autoridades, los medios de comunicación y la comunidad en general.

LA ENTREVISTA CON HB DANESH

¿Cómo nace Educación para la Paz?

—«Nosotros comenzamos el programa Educación para la Paz como un experimento en una pequeña universidad en Suiza en los 90 y trajimos un buen número de jóvenes de 33 países durante tres veranos y tratamos de ver si era posible convertirlos en constructores de paz. Los resultados fueron muy positivos, en 1999 recibimos una invitación de la Comunidad Internacional en Bosnia para que fuéramos y diéramos un entrenamiento de dos días y lo hicimos y en el curso de estos dos días del entrenamiento que dimos mi hijo y yo, al Ministro de Educación le interesó mucho el tema y dijo vengan y lleven este programa a todas las escuelas. En ese momento Bosnia-Herzegovina está después de la guerra, entonces escogimos seis escuelas, tres primarias y tres secundarias, la idea es que este programa se llevaría a cabo por dos años para ver si funcionaba o no, y después de 6 meses estaban muy contentos con los resultados, por lo que nos pidieron que nos extendiéramos a más escuelas, entonces con ayuda de diferentes organismos de Suiza, Japón, Canadá, Estados Unidos y Luxemburgo, entre otros, llevamos el programa a 100 escuelas y después de dos años todos los ministros de Educación (13) en Bosnia nos pidieron que lleváramos el programa a todas las escuelas, desde el kínder hasta el grado 12, es decir, hasta la secundaria y hasta la fecha sigue impartiéndose la capacitación en Bosnia y seguimos yendo a entrenar a miles de maestros y más o menos medio millón de estudiantes. Ahora estamos en el proceso de llevar este programa de Educación para la Paz a todas las universidades, así que los futuros maestros aprendan sobre educación para la paz, así que lo pueden usar en sus salones de clases. Este es un programa que comenzó hace 14 años y esperemos que continúe para siempre, porque la idea es hacer que este programa se vuelva parte del currículum de todas las escuelas».

¿Los resultados se dan de un año a otro, o de una generación a otra?

—«El programa va a cada salón de clases, cada día durante todo el año, también involucra a las familias, a toda la comunidad y a los medios de comunicación. Entonces, como involucra a todos y como comenzamos con niños, adolescentes y sus padres, entonces todas las generaciones están involucradas, todo mundo está involucrado».

¿En México desde las aulas se puede mitigar la violencia?

—«Yo estoy seguro que sí habrá de ayudar este programa, estamos dispuestos a hacer un experimento especial en Jalisco, a ir a un buen número de escuelas que se presumen muy violentas e implementar el programa por al menos dos años y evaluarlo y ver como empieza a funcionar. Mi esperanza es que funcione como en Bosnia-Herzegovina, porque estamos de acuerdo que Bosnia era muy violento, era mucho peor que lo que está ocurriendo en México».

¿Desde Canadá y desde Suiza, que es donde usted radica, qué opinión tienen del grado de violencia que se vive en México?

—«Cuando ves las noticias te da miedo, te asustas, pero cuando vienes a Jalisco, a esta hermosa ciudad, y ves a las personas, te calmas, te das cuenta que sí hay violencia, pero también hay millones de personas que están en paz, vamos a usar el poder de estos millones de personas para contrarrestar toda la violencia que está ahí afuera. Desafortunadamente los medios de comunicación, especialmente la televisión, muchas veces se enfoca en la violencia, pero si realmente reportaran lo que ocurre en favor de la paz, sería maravilloso».

¿No hay riesgo de que se rompa el contrato social entre sociedad y gobierno por la coalición entre autoridades y delincuentes que se ha evidenciado en los últimos días en el caso de Guerrero?

—«Yo lo que les puedo decir es que el enfoque del programa de Educación para la Paz es realmente tratar de unir a todos: a los ciudadanos, al gobierno, a las personas que están en situación de pobreza, a los que viven en la riqueza, las escuelas que son buenas, en las que hay violencia, realmente la idea es unirlas ya que es a través de la unidad y la convivencia como realmente podremos resolver estos problemas».

Su opinión de la propuesta de una nueva ley de cultura para la paz que se ha presentado por iniciativa de Comnapaz México a través de Hiram Valdez Chávez y que ha hecho suya el diputado Martín López Cedillo.

—«Sin conocer a detalle esta iniciativa, sabemos que hay varias iniciativas a nivel estatal y nacional y estoy de acuerdo y muy feliz para que haya cultura de paz. Esta propuesta es de una significancia muy importante, porque trata de alzar la conciencia de toda la sociedad sobre la importancia de la paz y el hecho de que solamente podemos parar la violencia a través de la creación de la paz. Entre más nos enfoquemos a crear la paz, entonces mucho mejor serán nuestras oportunidades para combatir la violencia, ya que cuando creas paz, la violencia baja. Comnapaz México es una excelente idea, nosotros esperamos que la sociedad ayude y esté detrás de esta iniciativa y esta organización, todos debemos apoyarla: los medios, el gobierno, los ciudadanos, todos juntos crear un movimiento para la paz, una cultura de paz».

¿Lo ideal serían naciones como Costa Rica que no tienen necesidad de tener Ejército?

—«Sí, ese sería un buen ejemplo, hay dos naciones que conozco, Suiza y Costa Rica, que no tienen milicia y ellos usan su dinero para actividades de paz. Japón, después de la guerra no tuvo soldados para el exterior y se volvieron muy ricos; lo mismo pasó con Alemania, mientras las sociedades se enfoquen más en la paz, esos gastos en milicia y armamentos se pueden ir a la educación o a la generación de empleos y eso es mucho mejor».

%d bloggers like this: