Portal informativo de análisis político y social

LEONES NEGROS: EL EQUIPO QUE NACIÓ GRANDE

LEONES NEGROS: EL EQUIPO QUE NACIÓ GRANDE

Dic 7, 2013

Por Diego Morales —-

Regresó la gloria al fútbol tapatío. Esta vez los reflectores no están con los equipos más populares de la región; el conjunto de la Universidad de Guadalajara (UdeG) dio la cara por Jalisco y logró el campeonato en el Ascenso MX, por lo cual ya cuenta con la mitad de boleto para un eventual regreso a la Primera División del fútbol mexicano.

Con un modesto presupuesto, pero con un corazón infranqueable, los melenudos de la mano de su director técnico Alfonso Sosa cierran un año de ensueño. Durante el primer semestre del 2013, lograron el liderato general de la competencia, sin embargo, fueron eliminados en semifinales; pero en el cierre de año mantuvieron su elevado nivel, logrando así el anhelado título venciendo a uno de los rivales más fuertes de la división, el Necaxa.

EL EQUIPO QUE NACIÓ GRANDE

Hablar de Leones Negros es sinónimo de nostalgia. Y es que el paso del equipo de la UdeG por la Primera División dejó una huella imborrable en los aficionados tapatíos. Su legado: Tres subcampeonatos (75-76, 76-77, 89-90), así como una Copa México (90-91).

La enriquecedora historia de la manada comienza tras varios intentos por tener un equipo de fútbol que representara a la casa de estudios. Se cristaliza el anhelo del entonces rector, Rafael García de Quevedo, en la temporada 74-75, quien logra comprar al extinto equipo Torreón que arrastraba serios problemas financieros y pasa a ser propiedad de la universidad por una suma histórica de tres millones de pesos.

Su debut en el fútbol profesional de Primera División se da en el mítico Estadio Azteca contra el América el 14 de junio de 1974 con un empate como resultado. La carta de presentación de aquél espectacular equipo eran los brasileños recién contratados Roberto Da Silva, Nené, Jair y Carlos de Jesús Eusebio. Para la historia quedaría que durante la transmisión del partido, uno de los cronistas más emblemáticos y reconocidos del medio mexicano, don Ángel Fernández, debido a que tres de los brasileños eran de color, les atribuyera el mote “Leones Negros”, mismo que hasta la fecha sigue vigente.

CERCA DE LA GLORIA

Después de su primera temporada en el máximo circuito donde lograron acumular 42 puntos, los universitarios conformaron un plantel lleno de estrellas, pues lograron la contratación de futbolistas destacados como Ignacio Calderón, Ricardo Chavarín, Rafael Chávez, Rubén Anguiano y Manuel Nájera, todos seleccionados nacionales. En esa temporada, 75-76 logran llegar a la final contra los entonces “cremas” del América, sin embargo son derrotados por el abrumador marcador de 4-0. Con la misma base de jugadores, repiten en la final para la temporada 76-77 contra otro rival capitalino, los también universitarios Pumas de la UNAM, que también derrotó a los Leones Negros 1-0.

Debido a la espectacularidad, el equipo de la UdeG era un atractivo para los fanáticos futboleros de la ciudad, quienes hicieron de los miércoles por la noche una tradición. El Monumental Estadio Jalisco fue testigo de memorables juegos con sus tribunas llenas, fue tal el auge de los universitarios que lograron desbancar en popularidad al Atlas y el Guadalajara, equipos muy arraigados en la sociedad tapatía.

TIEMPOS DE CAMBIO

Con la llegada de Félix Flores Gómez al mando de los Leones Negros la política de contrataciones cambia en el seno universitario, se estructura una base de Fuerzas Básicas que a largo plazo generó una gran cantidad de buenos jugadores entre los cuales destacaron Daniel Guzmán, Octavio Mora, y el actual entrenador y emblema del equipo Alfonso Sosa.

El proceso de formación de jugadores continuó. Ya con Raúl Padilla López como rector, y el arquitecto Jorge Enrique Zambrano Villa como presidente del equipo, para la temporada 89-90 contratan al reconocido entrenador Alberto Guerra, quien consiguió el máximo logro del equipo, la Copa México, derrotando al América; durante ese mismo torneo, logran llegar a la final ante el Puebla, pero de nueva cuenta son derrotados en una espectacular y emotiva serie con un marcador de 4-3.

EL FIN DE UNA GRAN HISTORIA

Luego de temporadas de muy pobre rendimiento deportivo y problemas administrativos, el equipo es vendido a la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut), jugando su último partido en Primera División el 13 de Junio de 1994 ante los rojinegros del Atlas, siendo derrotados.

EL FACTOR RAÚL PADILLA

Sin embargo, Raúl Padilla, decide acabar con el equipo de fútbol universitario, bajo el argumento de que el papel de la UdeG era muy distinto el de participar y financiar equipos de fútbol profesional, ya que su función más bien era la atención a la educación y la promoción cultural.

En aquellos tiempos el desaparecido político universitario Félix Flores Gómez era el hombre fuerte del Club de Fútbol Leones Negros, de tal suerte que su compadre y hoy fiscal central del Estado, Rafael Castellanos, llegó a ser presidente de la Femexfut, tocándole vivir la crisis de los “cachirules” que llevaron a México a la eliminación automática decretada por la FIFA.

Y Padilla aprovechó el tema del fútbol para consolidarse como rector general de la UdeG, al denunciar la existencia de malos manejos con el equipo de balompié, llegando a la acusación penal contra Félix Flores Gómez. El siguiente paso fue retirarse del fútbol y la muerte de Leones Negros.

Pasó el tiempo y Raúl Padilla como el hombre fuerte de la UdeG cambia de opinión y decide que Leones Negros regrese al fútbol profesional e inicia con el equipo de segunda división, con el objetivo de ascender al primer nivel. Y es que fútbol es proyección y forma parte del juego del poder de México, lo que el hombre fuerte del Grupo Universidad entiende muy bien. Es también el mundo de las televisoras, el mundo del poder.

Ahora, tras su regreso en el 2009 a la Liga de Ascenso, los Leones Negros luchan por regresar al máximo circuito. Los más nostálgicos suspiraron al ver el Estadio Jalisco lleno de nueva cuenta en la reciente final, y escuchar a la comunidad universitaria al grito unísono de “¡UdeG!”, por lo cual el 2014 será un año clave para las aspiraciones futboleras del equipo de la Máxima Casa de Estudios en Jalisco.