Portal informativo de análisis político y social

Matrimonio Romo-Senkowski, arrollado por conductor ebrio

Matrimonio Romo-Senkowski, arrollado por conductor ebrio

Abr 9, 2011

Ya han pasado dos semanas y la familia Romo-Senkowski sigue en medio de la incertidumbre e indignación. Alrededor de las 00:20 de la mañana del sábado 26 de marzo, Leopoldo Romo iba manejando por la avenida López Mateos, de copiloto estaba su esposa, Carla Senkowski, cuando de repente un joven identificado con el nombre de Mario Tagle Ramírez, presuntamente en estado de ebriedad, circulando en sentido contrario se estrelló contra el vehículo de la pareja.

El calvario estaba por iniciar de un suceso que les vendría a cambiar la vida. Esa noche, el matrimonio no imaginaba que después de salir de una reunión familiar y trasladarse a su casa se cruzarían a un ebrio en el camino que los embestiría. Leopoldo y Carla fueron trasladados a la Cruz Verde, sin embrago el hospital no contaba con los aparatos necesarios para atender a la pareja. Los minutos transcurrían y no se hacía nada. Por lo que el padre de Leopoldo, solicitó llevar a su hijo y nuera a un hospital privado con el único fin de salvar las vidas, que estaban en peligro, de sus dos seres queridos. Un rotundo no, fue emitido desde la Cruz Verde. El que decidía el destino de la joven pareja era el Ministerio Público. Los minutos transcurrían, y las esperanzas de la familia Romo se perdían. La desesperación se apoderaba de los familiares presentes, cuando advertían el estado de extrema gravedad en que se encontraban y sin recibir el servicio médico que el estado exigía.

No podían hacer nada, sólo esperar a que sucediera un milagro. “¿Cómo es posible que no dejen llevarme a mi hijo y a mi nuera a un lugar dónde lo puedan atender conforme a la gravedad en que se encuentran?” –exclamama don Leopoldo, el papá de la víctima–. A las tres y media de la mañana, las oraciones de la familia fueron escuchadas. El Ministerio Público terminó de levantar el informe, y por fin la pareja pudieron ser trasladados a un hospital privado para hacer las urgentes operaciones.

“Tardamos tres horas para poderlos sacar de la Cruz Verde. Mi hijo y mi nuera tenían las vísceras estalladas. A Leopoldo se le rompieron las costillas, la pierna, le tuvieron que quitar medio metro del intestino, mi nuera está en un estado muy delicado”, relata Leopoldo Romo. Los únicos afectados fueron las víctimas, ya que su victimario gozaba de las atenciones del Ministerio Público, y de la Policía vial. Como ya ha sucedido en otros casos (Vaca-Mora), al joven que causó el aparatoso accidente no le hicieron examen de alcoholemia.

Otra vez, la Policía vial fue condescendiente con el presunto culpable. Sin pruebas del que joven iba en estado de ebriedad, fue absuelto, el mismo día del accidente fue liberado bajo fianza.

En otro lugar, la pareja de esposos se debatían entre la vida y la muerte. Daban la batalla de su vida, mientras el de la irresponsabilidad que provocó el choque por conducir en estado de ebriedad, disfrutaba ya de las ventajas que implica tener a un sistema de justicia que está para favorecer al victimario.

A pesar que Mario Tagle iba en sentido contrario, el simple hecho de no soplar en aquel aparato, fue lo que lo salvó de pisar la cárcel. Una vez más el victimario vuelve a ganar. Ahora la familia de la pareja afectada está a la deriva, temerosa por lo que pueda suceder en un futuro no tan lejano, mientras que el victimario está libre y sano, las familias de las víctimas siguen pagando los gastos de la hospitalización. Seguro Qualitas pide que Leopoldo y Carla le otorguen el perdón al irresponsable joven para que se puedan pagar los gastos. “Ese es un problema de la red de corrupción e impunidad que prevalece en torno a los accidentes viales”, según lo subrayó el entrevistado.

Aunado a esto, a la familia afectada se le ha negado el derecho de ver el expediente del peritaje, a lo que el Ministerio Público alega que sólo se puede ver hasta el día de las declaraciones. La cita para tomar declaración será el 12 de abril en la Procuraduría de Justicia. Sin embargo, Mario Tagle, que presuntamente en estado de ebriedad invadió el carril contrario y que provocó el accidente no podrá ser juzgado bajo el delito de manejar en estado de ebriedad, las pruebas se han desvanecido, gracias a la negligencia e impunidad de los funcionarios públicos.

Don Leopoldo Romo, un hombre de trabajo y de empresa de Jalisco, no disimula su pesar y malestar que lo invade por la actitud de indolencia e impunidad que encuentra en el sistema de justicia, pues mientras su hijo y esposa están en peligro de perder la vida, el causante del acto criminal no recibirá la sanción por el daño que ha ocasionado su irresponsabilidad. “Al rato (Mario Tagle) va a volver a manejar tomado y causará otro accidente donde ahí sí mate a personas inocentes (…) En el Distrito Federal, aunque sean funcionarios o gente influyente los encierran hasta que se les baje la borrachera, sería bueno que en Jalisco se hiciera lo mismo, ¿por qué allá sí y aquí no?”, concluye el padre de la víctima, Leopoldo Romo.

 

One comment

  1. Mario Tagle Ramirez /

    Insisto en que si van a publicar algo asi, por lo menos se informen primero, yo no he tenido accidente y leyendo la nota insisto en mi molestia. Saludos!