Portal informativo de análisis político y social

VILLAS PANAMERICANAS: PRIMERO CLAUSURA Y LUEGO DEMOLER

VILLAS PANAMERICANAS: PRIMERO CLAUSURA Y LUEGO DEMOLER

Nov 26, 2011

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El tema de El Bajío, invaluable reserva hidrológica natural de la zona metropolitana según los expertos, y un área atractiva para la construcción, según el Gobierno del Estado, ha polarizado a la sociedad local, asumiendo criterios totalmente encontrados. El asunto no es menor, pero sí muy extraño: mientras los expertos ciudadanos defienden los intereses de la ciudad, al considerar este predio de 1,200 hectáreas ha sido dañado por las construcciones que se han levantado en el lugar, y especialmente por las descargas a cielo abierto, de aguas residuales durante los Juegos Panamericanos, la autoridad estatal minimiza el asunto.

 

Especialistas en el tema acusan: los desechos contaminan los mantos freáticos y pueden llegar hasta los acuíferos que surten los pozos de SIAPA y la reserva hidrológica de los Colomos. Y los especialistas en política, los contradicen, sin más argumento que el discurso. El secretario General de Gobierno, Fernando Guzmán Pérez Peláez, cual halcón de cetrería, ataca: los expertos magnifican los hechos y los medios de comunicación hace eco, para desinformar a la ciudadanía:

 

Para él, no pasa nada; para los estudiosos, sí. Tampoco para el Gobernador Emilio González Márquez, que se ha convertido experto en temas de hidrología, afirma con desdén: el daño es mínimo. ¿De verdad será mínimo el daño que ocasiona en un terreno de recarga hidrológica, el arrojar a cielo abierto, para que se infiltre en el subsuelo, un millón y medio de porquería?

 

Otro que tomó partido por los políticos, ansioso de quedar bien con sus jefes, es el titular de Semades, doctor Héctor Eduardo Gómez Hernández, quien afirmó desde su trono de lambiscón ¿cuáles derramas peligrosas? No, hombre, es agüita de atletas. Hasta donde se sabe, no eran ángeles los siete mil atletas y tres mil personas más, que habitaron casi tres semanas el complejo habitacional de las Villas Panamericanas, hoy Villa Bosque para fines comerciales.

 

EL AYUNTAMIENTO DE ZAPOPAN NO DA LICENCIA A VILLAS

El Ayuntamiento de Zapopan fue absolutamente tolerante ante las irregularidades que ya presentaban las Villas Panamericanas al inicio de su construcción, incluso emitió un permiso de habitabilidad, pero sólo durante la celebración de los Juegos, por el compromiso que representaba ser la sede más importante del evento, y por ser beneficiado el municipio con varias instalaciones deportivas de primer nivel, como el Estadio de Atletismo. Pero el permiso vence el próximo miércoles 30 de noviembre.

 

¿Serán capaces de clausurar Las Villas, cuando se termine el plazo? Quien tiene listos los sellos de clausura, cuando termine el plazo, es la licenciada Patricia Campos, del Tribunal Administrativo de Jalisco quien ya emitió una sentencia contra el inmueble por las irregularidades que presenta, y el daño ecológico, luego de una denuncia de Conciencia Cívica.

 

El Ayuntamiento de Zapopan presentó tres denuncias ambientales entre Profefa, Proepa y Conagua, por el derrame de aguas negras. Eso ocurrió el 4 de noviembre. La autoridad municipal ha advertido a quienes tienen el inmueble, que no pueden habitarlo ni vender los departamentos, ni hacer un solo movimiento, lo que significa una clausura de facto, y podría ser formalizada a partir del jueves, ya vencido el permiso provisional de habitabilidad.

 

El siete del mismo mes, la autoridad zapopana levantó una denuncia ante la Procuraduría General de la República, por violación a las normas ambientales. Asimismo, notificó a los responsables del inmueble, que están obligados a presentar un plan de saneamiento y contingencias luego de los derrames ocurridos durante y después de los Juegos.

 

Hasta el momento, las Villas suman multas por más de dos millones de pesos, y las acciones legales en su contra continúan, como la que tiene en suspenso el magistrado Armando García Estrada, del Tribunal Administrativo del Estado, quien mandó clausurar las instalaciones poco antes de los Juegos, para encontrarse a la Policía Estatal, que impidió la ejecución de la orden judicial.

 

García Estrada no ha podido hacer efectiva la orden de clausura, pese a que ya pasaron los Juegos, porque hay una suspensión provisional del amparo ante un juez federal, y hasta que no se resuelva esta suspensión, puede aplicarse la clausura ordenada por García Estrada.

 

¿ZONA LACUSTRE?

El presidente de Conciencia Cívica, Salvador Cosío Gaona, dice que cuenta con documentos en los que se comprueban que en el subsuelo de El Bajío hay todo un lago, que es el que envía agua a Los Colomos, lo que añade un elemento de atención para proteger la zona.

 

“Esta semana estará movidito el tema de las Villas, al vencerse el permiso de habitabilidad. Zapopan anuncia que no habrá más tolerancia con la obra y tendrá que aportar muchos estudios técnicos para resolver el destino de los desechos y para garantizar que nunca más será dañado el subsuelo y ofrecer seguridad absoluta para la integridad del Bosque de la Primavera. Por lo pronto, si alguien le trata de vender un departamento en la Villa, denúncielo, o allá usted si se presta al fraude. Y esto se lo digo, porque ya vendieron algunos departamentos, sin tener todos los permisos para hacerlo. Vamos, ni siquiera la habitabilidad”, señala Cosío .

 

“HAY QUE REPARAR EL DAÑO AL BAJÍO”: ARTURO GLEASON

El doctor José Arturo Gleason, investigador y especialista en temas de hidrología, lo dice con aplomo y seguridad. “Porque se está violando la normatividad, desde el punto de vista legal, científico y tecnológico, y por el daño irreversible que causa a la ecología, Villa Bosque o Villa Panamericana, debe ser demolida”. Lo mismo se debe hacer –dice– con las otras construcciones de El Bajío, que ponen en riesgo el abastecimiento de agua limpia a éstas y a las futuras generaciones.

 

Gleason explica: “El Bajío es una zona estratégica por su importancia en el funcionamiento hidrológico de nuestra ciudad y hoy lo estamos pavimentando y para colmo, inyectándole aguas negras. Es una combinación entre la corrupción y desinterés de las autoridades y la apatía de las personas, pese a que ya tenemos muy pocas zonas de absorción. “En el Bajío prevalece el interés económico, sobre el interés de la ciudad. Ahí está el estadio de las Chivas, que pasó por encima de los requerimientos técnicos y ambientales”.

 

– Pero ellos tienen pozos de infiltración ¿no es así?

– Nunca va a ser igual una zona de descarga que mil pozos de infiltración.

 

– ¿Este pasa en todas partes?

– No, en los países que tienen bien definidos los controles, los patrones, los protocolos de reserva, están tan protegidas este tipo de zonas, que no permiten ni el paso de vehículos, pero aquí el interés particular está pasando por encima del interés público. Las Villas Panamericanas son muy buen ejemplo de esto, porque es un proyecto en que se han aliado el gobernante y el inversionista, quien recibió dinero público para ejecutar un proyecto privado.

 

– De seguir construyendo en esta zona ¿cuáles serán las consecuencias?

– Para empezar, la contaminación del acuífero, que es inevitable. Decía SIAPA que los pozos no están contaminados. Bueno, ahorita no, pero el contaminante sigue un trayecto. Me preocupa cuando el Gobernador dice que es un daño menor, que contaminamos más agua en El Santiago. Ese es un errorazo (sic), el contaminante tiene un trayecto y va bajando poco a poco y con el tiempo, la contaminación de los acuíferos es inevitable con estos derrames.

 

– ¿Cuáles son las consecuencias de evitar la absorción con las construcción de El Bajío?

– Si la taza de recarga acuífera, la cantidad de agua no va a ser la misma, entonces va disminuyendo el ingreso de agua limpia de lluvia al acuífero y eso va a favorecer que cada vez tengamos menos agua. Advierte: “En el caso de las aguas negras, éstas no tienen salida, el sitio es como un tazón. Esto se va a complicar más, porque conforme vaya aumentando la mancha urbana, los escurrimientos pluviales ya no se van a infiltrar y se van a mezclar con las aguas negras. Entonces, conforme va creciendo la mancha impermeable, hay que crear más plantas de tratamiento”.

 

– Definitivamente ¿nada de construcción en El Bajío, buscando nuevas técnicas para no afectar el lugar?

– Es totalmente inviable la construcción, en honor a la verdad tienen que quitarse todas las construcciones de ahí, y reparar el daño, si es que se quiere hacer caso a la ciencia.

 

– ¿Miente el Gobernador?

– Por supuesto, no tiene ninguna base científica para hacer los comentarios que emite, lamentablemente el Gobernador opina con base en ocurrencias, no a información técnico o científica. ¿Qué tiene que ver la contaminación del Santiago para justificar la contaminación de El Bajío? No tiene congruencia, es una postura cínica.

 

– ¿De verdad colapsó la planta de tratamiento de las Villas, que en opinión de expertos eso no puede ocurrir, o se hicieron los derrames a cielo abierto programados? ¿Ya sabían lo que iba a ocurrir e hicieron los derrames a sabiendas de lo que iba a pasar?

– Claro que lo sabían. Una planta de tratamiento, tiene un grado de complejidad y diseño más si se hace a las carreras, yo creo que la estrategia de ellos, para mitigar la inminente contaminación de los atletas, sobrepasó su capacidad técnica, así que hicieron algo por no dejar. Esa es mi impresión, volvemos a la simulación.

 

– SIAPA y CNA no intervinieron…

– No, no fueron tomados en cuenta para nada, de hecho hicieron una plantita sólo por no dejar de hacer algo, sólo para los Juegos. Ellos mismos, y cito declaraciones del encargado de la Villa, no tienen ni la más remota idea de lo que están haciendo, a muchos de los que están ahí operando la planta los veo con miedo, no los veo seguros en sus puntos de vista, y no les queda más que la simulación.

 

Agrega: “Escuché una entrevista de Agustín del Castillo, que entrevistó al que maneja la Villa, y dijo que no había habido otro derrame, y que el suelo de ahí o es permeable, y que no hay que temer que esa agua contaminada vaya a los mantos freáticos, entonces ya llegan a ese extremo de opinión, de tratar de tapar el sol con un dedo, habla de un grado de desesperación, un ya ni modo, tuvimos que tirarlo ahí.

 

– ¿Y qué ha hecho Semades?

– Hay que recordar que cuando la responsable era Martha Ruth del Toro, se aprobaron los edificios de la Villa Panamericana, y fue publico cuando afirmó que todo estaba controlado, y en un fast-track, dio el permiso en ocho días, afirmando que se había hecho un estudio a fondo que demostraba que en esa zona ya o se podía infiltrar nada, que había perdido capacidad de infiltración El Bajío, ¡hágame usted el favor! Todo mundo se alineó para construir las Villas, lo que habla de una estela de complicidades y omisiones gubernamentales horribles. Se lamenta: “Esto apesta y no solo por las aguas”.

 

– ¿Qué opina de quien está en lugar de Martha Ruth en Semades, que también minimizó el tema y dijo que el derrame era sólo “agüita de atletas”?

– Tiene un total desconocimiento, al menos de este asunto, con todo respeto le hace al tonto, él debe saber que cuando el agua se infiltra, se dispersa y en 15 días o más cuando llega al acuífero, se diluye y ahí es cuando se empieza a contaminar el acuífero a una velocidad increíble. Yo no he escuchado de parte de los responsables hablar del elemento de dilución y del elemento de dispersión, entonces ¿cómo se atreven a decir que no pasó nada grave si no han hecho un análisis de los siete puntos afectados, tanto a nivel superior como a nivel de profundidad para determinar el grado de dispersión y el grado de disolución. Yo no he escuchado estos términos de parte de los responsables de atender este problema. Eso me da una respuesta muy clara de que el señor secretario de Semades no tiene ni la más remota idea de lo que está haciendo.

 

– ¿Cuánto tiempo puede pasar para que sigan causando daños estos derrames?

– Los flujos de contaminación pueden durar años, de uno a tres años aproximadamente, porque el agua agarra un flujo de contaminación, un comportamiento difícil de pronosticar.

 

– ¿No afecta a los pozos del SIAPA?

– Ahora no, pero en seis meses o  un año pueden verse los efectos de este derrame.

 

– ¿Hay que demoler las Villas?

– Por supuesto, declaro enfáticamente.

 

– ¿Por qué?

– Porque, primero se está violando una serie de normatividades ya vigentes, desde el punto de vista de la ley, de la ciencia, de la tecnología y la naturaleza, es una aberración tener las Villas en ese lugar, porque están poniendo en riesgo la disponibilidad de agua para nosotros y las futuras generaciones.

 


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad