Portal informativo de análisis político y social

XVI ANIVERSARIO LUCTUOSO DE DON JAVIER GARCÍA PANIAGUA: VIVIÓ A LA ALTURA DE SU PENSAMIENTO

XVI ANIVERSARIO LUCTUOSO DE DON JAVIER GARCÍA PANIAGUA: VIVIÓ A LA ALTURA  DE SU PENSAMIENTO

Nov 29, 2014

Compartir en redes sociales:
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

«En la hora de la prueba de la patria, el pensamiento, el recuerdo, el espíritu de don Javier, está presente como lo estará siempre cuando el país lo requiera. Hombre vertical, ni se quebraba, ni se doblaba», expresó el maestro José Manuel Correa Ceseña al parafrasear a Melchor Ocampo, durante el evento del XVI aniversario luctuoso de este personaje en la vida política de Jalisco.

Para José Manuel Correa Ceseña, Javier García Paniagua fue un hombre que logró pensar a la altura de su vida y vivir a las alturas de su pensamiento, hizo notar ante familiares y amigos en el XVI aniversario luctuoso de quien fuera destacado líder priista de Jalisco, realizado en las instalaciones del Comité Directivo Estatal, a quien le reconocieron la trascendencia de una vida plena e intensa como un hombre inmenso, que trascendió su tiempo y su historia.

Expuso el orador oficial que hay quienes son admirados y amados, como una encarnación permanente de los principios vertebrales de la Revolución Mexicana, que dio origen y sustento al actual Estado y consecuentemente a su Constitución, Estado garante de los derechos del hombre: la libertad, igualdad y la seguridad.

Recordó que Javier García Paniagua estaba inmerso, con convicción y lealtad, en la filosofía existencial de la Revolución Mexicana, creía en ello. Conocedor de la historia, añoraba el concepto de la revolución de 1910, como el sensible conocedor y caleidoscopio de los telúricos movimientos y corrientes del proceso con valor, del Estado mexicano.

«En la hora de la prueba de la patria, el pensamiento, el recuerdo, el espíritu de don Javier está presente como lo estará siempre cuando el país lo requiera. Hombre vertical, ni se quebraba, ni se doblaba», expresó el maestro Correa Ceseña al parafrasear a Melchor Ocampo.

Al mismo tiempo, dijo que García Paniagua era hombre culto, sin presunciones, conocedor de los grandes clásicos políticos y en la conversación coloquial surgía en el pensamiento que influyó en los estados nacionales en gestación, el primer deber del Estado es la seguridad de sus ciudadanos.

«En ese orden de ideas, decía que no podía haber seguridad en la pobreza, la urgente necesidad de rescatar de la marginación a los mexicanos más desvalidos, el problema del país sigue siendo la desigualdad y mientras exista la Revolución Mexicana está viva».

Don Javier, hijo de un gran revolucionario, don Marcelino García Barragán, tuvo la convicción en ese pensamiento que «la Revolución Mexicana se hizo para reivindicar a los más pobres, justicia para el campesino, salario para el obrero, empleo para todos, esperanza para la clase media, horizontes claros y ciertos para los jóvenes que están expuestos a todos los peligros, en ese sentido, apoyo para las universidades públicas».

«Fue un extraordinario presidente del PRI, tuvo una visión histórica, tiempos de zozobra en tiempos de retos, de desafíos, tiempo de renacimiento, tiempo de poner bajo la lupa a nuestras instituciones para actualizarlas, ajustarlas, pero no para destruirlas, sino para revisar modelos».

«Para don Javier, en el partido importaron los principios, su brújula, su soporte, de todas sus conversaciones su discurso, la ideología de don Javier decía, en la síntesis del legado de la reforma y delegado social».

Sostuvo que la diferencia entre un partido y otro es su posicionamiento ideológico y su sentido social, el PRI es un partido liberal, laico y progresista, como líder nunca se dejó atrapar por lo inmediato, siempre trabajó, buscando lo trascendente, no admitamos el vacío ideológico en la vida política.

«En él encontramos la unidad real, la que tiene que ver con principios, acuerdos, afortunadamente no estamos en un partido dogmático, dictatorial, todo se puede discutir en el seno de nuestro partido, bajo sus normas, bajo su doctrina, reconociendo el valor de la unidad, saber forjar la unidad es un don y don Javier lo tuvo», refirió Correa Ceseña.

Vaticinó que disolver cualquier perverso lo puede hacer, en la unidad está siempre la fuerza, en la unidad el PRI cumplirá su destino histórico, sus adversarios históricos aprovecharán esa desavenencia y se beneficiarán de sus debilidades y errores.

En la práctica, los partidos se reconocen por los intereses que defienden, la circulación tiene límites, claro, hoy el priismo jalisciense recuerda al gran político, al funcionario eficaz, firme como una figura emblemática y permanente.

«Los grupos humanos no deben perder su memoria, de ocurrir así, el caos generado por la ingratitud y el olvido cancelarán la vida, sobreviniendo la destrucción total, habremos de explicar el porvenir en el entrelazamiento de las generaciones, es la clave para nuestro partido y nuestro país, la historia incide en nuestro presente y determina el futuro, don Javier es historia presente, vínculo de generaciones que forjaron al partido al cual el gran hombre dedicó vida y esfuerzo», concluyó el orador Correa Ceseña.

ENTRE LA CIUDAD DE MÉXICO Y «EL TECUÁN»

Como parte del anecdotario, el abogado y maestro universitario refirió que García Paniagua se la pasaba en la ciudad de México, pero mayormente en el rancho «El Tecuán», municipio de Autlán, cerca de Cuautitlán, la que fue tierra natal de su padre, el general Marcelino García Barragán, quien fuera Secretario de la Defensa Nacional en la época de Díaz Ordaz.

Nació el 13 de febrero de 1937 en el pueblo cañero Casimiro Castillo y se dedicó a la política desde temprana edad, y pudo haber sido candidato a la Presidencia de la República, falleció el 23 de noviembre de 1998, víctima de un repentino infarto.

Destacó en el evento la presencia de Hugo Contreras Zepeda, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI; Ángeles Arredondo Torres, secretaria general; los expresidentes del Comité Directivo: Óscar de la Torre Padilla, Francisco Morales Aceves, Francisco Javier Guízar Macías; regidor y dirigente de la CNOP en el estado, Eduardo Pulido Cárdenas; Agapito Isaac, miembro de la CTM; el líder de la FROC, Alfredo Barba Hernández; diputada Rocío Corona Nakamura; Alberto Mora Martín del Campo, presidente de la Fundación Colosio de Jalisco; Juan José Bañuelos Guardado, contralor del Estado; Rafael Castellanos, Fiscal Central de Jalisco; Pablo García Arias, expresidente del Comité Municipal del PRI Guadalajara; diputado Héctor Pizano; Adalberto Gómez Rodríguez; Alfredo Barba Mariscal, alcalde de Tlaquepaque, entre otros.


Compartir en redes sociales:
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares
468 ad