Portal informativo de análisis político y social

Celular y volante: Aumenta cinco veces riesgo de accidentes

Celular y volante: Aumenta cinco veces riesgo de accidentes

Abr 9, 2011

Quizá todos lo hemos hecho. Aprovechar un largo trayecto para hablar con alguien. Contestar una llamada urgente en medio del tráfico… Sin embargo, probablemente son pocas las veces en las que nos detenemos a reflexionar sobre las terribles consecuencias que contestar una simple llamada podría traer. Los distractores que rodean al conductor son incontables, por lo que se debe tratar de evitarlos par prevenir accidentes.
De acuerdo a estudios hechos por distintas universidades en el mundo, hablar por celular al manejar un automóvil puede ser igual de peligroso que conducir bajo los efectos del alcohol.
En Jalisco se busca contener este tipo de distractores a través de infracciones. La multa por hablar con celular mientras se maneja un vehículo es de tres salarios mínimos. Una cantidad cercana a los 200 pesos.
Cantidad que de acuerdo al Director Operativo Vial Metropolitano, Javier Caro Magallanes debería ser mayor. “En realidad es muy bajo el costo en relación a la cantidad de accidentes que pueden provocar este tipo de acciones. La sanción debería ser más dura, porque entre más duro nos peguen en el bolsillo más atención vamos a poner. Lo mismo ha pasado con la ley contra el alcohol. Subieron la infracción y vimos reducidos los accidentes como conductores en estado de ebriedad”.
Actualmente esta sanción está estipulada en el artículo 164 de la fracción 21, de la Ley de los Servicios de Vialidad. Según los registros de la Secretaría de Vialidad y Transporte, el número de infracciones por cometer esta falta ha ido en aumento considerablemente. “En enero de 2010 tuvimos un levantamiento de 984 infracciones. En comparación de 2011 tuvimos dos mil 695 infracciones”, refiere Caro Magallanes.
Lo mismo sucedió en febrero del año pasado cuando se interpusieron 912 infracciones. En el mismo mes del presente año se registraron dos mil 119 infracciones. “En marzo, en comunicación con el Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes Jalisco (CEPAJ), desde el año pasado, ya estuvimos apretando más en este rubro en donde en marzo tuvimos mil 822 infracciones en 2010. Este año en lo que va de marzo tenemos mil 560 multas”, precisa. Las cifras exponen que esta conducta ha ido en aumento, y a decir de Caro Magallanes seguirá en aumento debido a que la población de teléfonos celulares también se ha incrementado de manera considerable.
El funcionario, explicó que aunque no se tienen estudios sobre la relación entre el uso de celular y accidentes viales es obvio que existe. “No tenemos estudios pero sabemos que la relación es significativa. Todos lo sabemos, todos conducimos. Debemos ir atentos al volante sin distracciones. Conducir un vehículo automotor y hacer uso de aparatos de telefonía móvil o similar es un distractor. Eso de voltear la vista para ver quien es, es un gran distractor. Los accidentes ocurren en un parpadeo, en cuestión de segundos”.
Refiere que en el caso de usar dispositivos de “manos libres” no hay problema. Javier Caro, precisa que actualmente existen programas de prevención para inhibir estas prácticas.  “La campaña es permanente desde el año pasado, que le dimos un buen apretón a esto. Estamos levantando mensualmente un promedio de dos mil 300 infracciones al mes por esto”.
En 2010 se levantaron en total 26 mil 514 infracciones.
La ley que avala infraccionar a quienes manejan un automóvil y hablen por celular al mismo tiempo fue aprobada el 21 de septiembre de 2004. Publicada en el Diario Oficial, en el decreto 20,569.
Fue puesta en práctica a partir del 21 de octubre de 2004. Hablar por celular mientras se conduce un vehículo debería ser tan grave como pasarse un alto, refiere Javier Caro, por lo que recomienda: “Es seguridad y prevención que no lo hagan. Es una manera para salvar vidas y evitar accidentes, estas pequeñas distracciones ocasionan los llamados alcances, que pueden traer consecuencias fatales”.

Celular y volante, ¿tan peligroso como alcohol y volante?
De acuerdo a estudios realizados en diferentes partes del mundo, los automovilistas tienen cinco veces más probabilidades de sufrir un accidente cuando hablan por teléfono celular. Esto independientemente de si usan o no el accesorio de manos libres, revelan estudios realizados en varias partes del mundo. Según especialistas de la Universidad de Toronto, señalan en sus estudios que el peligro de conducir mientras se habla por un teléfono celular (con o sin manos libres) es comparable al que implica conducir habiendo bebido alcohol.
En la investigación realizada por el Laboratorio de Investigación del Transporte en Inglaterra, se señala que un conductor en una conversación telefónica, tarda medio segundo más en reaccionar ante un imprevisto en la vía que en condiciones normales.
Por otro lado, investigadores de la Universidad de Utah, en Estados Unidos, encontraron que hablar por celular reduce la capacidad de reacción 9% para frenar y 19% para disminuir la velocidad, además de que la percepción de distancia varía 24%.  Esa capacidad de reacción, que equivale a la de un conductor de 70 años que no habla por celular, es debido a que la conversación por teléfono contamina el proceso de análisis del cerebro.
Además, los expertos han concluido que cuando un conductor habla por celular aumenta la cantidad de latidos del corazón, las manos transpiran porque el conductor está más sobreexigido, aumenta la tendencia a la distracción e incluso surge la tendencia a invadir el carril contrario. Por lo anterior, maniobrar por el tránsito mientras se habla por teléfono (con o sin manos libres) aumenta la probabilidad de un accidente cinco veces y es en realidad más peligroso que conducir ebrio. Los estudiosos encontraron que los conductores que hablan por celular, a pesar de mirar directamente las condiciones del camino, “en realidad no las ven”, porque están distraídos por la conversación telefónica. Otro estudio que coincide con estas posturas es el obtenido por investigadores australianos del Instituto George, quienes donde identifican un riesgo hasta cinco veces mayor en quienes conduce y hablan por celular. Expertos en el tema, aseguran que los conductores no han entendido que  el usar el teléfono celular mientras se está manejando es una actividad peligrosa.
Mei-Ching Lien, profesora de Psicología en la Universidad Estatal de Oregón y sus colegas del Centro de Investigaciones Ames de resultados obtenidos por científicos del Tecnológico de Virginia indican que en 80% de los accidentes de automóviles, el conductor se distrajo durante los tres segundos previos al choque.
Otros distractores que también alteran la atención de quien conduce, además del celular, acciones como: fumar, maquillarse, beber, comer, manipular la radio u otro tipo de situaciones.

Conscientes del peligro, pero…
Pese a que las personas están conscientes de los riesgos que implica hablar por teléfono celular mientras conducen un auto, este mal hábito está presente todos los días en las calles de la ciudad. De acuerdo a algunas personas entrevistas, todas aceptan haber tomado llamadas mientras conducen. En el caso de Bárbara Damián, de 25 años afirma: “Sí he contestado llamadas por celular mientras voy manejando. Generalmente no lo hago, porque me preocupa chocar. En una ocasión ya me sucedió. Por andar mandando un mensaje choqué contra una señora”.
Por su parte, Jorge Ahumada, de 38 años explica: “Lo he hecho por que la vida cotidiana implica optimizar el tiempo y por lo tanto muchas veces es necesario hacer o recibir llamadas, aunque sabemos que distrae muchas veces se toma el riesgo por la necesidad de estar en contacto con el trabajo, la familia. Hasta el día de hoy, no me han infraccionado”.
Quienes practican estas acciones se justifican diciendo en que hay que aprovechar el tiempo y sobre todo, se dicen extremadamente cuidadosos cuando lo hacen.
Curiosamente este hábito parece darse más entre jóvenes.
Carolina Cullen, de 26 años, también acepta tomar llamadas mientras maneja, pero afirma que procura que sean rápidas. “He recibido y hecho llamadas. Pero cuándo las he hecho trato de que sea rápido y si puedo estacionarme prefiero hacerlo. Además utilizo el manos libres, creo que es preferible, y un poco más seguro”. Dice que conoce los riesgos de hacerlo, pero que hace excepciones debido a las exigencias de su trabajo. “Pues hay llamadas que son de gran importancia y que tienen que resolverse en el momento. Por ejemplo en mi caso, la mitad de mi trabajo lo tengo que realizar en campo muchas veces, así que necesito estar en contacto con jefes. Pero si hago una llamada o me hablan, aparte de utilizar el manos libres, prefiero estacionarme y hablar por teléfono. Realmente me molesta que la gente hable por teléfono y maneje, o por las mañanas las mujeres que se andan maquillando y ‘manejan’ creo que estos dos casos son inconsciencia de ‘no me va a pasar a mi’. Es lo que piensan la mayoría de las personas.
“Sí desgraciadamente es mucha la irresponsabilidad de las personas actualmente. Y aunque siempre se está manejando publicidad de no maneje y hable por teléfono al mismo tiempo, la gente hace caso omiso pensando que no le va a pasar nada nunca. La gente simplemente prefiere hacer más de dos cosas a la vez en lugar de preocuparse por su seguridad y por la de alguien más. La gente no tiene conciencia y todo lo toma a la ligera, creo que tanto autoridades, medios de comunicación y la misma sociedad debería de trabajar en la conciencia vial”.
Cullen, asegura que nunca la han infraccionado por usar su celular mientras maneja. César Camacho es otro de los no infraccionados, que también tiene este mal hábito. “Atiendo llamadas del trabajo y necesito aprovechar el tiempo, en los altos. Sé que puede ser peligroso pero creo que es cuestión de habilidad y precaución, no a todos les pasa. Nunca me han multado por eso”.