Portal informativo de análisis político y social

DESGARRADORES TESTIMONIOS DE VÍCTIMAS DE ACCIDENTES VIALES

DESGARRADORES TESTIMONIOS DE VÍCTIMAS DE ACCIDENTES VIALES

Nov 26, 2011

Con el fin de conmemorar el Día Mundial en Recuerdo por las Víctimas de Violencia Vial, organizaciones de la sociedad civil, autoridades de la función pública y familiares de las víctimas de violencia vial, se unieron en la Plaza Fundadores en un emotivo evento en donde se recordó a aquellos seres queridos que se han ido del mundo terrenal pero que siguen vivos en los corazones de los familiares y amigos.

 

Un ambiente de vulnerabilidad, apoyo y reflexión fue lo que predominó entre los ciudadanos ahí presentes. Los globos blancos pegados a cada silla, las mamparas con los nombres escritos del ser querido que perdió la vida y las veladoras reconfortaron el sufrimiento de las familias víctimas de los accidentes viales.

“Varias familias que hemos sufrido la desgracia de vivir de cerca la pérdida de un ser querido debido a accidentes viales nos unimos a casi dos años para que esas muertes no quedaran en el olvido, en el camino nos dimos cuenta que nuestro dolor también es nuestra fortaleza para impulsar acciones a favor de la vida”, destacó la presidenta de Víctimas de Violencia Vial, Alma Chávez.

A su vez indicó: “Este año todos los organismos de la sociedad civil preocupados y ocupados por salvar vidas y evitar lesiones por accidentes viales nos sumamos en lo que hoy se denomina Colectivo Ciudadano por Seguridad Vial, las primeras jornadas realizadas a lo largo de toda esta semana son el inicio de una cruzada por la salud y por la vida impulsada desde el tercer sector, el sector social”.

 

Como parte de la conmemoración del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas por Violencia Vial, tres madres que perdieron a sus respectivos hijos por culpa de la irresponsabilidad de otros jóvenes al ingerir bebidas alcohólicas y conducir en tal estado, contaron su testimonial frente a la ciudadanía, con la finalidad de hacer conciencia entre los padres y tratar de frenar tantas muertes que causan el sufrimiento de muchas familias jaliscienses.

 

“Mi hijo, Luis Octavio Herrera Medina perdió la vida hace un año nueve meses a causa de dos jóvenes irresponsables que habían bebido alcohol y conducían un auto y echaban carrera por la avenida López Mateos, a la altura del puente de Flextronics. Fue un accidente muy grave en el que hubo cinco carros involucrados y resultaron dos personas fallecidas”, relató Maricela Medina con voz entre cortada y lágrimas en sus ojos, al recordar el trágico accidente vial que sufrió su hijo, el cual ocasionó su muerte.

 

Después de una pausa continuó: “…No hay palabras para describir el dolor tan grande que se siente el perder a un hijo, el saber que esa noche que salió a recoger a su novia del trabajo, mi hijo no regreso.

 

“Mi hijo era un muchacho responsable, consiente, no conducía un auto si no traía un seguro, no arrancaba el carro si no teníamos puesto el cinturón de seguridad, era responsable y debido a la irresponsabilidad de otros jóvenes Luis Octavio ya no regresó, se truncaron todos sus sueños, su carrera, todos sus proyectos, dejó muchos proyectos truncados acausa de esos jóvenes que no pensaron en lo que estaban haciendo. Dejó muchos corazones lastimados”.

 

En el transcurso del emotivo testimonial, Maricela Medina pidió a los oyentes que se encontraban reunidos en el evento que conversaran con sus hijos acerca del grave problema que es la combinación de alcohol con volante.

 

“Deben hablar con esas personas que consumen alcohol y salen a la calle y dicen que borrachos manejan mejor, mostrarles el dolor que les traemos aquí para dar testimonio. Hagamos conciencia en casa, en lo íntimo de cada familia, que veamos que Luis Octavio no fue un número más, que no fue una estadística del 27 defebrero de 2010”, exhortó.

 

Tras unos minutos de silencio, la señora Blanca López de la Huerta inició con su testimonial, con respiración agitada y lágrimas recorriéndole la mejilla, recordó el sentimiento de frustración y dolor que sintió al saber que su querido hijo había muerto por un accidente vial.

 

“Soy la mamá de César Augusto de la Huerta, sus amigos le decían ‘El Tibu’, yo le decía ‘mi enano’. Murió el 30 de enero del 2010 a las nueve de la noche. Regresaba de ver a su novia que estaba enferma y tuvo la desgracia de pasar por donde se celebrara una fiesta desde tempranas horas de la mañana en la casa de una funcionaria, donde hubo pleitos, salió el hijo de esta funcionaria a toda velocidad a 190 por hora y estampó a mi hijo”, detalló.

 

“La funcionaria y su hijo en lugar de ayudar a mi César, se dedicaron a esconder botellas de vino y cosas que acusaran al amigo del conductor para que no lo detuvieran”, continuó con una expresión de desilusión e impotencia en su rostro.

 

Añadió: “Mientras esta persona salió con leves rasguños mi hijo se debatíaentre la vida y la muerte en el Hospital Civil, donde no tenían un aparato para que él pudiera respirar. Así murió mi hijo, antes de su muerte nos habló por teléfono y nos dijo que ya iba para la casa.

 

“Me siento discapacitada pero a una persona discapacitada le pueden poner una pierna, un ojo, una mano, díganme dónde consigo un hijo que llene el vacío que viviré de por vida”, le preguntó a los oyentes.

 

A su vez, criticó la falta de justicia en aquellos casos donde el que causa el accidente queda protegido por las influencias por parte de un familiar o amigo. “El hijo de esta funcionaria nos dijo que para qué hacíamos tanto… si un difunto no vale más de 160 mil pesos”, recordó con voz entre cortada.

 

Al turno del testimonial de la señora Martha Venegas, quien el 2 de noviembre del 2009 sufrió una de las tragedias más dolorosas de su vida, la muerte de su hijo Ricardo García Venegas ocasionado por un accidente vial, agradeció a las autoridades que la apoyaron cuando más lo necesitó.

 

“En este día estamos aquí celebrando el que hayan bajado estas estadísticas, el que haya menos muertes y menos familias con este dolor. Tocamos muchas puertas y algunos ahí estuvieron, se sumaron a nuestro dolor, un terrible dolor que es interminable, que marca y deja huella para toda la vida, a nombre de Ricardo, César, Luis Octavio y Marisol les dedicamos que sigamos teniendo esa conciencia para que sigan disminuyendo las víctimas”, recordó.

 

A su vez, Marta Venegas aseguró que se hicieron esfuerzos durante muchos años y hasta hoy se han ido concretando, no obstante dijo que no van a parar con esa lucha para bajar los índices de mortalidad en accidentes viales.

 

“No vamos a parar porque no queremos que a estos seres los echen al olvido, que se olviden que son solamente una estadística, lo que queremos es mortalizar los para que sean un ejemplo de las cosas que no se debe de hacer”, advirtió ante las autoridades y ciudadanos con una expresión reflexiva. “Nuestros hijos que no probaron alcohol fueron víctimas de una persona alcoholizada, les pedimos conciencias a las familias, y a los gobernantes que no nos dejen que no se olviden de nosotros, que sigan compartiendo ese dolor”, concluyó.

 

 

CARTA DE LA SEÑORA BLANCA LÓPEZ DE LA HUERTA DIRIGIDA A SU HIJO:

 

Para mi César:

Te fuiste de mí sin avisar, te fuiste de mi vida como llegaste, sin avisar y has dejado un gran vacío en mí, me siento incompleta. Me haces falta tú, tengo un gran dolor en mi corazón y un gran vacío en mi alma, me enseñaste a vivir en tu compañía y ahora tendré que aprender a vivir sin tu presencia que llenaba de alegría nuestra existencia.

 

Extraño todo de ti, mi chiquito, mi hijo, extraño tu voz, tu mirada, tus caricias, las bromas que me hacías, tu alboroto al llegar a casa, tus bromas y ocurrencias pero más extraño de ti, tu hermosa sonrisa, tenías grandes planes para tu vida, pero fue inesperada tu partida que dejaste muchos sueños sin cumplir y metas si realizar, mi hijo, mi niño me haces falta tú.

 

Me faltó tiempo para decirte lo mucho que te amaba y lo orgullosa que estaba de ti por ser el gran hijo trabajador y con gran nobleza, perdóname por no decírtelo a su tiempo, por las caricias y los abrazos y besos que no te di, perdóname mi hijo, perdóname.

 

Siempre te amaré y te recordaré mientras viva, algún día estaremos juntos para siempre, espérame con tu linda sonrisa porque correré para abrazarte, fue un gran privilegio ser tu madre y tú fuiste un gran regalo de Dios al ser mi hijo, te amo y siempre te amaré.

 

One comment

  1. eduardo selinger /

    buenas tardes les dejo un breve mensaje, mi nombre es Eduardo trabajo en el canal 62 de los angeles, y necesitaba informacion sobre esta fundacion, podrian darme un numero de telefono al cual podria llamarlos? les dejo mi correo es adolfoselinger@hotmail.com gracias de antemano