Portal informativo de análisis político y social

El Purgatorio…¿Resucitará?

El Purgatorio…¿Resucitará?

Ene 28, 2011

 

“Para incrementar el suministro de agua a la zona metropolitana referida, se requiere el proyecto de la construcción y operación del Sistema Regional La Zurda-Presa Calderón, con una inversión total de $1’850,000’000,000.00 (un billón ochocientos cincuenta mil millones de pesos) a precios de noviembre de 1989. El periodo de ejecución será de cinco años y la primera etapa se inicia en 1990”, así se leía en la solicitud de expropiación de terrenos pertenecientes al ejido Calderón, municipio de Acatic, en un sistema planteado hace más de 20 años, sin éxito, durante la administración de Guillermo Cosío Vidaurri.

El sistema planteado consistía en cuatro proyectos: las presas Calderón, que actualmente dota a Guadalajara; El Salto, de la que sólo existe la infraestructura, sin uso y La Zurda, que almacenarían agua para enviarla a una derivadora en el Río Verde que se llamaría El Purgatorio, de donde se bombearía a la ciudad y se intentó recuperar, con otros planteamientos, durante la gubernatura de Alberto Cárdenas, sin éxito.

A casi un año de presentada la iniciativa del Gobierno estatal al Congreso, el 22 de febrero para ser exactos, se “ocultó” en la misma el interés de revivir el proyecto, ya que sólo menciona que es “iniciativa de decreto mediante la cual se reforma el diverso 19985”, sin especificar, sólo en la exposición de motivos las intenciones de las adecuaciones con las que se pretende sanear el 100 por ciento de las aguas residuales de origen doméstico provenientes de la zona conurbada de Guadalajara.

Sin embargo, en el cuerpo del escrito no se determina un punto importante, la ubicación donde se construirá el embalse, dato técnico que ya fue tomado en cuenta por los legisladores, tanto del PRI como del PRD.

“Por lo que al presentar ante el Poder Ejecutivo el proyecto de una presa derivadora denominada Purgatorio, se hace necesario adecuar el decreto de referencia para no establecer la ubicación de la presa en un embalse determinado y utilizando las aguas de uno o ambos ríos (Santiago y Río Verde)”, consigna la iniciativa.

En la misma propuesta escueta, de escasas cuatro cuartillas, se les pide avalar un sistema de captación, bombeo y conducción con una inversión hasta por tres mil 200 millones de pesos, y que las obras a realizarse las determinará técnicamente la Comisión Estatal del Agua (CEA), “así como el pago de indemnizaciones de inmuebles, estudios y proyectos, supervisión y administración”.

Para el coordinador del Partido de la Revolución Democrática, Raúl Vargas López se tienen impedimentos de facto para su aprobación, esto desde el punto de vista que no se cuenta con la ubicación y el estudio técnico del proyecto para avalar un préstamo.

“La situación es muy simple, cuando una persona silicita un crédito con un banco, en el que implique la construcción de vivienda, se le piden cuatro requisitos, entre los que resultan dos fundamentales, el croquis de ubicación del inmueble y presentar los planos y presupuesto desglosado de la obra a realizar, si no se cuenta con esos requisitos, la solicitud no se aprueba”.

Considera que el gobernador, Emilio González, en ningún momento presenta la ubicación del proyecto, ni presenta estudios técnicos sobre la viabilidad, “sólo nos dice que la CEA determinará técnicamente donde habrá de realizarse la presa, quisiera saber si bajo esas condones se puede aprobar algo de tal trascendencia para el estado”.

En el mismo tenor su compañera de fórmula, Olga Flores hizo sus señalamientos, e intuyó que las intenciones del Ejecutivo tienen razones de pesos, “esta presa no se pensó realmente en el abasto de agua que pudiera aportar a la Zona Metropolitana de Guadalajara, sino en que la ubicación de la presa ayudaría a un desarrollo urbano de una empresa privada que tiene acuerdos económicos con el gobernador”.

Otra de las voces que no están convencidas es la del coordinador del tricolor, Roberto Marrufo, quién está a favor de un proyecto que beneficiará a la sociedad, pero que como siempre falta información que no manda el Ejecutivo para que los diputados puedan determinar si es factible tal y como lo plantea o se tiene que modificar la iniciativa.

“Para nosotros es viable pero no se ha complementado la información, nos queda claro que lo del Purgatorio es un complemento de lo de Agua Prieta, tiene que haber saneamiento y abastecimiento. Hay documentación que ya solicitamos, donde queremos certeza en algunos temas, reitero, sí hay viabilidad pero siempre y cuando se cumpla con todo lo estipulado dentro de la ley, que sepamos dónde está la ubicación exacta, que sepamos hacia dónde van los recursos”.

Para el ala blanquiazul de los diputados y en voz de su coordinador, José María Martínez, asumió que es un tema meramente formal, esto es “solo modificar el decreto que ya aprobó el Congreso sobre Arcediano para poder conceptualmente denominar hoy este nuevo proyecto como El Purgatorio, y con eso darle certeza al Gobierno estatal para que el recurso federal, que habrá de intervenir en esta acción de agua y de infraestructura vaya caminando”.

Cabe recordar que el proyecto del Purgatorio fue desechado hace más de 17 años, porque los empresarios de Jalisco consideraron que era inviable endeudar a Guadalajara con el costo del bombeo a más de 500 metros. Actualmente, es un gasto que no está cotizado.

En ese entonces, Cosío Vidaurri ya había dejado la gubernatura, tras las explosiones del 22 de abril y pasada la tempestad de los primeros días de Gobierno interino, Carlos Rivera Aceves dio muestras de su pragmatismo político en lo que respecta a la obra pública, continuando aquella que era de prioridad evidente y deshaciéndose o congelando las que habían provocado irritación social.

Así, el famoso “techo-móvil” instalado en el patio central de Palacio de Gobierno fue desmantelado; la verificación vehicular fue congelada y la segunda etapa del Proyecto de La Zurda-Calderón-El Purgatorio fue puesta de nueva cuenta a consideración o en congelación.

LOS COMPROMETE

El pasado 11 de enero, González Márquez en un evento en Tonalá recalcó que ya está la autorización federal, que la Conagua está por concluir el Proyecto Ejecutivo y se cuenta con el financiamiento autorizado.

“Lo único que necesitamos es que el Congreso del Estado autorice, que en lugar de que se construya en Arcediano, que se construya en El Purgatorio. Estamos listos para iniciar la construcción de la cortina este mismo año, pero no podemos iniciar si el Congreso del Estado no aprueba que se construya”.

“Necesitamos una voz en el Congreso, en donde no se trata de que nos autoricen erogaciones más y endeudamiento, nada, solamente que autoricen que la presa se construya en esa zona. No es una definición técnica, es una autorización de financiamiento que ya se había dado para hacerlo en Arcediano, ahora que ese permiso nos lo cambien para El Purgatorio. Ya está adentro la solicitud, ya se metió en febrero del año pasado, ya va a cumplir un año esa solicitud, está en la Comisión de Hacienda”, les mandó decir a los legisladores. González Márquez se comprometió a iniciar este año la construcción de la cortina en El Purgatorio, si el Congreso del Estado aprueba la petición.