Portal informativo de análisis político y social

EL SUCESOR DE ZAMORA DEBERÁ SER BUEN NEGOCIADOR: JOAQUÍN GALINDO DÍAZ

EL SUCESOR DE ZAMORA DEBERÁ SER BUEN NEGOCIADOR: JOAQUÍN GALINDO DÍAZ

Jun 14, 2014

Por Jose María Pulido —-

La salida del secretario General de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez, debe entenderse en un contexto nacional que “está centralizando las funciones” y una aspiración personal de cara a los comicios del próximo 2015.
Es la opinión del maestro Joaquín Galindo Díaz, coordinador de la carrera de Estudios Políticos en la Universidad de Guadalajara, quien señala que la salida tendrá repercusiones porque en todo gobierno una Secretaría de Gobierno y una Secretaría Económica son los ejes estratégicos.
Sobre el relevo, asegura que deberá contar con la mano izquierda necesaria para alcanzar acuerdos y una mano derecha para imponer orden, porque “muchas veces hay buenos negociadores pero débiles para atacar y hay hábiles atacantes pero débiles para negociar. El perfil idóneo de un secretario de Gobierno era ese y ese perfil lo tenía Zamora: sabía imponer, sabía aplicar la ley como debe de ser”.
Galindo Díaz señala sin embargo que un error en el relevo fue anunciarlo sin tener a su sucesor, porque “el Poder Ejecutivo debe ser más contundente con respecto a este tipo de cambios, no se debe de hacer una especulación ante los medios y después llevarlo a cabo con una selección y después nombrarlo, creo que lo conveniente es hacer todo primero y después darlo a conocer a los medios, es decir, se va un persona y al siguiente día tu presentas a tu nuevo secretario”.

BALANCE
Joaquín Galindo hace un balance del trabajo de Zamora como positiva, “hizo bien las cosas, nunca le vi un gran escándalo fuera de lo común” lo que aunado a su trayectoria y a su visión de largo alcance en lo político consideró que jugará o que le conviene más el juego a nivel federal, “le conviene más a él y le conviene Jalisco porque no está mintiendo cuando dice que será el mejor interlocutor allá, pero también vemos que está pensando en su futuro”.
Recalca el maestro que “una Secretaría de Gobierno y una Secretaría Económica siempre serán los ejes estratégicos de un gobierno, las personas que designes y las personas que cambies en su momento, ya sean en el primer año, segundo año, o cerca del final traerán repercusiones en la forma de gobernar, en la estructura de gobierno.
“Si bien hay un Plan General de Desarrollo y hay pautas de trabajo siempre un funcionario como en el caso de Arturo Zamora Jiménez impone un ritmo de trabajo, porque impone ciertos colaboradores, impones tu visión y muchísimas cosas, entonces no es una situación fácil”.
Se le pregunta al maestro Joaquín Galindo su opinión sobre el anuncio del cambio y el tiempo que se tardaron en nombrar a su relevo, a lo que responde que el Poder Ejecutivo debió ser más contundente y evitar las especulaciones.
“Creo que tiene que ver con la dinámica que está imponiendo el Gobierno Federal a los Estados, hay una dinámica muy fuerte de un Gobierno Federal que en la práctica está centralizando las funciones porque las funciones que el Gobierno Federal siente que en los Estados no se están haciendo bien las cosas, no precisamente en Jalisco sino en general en algunos estados no se están haciendo bien las cosas y entonces hay necesidad de concentrar el poder para que las decisiones las tome el Gobierno Federal, sobre todo en seguridad pública, en cuestiones económicas, en cuestiones educativas y eso ha tenido un efecto que varía de un Michoacán a un Tamaulipas, a un Jalisco o a un Puebla.
“Es el Gobierno Federal el que está condicionando esta dinámica, entonces en ese contexto, se dijo mucho sin que se llegara a comprobar, se dijo mucho que Zamora había llegado por una recomendación del gobierno federal, como tratando de apuntalar, de equilibrar perfiles dentro de este gobierno”.
Asegura que ese panorama aunado a “lo que viene el año siguiente y lo que nos marcan las encuetas, las tendencias que obviamente pueden cambiar pero auguran que no será un panorama, un horizonte tan agradable para un secretario de Gobierno que tiene aspiraciones de ser gobernador, porque no tiene aspiraciones de ser presidente municipal, él ya fue presidente de Zapopan y creo que ahí lo hizo bien, más bien su meta es 2018 y quizás 1015 no sea lo más acertado para estar ahí como candidato o como el principal asesor u operador del partido aquí.
“En ese sentido creo que inteligentemente a él le hacen un guiño a nivel federal y aprovecha. Se va. Eso es en cuanto a la visión de Zamora, ahora, la visión de aquí, del gobernador y de este nuevo grupo que él ha conjuntado dice ahora sí, vamos imponiendo nuestras metas. Vamos jalando las riendas y vamos haciendo las cosas a nuestro estilo y no en balde el gobernador le dio un jalón de orejas a algunas secretarías”, agrega el entrevistado en sus oficinas del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades.

NEGOCIADOR
Del relevo, Joaquín Galindo considera que “en el secretario de Gobierno la cualidad número uno debe ser un negociador, un secretario que sepa negociar con todas las fuerzas para negociar pero mano derecha para imponer el orden. Acuérdate bien que la seguridad pública y otros hilos se mueven ahí, entonces tienes que saber negociar pero también tienes que ser muy firme”.
En la práctica, asegura, “muchas veces hay buenos negociadores pero débiles para atacar y hay hábiles atacantes pero débiles para negociar. El perfil idóneo de un secretario de Gobierno era ese y ese perfil lo tenía Zamora, sabía imponer, sabía aplicar la ley como debe de ser”.
¿No estaba acotado por la ley Nájera?
Lo que pasa es que aquí lo que se quiso fue intentar reproducir el pacto que se hizo a nivel federal, pero las condicione son diferentes. El contexto nacional no es obligadamente igual al contexto local. Se siguió imponiendo el carácter del secretario al carácter del fiscal.
Acuérdate que en algún tiempo ellos tenían buen contacto, Nájera llegó por medio de Zamora pero ya aquí estaban al mismo nivel y son dos personalidades fuertes, en ese sentido supo desarrollar las cosas a su tiempo y supo retirarse a tiempo por lo que pudiera venir, lo pudiera salpicarle a él para sus aspiraciones que pudiera ser eso o también una secretaría a nivel federal. Creo que el caso Zamora seguirá presente, no se va del Estado, seguirá presente porque tiene un interés particular, habrá que darle seguimiento.