Portal informativo de análisis político y social

EL “TAPATÍO UN MILLÓN” CAMBIÓ LA HISTORIA DE GUADALAJARA

EL “TAPATÍO UN MILLÓN” CAMBIÓ LA HISTORIA DE GUADALAJARA

May 24, 2014

Por Manuel Cárdenas —-

“Miren muchachos… les voy a contar: en 1964 Mike Laure, fue el primero que innovó una especie de rock and roll con otra expresión musical que le dio la vuelta al mundo como ‘¡Tiburón! ¡Tiburón!’ y ‘La Cosecha de mujeres’, era originario de El Salto, pero se dio a conocer en Chapala, nació el ‘Tapatío Un Millón’ y convirtió a la provinciana Guadalajara en una vorágine metropolitana”, relata de entrada el periodista y escritor Guillermo Gómez Sustaita en una conferencia dentro la Feria Municipal del Libro.

Los asistentes entre octagenarios, septuagenarios y veinteañeros ponen especial atención a la información histórica que brinda el periodista y escritor en la Plaza Guadalajara, frente a Catedral donde expone numerosos detalles que cimentaron la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG).

“Teníamos unos cines hermosísimos, como el Cine Alameda en la Calzada Independencia, avenida metropolitana, con permanencia voluntaria, luego se inaugura el Cine Diana, el más lujoso de Guadalajara”, recuerda.

Guillermo Gómez Sustaita hace una retrospectiva de la Guadalajara de hace 50 años. “Era la ciudad más envidiada de México y del mundo, lo que teníamos en los años 60’s, con un lago de Chapala, pleno, hermoso, menos contaminación, y entonces llegaron miles de norteamericanos, veteranos de la guerra de Corea a residir y ahí siguen”.

“Era tal la fama, nacional e internacional que en ese año del 64, en noviembre viene a Guadalajara Walt Disney, hubo quien me mandó una carta que me decía que no dijera mentiras, porque Walt Disney no había estado aquí, pero hay fotografías, lo llevaron al Cabañas, era un hospicio de niños, le entusiasmó tanto que su próxima película sería alusivo al Hospicio Cabañas, y lamentablemente cuatro meses después murió”, evoca el escritor tapatío.

Después de esto, Guadalajara cobra resonancia internacional, las Chivas estaban en Europa haciendo lo suyo, Frank Sinatra estaba cantando “Bésame mucho” de Consuelito Velázquez, presumíamos al cardenal Garibi Rivera, el primer cardenal mexicano, y además fue uno de los tres padrinos del niño “Un Millón”.

La nostalgia de esa Guadalajara edílica de los años 60’s está condensada en una película llamada “Guadalajara en Verano”, filmada a principios del 64, de los actores que participaron solamente queda una persona viva, que era una niña, Almendra Rodríguez Morquecho.

Tiene paisajes de la Plaza de los Mariachis, San Juan de Dios, del Centro, Chapala, San Francisco, Aránzazu, era una ciudad limpia, la Central Camionera, la estación del ferrocarril, algo que hemos perdido en este medio siglo de esta Guadalajara.

Ya no somos la “Ciudad Amable”, la “Ciudad de las Rosas”, la “Ciudad Hospitalaria”. Pero Guadalajara ha sido un imán de progreso, de desarrollo personal, además del clima que teníamos, ya no hay los árboles, se acabaron.

Hoy no pudo estar, porque el “Tapatío Un Millón”, trabaja mañana y tarde, es como todos los tapatíos, atrás del lonche.

Explica los porqués del nombre del “Tapatío Un Millón”. Juan José Francisco:

“Juan José lleva esos tres nombres, porque fueron tres padrinos, uno es José Garibi Rivera, otro es Francisco Medina Ascencio, el alcalde de Guadalajara, y otro el gobernador Juan Gil Preciado”.

“Pero el tapatío es conocido en todos lados, nos conocen por el tequila, la comida, el mariachi, las chivas ya viven del recuerdo, y de los ojos tapatíos”.

“Antes teníamos capacidad de asombro, teníamos televisión de blanco y negro, canal 4 y 6, en fin, una ciudad completa, era envidiada porque teníamos todo, ahora somos la ciudad de las plazas comerciales, como la de Plaza del Sol y otras muchas más”.

“En el 64, teníamos unos señorones de la política, cuando toma posesión el presidente Gustavo Díaz Ordaz se lleva a tres tapatíos, a su gabinete: a don Agustín Yáñez, a la Secretaría de Educación; a Juan Gil Preciado a la Secretaría de Agricultura y al General Marcelino García Barragán de secretario de la Defensa”.

“Yo me pregunto… ¿dónde perdimos esos liderazgos? Y reitera. ¿Dónde?”.

“Juan José ha sido de todo, desde albañil, carpintero, un ejemplo de lucha por la sobrevivencia…

“Hemos organizado dos mundiales de fútbol, unos Juegos Panamericanos, sede de dos cumbres de presidentes panamericanos, vino el Papa Juan Pablo II, hemos tenido buena proyección, porque también hemos tenido mala proyección desde los años 70’s nos llegó la plaga del narcotráfico, cuando el presidente de la República manda limpiar Sinaloa, y empieza el efecto cucaracha y entonces llegan don Neto, Caro Quintero, y es momento que no acabamos de terminar con esa imagen.

“Somos la sede de la Feria del Libro más importante del habla hispana, pero que en la edición pasada haya llegado Israel solamente por una feria del libro.

“La ciudad ha crecido, se ha desfigurado, la cuarta parte de la ZMG, es irregular, en el Cerro del Cuatro era un lugar de campo, los Colomos… el Agua Azul, era otra cosa, tienen que ver lo que tenemos para apreciarlo.

“Guadalajara es la ciudad con más población de jóvenes del país. Hace 50 años se ocupaban tres mil empleados en el Ayuntamiento de Guadalajara, hoy se ocupan 12 mil.

“El proyecto de la Ciudad Digital va a cambiar todo el concepto del Centro de Guadalajara. Plaza del Sol el primer centro comercial de América Latina”.

GUADALAJARA, CAPITAL DE VANGUARDIA

El escritor detalla en su crónica que Guadalajarasentó precedente en 1964 como capital progresista y de vanguardia en México. De tal forma que el 8 de junio llegó a un millón de habitantes, lo que marcó el final de la ciudad provinciana y el arranque de la urbe cosmopolita. “Aún vive Juan José Francisco Gutiérrez Pérez, quien está por cumplir 50 años de ese acontecimiento, que evoca otros de esa fecha como la visita de Walt Disney del 29 al 31 de octubre invitado a la Convención de Ciudades Hermanas que aquí se realizó y que tuvo resonancia en Estados Unidos (revistas como Life y Time publicaron reportajes de la ciudad)”, refiere.

Luego en 1964 llegó Bing Crosby a promover el golf en el Guadalajara Country Club y por igual el Presidente de Yugoslavia, Joseph Brozz “Tito”; llegaron a la ribera de Chapala norteamericanos en retiro.

En diciembre de 1964 se estrenó la película “Guadalajara en Verano”, que realizó Xavier Torres Ladrón de Guevara. La cinta dio a conocer el folclor, la música y las tradiciones de la identidad tapatía. En el mismo año, Tequila Sauza empezó a patrocinar el programa “Noches Tapatías” en la televisión nacional. A su vez, Calzado Canadá se había expandido por todo el país, la tienda La Cadena imponía los pantalones de moda, hechos con mezclilla; y Hilton abría un moderno hotel junto al Agua Azul.

En el deporte, Jalisco seguía siendo preponderante. México obtuvo la sede de los Juegos Olímpicos de 1968 y el Estadio Jalisco fue designado subsede del fútbol. Lo más relevante de 1964 fue empero la exitosa gira por Europa del “Campeonísimo” dirigido por Javier de la Torre y que ningún club o Selección Nacional ha igualado. Entre mayo y junio disputaron siete juegos e Ignacio Calderón fue la gran figura. Toño Palafox es uno de los mejores tenistas mexicanos del momento, se inaugura la Unidad Deportiva Revolución, considerada la más modernas del país.

EL “TAPATÍO UN MILLÓN”

Señala el autor que Juan José Francisco Gutiérrez Pérez cumple en 2014 medio siglo de ser un referente y emblema de una década irrepetible de Guadalajara, la de los años 60’s, que marcó transformaciones urbanas y sociales. Nació el 8 de junio de 1964 como el “Tapatío Un Millón”, suceso que conmocionó a la ciudad, aún provinciana entonces.

Él nació en la colonia Independencia, su padre fue cartero, oficio que heredó. Es admirador de las Chivas y aparte de empleado postal ha sido conductor del Tren Ligero, pintor de casas, cocinero y hasta bracero.

Transcurrieron 422 años desde la fundación en el Valle de Atemajac en 1942 para tal suceso histórico que recayó en la familia de María Pérez y Luis Gutiérrez, quienes trajeron al mundo al “Tapatío Un Millón”.

María y Luis, dos tapatíos modestos, ella ama de casa y el de oficio cartero, fueron los ganadores de un concurso sin precedentes en la historia de Guadalajara y que tampoco ha vuelto a repetirse. Diversas autoridades y empresas, a través de la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara, realizaron los cálculos necesarios y determinaron que el primer niño que naciera el 8 de junio de 1964 sería el tapatío o tapatía un millón, por lo que convocaron a mujeres embarazadas con un parto programado alrededor de tal fecha a fin de que al momento del alumbramiento estuviera un jurado que lo constatara.

Esto ocurrió en la clínica del ISSSTE en la colonia Independencia. Cumpliendo con el concurso, la familia Gutiérrez Pérez viajó en avión a la Ciudad de México y a otros destinos con todo pagado. La Canaco le obsequió una casa, que aún conserva, en la colonia Atlas, el Gobierno del Estado le entregó un juego de placas de taxi que la señora vendió al quedar viuda y la Universidad Autónoma de Guadalajara prometió darle estudios hasta la facultad.

Asimismo, don Luis Gutiérrez recibió una plaza en el Servicio Postal Mexicano, en donde trabajaba de manera eventual. Don Luis falleció cinco años después y las autoridades volvieron a intervenir, otorgándole una plaza administrativa en correos a doña María Pérez. Años más tarde, sintiéndose enfermo, el cardenal Garibi envió a buscar a la señora María y le dijo que le quería dar la primera comunión a Juan José y fue nada menos que su padrino de nuevo. El empresario Guillermo Martínez Guitrón, su padrino de confirmación.

“El Millón”, como es mejor conocido, entró a trabajar desde los 13 años de edad en un taller mecánico. Tuvo una beca para estudiar primaria y secundaria en la escuela de la Pepsi-Cola. También estudió en el Seminario Mayor, gracias a una beca que le había ofrecido el cardenal Garibi. Luego ingresó a la Preparatoria 4, en donde estudió dos semestres y desertó, ingresando a trabajar como cartero en 1984.

Juan José Francisco ha sido objeto de infortunios siempre. Se burlaban de él en la escuela, en el Seminario, en donde trabajó, pero confiesa que ha disfrutado su vida y que el hecho de ser el “Tapatío Un Millón” pudo haber mermado su falta de interés por superarse, creyendo que todo lo iba a tener sin esfuerzo. Ha trabajado de todo y en todo: de laminero, cuidador de carros, vigilante en un estacionamiento, fue conductor del Tren Ligero y pintor de casas.

Juan José se casó en 1986 con Raquel González y tuvieron cuatro hijos: a Juan Manuel, Cristian Alejandro, Alondra Monserrat y José Daniel, por los que siempre ha luchado, tratando al menos de darles buena formación, pues el dinero nunca le alcanza. En varias ocasiones trató de mejorar y abandonó tanto Correos como el Tren Ligero, sin embargo regresó a sus trabajos porque no le fue como esperaba. Se fue a Estados Unidos a trabajar como bracero, pero no le gustó la forma en que lo trataron y se regresó en cuanto pudo a Guadalajara.

Como cartero, se precia de conocer toda la ciudad; es aficionado al fútbol, le va a las Chivas, y es común que en su cumpleaños lo busquen de la televisión. El año pasado, como otro infortunio, uno de sus hijos fue detenido por la PGR con una acusación infundada, estuvo más de un año en la cárcel, gastó lo que no tenía en pagar abogados venales que nada le resolvieron y finalmente fue liberado.

OTROS ACONTECIMIENTOS

En 1964 se abrió Motorola en Zapopan, la primera trasnacional que llegó a Jalisco. Llegaron IBM, Kodak y Burroghs; Pemex puso en servicio el gasoducto Salamanca-Guadalajara, un factor estratégico en la industrialización de Guadalajara en los años 60’s. La Compañía Siderúrgica de Guadalajara (CSG) comienza a producir acero para todo el Occidente.

Es la época dorada de los cines tapatíos. Abren el Diana y el Circuito Montes, 100 por ciento tapatío, se convierte en cadena regional con 56 salas en seis Estados. En la música, es entonces cuando se consolida la fama de los grandes intérpretes de la música romántica, con Consuelito Velázquez a la cabeza, cuya canción “Bésame Mucho” cobra resonancia mundial con Frank Sinatra. También triunfa Mike Laure con “Tiburón, Tiburón” y “La Cosecha de Mujeres”. El gran pintor tapatío Gerardo Murillo, Dr. Atl; y Efraín González Luna, fundador e ideólogo del PAN, fallecen en 1964. Otros acontecimientos fueron la reinauguración del Teatro Degollado y la apertura de Maxi Américas, la primera plaza comercial de la ciudad.