Portal informativo de análisis político y social

LOS TENTÁCULOS MILLONARIOS DEL PULPO CAMIONERO

LOS TENTÁCULOS MILLONARIOS DEL PULPO CAMIONERO

Mar 15, 2014

Por Mario Ávila Campos

Una noticia buena y una mala. La buena: En un hecho histórico en Jalisco, baja un peso el precio del pasaje en el transporte público, de 7 a 6 pesos; la mala: En los 80 días (20 de diciembre al 10 de marzo) se les regaló a los transportistas más de 400 millones de pesos mientras aplicó la tarifa inmerecida.

Nada afecta a los camioneros. Son ellos los responsables del mal estado de las unidades; son los responsables de las historias de abuso laboral a los choferes; son los que imponen los horarios y los tiempos de traslado; son ellos los que regateándoles el pago de Transvales y Bienevales a los choferes los obligan a maltratar al sector desprotegido; son ellos los que se ofrecen como prestanombres para que los políticos inviertan su dinero; son ellos los que por no convenir a sus intereses dejan sin servicio al 20% de las colonias en la zona metropolitana y son ellos los que obligan a sus operadores a ir a costa a la conquista del pasaje, ofreciéndoles como recompensa el 20% de los ingresos.

Por tanto, son ellos corresponsables directos de los accidentes fatales que tanto dolor han causado a miles de familias, el más reciente el deceso de María Fernanda Vázquez, una joven estudiante de sexto semestre en la escuela Preparatoria No. 10 de la UdeG, ocurrido el pasado viernes 7 de marzo.

Esta fecha habrá de quedar inscrita en los anales de la historia de Jalisco, no sólo por el minuto de silencio que se guardó en las Cámaras de Diputados Federal y Estatal, sino porque sin duda será el antes y el después en el servicio del transporte público, ya que si bien en cierto que en la familia de “Botas” –como le decían sus amigos y compañeros– nada volverá a ser igual, así también en el transporte público la sociedad exige que nada vuelva ser igual.

En la zona metropolitana operan cerca de cinco mil unidades del transporte público, que en promedio mueven a mil personas al día cada una de ellas. Lo que significa que con un solo peso que cobraron de más, obtuvieron ganancias del tamaño de la inversión que el Gobierno del Estado hará en tres años en el programa del transporte gratuito para los estudiantes.

Es decir, la entrega generalizada de Bienevales a los estudiantes de todos los niveles y de todas las instituciones educativas desde el segundo semestre del 2013, en cumplimiento a la promesa de campaña del gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval, no les afectó en lo más mínimo, ya que la recuperación llegó y quedaron más que servidos y saciados con la decisión de incrementar un peso la tarifa, aunque sea por 80 días.

En la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) las empresas públicas y privadas del transporte público, venden al día cerca de los 4.5 millones de viajes entre casi 1.4 millones de usuarios, de los que sólo el 15% son estudiantes, discapacitados y adultos mayores, lo que significa que no impacta en sus ingresos la cantidad de pasajeros que utiliza el servicio con precio especial, es decir los que pagan sólo medio boleto con el uso del Transvale o los que no pagan nada, pero que el Gobierno recupera la mitad del pasaje a través de los Bienevales.

La economía de los camioneros siempre está en auge, ahí nunca se pierde dinero, mientras el camión esté circulando. Así lo decía el ex titular del SIAPA, Rodolfo Ocampo.

“Así con la tarifa de seis pesos a mí me deja libres casi cuatro mil pesos cada uno…”, comentaba Rodolfo Ocampo, quien confesó tener dos unidades, aunque su nombre no aparece, como muchos otros políticos del PAN y del PRI que se sabe tienen inversiones en algunas rutas de camiones, en las listas de permisionarios ni en la de subrogatarios del transporte público.

Esto significa que las listas que por obligación y en apego a la Ley de Transparencia han publicado las empresas públicas y la Secretaría de Movilidad, están repletas de prestanombres, sobre todo una vez que en los últimos años han nacido nuevas empresas camioneras.

Ya no son pues, solamente las tradicionales empresas tradicionales las que se “comen el pastel del pasaje”, como lo hacían desde hace más de 80 años cuando en una concesión a la central obrera más numerosa del Estado, la CTM, se crea la Alianza de Camioneros de Jalisco que nació en 1930.

De la Alianza hubo desprendimientos importantes como son Transporte Unidos de Tlaquepaque (TUTSA), Urbanos Tapatíos, S.A. de C.V. (Línea La Tapatía) y Transportes Urbanos Seguros, S.A. de C.V., pero también hay empresas que han cobrado fortaleza con base en nuevas concesiones como Transportes Sub Urbanos Guadalajara-Santa Anita, Transportes Tlajomulco Servicio Villegas, Autobuses Tlajomulco S.A. de C.V., Autotransportes Santa Anita S.A. de C.V., Autotransporte Guadalajara-El Salto-Puente Grande-Santa Fe y Transporte Ecológico de Guadalajara, así como otras 20 nuevas empresas que brindan el servicio tradicional y el de características especiales (de lujo) que nacieron los últimos dos sexenios gobernados por Francisco Javier Ramírez Acuña y Emilio González Márquez.

 

El auge de la Alianza

La Alianza de Camionera de Jalisco nace en 1930 en el marco de las disputas entre las centrales obreras de Jalisco, en donde los líderes Heliodoro Hernández Loza de la CTM y Francisco Silva Romero de la CROC, se disputaban a punta de pistola los contratos colectivos de trabajo en la entidad.

En un acuerdo político a la organización mayoritaria CTM se le ceden los contratos de trabajo para los choferes de la Alianza de Camioneros de Jalisco, quienes trabajaron mano a mano con los permisionarios que en la segunda mitad del siglo pasado fueron encabezados por Clodomiro Martínez.

El experimentado líder camionero fue el enfrentó con mucho éxito la transición política en Jalisco, ya que a la llegada del PAN en 1995, supo negociar casi de la misma manera que como lo hacía con los gobiernos emanados del PRI y siguieron las conquistas en las concesiones para nuevas rutas, el respeto a los pisos y las ampliaciones en las rutas para extenderse al ritmo que lo demandaba la mancha urbana.

Y con el nuevo siglo vino el revelo en la cúpula de la Alianza de Camioneros de Jalisco, llegando en el 2006 Jorge Humberto Higareda Magaña al máximo cargo, en una elección de permisionarios en donde derrotó nada menos que al hijo del propio Clodomiro, al ex futbolista Aurelio Martínez y al eterno director jurídico de la Alianza, Guillermo Mata Gudiño.

Es en este momento, en la administración del gobernador Emilio González Márquez, donde la empresa camionera más antigua de Jalisco cobra el mayor auge de su historia, ya que no sólo crece de manera exponencial en toda la mancha urbana, sino que recibe subsidios discrecionales y recibe concesiones para crear empresas nuevas y brindar transporte de lujo a precio especial del doble de un pasaje normal.

Un triunfo más de Jorge Higareda, y por su puesto un triunfo económico que es el único tipo de triunfo que les interesa a los camioneros, es la sociedad que logran con el Gobierno del Estado en la creación de la Línea 1 del BRT Macrobús, a cambio de permitir que el nuevo servicio corriera por la Calzada Independencia, por cierto uno de los pisos propiedad de la Alianza.

Por cierto, si usted busca en la información oficial cuál es el poderío de la familia Higareda, sólo se encontrará con unos cuantos permisos en la ruta 52 asignados a: Higareda Macías Jorge Humberto (2), Higareda Macías Óscar Leonel, Higareda Magaña Jorge Humberto (2), Higareda Macías Hugo Maximiliano (2) e Higareda Magaña Guillermo. Mentira vil, ya que en realidad se sabe que además de decenas de permisos, cuenta con concesiones totales para la operación de empresas como las líneas Premier, Dorada, Tour y Turquesa.

El futuro es promisorio

Del total de los 4.5 millones de viajes que vende a diario el transporte público en la ZMG, el 70% del pastel se lo comen los empresarios privados, es decir los permisionarios y los subrogatarios. Dejando el 30% restante a las empresas del Gobierno, es decir a Servicios y Transportes, al Sistecozome OPD y al transporte eléctrico brindado a través del Siteur, es decir el Tren Ligero y el Macrobús. Lo mismo pasa con las rutas, ya que de las cerca de 250 que existen, 70 las cubre el transporte subrogado, 150 los permisionarios y apenas 30 Servicios y Transportes.

Y aunque el presente no les significa mayor dificultad, el futuro es promisorio para los transportistas, ya que con la entrada en vigor de la nueva Ley de Movilidad, entre otras cosa se extingue el candado, que ya de por sí no servía de nada, para que cada transportistas tuviera cuando mucho tres permisos, concesiones o subrogaciones.

Hoy día los empresarios podrán enriquecerse, ahora sí legítimamente con el negocio del transporte público, si invierten su capital en la creación de empresas por cada una de las rutas disponibles.

De ello habló el diputado Martín López Cedillo, quien de entrada garantizó que en cuatro años habrá una renovación absoluta y total del parque vehicular, ya que uno de los candados para renovar permisos y concesiones que hoy son todavía por cinco años, será acatar las nuevas disposiciones de las unidades, que deberán contar con dispositivos de seguridad, puertas cerradas, gobernador de velocidad, cámaras, sistema GPS y sistema de prepago, entre otros.

Y una vez renovada la unidad así como cumpliendo con el requisito de la capacitación de los choferes, el siguiente permiso para los transportistas será por 10 años y tendrán acceso al incremento a la tarifa, de acuerdo a la calidad del servicio que proporciones.

Esto significa que el precio del pasaje ya no estará ceñido a los índices de inflación, ni a los incrementos en los costos de los insumos, sino que se les beneficiará con aumentos en proporción directa a la calidad del servicio que presten.

López Cedillo planteó que sólo quedarán fuera del negocio los camioneros que no muten del modelo hombre-camión al de ruta-empresa, los que no se asocien, los que no construyan una empresa, los que no participen en una licitación y los que no busquen pertenecer a una ruta, a un corredor, o a una alimentadora.

“Estas concesiones se van a cancelar”, advierte el legislador quien conocedor puntual del ADN que tienen los camioneros, ya que durante muchos años fue su abogado, asegura que en este año se habrá de renovar el 20% del parque vehicular que circula en la zona metropolitana

.

Los auténticos villanos

Justamente los transportistas, que como buenos jaliscienses y como dice el refrán: “Nunca pierden… y cuando pierden arrebatan”, han sido puestos en el escaparate como los auténticos villanos por los usuarios, por los universitarios dolidos por la muerte no sólo de María Fernanda Vázquez, sino de 14 personas en lo que va del año y últimamente por la autoridad, que ha empleado toda la fuerza del Estado para evaluarlos y vigilarlos desde la Secretaría del Trabajo, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Movilidad y la misma Fiscalía General del Estado, ya que de ellos depende hoy día el grupo de agentes de tránsito, conocidos ahora como la Policía Vial.

Y como un escarmiento para los malos transportistas, el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval ordenó que se cancelaran las concesiones a todos los empresarios de la ruta 368, una de cuyas unidades causó el trágico accidente a las afueras de la Prepa 10 de la UdeG. Una sí, pero de 250 rutas.

En las otras 249 rutas los empresarios del transporte siguen haciendo de las suyas, al grado de que en cada chofer se esconde una historia de abuso y de violación de los derechos laborales. Una muestra de ello es que casi el 70% de los más de 10 mil choferes que prestan el servicio de transporte público en la ZMG, laboran si seguridad social, sin prestaciones, sin derecho a Infonavit, sin fondo para el retiro, sin derecho a la salud y sin crear derechos de antigüedad.

La mejor muestra del extremo al que son capaces de llegar los patrones, fue recurrir a la amenaza y al chantaje, para impedir que las esposas, los hijos y los familiares de los choferes se manifestaran el pasado jueves, y bastó con que cada patrón hablara con la mujer de sus empleados para advertirles que sus maridos se quedarían sin trabajo si participaban en la manifestación que anunciaron.

De hecho para poner fin al abuso laboral, el diputado Martín López Cedillo planteó la necesidad de reformar el artículo 257 de la Ley Federal del Trabajo y aclaró: “El transporte está considerado dentro del esquema de los trabajos especiales, en donde la forma de pago es un acuerdo entre la voluntad de las partes, pero es necesario mandar un exhorto a la Cámara de Diputados Federal para que se homologue la propuesta de Jalisco, que consiste en asignarle salarios únicos a las rutas de acuerdo a la rentabilidad del servicio”.

Sin embargo el momento en el que el transportista se ubicó como el enemigo común, fue a raíz de la manifestación del pasado lunes 10 de marzo cuando los miembros de la comunidad universitaria de la UdeG salieron a la calle, en donde las baterías de la FEU y la UdeG se enfocaron en contra de los choferes y los transportistas, mientras que los estudiantes ubicaron como el enemigo real de los pasajeros a los transportistas y al Gobierno.

Ruge la UdeG en dos tonos

La manifestación de más de 20 mil universitarios que tomaron las calles dolidos por el fallecimiento de la preparatoriana María Fernanda Vázquez, tuvo dos objetivos, para las autoridades de la UdeG y para los líderes de la FEU, los enemigos fueron sólo los choferes y los permisionarios.

El mandatario estatal recibió a los líderes universitarios en dos ocasiones en Palacio de Gobierno y les aceptó sus planteamientos, entre otros integrarlos en un Observatorio Ciudadano de la operación del transporte público.

Sin embargo el rector de la UdeG, Tonatiuh Bravo Padilla fue más allá, al plantear la necesidad de recurrir a la requisa o a la estatización, para dejar fuera a los empresarios del trasportes que no quieran, no puedan o no les interese mejorar el servicio del transporte público.

Por parte de la FEU el reto fue en contra de los choferes a quienes se les emplazó a dejar de seguir maltratando a los universitarios que pagan con Bienevale o Transvale y les advirtieron que no tolerarán ni una muerte más, al grado de que sentenciaron que para la UdeG, si tocan a uno los tocan a todos.