Portal informativo de análisis político y social

MARTÍN HERNÁNDEZ BALDERAS: LA LUCHA CONTRA LA POBREZA

MARTÍN HERNÁNDEZ BALDERAS: LA LUCHA CONTRA LA POBREZA

Sep 10, 2011

“Para atacar la pobreza, México necesita programas sociales que promuevan el desarrollo de capacidades de las personas de modo que se vuelvan seres autosuficientes”, explica el consultor social y especialista en temas de política social, Carlos Bauche Madero. De acuerdo al experto, el tema de la pobreza debe ser abordado de manera compleja, pues se trata de un problema multidimensional. “Tiene que ver con la falta de oportunidades, la carencia de la satisfacción de necesidades básicas pero también tiene que ver con las capacidades que las personas están dejando de desarrollar. Antes se definía solamente por el ingreso, si tenías dinero o no lo tenías”, precisa Bauche.

 

Por su parte, el titular de la Secretaría de Desarrollo Humano, Martín Hernández Balderas refiere que al ser tan complejo el problema de la pobreza se deben conjuntar esfuerzos. “El tema de la pobreza es un problema tan grande como para pensar que lo puede solucionar solamente el Gobierno. Involucra empleos, mejores ingresos, servicios de infraestructura, de salud, de educación, entonces esto se tiene que ver en forma parcial por cada uno de los componentes. La atención a cada uno de los componentes le compete sobre todo a diferentes actores”.

 

Además, Bauche afirma que pese a que las políticas sociales alivian necesidades básicas no se enfocan y no promueven que las personas mejoren sus ingresos.

Hernández Balderas, explica las diferentes aristas que conlleva la pobreza: “Asuntos como el tema del ingreso no es meramente del Gobierno, es un tema también de la fuerza productiva del Estado que incluye a la iniciativa privada, empleadores… El tema de educación y el de la salud si son sobre todo del Estado. Pero también hay temas como el de servicio a la vivienda como agua, electricidad que están bajo la responsabilidad de los municipios”, precisa.

 

De acuerdo a la experiencia de Carlos Bauche, en México la pobreza que más golpea al mexicano tiene que ver con la generada por la desigualdad como lo es el ingreso. Refiere que las personas no han logrado tener empleos o autoemplearse de tal manera que mejoren sus ingresos de manera significativa, con lo cual lamenta, sigan dependiendo de los programas del Gobierno.

 

Explica que de 2006 a la fecha se calcula que el ingreso per cápita ha crecido apenas en un 3%. También comenta que han faltado elementos para medir el éxito de los programas sociales: “No se está evaluando el número de personas que están dejando de necesitar los apoyos”.

 

CREAR SINERGIA CONTRA LA POBREZA

 

“Tenemos que hacer una suma de esfuerzos para que los programas sociales no se vean alterados, esto a través de acciones de blindaje electoral a las que estaremos invitando a diferentes actores de todos los organismos políticos, de los diferentes niveles de Gobierno, invitando a presidentes municipales, al Congreso del Estado, invitando a instituciones como el IFAI el IEPC, al IFE, a la Procuraduría del Estado, a la Contraloría y otros para que se puedan sumar a este esfuerzo de blindaje”, afirma el titular de la Secretaría de Desarrollo Humano de Jalisco.

 

El funcionario agrega que el tema requiere obligadamente no sólo el empuje presupuestal por parte del Gobierno del Estado, sino que requiere el empuje de esfuerzos de todos los órganos de Gobierno y de actores de la sociedad civil. Además, agrega que dentro de estos actores también debe incluirse la participación del Congreso Local, donde afirma debería dejarse fuera los colores partidistas.

 

“En eso obviamente está incluido el Congreso del Estado, donde deberíamos dejar fuera de las grandes decisiones para abatir la pobreza los temas de diferencias políticas, las coyunturales electorales etcétera”, añade. Reconoce que decir eso es fácil, lo cual dista mucho de la realidad, por lo que propone institucionalizar los programas sociales.

 

 

BLINDAR PROGRAMAS SOCIALES

 

Otra de las razones por las que se considera complicado avanzar en materia de combate a la pobreza es la falta de continuidad de los programas sociales. En ese sentido expertos y funcionarios coinciden en que hay que asegurar su trascendencia. En sus palabras, Martín Hernández afirma: “La receta es institucionalizar los programas sociales, de manera que no estén sujetos a los vaivenes electorales ni a las circunstancias políticas que se puedan presentar, ni a cualquier coyuntura, ni tampoco a la discrecionalidad de funcionarios del Ejecutivo o del Legislativo en turno”.

 

Agrega que incluso se ha hecho una propuesta para reformar la Ley de Desarrollo Social. “Hemos trabajado y propuesto en diferentes momentos la posibilidad de incluir algunos artículos dentro de la Ley de Desarrollo Social del Estado con la finalidad de que los presupuestos no puedan disminuirse de un año a otro y que en dado caso puedan incrementarse si las condiciones económicas lo permiten. El funcionario espera que estas reformas a la ley puedan ser presentadas antes del proceso electoral de 2012.

 

“La posibilidad de fijar las reglas de operación en forma conjunta entre el Ejecutivo y el Legislativo generará la plena confianza de todas las partes sobre la aplicación de los programas sociales”.  Además, Hernández Balderas también propone que se generen por ley figuras de Contraloría Social. “Dependencias que estén vigilantes sobre quiénes son los beneficiarios, qué obras se llevan a cabo para que se cumpla exactamente lo que marcan los destinos de los recursos y que llegue a la gente que más lo requiere”, afirma.

 

“FALTA CONJUNTAR ESFUERZOS”

 

Martín Hernández refiere que crear sinergia en materia de política social es un elemento clave para que Jalisco gane terreno al tema de la pobreza. De acuerdo al funcionario, es ahí donde radica el éxito de la política social. Refiere que los programas sociales en todos los niveles de Gobierno deberían poder complementarse entre sí. “Lo que está faltando es conjuntar esfuerzos que permitan operar programas en la misma dirección. De manera que los programas municipales, puedan convertirse en coadyuvantes de los programas estatales y estas a su vez en coadyuvantes de los programas federales. Hay que hacer un alineamiento de los programas sociales en los diferentes ámbitos de Gobierno”.

 

Plantea que este alineamiento también debe extenderse hacia los actores sociales y actores privados con la finalidad que también puedan hacer esfuerzos en el mismo sentido. Así mismo, reconoce que también es necesario un mayor presupuesto aún cuando las condiciones son cada vez más difíciles.

 

 

SE PODRÍA GENERAR DEPENDENCIA

 

Por otro lado, Carlos Bauche refiere que medir el éxito de un programa social sólo en base al número de beneficiarios es una lectura poco profunda y analítica.

Se debe medir en base a las personas que dejaron de necesitar un apoyo. O sea, las personas que mejoran su calidad de vida en un grado tal, que cada vez se van haciendo menos dependientes de los apoyos”, precisa el experto en la materia. Enfatiza: “Eso no se está evaluando y esa es una de las cuestiones más críticas porque lo que estamos generando es dependencia de los programas sociales”. Incluso refiere también se deben evaluar el tipo de capacidades y el nivel de autosuficiencia que se están generando.

 

Bauche comenta que la falta de evaluación de este tipo de cosas evidencia la falta de un plan a largo plazo para las personas en pobreza. “No se tiene claro lo que se está buscando de cada familia, de cada persona en México, pareciera que lo que se está buscando es nada más, por decirlo de alguna manera, ‘mantenerlos’”, advierte el experto en consultoría social.

 

CONEVAL

 

Sobre el estudio presentado por Coneval, Bauche considera que es positivo que existan este tipo de referentes. “Es bueno que desde 2005 por primera vez en la historia contamos con un organismo que evalué las políticas públicas y sociales y eso es invaluable”.

 

A grandes rasgos, el experto explica que pese a que lo que muestra el estudio es que si bien se han reducido algunas de las necesidades básicas de las personas el ingreso no ha mejorado. Con respecto a lo expuesto por Coneval, el titular de la Secretaría de Desarrollo Humano indicó que los resultados que arrojó en Jalisco la medición de pobreza 2010 los resultados son positivos. De acuerdo a Hernández Balderas son significativos los avances que se registraron en cinco de los seis indicadores que determinan la pobreza multidimensional, aunque la carencia alimentaria creció del 17.9 al 22.1 por ciento.

 

En el ranking de avances para abatir la pobreza multidimensional, Jalisco ascendió del lugar 13 al 10, toda vez que redujo el rezago educativo del 21.6 al 20.2 por ciento; la carencia en servicios de salud del 37.2 al 35.2 por ciento; la carencia de servicios básicos del 9.8 al 9.5 por ciento y la carencia de acceso a seguridad social del 58 al 54 por ciento.

 

Actualmente, Jalisco se coloca en la escala nacional en el peldaño 23, en una lista que encabeza el estado de Chiapas donde se registra el mayor número de pobres en el país. “Dice que la pobreza en Jalisco proporcionalmente se mantuvo en niveles de 36.9, lo que comparado contra el nivel nacional donde incrementó la pobreza, pone al estado en una situación mejor aunque por supuesto, no satisface el decir que estamos en las mismas condiciones”.

 

El funcionario también expuso que el estudio de Conveval muestra que en dos años Jalisco ha avanzado en el ranking nacional tres posiciones. “Pasamos de la posición 13 a la 10. Es decir, hubo avances en el estado de Jalisco de los que pudo haber en otras entidades”. Concluye al respecto: “El estudio dice que los programas implementados para atender estos componentes están funcionando, pero también nos dice que hay que apretar el paso y hacer un esfuerzo mayor”.

 

 

“NO SE INVIERTE A LO QUE NO GENERA VOTOS”

 

La lucha en México contra la pobreza ha sido ardua por décadas. Lo que no se está haciendo, a decir de Carlos Bauche es que: “No se está invirtiendo en la educación, la generación de capacidades. Las políticas sustentables son menos visibles y las de corto plazo más costosas”.

 

Además el especialista lanza una crítica: “Los medios de comunicación no están siendo lo suficientemente críticos porque usualmente sólo ponen las cifra, pero no ponen lo que significa. Si ponen que se plantaron 10 mil árboles, no ponen que la tasa de sobrevivencia de esos árboles es del 30 por ciento, entonces eso deja de ser apantallante.

 

“Ponen que se dieron 10 mil útiles escolares pero no mencionan como está la deserción escolar. De alguna manera a los medios de comunicación, a los gobiernos, a la sociedad civil le hace falta ser más crítica”.

 

Añade que otro factor que ha pesado en el tema de la pobreza han sido las políticas económicas que apoyan demasiado al libre mercado pues no fortalecen al mercado interno.

 

ASISTENCIALISMO: CANTIDAD Y POCA CALIDAD

 

Explica Bauche que de alguna manera el asistencialismo está inmerso en la cultura mexicana. “En términos concretos, significa focalizar la atención en el corto plazo. Muchos números pero pocos resultados, mucha cantidad pero poca calidad de lo que se está haciendo”.

 

“Como dice Pablo Fernández Christlieb, la hipertrofia de la cantidad es la atrofia de la cualidad. De repente abrumarnos de números no nos permite ver cuáles de esos números son significativos y qué está ocurriendo realmente con el desarrollo de cada persona”.

 

EXPERIENCIAS EXISTOSAS

 

Pese a que existe la creencia de que la pobreza siempre va a existir, la realidad ha comprobado lo contrario. Carlos Bauche cita ejemplos muy claros de cómo países que han tenido niveles similares de pobreza que México han logrado reducirla de manera considerable.

 

“Los países que han estado en nuestra situación y que han mejorado como Corea, Malasia, China, India, Brasil han adoptado estrategias distintas sin embargo, se pueden rescatar algunos puntos”. Explica que en la mayoría se ha garantizado un sistema democrático con mucha participación ciudadana, como es el caso de Brasil y Corea.

 

También se han creado mecanismo para aumentar la transparencia y disminuir la corrupción, con lo cual se ha dinamizado el mercado, ha crecido la confianza de los inversores, incluso de las personas que quieren poner un negocio, la gente confía en su Gobierno.

 

Precisa que en estos países también se ha apostado por desarrollar un mercado interno lo suficientemente sólido y se han preocupado por dejar de ser simples generadores de materia prima e insumos. “Se ha mejorado también el capital humano de las personas. La gente ha mejorado el nivel de escolaridad, se han mejorado también las capacidades técnicas”.

 

Enfatiza que han apostado por dejar de ser tan sólo mano de obra a bajo costo. “Los países han adoptado estrategias de dejar de ser mano de obra barata, se ha buscado que las personas tengan una capacidad técnica más alta de tal forma que puedan ser un mercado atractivo para productos tecnológicamente más interesantes. “Han dejado los comodity (mercancía básica, materia prima), se garantizan pero no es el enfoque total de la estrategia. Y han generado capital social de las personas. El capital social que implica la generación de capacidades”, puntualiza.