Portal informativo de análisis político y social

PANAMERICANOS, MÁS ALLÁ DE LA ESPERANZA

PANAMERICANOS, MÁS ALLÁ DE LA ESPERANZA

Oct 15, 2011

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con gran colorido, con el mejor de los deseos. Con gran emoción, con el mejor de los pronósticos. Con todo lo bueno que se había contenido hasta el día de la inauguración, por parte especialmente de los jaliscienses, arrancaron los Juegos Panamericanos (edición XVI), el gran negocio de unos cuantos, la satisfacción y el placer de unos pocos, y el disfrute de millones. Aunque aún quedan golpes que lastiman, heridas que sangran, México vive hoy la llamada “Fiesta de América”. Y este país no está lejos de aquel 12 de Octubre de 1968 cuando fueron inaugurados los Juegos Olímpicos, cuando todavía la Plaza de Tlatelolco olía a sangre, a muerte, y el corazón de los mexicanos estaba marchito por el luto que cubrió miles de hogares, tras aquella cruel matanza recién el 2 de Octubre de 1968, y que fue sepultada rápido por los medios de comunicación, pero que quedó viva en la memoria y grabada en la conciencia de millones.

Hoy de nuevo, el país huele a muerte, a sangre. De a poquito en poquito pierde mucho de sí mismo sin que sus gobernantes quieran darse cuenta. Vive en medio de una narcoguerra que las autoridades niegan pero de la que el pueblo es testigo a diario. Inmerso en una inseguridad escandalosa, víctima de un desempleo que provoca temor y desconfianza desde el más pobre hasta el más rico. Pero hoy la Fiesta de América está en marcha. Vivámosla, es nuestra, para el pueblo, porque además se hace con nuestro dinero. Hoy esperemos que nuestros atletas rindan buenas cuentas y nos den alegrías, satisfacciones, esas que nuestros gobernantes nos niegan, finalmente seguimos bajo la máxima “Al pueblo pan y circo”.

 

PLUMAJE QUE NO SE MANCHA

Existen aves que cruzan el pantano y no se manchan, y efectivamente el de los atletas, el de los protagonistas de estos Juegos Panamericanos, son de esos. Muy ajenos a los intereses y negocios de algunos, incluso de aquellos que alguna vez fueron atletas y hoy son dirigentes, ellos buscan el premio a su sacrificio, esfuerzo, trabajo, dedicación a lo largo de años.

Luchan por la victoria para la que han trabajado su mente, por la que han dejado comodidades y satisfacciones, y que aglutinarán históricamente en una medalla.

Mientras, políticos y dirigentes deportivos sólo conocen la honestidad y decencia por definición, no por práctica, eso no es lo suyo. Ya lo verán cuando las cicatrices de estos Panamericanos salgan a la luz pública debajo de toda esta vestimenta circense. Ya lo sentiremos cuando en las cuentas los números sean más rojos de lo que ya son, y nos pasen facturas que lastimarán.

Hoy los Panamericanos están más allá de la esperanza, hoy sin pedirlo hacen lo que a lo largo de la historia: unen pueblos, solidarizan sufrimientos y calman necesidades, disfrazan, ahuyentan por un rato la realidad social.

Más allá de dudas, de recelos, de corajes, de amenazas, de temores, de reclamos, está el corazón de los verdaderos protagonistas: los atletas, y en este momento la solidaridad de los pueblos es con ellos, con su lucha noble, honesta, decente.

Una guerra que se vive a otro nivel, dentro del coliseo, en las pistas de atletismo, lejos de la que viven los pueblos por la supervivencia, aunque muy parecida, y todo un ejemplo a seguir, porque los atletas luchan sin desmayo, se entregan sin condiciones, y aunque ganan nunca dejan de luchar. Esa es su esencia, su gran valor, el valor del espíritu.

 

EL OTRO LADO DE LA LUNA

Pero no todo es miel sobre hojuelas. Aunque es normal, claro, que el maquillaje sólo es para la fiesta, una vez terminada todo volverá a la realidad. Una realidad que grita sin ser escuchada, sólo hay que hacer un viaje por las calles del otrora Sector Libertad, o el Reforma. Todas llenas de baches, y más a la orilla la pobreza que duele, que muerde la conciencia de quienes la tienen, ante la ceguera de nuestros gobernantes y sus bolsillos y carteras repletas.

Basta con ir a unas cuadras de las sedes panamericanas y encontrarán el rostro oculto de nuestra realidad. Ya sé, la respuesta es la clásica mediocre y conformista. “A poco crees que en otras partes es diferente, sólo nos muestran lo que les conviene, lo que está bonito, asé es esto”. Dirán que al menos gracias a los Panamericanos, ¡benditos Panamericanos! Arreglaron calles, adornaron jardines. Esa es su obligación, una de tantas que no cumplen, de tantas promesas de campaña que dejan víctimas del olvido.

 

Nuestros impuestos deberían de trabajar, pero no en las cuentas bancarias de unos cuantos. Cifras sobre inseguridad, pobreza, desempleo, que en campaña son riqueza pura para nuestros políticos, pero que cuando alcanzan el poder las vomitan, les apesta tanto que les enferma la bilis tan sólo escuchar se las mencionen.

Y sin embargo, ahora sucede que hay que agradecer a los Panamericanos. Bueno, entonces comencemos a hacer fila para ir a besarles hasta los… pies a nuestros gobernantes porque gracias a que nos dieron (¿a qué precio?) la sede de estos Juegos, ahora hay algunas calles y vialidades bonitas y funcionales, cuando todas deberían serlo.

Gobernar no es hacer calles bonitas. El ejemplo está en la familia: significa cuando menos tener lo suficiente para que todos coman, tengan un buen techo para vivir, educación, salud y seguridad. ¿Podemos presumir la mayoría de mexicanos que tenemos salud, educación, empleo, vivienda digna, seguridad? No.

Pero sí podemos presumir que tenemos Juegos Panamericanos. Así que vivámoslos a plenitud, celebremos esta borrachera deportiva de 15 días, aunque después tengamos que sufrir la cruda por años.

Total, es la Fiesta de América, aunque después de ella, México siga triste, con su narcoguerra, su grave inseguridad, su escandaloso desempleo, su salud deteriorada, una pobre educación y Jalisco con su deuda que crece como tumor insaciable.

Heridas que no dejarán de sangrar, pero que vivan los Panamericanos en su esencia, que ellos están más allá de la esperanza, del dolor, de venganzas y de luchas políticas que siguen significando un alto costo social, económico y moral para el pueblo.

 

CON INAUGURACIÓN, REDUCEN CRÍTICAS A PANAMERICANOS 


Por Eugenia Barajas 

Ante los ojos del mundo, el Gobierno del Estado y los Juegos Panamericanos no salieron bien librados de las críticas. Temas como inseguridad, tiroteos y ejecuciones, confrontaciones políticas, además de una deficiente organización en las sedes deportivas son las noticias que acaparan los medios de comunicación internacionales.

 

La llamada Fiesta Panamericana no tuvo el eco que se esperaba y las notas positivas se emparejaron con las negativas de lo que sucede en el Estado, se dio cuenta detallada de los conflictos políticos que se dieron en el Estado, “uno de los principales problemas de los Panamericanos fue el conflicto de intereses entre los políticos y partidos. El Gobierno del Estado, panista, ha tenido constantes enfrentamientos con alcaldes de la zona metropolitana, quienes en su mayoría son priístas y con la Universidad de Guadalajara por el lugar donde se construirían las sedes oficiales del evento”, señaló en un amplio análisis, Reporte Índigo.

 

Agregaban en su despacho que otro de los problemas fue la falta de capacidad del Gobierno estatal para planear un evento de esa magnitud, en donde acusó que “la desinformación, la toma errónea de decisiones en torno al evento y el juego de intereses de pocos, han desgastado al jalisciense, que más que sentirse orgulloso del evento, simplemente está confundido y cansado”.

 

INSEGURIDAD

Por su parte, Terra en su página americana destacaba que “los organizadores de los Panamericanos y las autoridades locales y nacionales han puesto especial énfasis en resguardar los Juegos de la violencia relacionada con el narcotráfico, que se ha hecho sentir en los últimos tiempos en esta ciudad occidental”.

 

Las declaraciones de los deportistas sobre la inseguridad fueron tema de los despachos de las agencias internacionales, “obviamente se ve por televisión todo lo del cartel de Los Zetas y de la delincuencia, pero el delegado nos ha explicado que todo está bien y que estamos todos seguros”, comentó a la AP la taekwondista salvadoreña Vanessa Vásquez.

 

Medios de Perú, Colombia, Argentina y Brasil reprodujeron en sus páginas notas estatales y nacionales que circularon por agencias como Notimex, EFE, AP relacionadas con la cantidad de efectivos que estarían destinados a la seguridad.

 

“Once mil soldados y policías de inteligencia, investigación, fuerzas de seguridad, ciencias y antidrogas vigilarán la paz de los Juegos Panamericanos. Son 16 días clave para llevar a México a la gloria o el infierno en su imagen internacional frente a la incertidumbre que representa el crimen organizado en Guadalajara, Jalisco”.

 

Las referencias no dejaban bien parados ni al Estado ni al país, “por reportes de muertos en un bar, decapitados en el campo o bloqueos con autos incendiados que obligaron al Consulado estadounidense lanzar una alerta a sus ciudadanos sobre el riesgo de viajar de noche, en febrero de este año”, se leía en los archivos de los diarios.

 

Se daba cuenta del operativo de seguridad: en tierra contará con 600 vehículos blindados; seis helicópteros (tres Black Hawk, dos M-I y un Ecureuil) y un avión no tripulado para interceptar comunicaciones, así como 650 cámaras de video para monitoreo.

 

“La preocupación es lógica, considerando que Guadalajara es históricamente sede de carteles y recientes hechos violentos. Aun así, creemos que los carteles no quieren desestabilizar los Juegos”, se dio en un informe de la compañía Stratford, especializada en inteligencia global en un reportaje sobre la sede de los juegos.

 

QUEJAS DEPORTIVASUna amplia entrevista de un atleta chileno difundida por YouTube dejó al descubierto lo que se quería ocultar, ninguna voz había sido tan dura como la de Patricio Martínez, integrante del seleccionado chileno de handball, quien entre otras cosas calificó a estos Juegos como de “los peores de los últimos tiempos”, se reseñaba en la información.

 

“‘Acá, por ejemplo, hay ocho goteras en cada cancha como mínimo’, afirmó el chileno, mientras señalaba el campo de juego auxiliar del Gimnasio San Rafael. El dedo índice de Martínez va señalando de a uno los baldes que ‘adornan’ la cancha, conformando casi una pista con obstáculos.
“‘Está bien que haya fallas en la terminación, pero para mí, con todo respeto, alguien se robó la plata aquí. Esta cancha es una goma encima de una placa de cemento. ¡Esto es un Juego Panamericano!’, se indigna el atleta, para luego ejemplificar: ‘La cancha no es profesional. La primera opción que tienes es la cancha pintada encima del cemento, la más barata, y luego viene esto. Nadie puede decir lo contrario. Hemos jugado
mundiales, yo soy profesional desde hace 14 años y una cancha así te la encuentras en los pueblos’.

“‘La Villa, en tanto, fue otro de los complejos tan cuestionados como elogiados. Y también a la hora de las comidas surgen problemas, las largas filas que los deportistas deben hacer, dificultan las rutinas de entrenamiento, haciéndolos esperar, de pie, más de 45 minutos para comer. Para ir a comer tienes que hacer una fila de 80 personas. Ayer, la mayoría de la gente no pudo alimentarse, tuvo que conformarse con un yogurt porque ya era tarde. ¿De qué estamos hablando?’, vuelve a preguntarse”.

“‘Aquí nosotros vinimos a un torneo panamericano, con gente que viene a luchar por medallas y necesitamos que todo esté óptimo. Yo he ido a dos Panamericanos anteriores y, sin dudas, este es el peor. Yo ni siquiera tengo la cinta para colgarme la acreditación. Es decir que no tenemos ni lo básico. Hay cosas tan sencillas como esa que no se están cumpliendo’, agregó”.

“‘Se gastan miles de millones de pesos en hacer un torneo que, se supone, tiene que salir bien para que el evento sea óptimo y para que los atletas tengan la posibilidad de rendir al máximo. Esto afecta y el que no lo quiera ver es porque es ciego o porque no ha jugado deportes nunca en su vida’. “‘Para el cierre, ‘Pato’ deja flotando en el aire un nuevo reclamo, un pedido que probablemente no tenga respuesta: ‘Con todo respeto, digo esto no para criticar al país, pero aquí debe haber un responsable y ese responsable tiene que dar la cara y decir qué pasó con todo esto’”.
ACADÉMICOS
“Las alteraciones a la vida cotidiana durante los Juegos Panamericanos podrían generar más hostilidad que amabilidad entre los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara”, consideró Everardo Camacho Gutiérrez, académico del Departamento de Salud, Psicología y Comunidad del ITESO.

 

“Dos factores importantes generadores de estrés son la falta de control y la falta de predictibilidad o certidumbre de lo que va a pasar. Ha habido toda una campaña informativa sobre las complicaciones que se nos vienen, es decir, es predecible, va a pasar. Lo que no era predecible era este tiempo tan malo, que también nos genera problemas. Lo que sí puede ser generador de estrés es la falta de control que tengamos sobre nuestros tiempos, nuestras rutas de acceso, nuestra rutina de vida cotidiana”.
EMILIO TRANSPARENTE

El gobernador Emilio González, informó que todas las erogaciones, los tres mil millones de pesos que se invirtieron en los Juegos serán del dominio público para evitar malos entendidos por el manejo de los recursos. “Después de la ceremonia de inauguración detallaremos todos los gastos peso por peso. También mandé a hacer varias auditorías para que se sepa en que se utilizó el presupuesto”, dijo.

 


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad