Portal informativo de análisis político y social

TRÁFICO DE NIÑOS: PGR INVESTIGA DESAPARICIÓN DE ALBERGUE

TRÁFICO DE NIÑOS: PGR INVESTIGA DESAPARICIÓN DE ALBERGUE

Ago 28, 2011

Tiene siete años. Su nombre es José Armando. En su extrema fragilidad la breve historia de este niño revela el abandono y la impunidad con la que se atienden los casos de niños albergados en Jalisco. Su caso está ahora en manos de la Femitra (Fiscalía Especial para los delitos de violencia contra mujeres y trata de personas), adscrita a la SIEDO. Es un niño, que junto con sus cuatro hermanos llegó al albergue Hijos de Presos. La entonces directora que se ostentaba como religiosa, Alma Rosa Rodríguez Galeana, inventó la figura de “padrinos”. A José Armando se lo prestó Sergio Javier Camacho Camacho, quien se lo llevaba todos los fines de semana, vacaciones, hasta que se quedó en definitiva con el pequeño.

Como el albergue Hijos de Presos ya no existe llevó al niño, en junio del año en curso, a la casa hogar Nacidos para Triunfar, porque “últimamente el niño se puso muy rebelde y aparte es muy grosero”. Afirmó que el niño pidió lo regresaran al albergue, “por eso lo traje aquí”, escribió en su carta renuncia del niño. El resultado es que José Armando en el albergue donde fue abandonado, se agenció de ropa intima de mujer y en pleno patio dio un espectáculo a los otros niños, con movimientos sinuosos, el varoncito, se contorsionaba como una mujer que ofrece sus encantos al mejor postor.

A través de una denuncia anónima que llegó a la Fundación de Niños Robados y Desaparecidos, FIND, Juan Manuel Estrada, su presidente se enteró que en la casa de una mujer llamada Thalia Velasco –amiga de Camacho Camacho– se hacían las fiestas cada sábado, y el niño era el espectáculo de la noche.

Todo lo anterior se denunció aquí en la Procuraduría General de Justicia en Jalisco. No hubo ninguna actuación de parte del Ministerio Público, a pesar de que se trataba de un niño doblemente victimizado, abandonado por las instituciones. Ante tales resultados FIND pidió el auxilio de la Procuraduría General de la República (PGR) e inicialmente el caso se radicó en una mesa de la delegación Jalisco, que tampoco actuó, pero si giró un recurso de incompetencia derivándolo otra vez a la Procuraduría estatal y ésta la manda al área de Visitaduría. FIND no conforme con eso, interpuso un recurso a la Femitra, abriéndose la averiguación previa 057/2011.

Hay elementos de prueba y convicción, responsables con nombre y apellido, afirma Estrada Juárez y señala al cardenal Juan Sandoval Íñiguez, “quien a petición expresa pidió la desaparición de este albergue. El IJAS, se encargó de la clausura, luego de sendas reuniones en Casa Jalisco, donde sabían lo que ocurría en el albergue, de cómo la monja disponía de los niños, a su antojo, cambiándolos de nombre, prestándolos al mejor postor, y por ello decidieron desaparecerlo. Y con ello la monja que no era monja, también desapareció”. Pero eso no es lo peor –afirma– en el cierre de este albergue, el IJAS se gastó 40 millones de pesos del erario público. Todo está documentado, y las pruebas las tiene la Femitra, hubo desvío de recursos públicos, aplicados a una asociación civil. Y lo más grave es que no hubo ni una sola denuncia. Lo que pasaba cuando estaba la monja, era tan grave que se enteraron en la misma jerarquía católica que mejor decidió no protegerla más, hasta que desapareció, dice el de FIND. Está documentado el desvío de recursos y el manoseo que sufrían las niñas en manos de los encargados del albergue, y además están las conversaciones de todos los involucrados, en un chat. Ahora se sabe que aquí hay además corrupción de menores, dice convencido el activista.

Uno de los señalamientos que por cierto hizo la monja en una queja ante Derechos Humanos era que todo se debía a dinero, la monja manejaba mucho dinero, tenía benefactores muy poderosos. El niño José Armando no estaba registrado en ningún padrón, no existía oficialmente. El menor ahora se encuentra en el Hospicio Cabañas, un niño originalmente estaba asegurado por la Procuraduría de Justicia, pero nadie se acordaba de él. De los niños que desaparecieron de Hijos de Presos, no se sabe tampoco nada. Además José Armando tenía cuatro hermanos, y tampoco se sabe nada de ellos.

El 17 de agosto se ratificó esta denuncia ante la Femitra en una comparecencia que duró seis horas. Y Estrada Juárez, afirma que el Gobernador y el cardenal sabían lo que ocurría en Hijos de Presos, y nunca hicieron nada para evitarlo.

 

ANTECEDENTES

Hubo una investigación a instancias del IJAS, en torno al albergue, que detectó que muchos niños llegaban sin documentos oficiales y eran registrados como parientes de quien era la directora, Alma Rosa Galeana, una mujer que se presentó como religiosa de una orden con sede en Centroamérica. Dijo que estuvo en Alemania, donde hizo una carrera de Enfermería. Llegó a México y conoció al sacerdote Alfredo Romo que intentaba hacer una casa para niños abandonados cuyos padres estuvieran presos. Con respaldo de empresas importantes, lograron contactos, dinero, el municipio de Guadalajara les facilitó el terreno hicieron dos albergues, uno para niños y otro de niñas, además de una escuela. El 14 de junio de 1988 se inauguró quedando como directora y representante legal, Alma Rosa Rodríguez Galeana. Con un patronato que hasta la fecha sigue manteniendo los nombres de algunos de los que integraron el primer patronato.

Por lo investigado por el IJAS, se dieron cuenta de que en esa casa hogar y a través del programa ¨”padrinos”, los niños salían con ellos los fines de semana y en algunos casos se encontró que no iban a caer en manos de familias integradas, ni con solvencia moral, que había otro tipo de intereses. Todo lo anterior desató denuncias contra la directora, aunque nunca se dieron a conocer y actualmente las instituciones involucradas niegan cualquier información. Supieron por ejemplo que Alma Rosa salía de viaje con 15 niñas y regresaba con siete. Pero como nunca hubo registro, padrón de los niños internos, ni institución que verificara, nadie se daba por enterado.

Sin embargo durante las pesquisas del organismo contratado por el IJAS se tuvo el cuidado de hacer una lista de los niños y niñas, y cotejar cuántos eran. Los números no cuadraban. Quien nos informa de esta investigación aplicada al albergue, no quiso dar su nombre, porque no quiere involucrar su trabajo con esta denuncia. Dijo que al comparar las listas se dieron cuenta que había una serie de movimientos de niños que hacía difícil saber quién era quién y dónde estaban. Además cuando el IJAS tomó el control, los archivos ya estaban quemados. Durante la investigación previa se había escaneado todos los archivos, y el resultado fue la desaparición de 40 niños de la noche a la mañana. “De no ser por esas listas nadie hubiera sabido nada… hay un reporte de toda la documentación que daba la impresión de que todo estaba en orden, sus recibos de donantes y hasta el premio nacional que le otorgaron a la directora del albergue”. Eran tantos los tentáculos de poder que ostentaba la directora que alguien le advirtió de la intervención del IJAS, y días antes de que la corrieran “abrió las puertas y se fueron esos 40 niños. Ellos intentaron limpiar todo. Borrar evidencias. No hay niños, no hay quien diga nada”.

El organismo encargado de averiguar incluso mandó a ciertas personas que se hicieran pasar como padrinos, enterándose que era como ir a comprar un kilo de tortillas. “¿Cuánto por uno? No había un precio fijo, del tamaño del sapo es la pedrada”. Lo claro es que antes de irse, la monja, que ahora se sabe, no es religiosa, trató de limpiar cualquier vestigio de tráfico de niños. Pero hay documentos y hay listas, nos dice el entrevistado. Lo peor del caso es la duda, remata, no sabemos si muchos niños fueron destinados para trata de blancas o tráfico de órganos. Se atreve a decir que Alma Rosa perteneció al movimiento revolucionario nicaragüense.

La supuesta monja se encuentra fuera de México y oficialmente todo lo relacionado con ella está sigilosamente custodiado. Personas que formaban parte del patronato y que prefieren no decir su nombre, dicen sentirse avergonzadas y culpables de no haberse dado cuenta durante 25 años de quién era esa mujer que manejaba a sus anchas a los hijos de presos. Dicen que a la supuesta monja la tuvieron que sacar a la fuerza en un operativo de “película. Cuando se dio cuenta de que el albergue sería intervenido por el IJAS, pidió a un grupo de jóvenes del barrio de la vieja penal, a que la ayudaran pertrechados con palos y piedras, azuzándolos con el discurso que los del Gobierno le querían arrebatar su proyecto. Se sabe que mantenía un control absoluto sobre los niños, y sobre los empleados”.

La monja interpuso la queja 518/2010 ante la CEDH contra el IJAS. Donde señala que desde junio del 2009 la estaban presionando para que renunciara, que en noviembre del mismo año se presentó Rodrigo Medina López, y le dijo: “sabemos que le donaron un predio que tiene un valor de 10 millones de pesos, en Puente Viejo”. A lo que ella contesta que se trata de un terreno de mil 200 metros cuadrados. Se quejó también de la auditoría que le estaba aplicando el IJAS y como resultado de ésta se le notificaba que se suspendía temporalmente su registro como organismo asistencial. Señala también en su queja que María Gpe. Martínez Escamilla le exigía la entrega del albergue a como diera lugar, aduciendo que ahí hubo exceso de castigos, desvío de recursos, desvíos financieros y que le revocaban el comodato del edificio. Señala que los del IJAS llamaron a todos los benefactores para que la dejaran de apoyar. El 30 de marzo, como resultado de esta queja se acudió a notificar a la quejosa al domicilio del albergue que ella asentó en el expediente como suyo, pero no se le encontró. Hasta el momento la CEDH, cuya queja se encuentra en la Segunda Visitaduría, no la ha podido localizar.

 

TESTIMONIOS ANÓNIMOS

El 17 de mayo del 2010, consumado ya el retiro de la fundadora, con el apoyo de la Arquidiócesis de Guadalajara, ingresó a operar el albergue, la Congregación de Madres Aliadas Carmelitas de la Sma. Trinidad, de Aguascalientes. Pero según versiones las religiosas salieron huyendo, y con temor a represalias. Las religiosas que asumieron la administración empezaron a ver que había cosas muy raras, cuenta una mujer que fue voluntaria de la casa hogar. Supieron que la ex directora estaba prostituyendo a las niñas, que había tráfico de menores, padrinos que venían de Europa, de Francia, de Inglaterra y se llevaban a los niños.

Que los padrinos de los recién nacidos eran puros extranjeros. Se dieron cuenta que estaban ahí involucradas las autoridades, una red de corrupción, una protección inmensa, sobre todo hacia la religiosa, que era quien permitía el papeleo. Que los padrinos de las niñas adolescentes curiosamente vivían en Acapulco, en Cancún y se las llevaban de vacaciones. La que informa de primera mano dice que cuando las monjas empezaron a revisar los expedientes vieron que faltaban 15 niños, y cuando preguntaron acerca de su paradero les respondieron que en un mes regresarían, que se los habían llevado los padrinos. Nunca regresaron. Y las monjas se quedaron calladas, y optaron por abandonar la obra. Al irse las religiosas, el IJAS tomó el manejo del albergue e hizo una limpia total corrieron desde la cocinera, hasta el barrendero.

 

OTRA VERSIÓN

El presbítero Alfredo Romo, presidente de la mesa directiva del albergue durante 25 años, quien junto con Alma Rosa hizo florecer la labor se siente muy dolido. “Salimos como delincuentes. Según eso por las acusaciones que había, pero nunca nos comprobaron nada. No era un internado que les interesaba mucho, era un albergue modelo al que todo mundo echaba flores, el mismo director del IJAS dijo un día: ‘no cabe duda que ésta es una obra de Dios’, pero al final no se pudo nada. Nosotros ya no queremos recuperarlo ¿cómo lo vamos a levantar?”.

 

– ¿Dónde está la hermana?

-Está en su tierra, en Nicaragua.

Para el sacerdote no hubo ninguna base para acusarla. Niega que se haya perdido algún niño que no inventen, todo está registrado, el archivo se quedó ahí. Se quedaron con él, pero nos cerraron todo y no tuvimos más acceso y ni hubo un oficio donde quedara firmado de que todo se lo habíamos entregado. Todas las propiedades que había estaban a nombre de la asociación.

-¿Padre, es cierto que Alma Rosa no es monja?

– Sí, qué tiene que ver eso. Es una religiosa reconocida por el Cardenal tenemos documentos. Estaba formando una asociación religiosa. Había renunciado a las Hijas de la Caridad, de la comunidad de Guatemala. Aquí, estaba iniciando las Siervas de Jesús Divino Preso, iba a ser la fundadora.

– ¿Por qué se fue?

– Aquí la amenazaron los del IJAS con mandarla a la cárcel. Es que el Gobierno estaba contra nosotros, la Iglesia también estaba contra nosotros, no teníamos a dónde hacernos, ahí quedó todo.

– ¿Es cierto que faltaban niños, que los archivos estaban desordenados, que nunca comprobó ingresos?

– ¡Cómo no! tengo los documentos y se les dio el dictamen y con Hacienda nunca hubo problemas, se les entregaban copias, se les dio el de 2008, el del 2009, no se les alcanzó a dar.

Se queja amargamente el sacerdote de que el Patronato nunca los defendiera, de que jamás se escuchara a la gente que estaba a favor de la monja, nunca se quiso escuchar, sólo se escuchó a los acusadores.

Afirma que el IJAS, se quedó con todo, las escrituras de todas las propiedades, las cuentas de banco a favor de los niños. En cuanto a las religiosas que llegaron después gracias al Cardenal, nunca les entregaron la administración, “ellos querían tomar las riendas y que ellas fueran como gatitas de ellos”.

Niega rotundamente los rumores de niños desaparecidos, dice que de ser así ya lo hubieran linchado los presos. Señala que entre las amenazas que profirieron los del IJAS contra Alma Rosa, era de que o se iba o le inventarían cualquier cosa, “nosotros le inventamos cualquier cosa y la llevamos a la cárcel”.

 

HABLA EL IJAS

El físico Alejandro Esponda Gaxiola, quien hasta el pasado viernes 18 de noviembre, fuera el director del IJAS, señala que efectivamente se encontraron muchas irregularidades, y se solicitó su remoción. Dijo que ella –la monja– es una persona muy digna de esos reconocimientos (Mexicanas con Valor) pero como institución tenía muchas irregularidades. Son cosas muy diferentes.

– ¿Hay alguna denuncia penal?

– No. por supuesto no, no, no. Claro que no, al contrario es una mujer muy digna de consideración. Las irregularidades que había eran de tipo, administrativo, económicas, pero no quiere decir que hubiera fraudes, alguna cosa por la que hubiera una denuncia. ¡Pero fueron 28 años! Y ella se sintió despojada.

5 comments

  1. Irma Aparicio /

    Yo tengo el video donde grabaron a JOSE ARMANDO bailando con brassiere y una mini tanga, dentro del albergue nacidos para triunfar, él dudo mucho que se “haya agenciado la ropa” esto fue plan con maña para desacerse de él, tienes mi email, si me envian la solicitud para confirmar lo que digo, con gusto les enviaré este video de José Armando. Saludos

  2. hola disculpa yo estaba en ese internado y eramos 5 hermanos a los 2 varones los dieron en adopcion y uno de ellos se llama jose me gustaria saber si se trata de mi hermano por que mi hermana rosario y todos lo emos buscado y no lo podemos localizar

  3. gerardo perez aboites /

    yo estube ahi desde un año y medio y tengo informacion sobre ese lugar. no cobro por decir lo que se.

  4. Irma Aparicio /

    y PENSAR QUE SE ESTA LEGISLANDO PARA QUE EXISTAN LOS MATRIMONIOS GAYS QUE PUEDAN ADOPTAR PEQUEÑOS, QUE DIOS NOS PROTEJA.

  5. gabiel /

    todos los funcionarios desde el precidente y toda la mesa directiva de guandalajara necesitan mano dura , y pesada ya que al parecer no les interesa la seguridad de esta ciudad solo les interesa la de sus bolsillos,_